BLOGS
La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Historias del corazón con mucha guasa

Ágatha, Pedro J. y su crónica de una separación anunciada

El que fue durante 25 años director de el periódico El Mundo y la diseñadora más histriónica de Cibeles han puesto fin a sus 30 años de vida en común.

La suya ha sido una historia poco convencional que se basaba, tal y como confesaban los protagonistas a Bertín Osborne en su programa ‘en tu casa o en la mía’, en que los dos estaban volcados y dedicados plenamente a sus respectivos trabajos: “Cada uno está muy implicado y apasionado con lo que hace”, desvelaba el periodista cuando les preguntaban cuál era ese secreto que mantenía unidas a dos personas que a bote pronto parecen tener intereses y universos muy distintos, los mismos que a algunos les han hecho verlos durante decadas como la encarnación de la pareja moderna, liberal y desenfadada, como el ‘sí se puede’ aunque poco tengamos que ver. Sin embargo, parece que en los últimos tiempos era la ambición por sus proyectos personales el conector que ha terminado por romperse, quizá después de muchos años en los que no ha habido mucho más vínculo que ese.

 Agatha Ruíz de la Prada y Pedro J. Ramírez en una de sus últimas apariciones juntos en el Teatro Real de Madrid el pasado 15 de septiembre

Ágatha y Pedro J. en una de sus últimas apariciones juntos el pasado septiembre

Se conocieron cuando ella eclosionaba sobre la pasarela y él ya llevaba unos años al frente de Diario 16: “Un día me dijeron que él era el director de Diario 16 y por aquel entonces eran los que más publicaban de la ‘movida madrileña’, así que me presenté y le dije que gracias por sacarme tanto, y ya fue ahí donde empezamos a salir”, contaba la diseñadora que añadía: “él es muy inteligente y lo que a veces hace que parezca que cuando estás con otros los veas con cierta ‘cortez'”. Tras esta visión elitista, Pedro J. enfatizaba en que de Ágatha admiraba su vitalidad y su fuerza.

Fabiola la mujer de Bertín (que también estaba presente en la entrevista) lanzaba al aire una no tan inocente pregunta que terminaba por descubrir que la pasión de la pareja se habría acabado hace tiempo: “¿sois románticos?”, Pedro J. se reía y era su mujer la que tomaba las riendas: “es que yo no soy nada romántica, tantos corazones y tantas nubes pero luego no lo soy”. 

Pramática y decidida, Ágatha habría sobrevivido al escándalo en 1997 cuando un vídeo de elevado contenido sexual del director de El Mundo puso en jaque a su relación: “lo del vídeo lo viví bastante bien. Es una putada que le hicieron Felipe González y José Luis Cebrián, director de El País, estoy convencidísima. Yo le perdoné y luego él se portó super bien y me trató vomo una reina durante un montón de años“, La diseñadora hablaba ya en pasado cuando se sentaba en 2015 en el sillón de Risto Mejide para confesar que no les dieron el gusto a los que quisieron destruir la carrera del periodista y de paso su relación, que ya hace un año caminaría por sendas separadas y distantes. Puede que a la pareja sólo les quedase sacar tiempo de sus respectivos compromisos profesionales para sentarse y hablar sobre un final que se preveía inminete.

Pedro J con su hija Cósima encargada de las relaciones internacionales de Ágatha Ruíz de la Prada

Pedro J. con  Cósima, encargada de las relaciones internacionales de Ágatha Ruíz de la Prada

Recientemente y según ‘El economista’ la pareja habría celebrado un boda secreta que cobra ahora sentido como un trámite más de cara a la separación, para que sus hijos Tristán y Cósima de 29 y 26 años respectivamente, pudiesen heredar sin problema los títulos nobiliarios de su madre. Tan claro lo debían tener como despreocupada suena la voz al otro lado del teléfono de los protagonistas que no van a hacer ninguna declaración sobre el final de sus tres décadas de vida en común. La natural y creciente indiferencia de la pareja parece haber encontrado una solución conveniente para todos.

**Fotos: Gtres

 

 

 

4 comentarios

  1. Dice ser la humana condición

    A mí que me expliquen por qué un hombre y una mujer tienen que atarse para experimentar el milagro de la existencia. Si va bien la cosa, pues vale. Pero si no, qué coña. Obligarse ni en broma. Lo mejor que hacen.
    Viendo un video de lo grande que es el Universo, lo gigantescas que son muchas estrellas, el lugar dond ese encuentra este planeta, apenas nada, nadita, y según te vas acercando ves las tonteráis humanas que no terminan de superarse, arrastrando de épocas de ignorancias gigantescas… Pues eso, qeu si algo no funciona, pues para qué. Se cambia y a mejorar siempre.

    04 Noviembre 2016 | 14:07

  2. Dice ser pitiminí

    Agatha como Hillary, vaya tragaderas.

    04 Noviembre 2016 | 15:09

  3. Dice ser Luis

    Bueno, ella ya ha conseguido gracias a él pasar de ser una mujer normal a que se le considere artista.
    Para que quiere ya a ese hombre………..A donde a llegado el arte y diseño..(.Todo es cuestión de promoción para los mediocres).

    05 Noviembre 2016 | 12:11

  4. Dice ser ja

    Me importa un bledo

    05 Noviembre 2016 | 22:10

Los comentarios están cerrados.