BLOGS
Reality Blog Show Reality Blog Show

"La realidad es simplemente una ilusión, aunque una muy persistente". Albert Einstein

MasterChef: o cómo hacerle una hernia a los pijos de Marbella

Hola a todos.

SPOOOOOILEEEEEERS

El MasterChef de anoche comenzó con la intención de poner a prueba la “capacidad de reacción y reinvención” de los concursantes. Para mi desgracia no se trataba de que se convirtieran en Transformers, sino de cocinar con sobras.

“La cocina del aprovechamiento”, le llamaron. Lo que pasa es que con sobras y unos huevos como cocos. Les pusieron para que rehicieran sus platos todo tipo de comida preparada entre la que podían elegir para reutilizarla.

Pero madre del amor hermoso. Ahí me meten a mí y le dan por saco al programa y a la prueba y me pongo a comer que me tienen que arrancar las perolas y los platos de mis manos frías y muertas. Me iban a tener que enterrar en una caja con cúpula para la barriga.

Para ser padrino de la prueba fue el cocinero Quique Dacosta, que despertó pasiones. Lorena, por ejemplo destacó su capacidad para innovar en la cocina y… Ah, no, lo que le llamó la atención es el look del señor, que básicamente llevaba una barba como para ir a una boda de la Familia Adams.

Cristóbal si hubiera podido habría dormido en la puerta de Dacosta un mes antes en plan adolescente loca. Según él mismo dijo estaba “como en una nube” y se ponía nervioso porque el cocinero estaba ahí y le miraba. Cristóbal no se levantó la camiseta y le enseñó las tetas porque tiene los pezones llenos de pelos y hace feo.

Hablando de Cristóbal, cómo suda el jodío cuando está cocinando. Eso no es sudar, es que puede hacer de doble en una película de acción en la que el prota se cae por las cataratas del Niágara. Haciendo de cataratas.

Dacosta se puso a enseñarles platos que él hace que para mí que se los encarga a Harry Potter para que se los haga con una varita.

Quique Dacosta, con las lentejas agarrándose

Quique Dacosta, con las lentejas agarrándose

Eso sí, tenía un plato que echaba humo. Eso no tiene mérito, eso lo hago yo cuando se me queman la cosas y nadie me aplaude con las orejas por ello.

Todo lo que necesitaban lo cogieron del supermercado patrocinador, que a mí me da que es el Mercadona aunque luego le pongan el logo del pino tumbado.

El caso es que Vicky se llevó un viaje a Los Ángeles a conocer a un actor que hace una peli que se llama Chef. Pues vale. Estaba emocionada porque iba a ir al sitio ese donde hay cuatro caras de piedra de presidentes de estadounidenses. Si la expedición de Colón la hubiera dirigido Vicky aún no conoceríamos América.

La segunda prueba consistía en cocinar en Marbella, teniendo como pinches a “gente de la alta sociedad” de la ciudad. Para ser de la alta sociedad de Marbella hacen falta varios requisitos:

1.- Tener dinero o parecerlo. Da igual si no tienes ni para pipas, debe parecer que te bañas en leche de burra.

2.- Tener un firme compromiso de tener un cáncer de piel antes de los cincuenta o en su defecto de hacer el proceso contrario a Michael Jackson: pasar de blanco a negro.

3.- Estirarte la piel de la cara hasta que se te pueda dar con un palo y suene a tambor.

Cabe destacar el aspecto enfermizo de Pepe en la playa. El jodío está más blanco que el culo de Heidi en pleno invierno.

Respecto a los pinches destacaron: la señora que le contaba chistes verdes a Mateo, el señor calvo con mala hostia que le dijo a Lorena que para qué le preguntaba si no le hacía caso y una jovencita que casi se hernia porque exprimió catorce limas.

A mí se me quedaron ganitas de que hagan MasterMinero o MasterLabrador y pongan a los marbellíes esos de pitiminí a doblar el lomo como está mandado.

Para la prueba de eliminación se presentó Pedro Subijana. Mateo dijo: “Soy fan pero no fan friki-friki, sino que es algo más espiritual”. Subijana va a empezar a recibir notitas de amor de Mateo.

El caso es que se fue…

¡¡LORENA!!

Se trataba de reproducir el plato de Subijana, lo que pasa es que Lorena lo reprodujo como si fuera a pintar las Meninas y le salieran las Señoritas de Avignon.

5 comentarios

  1. Dice ser pedro

    Dacosta no cocina,hace experimentos químicos!!! asquerosos que rozan la ética culinaria.Los borregos le siguen.¡¡¡Viva la España choni y cani!!!En cuanto a su look le va con la personalidad…………..¡Un fantasma!

    10 Julio 2014 | 09:05

  2. Dice ser Alicante Gusta

    Sinceramente creo que este programa a perdido la chispa, una lastima

    saludo

    http://alicantegusta.com/recetas-de-cocina.html

    10 Julio 2014 | 09:22

  3. Dice ser Manolito

    En España los concursos son muy sosos, mirad que concursantes hay en los realitys de otros paises: http://goo.gl/4AtIJq

    10 Julio 2014 | 11:24

  4. Dice ser Warp

    Yo era, o soy, no lo sé ya, fan de MasterChef.

    Y ayer lo más interesante era el anuncio de la segunda edición de MCh Junior.

    Porque fue ver el huevo que no era huevo, el bosquecito de duendes y las otras cosas raras de Dacosta y se me quitaron automáticamente las ganas de verlo. Decidí que aquello no tiene futuro. Espero que gane Vicky por paisana y porque no es una rEMILgada.

    Así que enchufé la XBox y a jugar. Espero que la edición Junior me devuelva la ilusión por este programa, porque ahora mismo está bajo mínimos.

    10 Julio 2014 | 13:02

  5. Dice ser Elguarrillo

    Pedro lo que tu eres es un monger y de los grandes.

    25 Julio 2014 | 10:09

Los comentarios están cerrados.