BLOGS
La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Historias del corazón con mucha guasa

La extraña amistad entre Vargas Llosa y la Preysler y el último adiós a Pedro Zerolo

La revista Hola nos sorprende hoy con una amistad insólita: Mario Vargas Llosa y la reina de corazones Isabel Preysler. Esta mujer es una caja de sorpresas, lo que yo os diga. Se sabe que los dos formaron parte hace poco más de una semana del grupito de privilegiados invitados de la solidaria a la par que lujosa y exclusiva cena que el Príncipe de Gales celebró en el palacio de Buckingham. Pero lo que no sabíamos que es que habían hecho tantas “migas” como para quedar solitos en Madrid. Y es que teniendo en cuenta la apretadísima agenda del Premio Nobel de Literatura, que no sólo tiene que escribir sus voluminosas novelas sino asistir a seminarios, conferencias, mesas redondas y lo que se tercie de todas las puntas del globo, podemos deducir que o bien se traen algún negocio entre manos o bien han conectado a niveles profundos.


(Vídeo: EP)

¿Hablarán de literatura?, ¿de Cortázar, de Tolstoi, de Flaubert, que son algunos de los escritores favoritos del Nobel?, ¿de los batidos de brócoli, pimiento, apio y manzana que cada mañana se toma Preysler para rejuvenecer?, ¿o quizás de elegancia, moda y distinción o del a veces tumultuoso mundo del corazón?

Son preguntas sin respuesta. Y es que no sabemos si el Nobel, considerado uno de los grandes intelectuales del Planeta, está al día en los chismes de la crónica social (esto demostraría que es cierta mi teoría, rechazada por todos, de que lo culto y lo frívolo con cosas que pueden convivir en armonía) o si ella lee por las noches a Proust. O tal vez fue un flechazo mutuo, quién sabe… Seguiremos investigando.

Pedro Zerolo y su marido, Jesús Santos, en uno de los días más felices de su vida. Foto: © Gtres

Pedro Zerolo y su marido, Jesús Santos, en uno de los días más felices de su vida. Foto: © Gtres

Ayer fui a la capilla ardiente que se instaló en la Plaza de la Villa para honrar a Pedro Zerolo. Me enteré de su muerte justo después de publicar el Rosy-artículo del día sobre Álex González. No podía creerlo: había estado con él tantas veces… la última, en el re-estreno de la obra de teatro de Juan Diego Botto, Un trozo invisible de este mundo, hará un año. Aquel día tardé en reconocerlo: todavía casi nadie sabía que tenía cáncer y cuando me crucé con él y le miré no quedaba en su cabeza ninguno de sus rizos alegres, ese pelo alborotado y abundante que le ha acompañado siempre en sus discursos a favor de la igualdad de géneros. Él estaba con su marido. Me miró y me dijo: “Hola, Rosy”. Y entonces le reconocí: estaba más flaco, no tenía pelo, pero desprendía la misma luz que hace años, cuando yo era estudiante de Periodismo y me encargaron una entrevista con él. Me quedé muda y ni siquiera le pregunté por su estado de salud. Seré tonta. Ayer se fue.

jesus-vazquez-twitter

En la capilla ardiente coincidí con Beatriz Carvajal, que llegó a la vez que yo y llevaba una rosa en la mano. Nos recibió Trinidad Jiménez, que era íntima amiga de Pedro. Estaba su familia y, claro, su marido, Jesús Santos, un hombre majísimo que lo compartía todo con Pedro Zerolo desde hace 18 años. Sonreía a todo el mundo y recibía los pésames con gratitud y entereza, la misma que su marido demostró durante toda su vida, incluso cuando la maldita enfermedad le arretaba poco a poco la vitalidad que siempre había tenido. Se casaron en 2005. Me acerqué y le dije que lo sentía mucho. También vi de a Jesús Vázquez, que le quería y le admiraba y ha escrito algo precioso sobre él en su cuenta de Twitter.

En la capilla ardiente, Jesús Vázquez, su marido Roberto y Trinidad Jiménez. Foto: @Gtres

En la capilla ardiente, Jesús Vázquez, su marido Roberto y Trinidad Jiménez. Foto: @Gtres

Es muy triste que alguien muera antes de tiempo, pero ahora sólo podemos darle las gracias por su valentía. Por haber sido grande, por haber luchado por lo que creía, por haber vivido sin miedo a nada y por habernos enseñado tantas cosas. ¡Feliz viaje Pedro!

Y hasta mañana a todos

Rosy

7 comentarios

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    La naturaleza marca sus leyes… o… La jodienda no tiene enmienda

    Clica sobre mi nombre

    10 junio 2015 | 09:27

  2. Dice ser petreo1

    Qué fuerte!La Preysler tiene mucho gancho y no ha perdido tirón.
    Qué fuerte!.Voy a comentarlo en mi saloon..

    10 junio 2015 | 11:17

  3. Dice ser voyance gratuite

    Grazie a te, ho imparato molte cose interessanti. Spero di saperne di più. Mi congratulo con voi per questi meravigliosi condivisione. Continuare questo!
    Sinceramente

    10 junio 2015 | 13:01

  4. Dice ser yomismo

    LA TIENE QUE CHUPAR DE VICIO … SINO NO SE ENTIENDE SIEMPRE CON MILLONATIS

    10 junio 2015 | 18:56

  5. Dice ser q haga la fri pipol lo qu ele apetezca

    Viva la vida loca, porqeu nadie nace aprendido y ningún maestro debe imponer sin argumentar con razón los motivos, que ya no sería imposición porque ésta de toda razón estará siempre huérfana.
    https://www.youtube.com/watch?v=8Pa9x9fZBtY

    10 junio 2015 | 19:10

  6. Dice ser Mar

    Hace algunos años ya se hablaba de la “especial amistad” entre Vargas LLosa e Isabel Preysler. Despues de haber estado casada con Julio Iglesias, es lógico que le gusten los hombres cultos

    11 junio 2015 | 01:18

  7. Dice ser condesa drácula

    Los dos son libres y tienen derecho a intentar quemar sus últimos cartuchos. Es la asignatura pendiente de hace 20 años atrás, que tieen que aprobar. Mirad lass hemerotecas de la prensa rosa.

    12 junio 2015 | 06:57

Los comentarios están cerrados.