BLOGS
La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Historias del corazón con mucha guasa

El príncipe Harry se sincera en un documental: “cuando murió mi madre solía enterrar la cabeza y mirar hacia otro lado”

El más díscolo de los nietos de Isabel II parece haber sentado la cabeza.  En noviembre y a través de un comunicado hacía oficial su noviazgo con la actriz canadiense Meghan Markle, con la que lleva saliendo cinco meses. Y al fin les hemos visto en la portada de The Sun, de paseo por Londres, como dos tortolitos más, bajo las luces de Picadilly haciendo frente al frío con gorros y comprando un árbol para celebrar y decorar su  primera Navidad como pareja, esa que pasaran juntos en la casa que Harry tiene en las dependencias de Buckingham Palace.

El menor de los hijos de Diana de Gales no sólo ha abierto su corazón al amor, también lo ha hecho a las cámaras de televisión en un documental que recoge y relata parte de su labor humanitaria en África,  que heredó de su madre y que le ha permitido, según él mismo confiesa, ser consciente de la realidad de los que sufren y al mismo tiempo aceptar y canalizar su sufrimiento al que durante años dio la espalda tras la muerte de Diana de Gales.

El príncipe Harry siguiendo los pasos de su madre en Uganda

El fatídico 31 de agosto cuando Lady Di fallecía en un accidente de tráfico en París su hijo pequeño tenía tan solo 12 años. Han tenido que pasar 20 más para que escuchemos de su boca el testimonio más sincero al respecto. “Al principio intenté no pensar en ello durante mucho tiempo. He tenido que afrontar mucha emoción y muchos sentimientos con el tiempo, solía enterrar la cabeza y dejar que todo se desmoronara a mi alrededor”.

Quizá con esta confesión Harry busca dar salida y explicación a sus periódos más oscuros que le han llevado aparecer en todos los tabloides británicos y en prensa de medio mundo no en sus ‘mejores condiciones’ y a los que puede que con perspectiva y con madurez haya decidido decir adiós definitivamente en pos de una vida más tranquila. De momento, el príncipe William ha dado el beneplácito y luz verde a la relación de su hermano de 32 años con la actriz de 35 y parece que suenan ya campanas de boda. ¿Nuevo enlace ‘real’ para 2017?

**Fotos: The Sun y Gtres

 

 

2 comentarios

  1. Dice ser Pepa

    Me alegro por el príncipe. Ya iba siendo hora de que este chico asentase la cabeza. Ojalá que le dure la relación!

    23 diciembre 2016 | 00:02

  2. Dice ser elena

    ese ASESINO MALDITO DE CHARLES MATON DEBERIA DE SER ETERNO, Y QUE PASE ACOSTADO EN UNA CAMILLA LLENA DE PULGAS. sabra DIOS, porque ese asesino ha SOBREVIVIDO TANTOS AÑOS.

    06 enero 2017 | 04:28

Los comentarios están cerrados.