BLOGS
La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Historias del corazón con mucha guasa

Pelayo Díaz: “Si te burlas de ti mismo ya no se pueden burlar otros”

Warhol era un intelectual y llenaba de referencias culturales y artísticas todo lo que creaba y hacía, también las bromas, por lo que me parece algo arriesgado afirmar que si ahora estuviese vivo trabajaría un reality de Telecinco, que es precisamente lo que ha hecho Pelayo Díaz en esta entrevista en Abc. Una ha leído sus diarios, y cree que no, que Warhol estaría bien alejado de la televisión-espectáculo, a veces salpicada de gritos y controversia, que ofrece la cadena amiga. Le reconozco todo el mérito a Pelayo, sin embargo. El star blogger español más star blogger de todos los star blogger ha publicado un libro, Indomable, con el que se posiciona en la cima de su carrera.

Pelayo Diaz © Gtres

Pelayo Diaz © Gtres

“Si te burlas de ti mismo ya no se pueden burlar otros, porque tú ya has hecho la gracia”, dice Pelayo. No le ha faltado valentía y dosis de fuerza (creo recordar que en dos de sus tatuajes se lee: fuerza y valor) para seguir con su sueño pese a todas las críticas furibundas que recibe en Internet diariamente, por no hablar de quienes le califican de arribista por haber estado enamorado de diseñadores famosos.

portada_indomable_pelayo-diaz_201605191303

La realidad es que tiene 800.000 seguidores en Instagram (más que los diseñadores famosos de los que se enamoró), lo cual significa una cosa: Pelayo Díaz interesa. Vende. Gusta. Lo que no interesa es ignorado, y él tiene muchísima más repercusión que otros personajes públicos en cada post y en cada publicación que hace. La tenía antes de entrar en Cámbiame, de Telecinco, aunque ahora su fama se haya triplicado. Su caché es muy alto: está forrado. Recibe un dinero considerable por cada foto que pone promocionando una marca: supone publicidad directa con los fans.

Diremos lo que queramos, pero lo cierto es que se lo ha trabajado: estudió Diseño de Moda y Marketing en la prestigiosa Central Saint Martins de Londres (¡el mismo lugar en el que ahora está Antonio Banderas!) e incluso hizo pinitos con un genio como Alexander McQueen, lo cual, estaréis de acuerdo conmigo, no lo consigue cualquiera. Tiene mérito, oiga, como queda claro en su libro, un diario menos íntimo de lo que él ha explicado (apenas habla de sus romances) que sí está lleno de anécdotas de vida, dibujos, creaciones y en muchos casos, belleza.

En España tenemos la malísima costumbre de criticar muchas cosas que triunfan, pero no seré yo quien lo haga esta vez, y os juro que no le conozco personalmente. ¿Qué pensáis vosotros?

Los comentarios están cerrados.