BLOGS

Nuestro cuerpo es como una máquina. Hay que engrasarla, revisarla, meterle un buen carburante... Sólo tenemos una, y nunca es tarde para empezar a cuidarla

Entradas etiquetadas como ‘agua’

Las bibliopiscinas: combinación de cultura, diversión y deporte

No soy una habitual de las piscinas públicas. Quizá por eso me ha sorprendido una iniciativa que lleva años desarrollándose en nuestro país: las bibliopiscinas.

La idea me ha parecido fantástica. Te vas a pasar el día a un lugar fresco, tranquilo, en el que además de tener la posibilidad de hacer deporte nadando o con ejercicios en el agua (e incluso fuera), puedes sumergirte en las páginas de algún libro.

Hoy he leído que Murcia ofrece este servicio, por séptimo año consecutivo, en algunos de sus municipios. Es decir, que la iniciativa funciona. También veo que hay bibliopiscinas en Andalucía, el País Vasco, las Baleares, Cataluña…

Parece que en la mayoría de los casos, un 70% de los libros van dirigidos al público juvenil y adulto, y el resto a los niños.

Entre los ejemplares, gran variedad de temas: novelas, poesía, salud, viajes, cocina, desarrollo personal y autoestima, curiosidades… En algunos lugares ofrecen hasta libros en otros idiomas (ya sea por los posibles lectores extranjeros o por los nacionales que quieran practicar idiomas).

¿Has usado alguna vez este tipo de servicio? ¿Crees que tienen éxito este tipo de iniciativas? ¿Qué libro crees ideal para leer en la piscina?

La importancia de la hidratación cuando practicamos deporte

Seguimos con el jogging y, teniendo en cuenta las temperaturas que nos acompañan estos días, así como la estación en que estamos, vamos a hablar de la importancia de la hidratación en el deporte.

Hace unos días mi hermano, que es médico, me pasó unos interesantes documentos relacionados con la práctica de este deporte. Y hoy, que en casa ya empieza a hacer un calor sofocante y no me separo de mi vaso de agua, he decidido seleccionar este tema, sobre el que habla el Dr. Pere Pujol (Jefe de la Unidad de Nutrición del Departamento de Fisiología del Centro de Alto Rendimiento Deportivo de Sant Cugat, Barcelona), quien recomienda “beber uno o dos vasos de cualquier bebida deportiva antes de salir a correr […] beber agua cada 15 ó 20 minutos, según el grado de calor, y, al terminar, continuar con la ingestión de la bebida con electrolitos y glucosa o similares”.

En relación con el ejercicio, el agua tiene dos funciones muy importantes:

_ La termorregulación. Durante el ejercicio intenso, la temperatura corporal puede aumentar hasta 3 grados. La reacción de nuestro cuerpo a esto es “la sudoración, mediante cuya evaporación, refrigeramos el cuerpo”,apunta el Dr. Pujol, “y la distribución de la sangre del interior del cuerpo hacia la piel, para con ello disipar el calor desde la superficie del cuerpo hacia el exterior”.

_ El transporte del oxígeno a través de la sangre y de los nutrientes de los músculos.

La cantidad de sudor depende de bastantes elementos, como la intensidad del ejercicio, la duración durante la que lo realicemos, las condiciones ambientales, la vestimenta que usemos, el nivel del entrenamiento del corredor (los menos entrenados sudamos más que los más entrenados)…

Por eso, el Dr. Pere Pujol da unos consejos para aquellos que empiecen a correr aprovechando las vacaciones de verano: “Escoger circuitos con mucha sombra y, sobre todo, hacerlo en las primeras horas de la mañana, que es cuando hay menos contaminación ambiental. En las últimas horas de la tarde, por el tráfico, hay mucha contaminación, aunque la irradiación solar es más reducida”.

Si no nos hidratamos bien y nuestro cuerpo puede alcanzar temperaturas extremas, como pueden ser los 39,5 grados ¿qué puede suceder y qué debemos hacer? “El individuo tiene que parar o, al menos, ralentizar el ritmo. Los aumentos excesivos de temperatura pueden llevar a situaciones de gran peligrosidad, como el ‘golpe de calor’. De ahí que la ingestión de líquidos durante el ejercicio ayude a reponer las pérdidas casi al nivel de antes del ejercicio, protegiendo de los efectos nocivos de la deshidratación sobre la fuerza muscular, la resistencia y la coordinación”.

Por último, comentaros que no hay que esperar a tener sensación de sed para beber, porque esto ya indicaría un cierto grado de deshidratación, y que la ingestión de líquidos debe hacerse a pequeños sorbos.