BLOGS
La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Historias del corazón con mucha guasa

¿Han roto Eugenia Martínez de Irujo y José Coronado?

Parece que se ha ido de la lengua algún no tan amigo de la duquesita. “No me extrañaría si ya no hay nada entre los dos. No sólo no vieron con buenos ojos el idilio por la fama de donjuán de éste, sino que negaron en petit comité que fuera algo serio. Eugenia no ha querido compromiso con nadie en años y no tiene pinta de que cambiara la cosa con Coronado. Ella quiere vivir la vida”. Estas son las declaraciones de una persona del “entorno de los Alba” que leo ahora mismo, ojoplática, mientras desayuno con El Mundo y preparo mi post para el próximo lunes.

 

Las fotos son de julio de 2011. Los dos coincidieron en el concierto de Antonio Carmona en la Joy Eslava. Entonces él tenía su novia... Fotos: Gtres

Las fotos son de julio de 2011. Los dos coincidieron en el concierto de Antonio Carmona en la Joy Eslava. Entonces él tenía su novia… Fotos: Gtres

Según la información que publica La otra crónica del citado diario la relación más sorprendente del año (sin contar la del Nobel y la Preysler, claro) podría haberse terminado. Eso vale, lo acepto, y no me parece tan raro, pues es cierto que por mucho que Coronado haya estado rodando una película en Francia no cuadra del todo que ella no haya cogido un avión en preferente y se haya plantado junto a su novio aunque fuera para pasar una noche juntos (creedme que se lo puede permitir).

Lo que más sorprende es eso que dice el familiar/amigo/cotilla invitado/quienquiera que sea: “Ella quiere vivir la vida”. Por favor, si quiere vivir la vida… ¡razón de más para estar con Coronado!

d1fa2ba6b611609ef263ebe2f5e7066c

Señores y señoras, Coronado es un vividor, y un vividor buena gente además. Es simpático, culto, leído y viajado, además de motorista y de un hombre realmente interesado en la cultura y que se lleva bien con todo el mundo. ¿Cómo podría implicar dejar de vivir la vida el hecho de estar con él?

Al contrario, Eugenia iba a experimentar, al fin, qué es vivir la vida de verdad, porque, qué queréis que os diga, pero nadie, ninguno de vosotros, me va a convencer de que con Fran Rivera se puede vivir la vida más que con Coronado, que además no es celoso y creen en la libertad total y absoluta de cada miembro de la pareja.

Así que, si lo han dejado, no creo que sea por los motivos que insinúa El Mundo, sino más bien por otros distintos, incompatibilidad de caracteres, por poner una hipótesis.

La última vez que vi a Coronado fue en la première de Sólo química y, cuando todos los periodistas del corazón se le abalanzaron para preguntarle por su relación, recién descubierta, con Eugenia, él se limitó a decir: “Estoy feliz”

Después de eso, nunca más se supo, aunque sí hemos visto a Eugenia en un concierto con su hija, relajándose en las playas de Ibiza y a bordo de yates de lujo a unos 5.000 euros el día. Ah, sí, también la vimos  en la gala Starlite de Marbella.

¿Y él?, ¿por qué, si ya terminó su película en Francia, no fue un día a navegar con ella por aguas mediterráneas?

No sé qué pensáis vosotros, pero a mí esto me huele… a chamusquina. Ojalá me equivoque.

2 comentarios

  1. Dice ser Taclaro

    A cualquier cosa le llaman relación esto ha sido un rollete de verano, el verano dice adiós y estos dos también.

    31 Agosto 2015 | 09:54

  2. Dice ser cuatro caños

    A estas alturas con unos polvillos, suficiente.

    31 Agosto 2015 | 10:44

Los comentarios están cerrados.