BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Archivo de la categoría ‘material’

[-28] para el Mont Blanc: llegar a Chamonix

Veintiocho días para el Mont Blanc. Vamos con las logísticas, que la sesión de spinning y trote de hoy ya la hemos finiquitado.

Ayer volví a curiosear en algunas de las páginas donde los expertos de la participación alpina detallan sus preparativos. Id a Google y buscad los blogs de Iván Vivo o del imprescindible Sergio Garasa (con su buen carrerasdemontaña.com). Lo cierto es que la logística para un UTMB se ha convertido en poco menos que preparar (y presupuestar) unas vacaciones completas.

Chamonix es un animado esquinazo de Francia con las paredes de su jardín adosadas a Suiza y a Italia. La manera más eficaz de ir desde España, y así lo hacen también muchos otros corredores de todo el mundo, es volar hasta Ginebra. Cien kilómetros al este, monte arriba.

Piensa uno que es decidirse con antelación, otra tarea más amén de la de entrenar, probar materiales. Vamos, la cosa de ir hasta allá.

Por que volver, a malas, ya repatriarán nuestros cuerpos.

Alguien que ha sido capaz de inscribirse online, que maneja habitualmente la red y que adora visitar y reservar páginas de vuelos, piensa que sí. “Ginebra. Bah, eso está tirado. Hay opciones de todos los colores”. Y lo comentas entre los otros corredores. No le das más importancia. Es en ese momento cuando otro experimentado corredor dice lo de “Corre porque ya no hay casi alojamiento y los vuelos están subiendo”

¿Casi no queda alojamiento? ¿En Febrero?

Las cifras del UTMB son mareantes y la capacidad de los valles alpinos es finita. A pesar de albergar durante la temporada de esquí a miles de visitantes, se estima que a Chamonix y pueblos colindantes acuden un total de siete mil quinientos corredores e igual número de acompañantes, voluntarios y personas desplazadas por la zona. Hay que reservar y agachar la cabeza ante los precios ofrecidos (¡y es temporada baja!) o tirar de contactos o compartir apartamentos entre varios corredores.

Si bien volar hasta los Alpes desde Madrid es económico (mi vuelo ha rondado los ochenta euros) y desplazarse en los buses y servicios de transporte hasta Chamonix es relativamente caro (calculad otros treinta pavos largos por cien kilómetros), lo del alojamiento necesita de sus dosis de tolerancia frente a lo disponible.

Estamos en temporada alta vacacional, con lo que es interesante moverse en cuanto sepas que la lotería te ha agraciado con una plaza para participar en la carrera. Si necesitas conectar con otro vuelo via Madrid, sigue la máxima: “la doble antelación, siempre mejor que la mera antelación”.

Da la impresión que este viaje transeuropeo podría salir por un pico. De eso podríamos hablar mañana, porque por medio están el material obligatorio y los ‘porsiacasos’.

[-29] para el Mont Blanc

Bien. Manos a la obra.

Ya conocéis por las descripciones de este blog, prensa, vídeos y hasta programas de televisión qué colosal barbaridad inventaron los Michel y Catherine Poletti. Dar la vuelta al macizo del Mont Blanc, reciclando un tradicional sendero excursionista en una prueba de carreras de montaña. Comparte por lo tanto la esencia de cualquier prueba deportiva: convertir algo cotidiano en un reto.

¿Qué es y qué debería ser el UTMB para un corredor aficionado?

Sientiéndolo mucho, hay que olvidarse de Kilian Jornet o de Iker Karrera o Miguel Heras. Aunque sean de nuestro pueblo o un día nos hayan devuelto el saludo, o nos hayamos hecho una foto con ellos. Pertenecen a una esfera fantástica pero inalcanzable.

Ya nos acordaremos de ellos y de su maldita estampa cuando estemos bien fastidiados (fijaos con qué delicadeza no he dicho ‘convenientemente jodidos’) en mitad de un descenso con esa sensación de que nos han rellenado los muslos con cristales rotos.

Alguien que corre, que ha tenido la suerte de aficionarse a la montaña y que ya tiene experiencia y años acumulando kilómetros en sus piernas, pasa por unas fases típicas:

1. quizá un año corra

2. ¿y si echo la lotería del Mont Blanc?

3. unos colegas han ido, eso tiene que ser la repera

El paso siguiente es empezar a recalcular las vacaciones y los dineros. Estás metido hasta las orejas en ello. Mañana os contaré parte de esa logística. Pero el primer paso es convertir el UTMB en el centro de los entrenamientos y planificación de casi año y medio. Por que… hay que acumular kilómetros, puntos y horas de vuelo.

El famoso sistema de puntos es lo que te rodeará durante dos años.

El circulito azul con el tío sudando como un pollo. Lo verás y lo buscarás. Es la etiqueta identificativa de que una prueba ha sido autorizada a darte puntos de experiencia para el UTMB.

¿Cómo dice?

El sistema que medirá tus progresos como corredor de montaña te otorgará un punto si corres un maratón por los cerros y el recorrido de este tiene al menos mil metros de desnivel. Te dará dos puntos en cuanto esa carrera sea más chicha que limoná y te acerque a los ochenta o noventa kilómetros. Y tres, si pasas de los cien kilómetros y desniveles de varios miles.

En el momento de inscribirte para el Mont Blanc tienes que haber acumulado durante año y medio largo una serie de puntos. Muchos, como puedes imaginar. La organización no quiere gente sin experiencia en montaña. Se juegan tener que evacuar a cientos de inexpertos de un momento de apuro a más de dos mil metros.

Lo divertido empieza cuando echas cuentas de qué rige tus trotes durante esos meses. Pero es la magia de la aventura, ¿no?

Mañana, [-28].

[-30] para el Mont Blanc

© The North Face® Ultra-Trail du Mont-Blanc® – Pascal Tournaire

Treinta días. Ya está a la vuelta de la esquina.

A partir de hoy desgranaré brevemente cómo ir de cara y sin miedo a una de las pruebas más exigentes del mundo para un corredor.

Sobra deciros que no estoy recomendando a nadie que piense en ir. O sí. Pero que nadie minusvalore la trastada. Participaré en la Courmayeur-Champex-Chamonix, la prueba menor del gran bucle alpino, el Ultra Trail del Mont Blanc. Nada más y nada menos que veintiséis horas de tiempo límite para recorrer 3/4 partes del giro al macizo del príncipe Europeo. Sí, vale, son cien kilómetros.

Por otro lado, esto tampoco será la crónica épica de un cuarentón vigoréxico. Resumiendo. Si seguís este blog, creo que sabéis de qué va la cosa.

Hoy he dado rienda suelta al cuerpo. Después de estar casi un mes descansando del intenso Gran Trail de Peñalara, que me dió un simpático revolcón pasados ochenta kilómetros, tocaba comenzar con los deberes.

El gimnasio ha acogido los primeros circuitos de fuerza. Para no iniciados, digamos que correr implica mover las piernas y un poco los brazos y hombros. Correr por terrenos variados exige más de todo el cuerpo. Pues correr por montaña, y caminar por montaña (que será lo que haga durante muchas horas) pide al tren superior un trabajo doble. Y los que corremos solemos ser unos birrias de cintura para arriba. Preguntádselo a nuestras parejas.

Por lo tanto, en mitad de las calorinas de mi ciudad, como escribe mi amiguete el bicioso Pedro Bravo, sudores y más sudores para tirar de pesas, hombros, brazos, remo, y entre medias recuperación subidos en las bicicletas de spinning y la cinta de trote cochinero. Dicho de otro modo, sufrimiento innecesario aunque imprescindible para poder ganar algo de músculo.

Mañana, [-29].

Permaneced atentos.

Correr: La industria yanqui echa cuentas

Hace unas semanas ya salió el informe global que elabora la ‘Outdoor Industry’ norteamericana. Es decir: la industria del ocio y tiempo libre. Es interesante saber cosas de una sociedad. De la propia es ideal aunque conduce muchas ocasiones a la frustración.

Mitiguemos, entonces, los daños mirando a otro lado. Asunto en el que somos especialistas en España.

Veamos las cifras del informe anual del sector que consideras tu favorito. El informe se colgó en una web abierta y al alcance de todos. En esencia,

Un número record de norteamericanos participaron al menos en una actividad reglada al aire libre en 2013. Casi un 50% de los estadounidenses mayores de seis años lo hicieron, contabilizando 142.6 millones de participantes.

Corre, camina o gatea.

Este es un blog de correr. Veamos cómo nos va en las variedades de calle, parque, campo o risco asesino.
De 6 a 24 años, correr en sus mil acepciones fue el más popular de los ejercicios al aire libre. Un 29.3% (23.8 millones de participantes) superó a la combinación de bicicleta, BTT, BMX por más de cinco puntos porcentuales y cuatro millones de jóvenes.

En España correr tiene un cariz más maduro, como sabréis, además de cifras de mujeres participando en carreras merodeando el 25-30% de media. En EEUU, por sexos, un 50% para cada uno.

El número varía tomando a los adultos mayores de 25 años pero correr (o corretear) sigue siendo la preferencia número uno. El 16.2% de los adultos, 33.8 millones de participantes, por delante del sorprendente entretenimiento de la pesca (que se llevó un 14.8%).

En algunas ocasiones he citado matices en cuanto a grupos raciales en los estudios norteamericanos sobre el running dichoso. La reacción de muchos lectores no fue totalmente positiva, pero si somos una sociedad multicultural tenemos que entender cuales son los gustos de nuestros conciudadanos. Otra cosa es que nos la cojamos con papel de fumar. En 2013, de cada 100 jóvenes de 6 a 24 años que practicaban ‘esto’ en Estados Unidos, el 68% era parte de la américa blanca, con apenas un 11% entre afroamericanos y un 10% en hispanos (siendo estos la principal lanzadera demográfica del país). Quizá correr no sea tan entretenido fuera de algunos ámbitos sociales. Es algo para curiosear e incluso preguntar a los propios implicados. Aconsejo el artículo Why is Running so White?

Y es que la actividad deportiva es más que sentarnos después de un trote a tomar una cerveza y comentar la jugada. La industria, como fantásticamente explica Sergio Fernández en sus entradas denominadas €uros, mueve cifras mareantes. La entidad con la que abríamos este post resume en sus anuarios cuatro líneas.

La actividad al aire libre sostiene en EEUU 6.1 millones de puestos de trabajo directos. Al año se gastan 646.000 millones de dólares en deporte al aire libre, de los cuales cuarenta mil millones van a tasas federales y otros cuarenta mil a impuestos locales.

¿Nos hacemos ahora una idea del alcance de esta tontada del correr? No es extraño que suframos y contribuyamos a esta fiebre. Hay que ser un consumidor muy sensato y saber qué nos beneficia para que un ejercicio sencillo como trotar no nos coma ni nos convierta en cazadores de tendencias.

De todos modos, ¿quién tiene la potestad de impedir que cada uno haga el bobo como mejor le parezca?

Sé libre. Corre. O no. Pero no te lo pienses mucho, como dice Chema. Te podría comer la industria y perderías la capacidad de decisión que nos hizo famosos como especie.

Pesadilla en la oficina (despistes del runner)

La rutina se rompe en ocasiones. Terribles ocasiones. La secuencia es sencilla: salgo esta mañana a correr con mis amigos Juan y Prado. Me traigo la mochila para una ducha en el trabajo. Llego, abro todo, toalla, champú, calcetines, todo.

¿Todo?

Todo menos los vaqueros. ¡Se me han olvidado los pantalones! ¡Y llevo mis piratas de topos Salomon Exo! La ropa menos casual ni apropiada. ¿Qué hacer? ¿Nunca os ha pasado?

Mi casa está a otros veinte minutos de coche, atravesar media ciudad… Menos mal que mis compañeros son deportistas -sí, los mismos que están ahora despiporrándose- Decido aguantar porque, afortunadamente, no hay atención al cliente prevista.

De todos modos creo que iré a mediodía a comprar unos pantalones de vestir o de chándal. Los dejaré en la oficina por si esto tiene todas de ser un despiste neuronal creciente.

Con afecto, desde la oficina.

IMG_20140311_094352

Y, de repente, mil kilómetros

Mil. Es una enormidad. ¿Cómo va a ser posible?

“No”, te repites una y otra vez, “no puede ser. Pero si hacer mil kilómetros es una barbaridad”, etcétera. Insistes porque hay algo dentro de ti que se agarra a tu estómago y no desea ceder. De nuevo has llegado a ese momento de pasar por los escaparates, las tiendas físicas o virtuales, dado que tus zapatillas -por fin domadas- han cumplido esa cifra a partir de la cual te empiezan a fallar en amortiguación o sujeción o dar dolores añadidos al torturador ejercicio de correr.

O no fallan ni te duele nada.

Pero has hecho 1000 kilómetros a tus zapatillas y a tus piernas, que es todavía más serio. Te has subido a la cima más alta del Pirineo y has corrido más allá de donde alcanza la vista. Has puesto el dedo en tu localidad y has corrido hasta África. Has bajado de tu casa a comprar a la panadería en Denia y has escapado a pie hasta la Costa da Morte coruñesa.

¿Es verdad que las zapatillas ya no servirán? ¿Pasaste el óptimo del rendimiento de esas compañeras?

Por mucho que te resistas, durante las 51 semanas del año has trotado, al menos, un día a la semana con esas zapatillas. Si has corrido una hora, ya tienes dos terceras partes de ese goteo hecho. Los otros cuatrocientos kilómetros, en menos de un año, han sido media docena de carreras, quizá algún maratón o ese día que las sacaste a la montaña.

Los materiales del grupo de etilvinilacetato (EvA) son polímeros con una maleabilidad y una flexibilidad determinada. Se usan en mayor o menor medida para la construcción de las media suelas de tu calzado deportivo. Hay otros materiales pero en definitiva es cosa de ciencia. La ecuación que efectivamente ha maleado la suela y deformado la protección de tu pie es, grosso modo:

masa(Kg)*gravedad, a velocidad ‘v’ ->n veces por minuto = fuerza ‘F’ a absorber por el conjunto tendones+articulación+calzado

Unos fabricantes piden relevo a su material pasados cuatrocientos o seiscientos. Otros te proponen usar alternativamente varios pares de zapatillas. En algunos foros te solicitan repartir el trabajo otorgado a la zapatilla hacia otros grupos musculares. O que cambies de manera de pisar.

En cualquier caso, es cierto.

Quieres que sea más o menos cierto dependiendo de cómo te encaje una nueva compra. Te apropias de una teoría u otra, rastreas y abrazas principios físicos o desmenuzas tu morfología podal. Hasta puede que te adscribas a una u otra filosofía predominante. Pero, sumando silenciosamente, los trocitos de diez kilómetros han compuesto un enorme mosaico de mil kilómetros.

SANYO DIGITAL CAMERA

Hablemos de tu (maldita) lista de regalos

Otro post más sobre listas navideñas.

Va, odiadme. En este caso, siendo como somos contertulios asociados al mundo del correr, no podía faltar la típica batería de ‘y los regalos de mamá/papá de correr’.

Calzado, ropa, electrónica para el corredor, buenos deseos o insinuaciones sobre qué inscripción te gustaría que te regalasen. Con la grazia de siempre nuestra partenaire y amiga Rosa ya lo ha dejado dicho por activa y por pasiva. Si buceáramos por la blogosfera o las redes sociales de los corredores nos encontraríamos, qué remedio, con bastante de ello.

En el caso en que, de verdad, entidades mágicas existieran y pudieran regalarnos imposibles, y no esos padres (huys, lo he cascado) o compañeros de trabajo o sobrinos voluntariosos fuesen los encargados de regalarnos los ojos, ¿no es cierto que muchos pediríais esto?

Santa/Sinterklaas/Reyes Mayos/Cuñada querida/Mi amol:

Ando corto de calcetines de running desde que los críos y tú usáis los míos. De verdad, los five fingers y las medias de compresión no son para ir más caliente a trabajar/clase.

Reponed cuantos geles y envases monodosis de magnesio os trinquéis porque el otro día tuve que echar unas nueces secas a la mochila de entrenamientos. Casi me ahogo en mitad del monte.

Odio el desierto. Ni se os ocurra la gracia de proponerme un dorsal para el Marathon des Sables. ¿Pero es que no recordáis el humor que se me pone en el apartamento de Torrevieja en verano, donde -aprovecho a decir que- no se puede ni dormir decentemente por el calor?

Me amas, pero tus momentos haciendo el amor encima de mí ¿no te han cegado un poco? Soy un corredor estrecho de pecho y huesudo. No rellenaría esa chaqueta polar ni juntándome con dos amigos de mis entrenamientos.

No necesito sombrero ni gorra visera. Mi corte de pelo es funcional, maratoniano, alopécico y deportivo. En cuanto me ponga ese complemento en la cabeza pareceré, automáticamente, un escapado del hambre de entreguerras.

Mi número de pie, lo repetiré por última vez, es esa cifra que hay en no menos de siete pares de lengüetas en el cajón de las zapatillas de correr. Ese, donde nadie mira. Sí.

Ese regalo es para que os lo hagáis vosotros. Compraos un teléfono móvil nuevo con acceso a navegador, que hay unas aplicaciones fantásticas. Dejad tranquilo mi GPS (os mando este sms desde un lugar que no puedo localizar, a unas cuatro horas de trote de la gasolinera del cruce de la A-1).

A pesar de todo, se os aprecia. Me habéis tocado en suerte.

Japi Crismas.

Papá/tu amor/Enrique (Finanzas)

 


Fuente: Villanuevacorre.blogspot.com

¿Destrozar tus zapatillas, bricolaje o terapia de rebeldía?

Yo, es que llevo plantillas correctoras.
Yo, que tengo un dedo más largo en un pie que en otro.
Yo es que renqueo.
Y yo, que zarpaleo.

Ninguno de estos ejemplos reales está entre las premisas de un diseño de zapatilla cuando se ponen los diseños sobre la mesa. Imaginemos el departamento de investigación de una marca X. Técnicos y en desarrollo que llamaron a atletas de élite y que han charlado sobre las mejoras en estructura. Sondeos recabados en la feria del corredor de grandes eventos y que piden a los corredores populares que aporten.

Todo el mundo aportando. Y, cuando acudimos con nuestra imperfecta pisada a comprar el calzado nuevo, volvemos a encontrar las cortapisas de siempre. Nos roza. Nos genera tensión en los tendones flexores. Nos duele el empeine. No nos cura la tendinitis del aquiles.

Y oyes cómo alguien se tuneó los ojales de los cordones. O se taladró unas vías de aire en la ternilla de la nariz.

¿Y si yo mirase en detalle mi calzado? ¿Debo sufrir hasta que se acomode mi pie a él? ¿No debería ser al revés?

Aunque lo que más miedo da es que te pillen en casa. ¿Desmocho ciento cincuenta euros de zapatilla?

¿Me retirarán el saludo mis colegas de gremio si me paso al bricolaje de hilo de bramante y tijera? ¿Dejaré de ser una referencia como #FieldTester y pasaré al montón de ñapas artesanos prejubilados del correr?

Me da lo mismo. Suelo llevar el inconformismo por bandera. Preguntarse las cosas y preguntárselas una vez más. Y otra.

Mejor verlo con un ejemplo práctico:

PREGUNTA:

¿Por qué todos los modelos de calzado de trail Salomon me producen rozadura en el arco plantar? Mejor dicho: ¿qué hago para disfrutar y opinar exprimiendo hasta la muerte unas zapatillas que no puedo llevar durante más de 4km?

SOLUCIÓN OVEJO-CORPORATIVA:

Dar bien de vaselina e hidratar la piel. Calzarme unos calcetines que me fijen el tejido a la estructura Ortholite. Poco a poco ir aumentando la distancia de los rodajes. Abandonar los rodajes por pista y aprovechar las estupendas características técnicas Salomon para agarre por roca y sendas. Entrenar tanto la técnica de ascenso como descenso agresivo.

BRICO-SOLUCIÓN:

Pues no me da la gana. Salomon construye una horma cómoda y creo que polivalente. De alguna manera voy a llevar esa polivalencia hasta el límite.

Preparadlas para quirófano.

Voy a demostrar que se pueden usar como material pistero confortable. Como no podré amputarme un trozo de carne, analizo dónde se producen los rozamientos. En el arco. De pequeñín, entre mis taras estaba un pie algo plano. No es un problema en la actualidad, aparentemente. Después de cuarenta y tres años llevo casi noventa maratones y ultras, he podido correr con esos mismos pies en 2h55 en maratón, he finalizado ultra trails de mas de 110km y por mis planos pies han discurrido hormas Wave de Mizuno, de ASICS, Adidas de varias generaciones, Joma tan de maratón que los minimalistas de hoy día se tirarían de los pelos, tanques de la década de los 80, de todo.

Y en ningún momento me dí de boca contra unas zapatillas que me produjeran rozaduras después de treinta minutos de trote. No debo estar tan mal hecho. O, al menos, “tan-TAN-mal”.

Sí a los recortes.

Ved las dos fotos. Aquí, la plantilla Ortholite original. Tiene la horma de un pie normal pero le añaden una pieza-guía de EVA. La solución-carril es un concepto ideal para mejorar la sujección pero el pie no es una pieza rígida: se pliega. Su efecto colateral es que afecta pies con poco arco plantar. Aparecían ampollas donde toda la vida salen las ampollas. Sí. Ahí.

Os evito la visión de las ampollas que me producía cualquiera de los dos modelos en test.

DSC00313

Bingo. Sin miedo. A continuación, la misma plantilla con un tijeretazo. Empecé quitando un trozo pequeño pero superponía la plantilla suelta en mi pie y coincidía plenamente. Así que me animé y la dejé tal cual la veis.

DSC00314

¡Anatema! ¡Estás cargándote la tecnología!

Espera. ¿Me preguntó la tecnología cómo pisaba o si usaba un calzado especial? ¿Pregunta la tecnología antes de desarrollar un nuevo modelo o  más o menos presupone sobre un porcentaje mayoritario de casos-tipo?

De modo inmediato los dos pares en prueba se ajustaron a mi arco. Tanto las Salomon XRMission (sobre las que escribí en su día) como las CrossMax2 (lo mismo) . Comienzo a hacer kilómetros sin notarlas. El próximo sábado sacaré unas zapatillas que fueron “molestas en su día” a patalear durante 43 km en el Ultra Trail Collserola. Hoy mismo estuvieron dos horas bajo el agua, perfectamente quietas y dejando a mis pies en paz.

Ahora sí puedo recomendarlas sin tener que “avisar” de posibles efectos no deseados. Y en situaciones en las que comprendo las características que me detallaron de fábrica.

¿En qué momento estamos cediendo a lo que nos venden? Tenemos que aprender de nuestro cuerpo para buscar lo útil de la mercadotecnia.

Son tantas preguntas, amigos de Salomon…

¿En qué consisten las famosas pruebas de material de running?

Prueba de material. Cualquiera que haya estado metido en alguna empresa donde se presenten nuevos productos habrá leído u oído (incluso presenciado) algo de esto.

Aunque, claro, no es lo mismo trabajar en un laboratorio farmacéutico especializado en la vía rectal que pasen por tu entorno los chicos de Salomon, Asics, o Hoko y sus mallas reductoras del norte cantábrico. Cuando en el mundo del corredor se lee ‘probaremos unas zapatillas como las que usa el mismísimo Mo Farah’ algo se mueve en el estómago. Es la emoción.

Recientemente me preguntaban sobre qué modo había de hacer pruebas de material. ¿Cómo se organiza todo esto?

Confluyen varios factores, pero lo que la marca quiere es la visibilidad. De ahí en adelante, la experiencia, la cercanía y credibilidad, o la sesera a la hora de elaborar información de utilidad, todo cuenta. O pertenecer a un entorno laboral especializado, por supuesto. 

Uno. Te convocan.

Normalmente, suelen organizarse a través de tiendas de running que sirven más o menos base de operaciones de un comercial. O un comercial que decide lanzarles una propuesta.  Hace unas horas eran los muy dinámicos gestores de la tienda de Running Company de Madrid quienes tenían allí material de unas zapatillas de Skechers. O la prueba de los chicos del salmón de la montaña en la tienda TrailXtrem. Pues bien. Los departamentos de prensa se ponen en contacto con unos y otros juntaletras del gremio y nosotros tenemos que acudir, probarlas, atender a la información con la que se nos predispone a favor del modelo, y calzárnoslas.

Así en frío es algo corporativo pero podéis ver el vídeo elaborado por Running Co.

Sobre qué resulta después, todos habéis leído crónicas sobre qué fabuloso es tal material o lo tremendas que son las zapatillas de cual marca. Creedme. Con una prueba de material así, lo más que uno consigue es estar incómodo durante la primera media hora, disfrutar de una maravilla tecnológica la siguiente media hora… hasta la hora de la tortura. Todo es muy psicológico y los resultados son relativamente fiables. Una prueba de material tiene que llevar al menos 200km detrás en zapatilleo. Luego veremos un ejemplo.

Parecido sistema es cuando la casa comercial monta un furgón o una plataforma itinerante, y se organizan en un  como si fuera un puesto de patatas fritas. Este ejemplo vale para quienes conozcan el norte europeo. Pero podrá valer. Hace no demasiado era Salomon (mediante uno de sus comerciales, el duro montañero Juanma Agejas) quien montaba el quiosco por la zona centro. Pero ejemplos hay a porrillo, máxime cuando las marcas (como este ejemplo citado) están tirando de esta otra manera de sacar el producto a la calle o al campo, mediante campus, meetings con la élite o simples pruebas.


Foto; ondozibi.com

Dos. Te pones a ello.

Recibes el ofrecimiento de un departamento comercial y te encuentras con el material. La bella zapatilla. O las magníficas mallas de “có-mo-voy-a-po-ner-me-yo-es-to”. O que, al estar presente en múltiples saraos informativos o por tu palique, ese amigo de un amigo te ha hecho llegar la riñonera en cuestión.

Antes decíamos que en muchos sitios llegabas, corrías y tenías que poner caras. O disimular (si te llevas a casa una contractura). Lo suyo es dedicarle un mes entero y decidir primero qué terrenos -uno o varios- y ritmos -si tienes más de uno- llevarás. Si las condiciones son propicias, si probarás la mochila en monte o camino, si tiene sentido probar esas zapatillas rápidas durante una semana de entrenamiento en barro. Todo eso.

Y a correr, es la parte que más nos gusta. Y por la que nos hemos dejado querer hasta recibir ese material. Las sensaciones se apuntan o se recuerdan. O pasan a vídeo. O se discuten. Todos estos pasos tienen que ir algo dirigidos salvo que prentendamos simplemente correr con unas zapatillas gratis. Digamos que los primeros doscientos kilómetros de información, como recomienda siempre Mayayo en su muy recomendable blog de montaña, tienen que dar una batería de información suficiente.

Y que sea útil para cuando la compongas. No se debe olvidar este extremo. Tu revisión de zapatillas la van a indexar y reutilizar, reenviar y quizá recompensar.

Tres. A escribir y a compartir.

Vamos a ver. No todos vamos a saber escribir como Ser13gio, probador de Raidlight, gurú de las montañas y excorredor de élite en desiertos y pistas rocosas. Pero intentamos dar una estructura a lo que tenemos apuntado a papel y bolígrafo (sigo dudando de los bloc de notas de mi not-so-smartphone, soy un viejo).

Escribir de una manera sencilla, huir de cierta jerga, es mi consejo. ¿Es el mercado de la zapatilla de correr un creciente laboratorio donde ya no se pisa?

Luego está cómo lo quieras compartir. Al tuitear o mandarlo por cualquier medio ya podrás destripar la información, apuntarte a un bando u otro e incluso intentar dar un golpe de estado en la corriente dominante de ese material. Esto ya es cosa tuya, como hace Antonio. Volar no vamos a volar aunque un probador habitual diga esto:

 

Pero es cierto que ahí está la gracia del asunto. Una píldora como ejemplo. Nos lanza inmediatamente a buscar qué se cuece tras ese material. El gran Ser13gio. Dadle material, que os lo destripe.

Diario de un corredor en vacaciones (8)

1.

Remiten las olas. La de bochorno que produce nuestra élite política. La de calor que asoló la costa lisboeta estos días y que me ha llevado a cometer imprudencias. La ola que, hasta ahora, hacía la ciudadanía a sus elegidos y que sacó a miles de portugueses a las tres de la tarde a manifestarse.

Las olas, oleadas, modas o disposiciones temporales y -por lo tanto, finitas- son sacudidas de la existencia. Son importantes porque nos acercan a ese estado calamitoso que definimos como “ay, Dios, que esto es el día del juicio”. Necesarias.

2.

La concesión informal tácita del status de Salomon Field Tester (fanfarria) me comprometía a probar sus materiales. Luego a hablar de ellos. Un detalle: cuando una marca deportiva, en este caso especializada en trail running (and surroundings), contacta con servidor ha de saber de qué va cada palo. Me tranquilicé cuando su departamento de marketing confesó que seguía mis idioteces desde hace tiempo. Ya con tranquilidad moral, me puse a añadir kilómetros a esto. Hay que agradecerle a la marca la confianza.

En plena ola, la de achicharre, Salomon me facilitó un cinturón de hidratación al que llama Skin S-Lab Belt. Como si fuera un héroe de película de animación.

Suele suceder una cosa. En las distribuidoras españolas de cine intentan acercar el concepto de la película a lo primero que se le pone en los testículos. Así, Despicable Me pasa a ser Gru, Mi Villano Favorito. O sea. Como si me presentas a tu mujer como “Esta es Ángeles, mi chica” y yo me refiero a ella como “Ya se jodió mojar el turrón”. Veamos si esto tiene implicaciones en el producto de competición de los salmónidos. Yo creo que, algo, sí.

Definiendo: sencillo cinturón que irá encajado en tus caderas. Ajuste de cierre de presa, tejidos autoajustables, y bolsillos delanteros para materiales extra en carrera. Compatible con botellines de bebida blandos 2 uds de 237ml y 2 uds de 149ml. Un producto racing absoluto.

Es ligero. Minimalista. Sacarlo del envoltorio y pensar en un peto para dirigir el tráfico a la puerta del colegio, todo uno. Esto tiene que servir para transportar cosas, como menciona la web.

Lo último que se duda es que la idea del cinturón Belt haya surgido en una tormenta de ideas entre los corredores más rápidos y versátiles del mundo Salomon. Tal cual se dice lo de:

Diseñada junto con los atletas para carreras intensas, esta riñonera ligera y muy bien ajustada con compartimentos frontal y trasero elimina los rebotes durante las carreras por montaña.

Es evidente que no dice nada de una carrera diaria, un entrenamiento local, salvo que sea intensa y simule los trotes y brincos de la montaña. Sirva como aviso a potenciales compradores: si comienzas a ampliar el rango de peso a transportar o kilómetros de trote estarás rompiendo el ethos del producto y, después, tus quejas u opiniones irán al contenedor de reciclar. Por tanto, he de confesar que las sucesivas pruebas han carecido de radicalidad para ser incluídas en este análisis.

Ahora bien. Por el bien de nuestra relación comercial y por ampliar un poco la esencia del cinturón, extrapolemos a la competición pura y dura.

Vale, trail racing radical, pero…

Las carreras de trail que el 95% de los corredores afrontamos exigen un material obligatorio. El 100% de las situaciones que afrontamos nos piden un respeto al complicado medio en el que corremos. La montaña y su clima cambiante, o la montaña y su clima extremo. O esa salida rápida de compromiso después de trabajar en la que subimos como relámpagos para un entrenamiento rápido de dos horas. Y, en los bolsillos anteriores, cabe poco. Hay que optimizar mucho dos geles o barritas energéticas. Un chubasquero hipercomprimido hará que nos falte espacio. Un recorrido sin fuentes nos exigirá más que estos ‘flasks’ de material blando a no ser que la carrera se dispute con temperaturas frías. El diseño de los bolsillos con cremallera son, eso sí, ideales para llanes, smartphone y algo de comida. Unos guantes y una badana y quizá un extremísimo cortavientos Bonatti tienen sitio de sobra, aprovechando una doble goma con interior de silicona en la parte posterior, cierto. Pero no consigo encontrar espacio para una manta de supervivencia, frontal, más comida y mínimo 750cl de líquido. Y es que uno es lento, imperfecto y tragón.

Porque este material requiere de una capacidad complicada de encontrar. La de llegar en brevísimo tiempo al próximo avituallamiento. Donde, posiblemente, tu equipo de apoyo o pacers tengan repuesto extra o ropa y material que requieras para la próxima sección. O sea, nada de recuperar caminando mientras se pasa la pájara, reservas para acometer la sección técnica mientras atardece y caiga la luz, o meter manguitos y chubasquero extra para la zona más expuesta al viento.

Quizá estemos delante de una riñonera que diseñó el fantástico Kilian Jornet para los corredores de un nivel altamente exigente. Pero las gacelas como KJ, AK o Núria Picas trotna en los ascensos y vuelan en los descensos. Sus ligeros chasis consumen eficazmente miles de calorías en una montaña mientras nuestra pesada carrocería diésel pide agua isotónico, bocadillos y una tregua en ese casi imposible ascenso. Y echamos más horas. Al sol, sed o frío.

A nosotros nos duele inscribirnos en un exigente trail y saber que hay que llegar a Courmayeur o al control de tiempo de Azkoitia con rapidez y todo solucionado, porque tendremos que arrear de nuevo en total autosuficiencia. La riñonera radical no soluciona más que una mínima porción de algunos entrenamientos del corredor estándar.

Volviendo a la comparación con las películas y el doblaje de su título, Belt, advanced Skin S-Lab podría perfectamente salir al mercado como Todo Aquello que Quisiste Saber sobre Cómo Kilian Guarda sus Chuches y que Nunca te Contaron Cómo lo lograba.

Pensando en esos mismos tipos de carreras que muchos afrontamos en las latitudes 36 – 40ºN, o sea península ibérica y contornos balear y canario, elaboré esta tabla simulatoria de Belt S-Lab/eficiencia para un corredor de monte del pelotón.

Modo/eficiencia.
Invierno-larga distancia. Descartada.
Invierno-corta. Ideal.
Otoño/Primavera-larga. Insuficiente.
Otoño/Primavera-corta. Ideal-Suficiente.
Verano-larga. Descartada.
Verano-corta. Suficiente-Insuficiente.