BLOGS
Reality Blog Show Reality Blog Show

"La realidad es simplemente una ilusión, aunque una muy persistente". Albert Einstein

Millonario Anónimo: uy, mira, un pobre… ¡no eran una leyenda!

Le he dado muchas vueltas a cómo plantear este tema y al final he decidido hacerlo como siempre: con humor. Sin embargo, quiero que se entienda que detrás de ese humor hay una crítica a algo muy doloroso e injusto.

Bueno, hoy voy a hablaros de Millonario Anónimo.

Por si no lo conocéis se trata de un programa de La Sexta en el que cogen a alguien podrido de dinero y lo hacen pasar por un parado que está grabando un reportaje sobre voluntariado para que pueda infiltrarse entre gente pobre.

Al final del programa, el millonario o la millonaria de turno hace un donativo a las ONG o personas con las que haya estado colaborando.

Lo que más me ha llamado la atención del programa es que al parecer los millonetis no sabían que los pobres existen.

Las caras que ponen cuando la gente les cuenta que no tienen para comer es como si salgo a bajar la basura y me encuentro en el ascensor con un señor de Venus en bata de boatiné.

Claro, es lo que tiene cuando tu vida se articula en sitios en los que los pobres, los enfermos, los viejos, los feos o los de la selección española están mal vistos.

Supongo que en sus reuniones, entre langostino y langostino hablan del tema, pero más que nada como en la alta sociedad del siglo XVI hablaban de El Dorado.

De hecho, si le preguntas a un rico, te dirá que los pobres son unos seres de color gris, como de metro y medio de alto y unos grandes ojos negros en una enorme cabeza ovalada.

Los más ricos, de hecho, piensan que son así:

Gifs

Así que los coleccionistas de euros que salen en el programa se enternecen mucho y lloran y todo cuando la gente humilde le dice que trabaja gratis cuidando ancianos, por ejemplo, o llegando a fin de mes con 400 euros, o atendiendo a enfermos.

Y es que los ricos, cuando ven en la tele las noticias de La Crisis deben pensar que es una discoteca nueva que han abierto en Ibiza y que Los Parados es un grupo pop con muchos fans.

Cuando ya han flipado y puesto cara como de Indiana Jones descubriendo el arca perdida, se ponen a hacer el bien soltando pasta como el que regala abrazos por la calle. Más o menos así:

Lo que me extraña es que no se hagan selfies con los pobres, para poder enseñarlos luego en el club de campo, para que vean sus amiguitos ricachones lo valientes que son por ir al mundo real.

En fin, esperemos que por lo menos sirva para que más de uno no tenga que esperar a ir a la tele para ayudar a quien lo necesita.

Y de paso, recordaros que quizá también vosotros podáis hacerlo. 

16 comentarios

  1. Dice ser Click aquí

    Asi nos va, me encanta el video de los simpsons xD

    10 euros gratis para jugar al bingo online 🙂 http://goo.gl/FSTZNf

    20 Junio 2014 | 08:52

  2. Dice ser Robertti Gamarra

    ¡Menudo anonimato!, desde cuando salir en la tele es ser anónimo, Lo cierto es que la inventiva de algunos programas no se basa si en el sentido común ni en la realidad que quieren describir, ¡Patético!
    http://ow.ly/yfvZc

    20 Junio 2014 | 09:51

  3. Dice ser Manuel

    Muchos ricos piensan que en la vida tiene que haber ricos y pobres y que ellos no pueden hacer nada. Mentira podrida. El ser humano es el peor bicho que hay en la tierra, que asco http://goo.gl/32fD0i

    20 Junio 2014 | 10:16

  4. Dice ser Inyustisia

    ” siglo VXI ”

    Los romanos deben estar revolviéndose en sus tumbas… 😐

    20 Junio 2014 | 10:47

  5. reality-blog-show

    ¡Gracias por el aviso Inyustisia!

    GUS

    20 Junio 2014 | 10:49

  6. Dice ser Warp

    Gus, genial como siempre. Hoy te has lucido, lo digo en serio.

    Este programa tiene un planteamiento tan espantoso como el Jefe Infiltrado. Acaban siendo los VIPs que se apiadan de los pobrecitos, les pagan un viaje a Benidorm y ya así podemos seguir explotándolos sin que digan ni mu:

    -Jefe, quiero un aumento. Hace cinco años que cobro lo mismo.
    -Pero si te pagué unas vacaciones en Benidorm.
    -Sí, pero no me basta para la hipoteca.
    -Ay, ladrón, ¿no ves que ya no es tendencia tener un piso? Anda, véndela y vete de alquiler…

    Ambos programas demuestran la cochambre social española, y esa cochambre no habita ni en pisos de alquiler social, ni es chabolas, ni en habitaciones realquiladas, ni en casas compartidas: habita en chalés de 500 metros en la Moraleja, El Viso y Sotogrande.

    Sólo potencia la caridad del “caldito para los pobrecitos”, el paternalismo más rancio y más inútil, el que perpetúa por siempre jamás la situación patética del país.

    20 Junio 2014 | 11:06

  7. Dice ser ROCIO

    Ole y ole Gus, has estao sembrao!!La mejor manera de la que has podido explicarlo, con humor, aunque la cosa no sea para reírse…
    yo vi un poco anoche de casualidad y cuando fue a comprar al chino ya con eso me lo dijo todo…si ahí los productos son mas caros normal que con 30 euros no la diera para hacer una compra para una semana, de fliparla vamos!!
    saludines!!!

    20 Junio 2014 | 11:28

  8. Dice ser Marta

    Este programa me parece un intento de que veamos a los ricos como seres benevolentes en una sociedad metida hasta las rodillas en la crisis. Me parece muy triste porque creo que intentan legitimar que los ricos sean así, porque oh mira, luego lo buenos que son.

    Este programa y muchos otros quieren humanizar la facetas de estos ricos en una sociedad en la que hay datos de que los ricos están obteniendo mayores beneficios que antes y en cambio los pobres están cada vez peor. Una persona con dinero y con verdadero interés por la gente que lo pasa mal, dona un dinero y no le hace falta salir en los medios.

    Como de costumbre solo se busca espectacularidad y lavar la imagen de quienes no hacen nada por la sociedad.

    20 Junio 2014 | 11:34

  9. Dice ser Jom

    “Lo que más me ha llamado la atención del programa es que al parecer los millonetis no sabían que los pobres existen.

    Las caras que ponen cuando la gente les cuenta que no tienen para comer es como si salgo a bajar la basura y me encuentro en el ascensor con un señor de Venus en bata de boatiné.”

    Es un programa de TV, tienen que poner caras para dramatizar. Eso son exigencias de guión. No son idiotas como para pensar que no existe pobreza.

    20 Junio 2014 | 11:40

  10. Dice ser pilar066

    Me parece de lo mas hipócrita el programita… que no saben que hay pobres claro que lo saben… pero es muy curioso si te pones a pensar que muchas donaciones a ongs son desgravables de impuestos… piensa mal y acertarás…

    20 Junio 2014 | 12:18

  11. Dice ser Warp

    En cambio, no cuentan las tretas de los millonetis para quitarse impuestos por lo legal: hoy me he “enterado” del truco de las SICAV y seguro que tienen un montón de ingeniería financiera a su servicio para ser más y más millonarios a costa de unos impuestos que no pagan, impuestos que podrían destinarse no ya a ayudar a los pobres, sino a dinamizar la economía y la empresa para que haya más puestos de trabajo para todos y así no tener que recurrir nunca más a la maldita “caridad”.

    20 Junio 2014 | 12:35

  12. Dice ser shinue

    No lo he visto ni me interesa, pero vi alguna vez la versión americana y era patética a si que la española ni me imagino, para vomitar

    20 Junio 2014 | 13:11

  13. Dice ser shinue

    No lo he visto ni me interesa, pero vi alguna vez la versión americana y era patética a si que la española ni me imagino, para vomitar, con los ricachones de boina y alpargata que tenemos aquí

    20 Junio 2014 | 13:12

  14. Dice ser Jose

    Pues lo siento, pero el humor no es lo tuyo.

    20 Junio 2014 | 14:34

  15. Dice ser Lola

    De verdad que no sé cómo es que existen estos programas, entiendo que son una burla para el que lo está pasando mal.

    20 Junio 2014 | 22:04

  16. Dice ser "El bodrio."

    “Si la crisis económica persiste con esta virulencia, la sociedad quedará dividida en tres partes incomunicadas: ricos, pobres y mendigos.

    Este es el panorama que auguran los profetas. Si la crisis económica persiste con esta virulencia, la sociedad quedará dividida en tres partes incomunicadas: unos pocos ricos serán cada día más ricos; la clase media se verá reducida a la pobreza; los pobres de toda la vida bajarán otro escalón y se convertirán en mendigos.

    Los ricos se harán invisibles en sus yates y en los clubes financieros insonorizados; tramarán negocios redondos en los reservados de los restaurantes de superlujo; delante de la tienda de ropa exclusiva esperarán los mecánicos en tercera fila al volante de un cochazo a que salgan las señoras con varias bolsas y los viernes en su todoterreno con las ventanillas tintadas se irán a sus fincas a matar venados.

    La clase media comenzará a contar los euros uno a uno hasta los céntimos de cobre para congraciar el sueldo o el subsidio con las necesidades básicas.

    Los caballeros honorables deberán adaptar el estómago a la comida basura. Adiós al solomillo, bienvenido el reino del pollo y del pollo se bajará directamente a las gallinejas. Habrá que elegir entre el coche o el autobús, el cine o el helado, la copa en el bar o la rebusca en el mercadillo guineano. Volverán a oler a repollo los portales donde antes había un conserje de uniforme. Después de dar una vuelta al abrigo, los ciudadanos de clase media llevarán la pobreza con resignación y dignidad, pero sus hijos cabreados saldrán los sábados noche a romper escaparates con un horizonte iluminado por el cóctel molotov.

    Los mendigos que antes limpiaban el parabrisas o hacían de saltimbanquis en los semáforos, ahora pondrán solo la mano. Dado que la justicia social ha sido suplantada por la caridad estarán de enhorabuena las antiguas damas del ropero parroquial y los ricos de buen corazón porque se va a imponer de nuevo el placer de la limosna.

    El bodrio era un caldo que antiguamente se impartía en la trasera de las catedrales y conventos a la hora del ángelus a la cuerda de mendigos que esperaba remediar el hambre. Hoy una legión de verónicas y samaritanos ejerce también la misericordia de dar de comer a los hambrientos. Pero los hambrientos deberán aceptar su destino. Para ellos solo habrá una disyuntiva: si son buenos, tendrán sopa; si se rebelan, rebotará en su espalda la verga de la policía”.

    por Manuel Vicent.

    21 Junio 2014 | 01:24

Los comentarios están cerrados.