BLOGS
Reality Blog Show Reality Blog Show

"La realidad es simplemente una ilusión, aunque una muy persistente". Albert Einstein

Archivo de la categoría ‘La Voz’

Comienza una nueva gala de batallas de La Voz

Empezamos amores.

Recordad que en esta gala ya no quedan robos. O sea, que el que palme, palma y no lo resucita ni el doctor Frankenstein con tarifa plana de luz.

Jesús Vázquez, que va vestido de mafioso de los años 20, dice que tiene una sorpresa. Yo esperaba que fuera una Thompson y que se liara a tiros, pero no, dice que al final de la noche lo dice.

Y empezamos con dos zagales del equipo de Orozco. Ahora sí, Agustín contra Rangel. Van a cantar una de Bruno Mars. ¿Por qué leches siempre cantan en inglés?

 Orozco es un flipado que no veas, para él todas las batallas son Waterloo, “se va a parar el reloj”, dice el señor. ¿Hay controles antidoping para los coach?

A mi me están dejando frío como si  tuviera un pingüino metido en el culo. De hecho, suenan a karaoke a las cuatro de la mañana.

Buenoooooo, Jesús Vázquez se ha quitado la chaqueta y lleva tirantes. Ahora parece el comisario cabreado de una policíaca de los ochenta.

Orozco se queda con Agustín. Rangel dice que no pasa nada, ya, no, mola incluso que te echen de los sitios… El caso es que Orozco le dice que trabajará con él en alguna edición o mix.

Ahora va una batalla de Malú. Tiene mucha alma y es tremenda, dicen. Está por ver que en alguna ocasión digan: “es una batalla normalita, de andar por casa”.

El caso es que se enfrentarán David e Inma. Van a cantar Mediterráneo, de Serrat. Van a hacer una versión de la versión de Niña Pastori. Menudo carajal van a montar.

Pues no, suena muy bien.

Eso sí, os juro que estrangularía uno por uno a los flipados del público que se ponen a chillar y a aplaudir constantemente sin dejar que oigamos. ¿Por qué no se van a ver el fútbol?

Me da que a David le han dejado las mejores partes de la canción y encima las que van primero, cuando los holligans del público aún no están chillando.

Coti dice que casi llora de la emoción. Casi. Tiene la piel tan tersa que probablemente los lacrimales están taponados.

El ayudante de Malú, Carlos Vives, se hace el sueco y dice que si eso ya que decida Malú. El caso es que ella se queda con David.

Inma dice que “ojalá mucha gente que pueda sentir lo que ella en ese plató”.

Turno para el equipo de Bisbi.

Se la juegan Susana contra Paula. Paula es la que llevaba gorrito bajo techo. Van a cantar una de Mariah Carey y Whitney Houston. Otra en inglés. Estoy del inglés hasta las ingles.

Los comentarios que hace Jesús Vázquez para presentar a los concursantes están muy a la altura de Ramón García presentando vaquillas en El Grand Prix.

Bisbal les hace gestos con las manos como si fuera un Guardia Civil en un control de alcoholemia. Ellas están luchando a ver quién pega el grito más fuerte. Malú pone cara de estar sentada en un cactus y Bisbal se lleva las manos a la cabeza. Que destrozo de canción.

Bisbi se queda con Susana, pero tiene toda la pinta de que si por él fuera las echaba a los leones a las dos.

Turno de Rosario.

Se dan de hostias musicalmente hablando Mari Carmen y María. Van a cantar Inevitable, de Shakira. Madre del amor hermoso. Parece el arranque de la canción de Los Serrano. Uno más uno son sieteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

Rosario no sabe que hacer, así que pide ayuda a sus compañeros. Bisbal dice que mejor Carmen, que tiene más color. Debe referirse al moreno. Malú que le han maquillado los ojos como de alien del Área 51, dice que María.

Y Rosario se queda con María. Rosario dice que la música “nunca se va a acabar”. Eso debe ser porque ha puesto el MP3 en bucle. Que alguien le diga donde se quita.

CAMBIO DE POST. CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO. CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Bisbal se vuelve loco y la emprende a golpes con el pulsador de La Voz

Madre del amor hermoso.

¿Es que nadie piensa nunca en los niños? Ahora cojan esa frase y cambien niños por Bisbal. ¿Por qué le dan café a ese muchacho? ¿Por qué no le dan cocacola sin cafeína? ¿Es que nadie le puede preparar una tila antes de las galas?

¡Es como un gorila cabreado! Lo de anoche a mi me dio miedo. Primero porque Bisbi se lió a hostias con el pulsador de su sillón que un poco más y a base de enterrarlo acaba metiéndoselo por el ojete a un señor de las antípodas.

Y en segundo lugar porque se subió al propio sillón a jalear al público que le faltó golpearse el pecho desde lo alto del Empire State mientras intentaba cazar aviones.

Tampoco quiero adelantar acontecimientos pero os juro que este hombre podría hacer El libro de la selva 5 poniéndole sólo un taparrabos y siguiéndole en su día a día.

Pero vayamos parte por parte y todas ordenadas, como está mandado. ¿Por quién? Qué más da.

La cosa comenzó con Jesús Vázquez luciendo el traje más feo que he visto en mi vida. Este señor no se ha enterado de que Halloween ha pasado y seguía vestido de Sherlock Holmes. No es que tuviera raya diplomática, es que tenía raya de declaración de guerra. Y la talla, ¿por qué lo envasan al vacío dentro de la ropa? Joder, si es que se le marcan hasta los poros en la ropa. Debe tener el pene como una chistorra en una prensa hidráulica.

En fin, los primeros en pelear fueron Martín y Érika. Iban de rivales que se respetan mucho, pero supongo que ninguno lloraría si el otro se levantara con la garganta como el tubo de escape de un seat panda del 83.

Perpetraron Don’t stop me now, de Queen. Temazo destruido. Habría sido menos traumático si Freddie Mercury hubiera aparecido en el escenario y lo hubieran apuñalado allí mismo.

Erika cantaba moviendo el cuello como una negra del bronx cabreada y con el piercing en el labio parecía una choni 2.0 international edition.

“Esta es de las batallas horribles”, dijo Malú. Ella lo dijo de buen rollo, por tener que decidir, pero en realidad acertó: fue como oír cantar a una pareja de camellos con una tubería metida por el gaznate.

Malú se quedó con Martín. Jesús Vázquez le levantó el brazo y nos mostraron en primer plano la sudoración del susodicho, que no es que le transpire el alerón, es que mea por los sobacos.

Los siguientes fueron los pipiolines de Orozco: Edu y Alejandro, que aún no tienen pelitos en los cataplines y juegan a la peonza. Cantaron Fuera de mí, que según Orozco es un clásico. Sí, está la música barroca de Bach y Fuera de mí, de José el Francés.

La cosa empezó mal, con Alejandro olvidando la letra de la canción. Lo mismo estaba buscando setas por el escenario.

Bisbal salió en defensa de los chavales y dijo que a ellos les pasa siempre. “A mi me ha pasado en infinidad de ocasiones, que se me vaya la letra al principio de una canción”, dijo. Sus conciertos deben ser la risión. No, no, que cante el público si eso, que hace bonito… ejem.

Me veo obligado a decir que estos dos muchachos tienen toda la pinta de poder participar lo mismo en La Voz que en Hermano Mayor.

De hecho, como Orozco se quedó con Edu, es más que probable que Alejandro acabe pagando sus frustraciones con las puertas de su casa. Al tiempo.

El público gritaba entonces enfervorecido (y porque si no, no les dan el bocata) “rooooobo, roooooobo“. Es el mismo público que estaba a la puerta del juzgado cuando salió la Pantoja.

¡¡Y BISBI LE ROBÓ!!

Esa fue la primera vez que se le fue la olla. No es que le diera al pulsador, es que le soltó una somanta de hostias que lo van a tener que desincrustar del asiento con una palanca. Le enseñas el vídeo a Chuck Norris y se acojona.

“Se me hace pequeño este ring”, dijo entonces Jesús Vázquez. No, chaval, lo que se te hace pequeño es el traje, que te lo tienen que meter untándote en polvos de talco para que resbale.

“Vamos a por un batallón”, dijo también Jesús, sin tener yo claro si lo decía porque era una batalla buena o porque se quería trincar a un grupo numeroso de soldados.

El caso es que se enfrentaron dos de Malú: Amynata contra Gabriele. Amynata lleva mucho recorrido para llegar hasta aquí, lleva una C-Amynata.

JAJAJAJAJA.

Sí, merezco garrote vil.

En fin.

El caso es que la canción (If you don’t know me by now) Malú la pronunció como si fuera Big Muzzy borracho. Los dos concursantes no la conocían de ná. Daba la impresión de que Malú tampoco.

He aquí Malú anunciando la próxima canción:

muzzy-607242

El caso es que se quedó con Amynata y Gabriele fue repescado por Rosario.

En otra de las batallas se enfrentaron Jorge contra Xino. Rosario eligió Siete Vidas, de su hermano Antonio. “Acordaros de que mi hermano le hizo esa canción a su mujer, porque quería estar más vidas con ella“, contó Rosario, emocionada

Los dos mastuerzos hicieron una versión a lo Andy y Lucas que daba penita y vergüenza ajena. Rosario estaba a punto de llorar, pero no sé si por los recuerdos que le traía la canción o por el destrozo que le estaban haciendo al tema.

Al final Rosario se quedó con Xino. Aunque ella no dice Xino, ella dice CHIno. Remarcando bien la CHI, como si el muchacho viniera de Pekín y oliera a rollito de primavera.

Dos muchachos de Bisbi, Darío y Alba, se enfrentaron después. Cantaron I just can’t stop loving you. La traducción es Es sólo que no puedo dejar de tenerte ganas jamona que como te coja te viá meté de tó menos miedo. Así, en traducción libre.

Para decidir Bisbi quiso esperar “al juicio final”. Tenía previsto tras la batalla soltar una plaga de langostas en el escenario y el concursante que sobreviviera ganaba la batalla. Al final Bisbi se quedó con Darío sin someterlo a los siete males ni nada.

¡Y MALÚ ROBÓ A ALBA! En concreto le sustrajo al descuido la cartera (tengo que dejar de hacer esta broma…)

Turno para Orozco: se peleaban Haley con Cristina. “Fue mi primera amiga“, dijo Haley, que pasa cada 75 años por la tierra.

Cantaron Man! I Feel Like A Woman, que significa ¡Macho!, me siento mujer, a partir de ahora me llamas Ramona.

“Me ha dicho un pajarito que os habéis hecho muy amigas“, dijo Jesús Vázquez. Sí, Jesús, sí, no lo dijeron ocho veces en el vídeo de presentación, no, a ti te lo han dicho los de la NSA que les tienen pinchados los móviles. Ganó Cristina.

Fue en la siguiente batalla cuando Bisbi se volvió loco. Más o menos pasó lo que os he contado: rompió el pulsador gracias a la presión ejercida sobre el mismo con celeridad y repetidamente (vamos, que le metió una somanta de hostias) y se subió al sillón para enaltecer al público. Estaba on fire.

Hubo alguna batalla más, pero a mí me dejaron como la falta de calcetines en el coito: frío.

NOTA: Ya han agotado todos los coaches sus dos repescados, por lo que en la gala del lunes que viene el que no sea elegido se va a la calle sí o sí.

Noche de robos en La Voz

ASÍ LO VIVIMOS EN DIRECTO (Y ÉSTE ES EL RESÚMEN)

Más batallas, en este caso Ainhoa contra Rocío, las dos de Orozco. La canción es The Winner Takes It All, de Abba.

El caso es que Orozco se ha puesto en plan exigente con las dos, así como con actitud de técnico de lavadoras que le reprocha a la señora que no use un buen antical.

Ainhoa se ha puesto un cinturón de campeona de Pressing Catch precioso. El caso es que las dos lo están haciendo muy bien. Me corrijo, Rocío se ha puesto a fliparse como si quisiera romper un vaso a base de berridos agudos y me ha jodido la canción.

Orozco se queda con Ainhoa. Bien hecho. Nadie roba a Rocío.

Bueno, yo es que flipo en cinemascope. Ahora nos ponen un cacho de película dentro del programa, para hacerle propaganda. Aquí menos gente cantando hay de todo.

Turno para el equipo de Bisbi. Se enfrentan Dina contra Leyna. Van a cantar Heart. Leyna dice que lo suyo tiene más mérito porque ella hace más cosas y más difíciles en el tema. Eso es compañerismo y lo demás son tonterías.

Bueno, lo hacen bien las dos, pero a mi me han dejado como la falta de calcetines: frío.

Bisbi le da un palo sin nombrarla a Leyna, porque no ha hecho su parte de la canción, así que se queda con Dina. Ha sido como por arte de magia, como si hubiera una Ala-Dina. Solo falta Paz Padilla.

¡OROZCO SE QUEDA A LEYNA! Y Leyna se agarra a Orozco como si fuera un pitbull asiendo a su presa. Parece el abrazo del oso. Si Orozco empieza a ponerse morado que alguien llame a la Guardia Civil.

Si no me equivoco, ya no quedan coach con plazas de robo, así que en la tercera gala el que pierda ha perdido y a la calle.

Y dos más, esta vez de Rosario: Gonzalo y Cissy, que se conocían de antes. Van a cantar Esta tarde vi llover.

Bueno, ya empezamos. Gonzalo empieza la canción en inglés, que debe ser que mola más. Cissy canta en español. Acissy, acissno. Han cantado bien, pero a mi casi logran dormirme. Menos mal que llevo doce cocacolas y seis aspirinas y no hay quien me pare.

Rosario se queda con Gonzalo. Yo creo que más que nada porque se ha impresionado por el trozo en inglés que ha cantado y porque la mujer no sabe pronunciar Cissy y así se ahorra una luxación de lengua.

Y SE ACABÓ LO QUE SE DABA, AMIGOS.

Mañana, como siempre, resumencito de la gala. ¡Gracias por estar ahí!

Robos dobles y roces entre los coach de La Voz

ASÍ LO VIVIMOS EN DIRECTO (Y ÉSTE ES EL RESÚMEN)

Turno para el equipo de Rosario.

Se enfrentan Jorge contra Xino.

Rosario ha elegido Siete Vidas, de su hermano Antonio. “Acordaros de que mi hermano le hizo esa canción a su mujer, porque quería estar más vidas con ella”, contó Rosario.

Están haciendo una versión a lo Andy y Lucas que me está dando penita y vergüenza ajena. Rosario está a punto de llorar, pero no sé si por los recuerdos que le trae la canción o por el destrozo que están haciendo.

Rosario se queda con Xino. Aunque ella no dice Xino, ella dice CHIno. Remarcando bien la CHI, como si el muchacho viniera de Pekín.

Nadie roba a Jorge.

Siguiente batalla, de muchachos de Bisbi, Darío vs Alba. Los dos dicen que se pusieron nerviosos por tener que cantar con el otro. Cantarán I just can’t stop loving you.

Para decidir “hay que esperar al jucio final”, dice Bisbi, que se pone apocalíptico. Va a soltar una plaga de langostas en el escenario y el concursante que sobreviva gana.

Bisbi dice que la batalla la ha ganado Darío. Así que se lo queda. Dice Darío que le da gracias a dios porque todo lo que le está pasando es gracias a él. Como si no tuviera dios que hacer otras cosas…

¡Y MALÚ ROBA A ALBA! En concreto le ha sustraído al descuido la cartera (tengo que dejar de hacer esta broma…)

Toca equipo de Orozco.

Se pelean Haley con Cristina. “Fue mi primera amiga”, dice Haley, que pasa cada 75 años por la tierra. Por su parte Cristina quiere sacar “su lado de picarona”. Lo mismo enseña un pecho o algo.

Van a cantar Man! I Feel Like A Woman. Cristina lo está haciendo mil veces mejor. Pero claro, ese pelo que se ha puesto como de nido de gaviota… Y además, se está dando unas hostias en la cadera que pretenden ser sexies pero que dan un miedo que te cagas.

“Me ha dicho un pajarito que os habéis hecho muy amigas”, dice Jesús Vázquez. Sí, Jesús, sí, no lo han dicho ocho veces en el vídeo de presentación, no, a ti te lo han dicho los de la NSA que les tienen pinchados los móviles.

Gana Cristina. Orozco tiene cara de serio porque la decisión ha sido difícil. Tiene cara como de volver de comprar y ver que alguien te ha rozado el coche sin dejar nota ni nada.

Y turno para el equipo de Malú. Se la juegan Janyssha contra Lydia. Cantarán Enough is enough.

Maaaaaaaaaaaaaaaaadre del amor hermoso. Es más que posible que Janyssha se desborde por la parte de la pechera y que mate a alguien de un tetazo. Es como si hubiera estado haciendo acopio de melones, por el amor de dios. Completa el estilismo morcilla con un tupé como si llevara en la cabeza un mono agazapado.

No sabéis como me jode que interrumpan las telepromociones de Jesús Vázquez para poner gente cantando.

Antes de que Malú decida, Bisbal dice que él se queda con la que sobre. Bisbal is on fire. En primer lugar, hostia al pulsador como si le estuviera empotrando la cabeza a alguien contra una acera. Y luego se sube en el sillón y se pone a jalear al público.

Malú se queda con Janyssha. Joder, ¿es que esta gente no puede llamarse María?

En el tiempo de robo pulsan Bisbi y Orozco. Bisbi se ha cargado su pulsador. Ya no funciona. Normal, ese nivel de hostias no lo aguanta ni un saco de boxeo. Lydia elige a David y Orozco se corta las venas en directo.

Y CAMBIAMOS DE POST.

CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Comienza una nueva sesión de batallas en La Voz

ASÍ LO VIVIMOS EN DIRECTO (Y ÉSTE ES EL RESÚMEN)

Empezamos.

Madre del amor hermoso. El traje de Jesús Vázquez es lo más feo que he visto en mi vida. Este señor no se ha enterado de que Halloween ha pasado y sigue vestido de Sherlock Holmes. No es que tenga raya diplomática, es que tiene raya de declaración de guerra.

Los primeros en enfrentarse son de Malú. Cada vez que Carlos Vives hace el gestito de pelearse moviendo los puños y apretando la boca dios mata un gatito persa.

En fin, se pelean Martín y Érika. Van de rivales que se respetan mucho, pero supongo que ninguno lloraría si el otro se levantara con la garganta como el tubo de escape de un seat panda del 83.

Van a cantar Don’t stop me now, de Queen. Temazo. Erika canta moviendo el cuello como una negra del bronx cabreada y con el piercing en el labio parece una choni 2.0 international edition.

Se me están cargando un poco la canción. Sobre todo ella, que está cantando lo que le sale del moño.

“Esta es de las batallas horribles”, dice Malú. Ella lo dice en buen rollo, pero en realidad ha acertado: ha sido como oír cantar a una pareja de camellos con una tubería metida por el gaznate.

Malú se queda con Martín. Jesús Vázquez le levanta el brazo y nos muestran en primer plano la sudoración del susodicho, que no es que le transpire el alerón, es que mea por los sobacos.

A Érika no le roba ni Bárcenas en un día tonto.

Los siguientes son unos pipiolines de Orozco. Edu vs Alejandro. Van a cantar Fuera de mi, que según Orozco es un clásico. Sí, está la música barroca y Fuera de mi, de José el Francés.

Cada uno dice del otro que le da mucho miedo. No sé, yo no les veo tan feos.

Como se flipa Jesús Vázquez cuando dice “¡¡¡QUE COMIENCE LA BATALLA!!!”. Yo creo que hace horas extras presentando peleas de gallos.

Bueno, la cosa empieza mal. A Alejandro se le ha olvidado entrar en la canción. Lo mismo estaba buscando setas por el escenario.

Bisbal sale en defensa de los chavales y dice que a ellos les pasa siempre. “Ha mi me ha pasado en infinidad de ocasiones, que se me vaya la letra al principio de una canción”, dice Bisbi.

Me veo obligado a decir que estos dos muchachos tienen toda la pinta de poder participar lo mismo en La Voz que en Hermano Mayor.

El caso es que Orozco se va por los cerros de Cincinati y acaba diciendo que se queda con Edu. Así que Alejandro va a acabar pagando sus frustraciones con las puertas de su casa y saldrá en el programa de Cuatro. Al tiempo.

El público grita “rooooobo, roooooobo”. Es el mismo público que estaba a la puerta del juzgado cuando salió la Pantoja.

¡¡Y BISBI LE ROBA!!

No es que Bisbi le haya dado al pulsador, es que le ha soltado una somanta de hostias que lo van a tener que desincrustar del asiento con una palanca.

Malú dice “ay, que me lo como”. Rosario le hace una petición. El muchacho triunfa como el arroz.

“Se me hace pequeño este ring”, dice Jesús Vázquez. No, chaval, lo que se te hace pequeño es el traje, que no hay aire entre la tela y el cuerpo, que parece que le han vestido al vacío.

Del equipo de Bisbi se enfrentan Virginia y Susana. Van a cantar Homeless, de Leona Lewis. Salen agarraditas de la mano y se dan un abrazo antes de salir al escenario. Que mierda de ternura. A mi me mola más cuando se ponen a parir.

Lo están haciendo muy bien. Una pregunta, ¿Susana es la hermana perdida de Helena Bonham Carter?

Bisbi dice que tenía una idea sobre quien quedarse pero que la ha cambiado. Se queda con Susana.

Madre mía, la mujer se abraza con la familia y juntan las cabezas llenas de rizos y parece una reunión de critters.

Bisbi le dice a Virginia que como ya hizo en la anterior edición con los de su equipo, Virginia cantará con él en un disco. Ella se echa a llorar y a Bisbi se le rompe el corazón. Bueno, romper, romper, un soplo como mucho. Varios coach cuchichean, pero nadie la roba.

“Vamos a por un batallón”, dice Jesús Vázquez que no se si lo dice porque es una batalla buena o porque se quiere trincar a un grupo numeroso de soldados.

El caso es que se enfrentan dos de Malú: Amynata contra Gabriele. Amynata lleva mucho recorrido para llegar hasta aquí, lleva una Ca-minata.

JA JA JA

Chiste malo de la noche patrocinada por Embutidos Gutiérrez. Sí, vale, ya me fustigo.

El caso es que la canción (If you don’t know me by now) Malú la pronunció como si fuera Big Muzzi borracho. Los dos concursantes no la conocían de ná. Daba la impresión de que Malú tampoco.

Los dos cantan chupi. Es por ello por lo que veo obligado a decir que Amynata lleva un tupé que parece un gato acostado y Gabriele una camisa con un escote que le daría vergüenza ponerse a Pamela Anderson.

Lo de siempre, Malú dice que cualquiera de los dos podría pasar, que los dos se lo merecen. ¿Alguna vez oiremos a un coach decir “lo habéis hecho como el culo los dos, que asco, merecéis tortura”?

El caso es que se queda con Amynata. Peeeero, Malú sale al escenario a vender a Grabriele, diciendo que es “un bombón en todos los sentidos” y que deberían robarlo.

No se lo compran, Gabriele se va a su casa… ¡¡PERO NO!! En el último momento Rosario le roba…

¡¡Y OROZCO TAMBIÉN!!

Chaaaaaaaaaaaaan, chaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan

Ahora Gabriele debe elegir. ¡¡Y SE QUEDA CON ROSARIO!!

CAMBIO DE POOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOST

CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Tensión y suplicio inquisidor en las eliminaciones de La Voz

Madre del amor hermoso.

Yo no sé por qué no se animan de una vez por todas y hacen lo que les pide el cuerpo, que es coger a los concursantes eliminados y darles tormento del bueno, qué se yo, la gota malaya, la pera anal, la cuna de judas, el potro, el garrote, la picota… escarnio, escarnio y dolor.

Pero no lo hacen porque al final en La Voz se les ocurrió un método aún más cruel de tortura: Los robos.

Es una de las novedades de este año. Consiste en que tras una batalla el concursante eliminado puede ser repescado (robado) por uno de los coaches a los que no perteneciera el concursante.

Y diréis, “qué guay, así tienen una segunda oportunidad“. Y una mierda como la pirámide de Kefrén. Porque cada coach sólo puede salvar a dos y claro, se guardan los robos como una doncella su flor.

Así que en la mayoría de los casos tras ser eliminados los concursantes se quedan mirando con cara de gato de Shrek a los del jurado esperando que alguno de ellos le dé al pulsador, que les salven. Lo mismo les valdría esperar ver a Paquirrín con la espalda depilada.

Y los del jurado reaccionan como esa gente que ve a una vieja en el autobús y para no tener que levantarse mira al suelo o se hace la dormida. Y allí está el concursante, poniendo sus esperanzas, sus ilusiones, su última bengala, su carita más de pena, en manos de unos coach, que se hacen los suecos que el día menos pensado les dan la nacionalidad.

Entonces Jesús Vázquez dice: “tengo que despedirte” y al concursante sólo le falta que salgan unos tipos con mulas, lo enganchen y se lo lleven fuera arrastrándolo por el plató.

No sé cómo lo veis, pero yo preferiría astillas de bambú bajo las uñas a pasar por eso.

Y además, ¿qué mierda de robo es uno que se hace cuando el otro ya lo ha echado? O sea, ¿rebuscar en un cubo de basura es robar? Uy, me he tirado un pedo y lo estás oliendo, me lo estás robando, a la Guardia Civil vas. Por dios.

Y dicho esto, vamos al lío, a ver qué pasó y a resumir las batallas más interesantes:

Madre del amor hermoso. Entre las cosas más peligrosas de este mundo están el meter el pene en un acuario con pirañas y darle a Jesús Vázquez un micrófono. Ha vuelto a las andadas y se puso a chillar para presentar.

Cuestiones de estética: me gustaría saber por qué maquillaron a los asesores como si fueran de porcelana. Cuando Coti va al museo de cera procura no estarse quieto para que no se piensen que es una figura. Por dios, qué color de piel, si parecía embalsamado. A su lado la momia de Lenin parece que está en la flor de la vida.

El público era muy como de verbena del pueblo: estaba lleno de señoras de ondulantes brazos colganderos y señores con pinta de contable que se hubieran tomado una copa de más y estuvieran on fire dándolo todo con Los pajaritos.

Y Bisbi. Ay, Bisbi. Se nos presentó con una camisa negra cuyo cuello estaba lleno de púas.

Pero le perdono porque sé que no se lo puso por cuestiones estéticas. Llevaba el cuello de la camisa lleno de pinchos por el mismo motivo por el que le ponen collares con púas a los perros pastores: para que no le muerdan la garganta las alimañas

Y es que después de que intentaran morderle la yugular en las audiciones ha decidido protegerse de los demás coaches. En la próxima gala le veremos juzgar tras una mampara de seguridad. Para cuando lleguemos a la final, Bisbi intervendrá por videoconferencia y desde un antiguo y secreto silo de misiles de la URSS.

Bisbi les llevó a cada uno de sus aspirantes una caja vacía y les dijo que eso era lo que necesitaban para triunfar. Que tío, que saber hacer, que motivador, es una persona que inspira. Era una metáfora: no necesitan nada para triunfar. Oooooh. Voy a sentarme en un cubo, que se me hace el culo agua.

Y presentó al Cani (el rapao de polígono) y al Chanchi (que tiene pelo de alternar la recogida de malacatones con la de chatarra). Ellos dijeron que lo importante es pasarlo bien. Eso, y a la música que se la pique un pollo.

Su primera batalla fue entre Alex y David y la ganó Alex. Orozco se quedó con David por robo. Y es que la basura de Bisbi es un tesoro para otro.

Malú les dijo a los suyos que son un equipazo y que está súper feliz. Lo dijo con un tonillo que sólo le faltó encenderse un porro y ponerse un temilla de Bob Marley.

“En esta edición quiero ganar, quiero saber qué se siente”, les dijo. Y si no os vais a cagar, panda de mastuerzos. Para motivarles les dijo que se miraran a un espejo y vieran en él al artista que llevan dentro. Pero qué mierda. Yo les habría motivado con este vídeo:

No habría cojones de fallarle a Malú. Respecto a su consejero, el conocido Carlos Vives o Mueres o te Criogenizas, les dijo un montón de cosas interesan… ah, no, obviedades. Pero estaba muy mono con su cinta en el pelo a lo Barbi deportista.

Las primeras en enfrentarse fueron Mandy y Cassandra. Que buen rollo tenían. Cualquiera de las dos se encuentra a la otra colgando agarrada al filo de un abismo y le pisa los dedos de las manos uno por uno. Ganó Mandy.

En el caso de Orozco les soltó un discurso de comercial de concesionario de tractores. Les dio una pizarra y un rotulador para que escribieran sus cualidades destacadas.

Si a mí me piden eso aprovecho para vender un Opel corsa que tengo que… perdón.

Juan Magán, consejero de Orozco y padre del electro-latino (una versión flamenca de robocop) les dijo que les podía ayudar en emociones y en ser naturales. Y de paso en ir bien al baño. Como un yogurt con fibra.

Enfrentó a Jaume vs Andrea. Jaume es el que tiene el pelo que parece un kraken alérgico al jabón y que lleva chándals de yonki de los noventa. Su versión y la de Andrea de La Tortura, de Shakira y Alejandro Sanz hizo que Rosario se llevara la mano al pecho poniendo cara de asco.

Y hablando de Rosario. Para motivar a los de su equipo (sí a los coach les ha regalado ‘Motivación para dummies’) les dijo que escribieran en una hoja sus miedos y luego los rompieron y los metieron en un cofre. Ya verás que risas el arqueólogo del siglo cuarenta y seis cuando lo encuentre.

Coti dijo que… bueno, no sé qué dijo, yo tenía bastante con maravillarme de que se mueva y hable.

Estela y Trinidad fueron las primeras en enfrentarse.

Comenzaron a cantar como sin oxígeno, como si se hubieran arrancado a cantar mientras atacaban la cima del Everest. Y de ahí pasaron a ponerse a chillar como si estuvieran viendo un carrito de bebé en las vías y viniera el tren.

Rosario se quedó con Estela y Malú robó a Trini. Aquí no se desaprovecha nada.

OTRAS BATALLAS:

Marcos vs Silverio. Cantaron Se nos rompió el amor, de la más grande: Rocío Jurado. Ay, Rocío, todos los días se te echa de menos (esto no es broma, malditos herejes).

Se cargaron la canción por:

a) Hacer florituras en cada puñetera estrofa.

b) Poner caras de mucho sentimiento, como si estuvieran cantando mientras les sacan una muela.

Tras la actuación Bisbi felicitó a los chicos de Malú y dijo: “Esto es una batalla maravillosa“, como Napoleón en Waterloo. Y mira como acabó.

Malú se quedó con… ¡Silverio!  ¡Y Rosario robó a Marcos! Marcos se lo pagó cogiéndola y dándole vueltas como si le estuviera haciendo un molinete pressing catch.

Ahí me acojoné un poco. ¿OS DAIS CUENTA DE QUE LA VOZ PODRÍA DURAR MÁS QUE UNA PARTIDA DEL RISK?

Si todo el mundo se pone a robar concursantes, esto podría durar y durar y durar hasta que a Bisbi se le viera el cartón de la cabeza, Malú tuviera pérdidas de orina, Rosario se quedara como la mojama y a Orozco le saliera chepa. Y aún les quedarían concursantes.

Noelia (Nowi) se enfrentó con Nacho. Nacho usa unas gafas que podrían homologarse para soldar. Cantaron una de Madonna, Like A Prayer.

Nowi estaba más acojonada que estar cagando y que aparezca un hacha por la puerta del baño.

Durante la canción Nacho no paró de correr y de dar vueltas por el ring. Alguien le había soplado que había un francotirador apuntándole desde la zona de los focos y él no quería ser un blanco fácil.

Orozco se quedó con… ¡Nowi! A Nacho no le robó ni una banda de Europa del este dejando la puerta del chalet abierta.

Y poco más destacable hubo… excepto que:

¡¡PODÉIS VOTARME EN LOS PREMIOS Bitacoras.com!! (Vamos, si os sale de ahí)

Si queréis sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://bitacoras.com/premios13/votar/f13b9f9dccdac40bb1ea7ba7b4296e150dad2b57

Sale por defecto nominado el blog (si no, es: http://blogs.20minutos.es/reality-blog-show/ en la categoría de Entretenimiento y humor), sólo tenéis que logaros con Facebook o Twitter y darle a votar.

¡Gracias majos!

Los primeros robos y escabechinas en La Voz

De nuevo turno para el equipo de Bisbi.

 BATALLA:

Tina vs Roberto. A Roberto se le pusieron los testículos con Sandra Bullock, en órbita. Ya se conocían de Tenerife. Van a cantar Me & Mrs. Jones. Roberto hace movimientos de negra diva del soul que le quedan muy ridículos. Es como ver a Peter Griffin bailando como Tina Turner.

Bueno, los dos han cantado muy bien. “Ya se sabe que Tina es una mostrua”, dice Rosario, que tiene menos vocabulario que un niño de seis meses.

El caso es que Bisbi se queda con… ¡Tina!

Es lo que pasa por irse al equipo de Bisbi, que te enfrentes con quien te enfrentes va a ser con alguien que lo pete.

Ya sé porqué se ha puesto David el cuello de la camisa lleno de pinchos: Por el mismo motivo por el que le ponen collares con púas a los perros pastores: para que no se le echen al cuello.

Y es que después de que intentaran morderle la yugular en las audiciones ha decidido protegerse de los demas coaches.

De nuevo turno para Malú:

BATALLA:

Marcos vs Silverio. Estos también se conocían. Cantan Se nos rompió el amor, de la más grande: Rocío Jurado. Se conocían, pero se ponen una sonrisa y se apuñalan sin dejar de enseñar los piños. Madre mía.

 Se han cargado la canción por:

a) Hacer florituras en cada puñetera estrofa.

b) Poner caras de mucho sentimiento, como si estuvieran cantando mientras les sacan una muela.

Todos los coach felicitan a Malú por la interpretación de sus zagales. Bisbi en concreto dice que se ha emocionado. “Esto es una batalla maravillosa”, dice, parafraseando a Napoleón en Waterloo.

Malú se queda con… ¡Silverio!

 ¡Y Rosario roba a Marcos! Marcos se lo paga cogiéndola y dándole vueltas como si le estuviera haciendo un molinete pressing catch que le ha salido volando hasta la petaca del micro.

 Y otra batalla de Bisbi.

BATALLA

Estíbaliz vs Jordi. Hala, los dos a cantar ópera como si no hubiera mañana. Van a cantar Somewere de The West Side Story.

Bisbi los oía en los ensayos y se le caían los palos del sombrajo del gustirrinín.

 Llamadme inculto, paleto o ignorante, que oye, tengo carnet de las tres cosas, pero a mi cuando Estíbaliz se pone a cantar en agudo como si estuvieran usando un gato de acordeón se me resienten los tímpanos.

Y Bisbi se queda a… ¡Jordi! Palazo para Estíbaliz, que tiene pinta de ser más orgullosa que Espartero enseñando fotos de los huevos de su caballo.

Nadie la roba. A que te roben al metro, leches.

Y CAMBIO DE POST.

CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO, CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO.

Comienzan las primeras batallas de La Voz

Empezamos:

Ya sabéis que hay novedades:

Primero, se pueden robar los concursantes. Cada coach puede robarle hasta dos concursantes a otro coach, sin necesidad de una moto y un tirón ni amenazar con una jeringuilla ni nada.

Por otro lado, si un concursante es eliminado, otro de los coach puede rescatarle.

Vemos las obras que han hecho en el plató. Ya sabéis lo que es meterse en obras, que si hay que sanear, que si esto no estaba presupuestado…

 Madre del amor hermoso. Entre las cosas peligrosas de este mundo están meter el pene en un acuario con pirañas y darle a Jesús Vázquez un micrófono. Ha vuelto a las andadas y se ha puesto a chillar.

 Me gustaría saber porqué han maquillado a los asesores como si fueran de cera y qué gónadas tienen que aconsejar sobre calidad y dominio de la voz esta gente que cantar canta lo justo.

En fin, comenzamos con Bisbi encontrándose con su equipo.

Bisbi les llevó de regalo una caja con aire. Que tío, que saber hacer, que motivador, es una persona que inspira. Es una metáfora: no necesitan nada para triunfar. Oooooh. Voy a sentarme en un cubo, que se me hace el culo agua.

Y el Cani y el Chanchi dicen que lo importante es pasarlo bien. Sí, nos ha jodido, como para ponerse estos muchachos a hablar de técnica vocal, de solfeo, de composición clásica…

El cuello de la camisa de Bisbal, lleno de tachuelas, es como para llamar a la Guardia Civil y que lo encierren.

BATALLA:

David vs Alex. Se cantan una de Aerosmith, Crazy.

David es un flipao que sale como si se fuera a dar de hostias con el otro y tiene pinta de perder el resuello andando hasta la cocina a por un donut.

 El público es muy como de verbena en el pueblo: está lleno de señoras de brazos colganderos y señores con pinta de contable que se han tomado una copa de más y están on fire.

“He hablado con Mauricio y con Alejandro”… dice Bisbal, que le acaba de joder los motes a Cali y el Dandi. Toda la vida creándote una fama para que Bisbal te llame como tu madre cuando está enfadada.

¡La batalla la gana Alex! Uy, con lo chulito que iba David. ¡Orozco se queda con David por robo!

De todas formas una cosa os digo: ¿Que mierda de robo es uno que se hace cuando el otro ya lo ha echado? O sea, rebuscar en un cubo de basura es robar? No, hijooooo, nooooooooooo.

Vamos con el equipo de Malú:

Les dijo que son un equipazo y que está súper feliz. Sólo le ha quedado encenderse un porro y ponerse a Bob Marley. El truquito de motivación de Malú fue usar un espejo para que todos se miraran y vieran al artista que son.

“En esta edición quiero ganar, quiero saber qué se siente”, les dijo. Y si no os vais a cagar, panda de mastuerzos, debió decirles después.

Carlos Vives o Mueres les dijo un montón de cosas interesan… ah, no, obviedades. Que mono, con su cinta en el pelo a lo Barbi deportista.

BATALLA:

Cassandra vs Mandy. Van a cantar una de Pixie Lott. Mama do.

Mandy le dijo a Cassandra que gritaba mucho y que no podía oirse. Eso a Cassandra le sentó como sentarse en un cardo borriquero. Me da que cualquiera de las dos se encuentra a la otra colgando agarradas a un abismo y le pisa los dedos de las manos uno por uno.

Las dos han cantado muy bien, pero si la canción dura un poco más acaban agarrándose por los pelos.

Malú elige a… ¡Mandy!

Ahora alguno de los demás coach pueden hacer lo que los carteristas hacen con los guiris en la puerta del sol: robarles.

Pero no, nadie la roba.

Joder, que momento más tenso, colegas, la pava mirando a los coach a la cara y éstos haciéndose los suecos mirando para otro lado y con las manos lo más lejos posible del pulsador.

Turno de Orozco:

Les soltó un discurso de comercial de concesionario de tractores. Les dio una pizarra y un rotulador para que escribieran sus cualidades destacadas.

Si a mi me piden eso aprovecho para vender un Opel corsa que tengo que…

 Juan Magán les dijo que les podía ayudar en emociones y en ser naturales. Como un yogourt con fibra.

BATALLA

Jaume vs Andrea. Se van a cantar La Tortura, se Shakira y Alejandro Sanz.

La canción le ha gustado a los dos como ser operado de amigdalas. Y claro, pasa lo que pasa, la canción es irreconocible por completo. Podrían estar cantando Clavelitos y sonaría igual.

Eso sí, soy muy fan de los chándal de yonki de los ochenta de Jaume. Es un look que nunca pasa de moda.

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

AY, DIOS, QUE ME MUERO DE LA RISA CON LA CARA DE MIEDO DE ROSARIO CON LA MANO EN EL PECHO.

JA JA JA JA JA

Es como si estuviera viendo en el escenario a Alien comiéndose al muñeco diavólico, está entre acojonada y asqueada, como si Leo Bassi estuviera haciendo el número de la mierda y el ventilador… y el ventilador le apuntara a ella.

 La canción… bueno, ha sido un despropósito.

Orozco se queda con… ¡Jaume!

Los demás coach se miran los unos a los otros con cara de mucha trascendencia… pero ninguno la roba. 

Se me ocurre un inquietante escenario en el que todos los concursantes fueran robados y en consecuencia La Voz fuera eterna.

Turno de Rosario.

Les puso a escribir en un papel los miedos que pudieran tener al salir al escenario.

 Coti tiene un color de piel que en el museo de cera procura nunca quedarse quieto para que no le confundan con una figura.

BATALLA

Estela vs Trinidad. Guerra de quejíos y de pelazo con rizos. Van a cantar Cuando nadie me ve, de Alejandro Sanz.

Las dos estuvieron acusándose la una a la otra de ir mal y de darle mal el pie a la otra y de perjudicarse.

La canción no les va. Es como si la estuvieran cantando en condiciones de falta oxígeno. Así como si se arrancaran con la copla atacando la cima del Everest.

Y de ahí pasan a ponerse a chillar como si estuvieran viendo un carrito de bebé en las vías y viniera el tren.

Y Rosario se queda con… ¡Estela! Pues mira, a mi me gustaba más Trini. La muchacha se ha quedado “con el alma destrozada”… ¡¡Y MALÚ LA ROBA Y SE LA QUEDA!!

Trini se ha agarrado a Malú como una lapa se agarra al casco de un barco. Van a tener que separarlas con espátula y soplete.

Y CAMBIAMOS DE POST.

CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO DE POOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOST.

Bisbal se queda de rompesueños único en la última gala de audiciones de La Voz

Si es que ir con prisas no vale para nada. Como mucho para que tu novia decida después del último toma y daca que es mejor irse a por tabaco aunque no haya fumado en su vida y no la vuelvas a ver nunca.

Y eso mismo le pasó a Bisbal. No lo de disparar primero y preguntar después, no sé, no tengo noticia, digo lo de ir con prisas para nada. Cuando empezaron las audiciones a ciegas, que eso parece un casting para vender cupones, Bisbi se llevaba de calle a todos los concursantes.

Se iban con Bisbi como si fuera una brillante y seductora luz de neón color violeta y los concursantes polillas yonkis. Tooodos querían al extriunfito porque podía entenderles. Pero, cómo son las cosas, fue el último en completar su equipo en La Voz.

¿Y qué tiene de malo además de que se te vayan los concursantes como se le van las chatis a Arturo Fernández vestido de flamenca? Pues que te quedas solo eligiendo. O sea, que eres el único responsable de darle pasaporte a un concursante o cogerlo y salvarle.

Bisbi ya tuvo bastante con el papelón de ir a saludar al hijo de un concursante al que acababan de decir que no, como para enfrentarse a esto. El ricitos se va a coger complejo de verdugo. En las batallas lo vemos con pasamontañas y hacha. Al tiempo.

Pero no adelantemos acontecimientos como adelanté yo a aquella viejecita que quería cruzar justo cuando pasaba aquel trailer de doce ejes. Ni falta que os diga que no fue buena idea meterle prisa a la señora. Cruzar cruzó, pero al otro lado. Digamos que no siguió la luz verde del semáforo precisamente.

En fin. La cosa comenzó con Tania Llasera mostrándonos el día a día de los “talents”. Los “talents”, tócate los perendengues. Eso se lo dices a uno de la RAE y se queda seco en su sillón.

– ¿Profesión?

– Talent.

– Al calabozo. Tirad la llave.

Como a los aspirantes, concursantes, talentos, cantantes, participantes… los habíamos visto ya comiendo, cenando, levantándose y duchándose, sólo nos faltaba que nos los mostraran echando un pis. Pero eh, pis del que va adornado con trompetilla culera. Porque ya sabéis: el que va a mear y no se pee es como el que va a la escuela y no lee.

Como a Tania Llase qué era no le dan de comer porque no está por contrato, vio que a Bisbi unas supuestas fans le habían regalado unos miguelitos de la Roda y se echó a ellos como una piraña se echaría a una nalga de Falete.

Bisbi no se quejó, de hecho, creo que forzó él la situación, por descartar que los dulces estuvieran envenenados y que en realidad las supuestas fans fueran del COLA, el Comando de Liberación Antihortera y quisieran quitarle del medio por el método de abrasarle el píloro.

Pero no, Tania no murió entre espumarajos encima de la mesa donde comen los talents. Ni lo habríamos querido, ojo.

La primera gala que Jesús Vázquez inició sin chillar. Estuve a punto de hacerme pis encima de la emoción. Sí, Jesús, sí, así sí, me has llegado a la patata, joder. Me voy a tatuar la cara serena y moderada de Jesús cuando nos hablaba del inicio de la gala. Transmitía más serenidad que el Papa cantando una nana a Winnie de Pooh.

Los aspirantes:

El primero en cantar fue Rangel, que dijo que su casa es muy musical porque su padre fue DJ, aunque el señor tenía cara de contable. Lo mismo pinchaba con casettes y una minicadena de dos pletinas, mientras sacaba los balances de Talleres Manolo.

Se le volvieron Rosario, Malú y Orozco. Al chaval, no al padre pinchadiscos. El chaval dijo que su corazón le decía que se fuera con Orozco.

Antonio Banderas haciendo El Mariachi también se presentó al casting, aunque bajo el pseudónimo de Fabio y haciéndose pasar por italiano.

El muchacho salió al plató con una la guitarra que probablemente era una escopeta camuflada para liarse a tiros y montar la de Puerto Hurraco. Al final no le cogió nadie pero no disparó, conformando toda una decepción. Es que ni un tiro al techo ni nada al grito de “¡Se giren coño!”.

“Primero de todo, me encanta tu rollo, me habría gustado verte desde el principio de la canción“, le dijo Malú. Esta mujer se ha equivocado o la han engañado, porque ella pensaba que iba a ‘Un príncipe para Malú’ a buscar zagal casadero.

Turno de Alonso, que es mexicano y fue a Madrid expresamente a cantar en La Voz. Es uno de entre doce hermanos, que pusieron pasta para pagarle los billetes. Bueno, a él y a los cuatro o cinco que le acompañan, que viajaba con más gente que Obama.

Para lo que sirvió, lo mismo podrían haberle dado los billetes para que se los merendaran los cerdos. Cantó chillando, como si estuviera haciendo la banda sonora de Paranormal Activity y quisiera inquietarnos. El chaval iba de súper simpático pero se quedó más serio que haciendo la declaración de la renta. Bueno, pues por lo menos ha visto Madrid.

También cantó Odette, que es una mujer del renacimiento, pero no de las que se quedaban en casa cocinando para cuando volviera Leonardo, no, de las que estudian arquitectura y además hacen fotos y cantan y de todo porque son guays a más no poder y están encantadas de conocerse que si pudieran se ponían a sí mismas mirando para Cuenca.

Dijo que tiene una voz muy característica y que le gusta darle un toque de personalidad. Creo que quería decir que ella va por un lado a su puta bola y si la canción no es capaz de adaptarse a ella que le den por el culo a la canción y a toda su familia. Me cago en su estampa.

El caso es que Rosario estaba de rebajas, así que se dio la vuelta y se la quedó.  “A veces tenía cosas tipo Shakira“, dijo Malú. Se refería a cantar como si un gallo se hubiera tragado una ardilla afónica.

Y cantó Alejandro. “Mi abuelo era de África“, dijo. Bueno, y el mío de Secarejo, provincia de León, junto a Mataluenga, de donde es mi abuela. ¿Acaso yo voy presumiendo? Ah, sí. Ejem.

Dijo que la gente se sorprende al oírle cantar, porque esperan que cante rap o soul, pero no. ¿Cantaría polkas, copla, electrolatino, la canción de con los dedos de las manos, con los dedos de los pies, con la po y los coj, todos suman 23?

Pues no, canta flamenco. Orozco se dio la vuelta en cuanto le oyó, como si fuera la voz de su abuelita llamándole a merendar. Alejandro es el camarón africano. Camarón del Continente Negro.

Rosario, que se había girado, le dijo que le gustaría “arañarle” para sacarle algunas cosillas. A mí me dice eso Rosario y me acojono. Yo sólo podía oír en mi cabeza la voz de Rosario diciendo “te despellejo y te saco el corazón con una espumadera de freír huevos”.

Y se fue con Orozco.

Le tocó a Paula, que iba con gorrito. Llamadme raro, llamadme prejuicioso, llamadme para ir a echar una pachanga al parque, pero la gente que lleva gorro bajo techo me cae mal por principio.

Se arrancó con una de Mecano. Mierda, ahí me ganó. Mi patata roja palpitante es muy de hacerse al alioli con Mecano, que lo sepáis. Bisbi se dio la vuelta y se la quedó. La verdad es que cantaba muy bien, maldita sea. ¿Por qué tiene que llevar ese sombrerito tonto?

Le tocó a Nora, que dice que es una mercenaria de la voz y que se puso de ropa lo justo para no ser detenida por escándalo público.

“Me he vuelto porque me has llenado”, le dijo Rosario, parafraseando a Josefina cuando Napoleón se bajó los pantalones. “Tienes un chorrazo de voz”, le dijo Malú, que creo que en realidad es Joaquín Reyes disfrazado de ella. Pero se llevó a la chavala.

Y ahí llegó el momento: los otros tres coach dados la vuelta permanentemente y con sus equipos terminados y Bisbi aún por el primer plato.

Cantó Robert. Estuvo en Madrid intentando triunfar pero la cosa no salió, así que el que salió fue él de Madrid rumbo a su Tenerife natal. Pero ha vuelto, es como terminator pero con flequillo de monaguillo.

El caso es que Bisbi no se lo pensó y se dio la vuelta enseguida. Probablemente porque estaba hasta las pelotas de que los demás se rieran de él por no acabar su equipo. Es como el malo de la clase que retrasa al resto porque no estudia.

El caso es que Robert se vino arriba y se puso a dar saltitos y a menear las caderas por el escenario como si fuera la cabra de la legión en una barra americana. Como dirían mis amigos Cifu y Elena, era el Carlton Banks de Tenerife.

“Tu actitud nos ha impactado”, dijo Malú. Sí, y a mí. Pero a ver quién me paga ahora el psicólogo. “Vamos a ser sinceros, a este muchacho hay que atarlo un poquillo”, dijo Bisbi, deseando introducirse en el mundo del Sado-Maso.

Y tras darle calabazas a alguno más, por fin cerró Bisbi su equipo y con él las audiciones a ciegas.

Ya sabéis que la semana que viene ya hay batallas.

El consejero de Orozco va a ser Juan Magán, que ha hecho más duetos que Frank Sinatra en un día bueno. Electrolatino, amigos, la música que recordarán nuestros hijos y los hijos de sus hijos, y así, porque se la seguirán poniendo en las discotecas.

Con Rosario estará Coti. No sabemos por qué, pero tenía una cara de cabreo como de que le hayan dicho que no le pagan.

Junto a Bisbi estarán para comerle la oreja a Cali y El Dandee. Madre mía como está el nivel. Los Andy y Lucas colombianos. Lo más de los consejos.

Y a Malú la aconsejará Carlos Vives. También colombiano. Si vais a Colombia de vacaciones y veis que no hay nadie por las calles no os asustéis, es que están todos en La Voz…

Bisbal se queda de rompecorazones único en La Voz

Sí, el ricitos es el último en completar su equipo y además le quedan dos por coger, así que durante unos cuantos aspirantes va a ser el juez único y responsable del destino de muchos anhelos… ay, soy un poeta.

Canta Robert. Estuvo en Madrid intentando triunfar pero la cosa no salió, así que salió él camino de su Tenerife natal. Pero ha vuelto, es como terminator pero con flequillo de monaguillo.

El caso es que Bisbi no se lo piensa y se da la vuelta enseguida. Probablemente porque está hasta las pelotas de que los demás se rían de él por no acabar su equipo. El caso es que Robert se viene arriba y se pone a dar saltitos y a menear las caderas por el escenario como si fuera la cabra de la legión en una barra americana.

“Tu actitud nos ha impactado”, dice Malú. Sí, y a mi. Pero a ver quien me paga ahora el psicólogo. “Vamos a ser sinceros, a este muchacho hay que atarlo un poquillo”, dice Bisbi, demostrando sentido común.

Como dirían mis amigos Cifu y Elena, es el Carlton Banks de Tenerife.

Sandra es la siguiente. Es muy grande. No me refiero a que cante muy bien, sino a que podría hacerle la permanente a Gasol mirándole desde arriba. Bueno, también canta bien. Lo malo es que la muchacha va un poco asfixiada y se le ha ido la canción. La madre en la sala la pobre mujer aún tiene ilusiones, pero no, Bisbi no se gira.

Le toca a Alba Lucía, que es graduada, ojo. Que tiene carrera y ahora la madre le deja que cante. Sí, porque para estar en el paro… “No quiero conseguir un sueño, simplemente quiero soñar”, dice. Eso lo pinta en una pared en blanco y lo borda.

Se arranca por Pasión Vega, que también me mola. ¡¡Y BISBI SE VUELVE Y CIERRA SU EQUIPO!!

A esta chica la ha bajado a ver dios. Bueno, Bisbi, que se sienta al pie del escenario y la mira cantar embelesado mientras tamborilea en un escalón. Bisbi le dice que tiene un color de voz muy bonito y un giro especial. Ya que estabas Bisbi haberla llamado Monstrua.

Bueno, pues ya está, la suerte está echada y los equipos hechos. La semana que viene comienzan las batallas.

Ahora se pondrán de repasito de los equipos. Ah, no, se ponen de publi.

Y sí, repaso de los elegidos por cada coach. La verdad es que no me acuerdo ni de la mitad, así me debieron impresionar, oye.

Las audiciones a ciegas han terminado. Si veis un sofá de esos en un rastrillo es porque ya no los necesitan.

Ya sabéis que ahora tocan batallas, en los que los miembros de cada equipo se enfrentan entre ellos de dos en dos y se larga uno de ellos.

El consejero de Orozco va a ser Juan Magán, que ha hecho más duetos que Frank Sinatra en un día bueno. Electrolatino, amigos, la música que recordarán nuestros hijos y los hijos de sus hijos.

Con Rosario estará Coti. Eso creo.

Junto a Bisbi estará para comerle la oreja a Cali y Dandi. Madre mía como está el nivel.

Y a Malú la aconsejará Carlos Vives.

Y se acabó lo que se daba, amigos. Mañana como siempre, resumencito de la gala. ¡Se os quiere!