BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Entradas etiquetadas como ‘beisbol’

Quién fue… Steve Bartman: el fan más odiado de la historia

El momento fatídico (WIKIPEDIA).

Imagina que eres fan a muerte de un equipo. Imagina que cometes una torpeza que le impide a tu equipo lograr una victoria importantísima, vital. Imagina que toda una ciudad te odia. Esto es lo que le pasó en 2003 a Steve Bartman (y sí, creo que es el primer no deportista que saco en el blog).

14 de octubre de 2003. Sexto partido de la National League Championship Series (NLCS), el partido qué dirime quién disputa las Series Mundiales ante el campeón de la American League Championship Series (ALCS). Se enfrentan en el Wrigley Park de Chicago el equipo local, los Cubs, y los Florida Marlins. Chicago domina la serie por 3-2. Es la octava entrada y los Cubs mandan en el marcador. Están a muy pocas carreras de alcanzar las Series Mundiales por primera vez desde 1945 y así poder ganar un título que se les resiste desde 1908.

Todo iba de cara, en definitiva. Como os decía, era la octava entrada. El bateador dominicano de los Marlins Luis Castillo mandó una pelota hacia una de las esquinas de Wrigley Park. El jugador de los Cubs Moisés Alou fue siguiendo la pelota con la mirada, se acercó al muro, saltó y cuando iba a atraparla con su guante… una mano salió de las gradas, tocó la pelota y ésta acabó entre el público. Alou no daba crédito y lanzó el guante al suelo, mientras increpaba al público… Pidieron al árbitro que anulara la jugada por considerar que el brazo del hincha invadió el terreno de juego, pero el colegiado lo rechazó. Tras esa jugada, los Marlins consiguieron ocho carreras y ganaron el partido.

La cadena Fox repitió una y otra vez las imágenes en televisión, dejando bien claro quién era el espectador que le había robado la pelota a Alou. En aquella época no había pantallas gigantes en el estadio, pero la gente identificó al hincha por la tele y empezó a avisar por teléfono a familiares y amigos que estaban en el campo. Decenas de fans de los Cubs empezaron entonces a insultar al hincha, y a lanzarle basura y cerveza. El club reaccionó rápidamente y personal de seguridad escoltó al aficionado fuera del estadio.

Bartman, instantes después de su ‘hazaña’ (WIKIPEDIA).

Pocas horas después del partido, en el foro oficial de la liga en internet, se publicaba el nombre del aficionado: Steve Bartman. Empezaba un infierno para él. Y lo hizo porque al día siguiente, 15 de octubre, los Marlins ganaron el séptimo partido y se clasificaron para las Series Mundiales, dejando fuera a los Cubs. Posteriormente, ganarían el trofeo.

Debido a los insultos y amenazas, la Policía mandó patrullas a la casa de Bartman para protegerle a él y a su familia. El gobernador de Illinois llegó a proponer que se uniera a un programa de protección de testigos, y Jeb Bush, gobernador de Florida, le invitó a que se mudara a su estado.

Unos días después, Bartman emitió un comunicado mostrando su total arrepentimiento. Dijo que estaba tan pendiente de la pelota que no vio a Alou acercarse a su sitio. Bartman rechazó entrevistas y donó todos los regalos que le enviaron los fans de los Florida Marlins. Durante años rechazó cifras de varios miles de dólares por un autógrafo e incluso un número de seis cifras por salir en un anuncio de la SuperBowl.

La pelota de la discordia acabó en manos de un abogado de Chicago que estaba en el campo y la vendió  a un restaurante por casi 114.000 dólares. Años después fue destruida y parte de ella se usó para elaborar una salsa en ese restaurante (en realidad, se usó un destilado del vapor que surgió de hervir los restos). Lo que queda de ella está en el Museo del Deporte de Chicago.

Asiento que ocupaba Bartman aquel 14 de octubre de 2003 (WIKIPEDIA)

Desde entonces, el asiento en el que estaba Bartman se ha convertido en una especie de lugar de peregrinación para todo aquel que visita el Wrigley Field. El año pasado, los Cubs rompieron su maldición y alcanzaron de nuevo la NLCS. Varios medios intentaron contactar con Bartman, pero su abogado explicó que su cliente no quería salir en ningún medio. Cuando se clasificaron para las Series Mundiales, hubo una petición de fans para que Bartman hiciera un saque de honor en las finales, pero de nuevo lo rechazó. Cuando los Cubs ganaron el título, otra vez se le ofreció participar en los eventos de celebración, pero lo volvió a rechazar.

Hay que decir que el club y los jugadores defendieron siempre a Bartman. Moisés Alou llegó a decir al poco del incidente que no hubiera alcanzado la pelota, aunque años después explicó que lo dijo para aplacar los ánimos y que estaba convencido de que sí la iba a coger, aunque hizo un llamamiento a olvidar y perdonar.

Se sabe hoy que Steve Bartman sigue viviendo en Chicago y felicitó, a través de su abogado, a los Cubs por el título, aunque el letrado confirmó que no acudió a los actos de celebración… por si acaso.

Y así ocurrió todo:

Hasta el miércoles.

Quién fue… Jackie Mitchell: la chica que humilló a los mejores bateadores del mundo

Jackie saluda a Babe Ruth ante la mirada de Lou Gehrig (Dominio público).

Jackie saluda a Babe Ruth ante la mirada de Lou Gehrig (Dominio público).

La historia de hoy es de las que me gustan a mí. Va de romper barreras, que como sabéis siempre da mucho juego. Hay machismo, hay prejuicios y hay un ejemplo. Es la historia de Jackie Mitchell.

Virne Beatrice Mitchell Gilbert nació el 29 de agosto de 1913 en Chattanooga, Tennessee. Hija de un médico, éste inició a su pequeña en el mundo del béisbol cuando aún casi no sabía andar. Un vecino suyo, Dazzy Vance, que era jugador profesional, le enseñó desde muy niña los secretos del lanzamiento.

A los 16 años, Jackie (así la llamaban) entró a jugar en un equipo femenino. En un campus en Georgia llamó la atención Joe Engel, el dueño de los Chattanooga Lookouts, el equipo profesional masculino de su localidad. Éste pensó que fichar a una chica sería una buena estrategia de marketing para captar socios y decidió ficharla en 1931. El día que debutó, Jackie Mitchell se convirtió en la segunda mujer en jugar un partido de béisbol profesional. Pero es que el debut no pudo ser mejor.

El 2 de abril, los New York Yankees, los todopoderosos Yankees, llegaron a Chattannooga para jugar un partido de exhibición. Quiso la fortuna que a Jackie le tocara lanzar justo a Babe Ruth, que como sabéis, es una de las principales leyendas de la historia del béisbol. Ante la sorpresa de todos, la joven, que tenía 17 años, eliminó a Ruth, que se lo tomó bastante mal y tuvo que ser retirado por sus compañeros mientras insultaba al árbitro.

Hay que tener en cuenta que antes del partido, la prensa local había recogido unas palabras de Ruth sobre las mujeres y el béisbol nada afortunadas: “(Las mujeres) nunca jugarán bien. Son demasiado delicadas. Jugar todos los días acabaría con ellas”.

Pero la hazaña de Jackie no acabó aquí, porque tras Ruth le tocaba batear a otra leyenda del béisbol universal: Lou Gehrig. Y en efecto, tras tres lanzamientos, Jackie Mitchell también eliminó al neoyorquino. El campo de los Lookouts se caía. La ovación fue atronadora. Finalmente, con deportividad, tanto Ruth como Gehrig saludaron amistosamente a la joven bateadora.

La historia, claro, corrió como la pólvora por todo el país. Pero para acabar con toda discusión, el comisionado de la MLB, Kenesaw Mountain Landis, obligó a los Lookouts a rescindir el contrato de Jackie, alegando que las mujeres no podían jugar al béisbol. Pese a ello, se enroló en un equipo ambulante, la House of David, famoso porque sus jugadores llevaban pelo y barba largas. La propia Mitchell llegó a llevar una barba postiza por motivos publicitarios. La joven jugó hasta los 23 años, decepcionada porque su presencia en los terrenos de juego se veía como un puro espectáculo, y no se la veía como a una jugadora más.

Jackie Mitchell se mudó a Georgia y allí siguió su vida, alejada del béisbol. En 1982, no obstante, los Chattanooga Lookouts le rindieron homenaje, invitándola a que hiciera el saque inaugural de la temporada. Cinco años después, el 7 de enero de 1987, Jackie Mitchell fallecía en Fort Oglethorpe, Georgia, siendo enterrada días después en su localidad natal.

Os dejo con un reportaje sobre Jackie Mitchell:

Hasta el miércoles.

Trofeos, copas y medallas. El Gold Glove y el Silver Slugger

Combo de imágenes con ambos trofeos (WIKIPEDIA).

Combo de imágenes con ambos trofeos (WIKIPEDIA).

Empezamos la semana repasando de nuevo trofeos individuales del deporte estadounidense y nos vamos a centrar en dos de la MLB, la liga de béisbol: el Gold Glove (el guante de oro) y el Silver Slugger (el bate de plata).

El Gold Glove (patrocinado por Rawlings), se entrega al mejor jugador defensivo del año. Lo entregan los entrenadores de la Liga y en realidad, se entrega uno por cada posición defensiva (lanzador, receptor, primera base, segunda base, tercera base, campocorto y tres a ‘oufielders’) tanto en la National League como en la American League (las dos divisiones en las que se divide la Liga). Por lo tanto, en total se entregan 18 guantes. Se entrega desde 1958, y nació de la mano de la prestigiosa marca Rawlings, especializada en fabricar guantes. Greg Maddux, que jugó entre 1986 y 2008 en los Chicago Cubs, los Atlanta Braves, Los Angeles Dodgers y los San Diego Padres, es el jugador que más veces lo ha recibido, un total de 18.

El Silver Slugger, por su parte, se entrega a los jugadores ofensivos. También son 18 (9 por división) y también los eligen los entrenadores. Se entrega desde 1980, mide 91 cm, es de plata y los fabrica la firma Hillerich & Bradsby. El récord de bates de plata lo tiene Barry Bonds, con 12 trofeos.

Espero que os haya gustado esta nueva aproximación al béisbol.

Trofeos, copas y medallas. Commissioner’s Trophy: la joya del béisbol

El trofeo de las Series Mundiales (WIKIPEDIA).

El trofeo de las Series Mundiales (WIKIPEDIA).

Vamos a empezar la semana con un trofeo, uno de los más deseados del deporte estadounidense. Es el que se lleva el equipo ganador de las Series Mundiales de béisbol. Es el Commissioner’s Trophy.

Pese a la antigüedad de la Liga, este trofeo no se entregó hasta 1967. Los primeros en recibirlo fueron los St. Louis Cardinals. El trofeo representa por cada banderita a cada uno de los 30 equipos que optan a ganarlo.

El actual trofeo es un rediseño de 1999, manufacturado por la prestigiosa casa Tiffany’s de Nueva York. Es de plata, pesa 14 kilos y mide 61 cm, mientras que tiene un diámetro de 28 cm. En la base está el lema ‘Presentado por el Comisionado del Béisbol’. Es, curiosamente, el único de los cuatro grandes trofeos de los cuatro grandes trofeos de Estados Unidos (NFL, MLB, NHL y NBA) que no lleva el nombre de ninguna persona.

El equipo que más veces lo ha ganado es los New York Yankees, con siete triunfos (fueron los primeros en lograrlo tras el rediseño), seguidos de los Oakland Athletics y St. Louis Cardinals, con cuatro victorias.

Como curiosidad, contaros que hasta 1997, el trofeo se entregaba en los vestuarios al equipo ganador de las Series Mundiales.

Espero que os haya gustado. Mañana, más.

Quién fue… Mamie Johnson: una mujer en el béisbol profesional

Portada de la biografía de Mamie Johnson (Puffin Books).

Portada de la biografía de Mamie Johnson (Puffin Books).

Vamos a cerrar la semana con una historia curiosa protagonizada por una mujer y afroamericana, con todo lo que ello supone. Es la historia de Mamie Johnson.

El 27 de septiembre de 1935 nació en Ridgeway, Carolina del Sur, Mamie Johnson. Nuestra protagonista nunca conoció a su padre, que abandonó a la familia antes de que ella naciera, y fue criada por su abuela materna. Mientras, su madre trabajaba en Washington DC, desde donde mandaba dinero a la familia.

Mamie empezó a jugar al béisbol de niña, con otros críos de su barrio, en una pista improvisada en las calles. Fue un tío suyo quien le enseñó los primeros trucos. Con la muerte de su abuela se vio obligada a trasladarse a Long Branch, Nueva Jersey, con otros tíos. Allí, en una escuela segregada, empezó a jugar al sóftbol. Un día, vio cómo jugaban un partido de la Liga de la Policía, y le pidió a uno de los entrenadores que la dejara probar. Pese a las reticencias iniciales, la dejaron y asombró a todos.

Al acabar el instituto se unió a su madre en Washington DC. Fue allí donde conoció la historia de Jackie Robinson, el primer negro que rompió la barrera racial de la liga de béisbol, lo que la motivó a seguir jugando. Encontró trabajo en una heladería y empezó a jugar en un equipo modesto de una liga amateur. Un día, ella y una amiga vieron un anuncio en el periódico sobre unas pruebas en el equipo profesional de la liga femenina. Cuando llegaron, no las dejaron ni siquiera hacer la prueba. El motivo, que eran negras.

Imagen reciente de Mamie Johnson (YouTube).

Imagen reciente de Mamie Johnson (YouTube).

Decepcionada, siguió jugando en su equipo de barrio hasta que la vio un exjugador de la Negro League, Bish Tyson. Fue Tyson quien le anunció que un club de la liga, los Indianapolis Clowns, estaba haciendo pruebas. Mamie, empeñada en conseguir su sueño, se trasladó a esta ciudad, hizo las pruebas y fue contratada, con un salario de 200 dólares. Se convertía así en la primera mujer pitcher de la historia de la Negro League. Fue en esta época en la que se ganó el sobrenombre de ‘Peanut’ (cacahuete) por su escasa estatura (1,60 metros).

Con la paulatina desaparición de la Negro League, Johnson dejó el béisbol. Se diplomó como enfermera, se casó y tuvo un hijo. Tras su jubilación creó una fundación, They Played Baseball Foundation, dedicada a transmitir la historia del béisbol a los más jóvenes, haciendo especial hincapié en la Negro League.

Una periodista freelance llamada Michelle Y. Green conoció a Mamie Johnson y decidió escribir su biografía, que tituló A Strong Right Arm (Un Fuerte Brazo Derecho). El libro fue un éxito y fue el que descubrió para muchos americanos la historia de Mamie Johnson, que aún vive a sus 80 años y que aún cuenta su historia de superación allá donde la llaman.

Aquí, un vídeo de Mamie Johnson hablando sobre sus experiencias (en inglés).

Qué fue de… Derek Jeter: superestrella del béisbol y novio de actrices y modelos

Jeter, en acción en un partido (WIKIPEDIA).

Jeter, en acción en un partido (WIKIPEDIA).

Hoy vamos a hablar de una superstrella del deporte. Quizá no la conozcáis, pero en Estados Unidos su celebridad es enorme. Y es que estamos hablando de una de las grandes leyendas del béisbol reciente. Además, siempre fue un asiduo de las páginas rosa: es Derek Jeter.

¿Quién era?: Un jugador estadounidense de béisbol de mediados de los 90 a mediados de esta década.

¿Por qué se le recuerda?: Pues porque es una de las grandes estrellas del béisbol reciente y uno de los más grandes de la historia de los Yankees, estrella global y asiduo de la prensa del corazón por sus relaciones con supermodelos y actrices.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2014. Jeter es multimillonario, obviamente, pero no se mantiene quieto. Tiene una editora llamada Jeter Publishings, dedicada a obras de ficción y no-ficción. Es el fundador y dueño de The Players’ Tribune, una web que ha cogido bastante fama y que es un medio en el que los que escriben son los deportistas profesionales. Además, tiene inversiones en diferentes empresas y sectores. Por último, también es la imagen de Luvo, una empresa dedicada al sector de la alimentación, entre otros muchos compromisos publicitarios, como Nike, Gatorade, Ford, Visa, Gillette… Por último, tiene una fundación llamada Turn 2 Foundation, destinada a niños y jóvenes y con el fin de alejarles de las drogas y el alcohol.

¿Sabías qué…?: Su padre es afroamericano y su madre de origen irlandés. Ambos se conocieron en Alemania, cuando trabajaban para el Ejército.

– Entre otros muchos récords, es el jugador con más partidos de la historia de los Yankees.

– Era uno de los más queridos jugadores por rivales y compañeros, debido a su profesionalidad y a su seriedad en el trabajo.

– Fue 14 veces elegido para el All Star y cinco veces elegido jugador de los Yankees del año.

Jeter, en un partido en Baltimore, Maryland, en 2007 (WIKIPEDIA).

Jeter, en un partido en Baltimore, Maryland, en 2007 (WIKIPEDIA).

– Ha aparecido en series como ‘Seinfield’ y en películas como ‘Los Otros Dos’ o ‘Ejecutivo Agresivo’.

– Fue tres veces portada del videojuego oficial de la MLB.

– Durante su carrera, acumuló unas ganancias de 265 millones de dólares, lo que le convierte en el segundo mejor pagado de la historia de la MLB. Alex Rodríguez, también de los Yankees, es el líder.

– Como os decía antes, Jeter es todo un rompecorazones. Ha tenido relaciones con famosas como Vida Guerra, Mariah Carey, Vanessa Minnillo, Jordana Brewster, Jessica Biel, Minka Kelly o Adriana Lima. Además, se rumoreó que tuvo romances con Scarlett Johansson y Jessica Alba. Su actual pareja es la modelo Hannah Davis, antepenúltima portada del especial de bikinis de Sports Illustrated.

– Cuando Derek Jeter debutó con los Yankees, su novia, Hannah Davis, acababa de cumplir 5 años de edad.

Biografía, palmarés, estadísticas: Derek Sanderson Jeter nació el 26 de junio de 1974 en Pequannock Township, Nueva Jersey. Debutó como profesional en mayo de 1995 y se retiró en septiembre de 2014. En su palmarés tiene cinco Series Mundiales, 14 participaciones en el All Star, cinco Golden Glove Awards, cinco Silver Slugger Awards, dos Han Aaron Awards y muchos reconocimientos más.

Os dejo con un vídeo de grandes jugadas de Jeter:

Hasta mañana.

Atuendos para la historia. Gorra de béisbol: del deporte al atuendo urbano

Gorra de los Oakland Athletics (WIKIPEDIA).

Gorra de los Oakland Athletics (WIKIPEDIA).

El atuendo que protagoniza el artículo de hoy es uno de esos que trasciende el deporte y se convierte en prenda de vestir generalizada, presente en todo el mundo. Es la gorra de béisbol.

La gorra de béisbol tiene su origen en 1860, cuando un equipo llamado Brooklyn Excelsiors empezó a popularizar unas gorras parecidas a las actuales, pero con una visera más pequeña.

Ese modelo fue evolucionando y la visera creció, con una curva parecida a la que los sombreros para el sol de la época victoriana llevaban. Con el paso de los años, las estructuras de las gorras se fueron haciendo más rígidas, hasta que en 1940 nació lo que podríamos considerar la gorra moderna: hecha en seis piezas, con una pequeña bola en la parte superior y con pequeños agujeros para la ventilación.

La gorra es parte fundamental del uniforme de los equipos de béisbol y adopta los colores del equipo. Sobre la disposición de la visera, os diré que fueron los catchers (los que cogen la pelota lanzada por los pitchers) fueron quienes las popularizaron puestas del revés, medida necesaria para que no estorbe con la máscara.

Un catcher, con la gorra del revés (WIKIPEDIA).

Un catcher, con la gorra del revés (WIKIPEDIA).

Las gorras tienen pequeñas variaciones. Está la ‘trucker cap’ o gorra de camionero, que tiene la misma forma con la particularidad de que están hechas de rejilla y la parte frontal suele estar forrada de gomaespuma. Varían también en función del sistema de ajuste trasero. Recientemente, se han popularizado las gorras sin ajuste trasero y con la visera lisa, sin curva.

Como os decía, las gorras no sólo se usan como un atuendo urbano más, sino que han dado el salto a los cuerpos y fuerzas de seguridad. Son muchas las policías del mundo que usan gorras de béisbol en sus uniformes en lugar de las tradicionales gorras estructuradas, de corte militar.

Mañana seguimos con más deporte.

Quién fue… Pete Browning: la difícil historia de un bateador discapacitado en el siglo XIX

Cromo de béisbol de la temporada 1888-1889 representando a Pete Browning (WIKIPEDIA).

Cromo de béisbol de la temporada 1888-1889 representando a Pete Browning (WIKIPEDIA).

Pues vamos a cerrar la semana con un viaje casi hacia la prehistoria del béisbol, el pasatiempo favorito de América. Es un viaje que nos lleva al siglo XIX para descubrir a un personaje singular. El descubrimiento de su historia, por cierto, fue para mí pura serendipia. Estaba yo buscando cosas del cineasta Todd Browning (por puro gusto, nada que ver con el blog), cuando descubrí que había tenido un tío que fue jugador de béisbol profesional. Leí su historia y decidí inmediantemente contaros la historia de Pete Browning.

Louis Rogers ‘Pete’ Brownig nació el 17 de junio de 1861 en Louisville, Kentucky. Era el octavo hijo de una familia de agricultores. Cuando tenía 13 años, Browning perdió a su padre durante un ciclón. También durante su niñez fue cuando contrajo mastoiditis, una infección del oído que, en aquel entonces, era una enfermedad muy grave.

Esta mastoiditis le provocó la pérdida de audición, y agudísimos dolores de cabeza que le acompañarían toda la vida. Esta sordera le obligó a salir del colegio a temprana edad y lo que es peor: para sobrellevar el insorportable dolor, Browning empezó a beber mucho y desde muy joven.

Con 16 años empezó a jugar al béisbol y en 1882 empezó a formar parte de los Louisville Eclipse de su ciudad natal. Desde muy pronto empezó a destacar como un extraordinario bateador. En 1884, y después de que a Browning se le rompiera un bate, Bud Hillerich, el hijo de un empresario dedicado a la fabricación de bates, le invitó a que visitara a su padre y que encargara un bate a medida. A Browning le pareció buena idea y encargó tres. El día que estrenó el primero consiguió tres ‘hits’, lo cual dio origen a que los bateadores encargaran sus bates a medida. Por supuesto, para Hillerich fue un aldabonazo y se convirtió en una de las grandes firmas de fabricación de bates, patentando un bate llamado ‘Louisville Slugger’.

Pese a que se sometió a varias operaciones por su problema de salud, ninguna de ellas lo solucionó. Por eso, su alcoholismo fue ‘in crescendo’, llegando a presentarse borracho a los partidos. En 1889 fue suspendido durante dos meses por este motivo. Pese a todo ello, era uno de los mejores bateadores de la liga. Pero además, era un tipo de lo más excéntrico. Cuidaba a sus bates como si de personas reales se tratara. Les hablaba, les ponía nombre y además, creía que cada bate tenía un número limitado de golpes. Cuando ese número, que sólo él conocía, llegaba, Browning ‘jubilaba’ el bate, conservándolo en casa de su madre. Miraba fijamente al sol porque creía que así fortalecía sus ojos, ejercicio que combinaba con el de sacar la cabeza por la ventanilla cuando viajaba en tren. Además, era un asiduo usuario de servicios de prostitutas.

Browning mantuvo una carrera de éxito hasta su retirada, en 1893. Tras dejar el bateo, fue vendedor de tabaco y puso un bar, pero no le fue nada bien. Su salud siguió en franco deterioro, hasta que en 1905 fue ingresado en un psiquiátrico debido a su profundo alcoholismo. Un par de meses después, falleció. Era el 10 de septiembre de 1905. Su mastoiditis seguía activa. Tenía cáncer, cirrosis, daño cerebral irreversible a causa del alcohol y parálisis. Está enterrado en el cementerio Cave Hill de Louisville.

Pese a que no pertenece al Salón de la Fama del Béisbol, Pete Browning está considerado como uno de los más grandes bateadores del siglo XIX y el pionero en la moda de encargar bates a medida.

Buen fin de semana.

Santuarios del deporte. Citi Field: la otra casa del béisbol en Nueva York

Imagen aérea del Citi Field (WIKIPEDIA).

Imagen aérea del Citi Field (WIKIPEDIA).

Abrimos la semana viajando a a la ciudad de los rascacielos. En su día ya hablamos del estadio de béisbol por excelencia de Nueva York, el Yankee Stadium. Pues bien, hoy lo vamos a hacer de la otra gran instalación, moderna y confortable, destinada al pasatiempo favorito de América: el Citi Field.

Nombre oficial: Citi Field.

Ubicación: 123-01 de la Roosevelt Avenue, Flushing, Queens, Nueva York.

Capacidad: 41.922 espectadores.

Año de inauguración: Abril de 2009.

Propietario: Queens Ballpark Company, LLC (operado por los New York Mets).

Más cosas: Pues en Nueva York, además de los Yankees, tenemos a los NY Mets, sin tanta fama a nivel internacional, pero con mucha afición en la ciudad. Desde los 60, los Mets jugaban en el Shea Stadium, pero ya desde los 90, el equipo empezó a buscar un sustituto. Si recordáis el post de los Yankees, el nuevo estadio se construyó en el solar anejo al viejo. Pues en el caso del estadio de los Mets, lo mismo. De hecho, la renovación de ambas infraestructuras formaban parte del mismo proyecto, ideado por el mítico alcalde neoyorquino Rudy Giuliani, como dos de los grandes legados del final de su mandato.

Las obras comenzaron en julio de 2006 y, tras una inversión de 900 millones de dólares, fue inaugurado en abril de 2009. El estadio es una maravilla de la modernidad y la comodidad, y además tiene algunos detalles importantes, como la llamada Jackie Robinson Rotunda, una plaza central dedicada a Jackie Robinson, primera estrella de raza negra del béisbol y gran estrella de los Brooklyn Dodgers, el origen de los Mets.

Pero el estadio tuvo una polémica añadida. Los derechos del nombre fueron adquiridos el grupo bancario Citigroup, a razón de 20 millones de dólares al año, por 20 temporadas. El problema es que el Citi fue uno de los bancos más azotados por la crisis que empezó a finales de la pasada década y tuvo que ser rescatado. Para muchos, era un sinsentido que un banco intervenido mantuviera un acuerdo de 400 millones de dólares y, además, estaba el componente sentimental: muchos fans exigían que el estadio se llamara como su antecesor: Shea Stadium.

Además de béisbol, el Citi Field acogió tres conciertos de Paul McCartney en julio de 2009. Los Beatles ya habían actuado en los 60 en el Shea Stadium. Además, se han jugado cuatro partidos de fútbol amistosos: Ecuador-Grecia (1-1, 2011), Juventus-América de México (1-0, 2011), Ecuador-Chile (3-0, 2012) y Israel-Honduras (2-0, 2013).

Os dejo con un vídeo sobre el estadio:

Hasta mañana.

Camisetas para la historia. New York Yankees: el origen policíaco del logo deportivo más famoso del mundo

NY-Yankees-JerseyMás que de una camiseta, el artículo de hoy habla de un logotipo. Digo en el titular que es el logo deportivo más famoso del mundo y creo que no exagero. La N y la Y entrelazadas de los New York Yankees se pueden ver a diario en todo el mundo, en camisetas, gorras, pantalones, sudaderas… Trasciende incluso el mundo del béisbol y del deporte. Y tiene un origen bastante curioso. Vamos a ello.

Los Yankees no nacieron con ese nombre, ni siquiera en Nueva York. Lo hicieron en Baltimore en 1901, con el nombre de Orioles. Este proyecto sólo duró dos años, ya que en 1903, el equipo se movió a Nueva York. Allí adoptaron el nombre de New York Highlanders, debido a que se instalaron en una de las zonas más altas de la ciudad.

Ya desde la llegada a la ciudad de los rascacielos, el equipo adoptó las siglas de la ciudad (NY) en las camisetas, con cada letra a cada uno de los lados del pecho. En 1905, las dos letras se unieron, pero no se entrelazaron.

El logo actual llegó en 1909. El club no lo creó de nuevas, sino que lo tomó prestado de una medalla… policial.

El logo de la N y la Y entrelazadas fue un diseño creado en 1877 por el joyero Louis Tiffany (sí, el de Tiffany’s, la joyería más famosa del mundo). Lo diseñó para una medalla al valor que encargó el Departamento de Policía de Nueva York para entregársela a John McDowell, el primer policía neoyorquino herido por arma de fuego en cumplimiento del deber, cuando frustró un atraco en enero de 1877. La podéis ver en la foto (la NY, justo debajo de la palabra ‘VALOR’).nyyankeeslogo

Se cree que el club eligió este logo porque Bill Devery, uno de los dueños del equipo, había sido oficial del NYPD.

El famoso logo apareció por primera vez en las gorras y en las mangas izquierdas de los uniformes. En 1912, el uniforme, originalmente blanco, se adornó con las finas líneas azul marino que componen, desde entonces el uniforme de casa de los Yankees. Al año siguiente, se hizo oficial el cambio de nombre. Como os decía, a su llegada a Nueva York, el club adoptó el nombre de Highlanders, pero según reza la página web del propio club, debido a la longitud del nombre los periodistas empezaron a llamar al equipo los Yankees (que es más corto y cabe mejor en los titulares… os lo digo por experiencia. A ver de dónde os creéis que han salido Mou, Iker, CR7 y un largo etcétera). Este nombre se hizo oficial en 1913. En 1917, la NY entrelazada desapareció del uniforme de casa (se quedó sólo en las listas azules. Fuera de casa, en la camiseta se lee ‘New York’), hasta que en 1936 volvió para quedarse.

Pese a que el deporte americano es muy innovador, los Yankees son un equipo muy tradicional. Entre otras curiosidades, os diré que los Yankees no llevan el nombre del jugador sobre el dorsal (al contrario que el resto de equipos) y que por ejemplo, está prohibido que los jugadores lleven el pelo largo o vello facial por debajo del labio superior.

Os dejo con un brevísimo resumen del documental oficial de la historia de los Yankees:

Y esto es todo, amigos. Mañana volvemos con una historia que creo que os va a gustar.