BLOGS
Reality Blog Show Reality Blog Show

"La realidad es simplemente una ilusión, aunque una muy persistente". Albert Einstein

Archivo de la categoría ‘Cocina2’

El insoportable rollo de hijo que toda madre querría tener: Cocina2

En TVE tienen un problema con el lenguaje. Y no me refiero a que digan que Pablo Iglesias es líder de Pokemon, que eso mola más que meter a Pikachu en la bañera cuando se está lavando tu compañero de piso, sino de las palabras que usan para crear programas.

En ésta caso os voy a hablar de ésta palabra: Amable.

Sí, puede parecer molona y traer buen rollo, tipo jovenzuelo que ayuda a una anciana a subir la compra a su piso, pero en el fondo es una palabra terrorífica.

Sobre todo por el uso que le dan en TVE, cuando dicen “vamos a hacer un programa amable”. Cada vez que en una dependencia de TVE se dice la palabra “amable” dios mata un gatito.

Un ejemplo de lo que hace que esa palabra se vuelva perversa como “ajuste” en boca de un político, es el programa llamado Cocina2.

Se trata de un programa de cocina que echan a esas horas en las que lo que más audiencia tiene es la teletienda y los programas donde hay mujeres que se desnudan mientras fluyen los anuncios de tíos guarros bien dotados que buscan chica en su misma ciudad sin compromiso.

Es un espacio que protagonizan dos hermanos que son cocineros y que compiten en cada programa por hacer la mejor receta. Pero no compiten en plan guay, tipo Spartacus, con sangre salpicando como un aspersor pinchado en un vampiro, no, compiten en plan bien.

Parece que se van a pegar, pero no. Son más de abrazo (TVE)

Parece que se van a pegar, pero no. Son más de abrazo (TVE)

Se pasan el programa haciéndose piquecitos y lanzándose puyitas para todos los públicos, haciéndose gestitos de la victoria y con un rollo exasperante de hijo que toda madre querría tener. Como dos osos amorosos enfadados.

Si yo me hubiera comportado así con mis hermanos me habrían inflado a hostias y abandonado en el primer circo que hubiera pasado por la ciudad.

Y así, resulta un programa amable, no apto para ningún público excepto para señoras de ochenta años con insomnio crónico.

Por el amor de dios, si es que ese programa podrías emitirlo en medio de Barrio Sésamo y nadie notaría la diferencia. Es el puñetero Torrebruno de los contenidos televisivos. Es como un pastel de crema pastelera relleno de almíbar. Es como una puta foto de Dora la Exploradora de bebé abrazando a un cachorro de koala.

Yo es verlo e irme al médico por empacho.