BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quiénes fueron… los Zulus: partidos benéficos ataviados de africanos

Representación de la batalla de Isandlwana (WIKIPEDIA) y recreación del uniforme de los Zulus (Historical Football Kits).

Representación de la batalla de Isandlwana (WIKIPEDIA) y recreación del uniforme de los Zulus (Historical Football Kits).

El ‘Quién fue’ de esta semana no está dedicado a un sólo deportista, sino a todo un equipo. Es una historia muy curiosa, porque tiene un trasfondo de guerra, una buena intención y una decisión discutible de por medio. Es la historia de los Zulus FC.

En 1879 estalló en la actual Sudáfrica una guerra entre el Imperio Británico y los zulúes. Aquéllos pretendían aumentar el tamaño de sus dominios en el sur de África y éstos, la tribu dominante en la zona, querían evitarlo.

Pese a que sobre el papel los británicos eran militarmente muy superiores, fue una guerra especialmente sangrienta, con batallas como la de Isandlwana (22 de enero de 1879), en la que más de 1.300 ingeses perdieron la vida. En todo el conflicto, casi 2.000 británicos y casi 7.000 zulúes murieron.

En el mismo 1879, un tal Mr. Brewer fue el ideólogo del proyecto de los Zulus FC. Juntó a futbolistas del área de Sheffield con el fin de montar un equipo que jugara partidos a beneficio de las viudas y los huérfanos de la guerra zulú. La idea, además, era no sólo jugar partidos, sino también dar espectáculo. Así, el equipo vestiría de negro por completo, pero no sólo eso: los futbolistas se pintaban los rostros de negro con corcho quemado. Además, llevaban adornos de plumas en la cabeza, collares de cuentas al estilo africano y escudos y lanzas que, al parecer, les habían hecho llegar desde Sudáfrica.

Por si no fuera poco, los jugadores sustituían sus nombres reales por nombres zulúes. Así, la primera alineación la formaron Ulmathoosi (nombre real H. Hinchcliffe); Cetewayo (Thomas Buttery), Methlagazulu (J. Slack); Sirayo (Arthur Malpass), Dabulamanzi (Jack Hunter); Magnenda (James Lang), Ngobamalrosi (A. Woodcock); Umcilyn (A. Ramsden), Muyamani (G. Anthony); Jiggleumbengo (Tom Cawley) y Amatonga (S. Lucas).

ddd

Recorte de prensa de la época (Sheffield and Rotherham Independent).

Los partidos contaban con el patrocinio del Ayuntamiento de Sheffield. Tras un primer encuentro informal en Scarborough, los Zulus jugaron su primer partido ‘serio’ en Brammall Lane, el campo del Sheffield United, ante otra selección de jugadores locales. Ganaron los Zulus por 5-4. Hay una curiosa crónica de ese partido del Sheffield and Rotherham Independent, un diario local. En ella se explica que acudieron 2.000 personas y que “los Zulus sólo lo eran de nombre. No eran negros, sino auténticos blancos. Sus caras estaban ennegrecidas con corcho, es cierto, y sus cuerpos cubiertos con jerséis y medias negras. Pero debajo de todo ello estaban las inequívocas pieles blancas de unos ingleses. Llevaban plumas alrededor de sus cabezas y cuentas blancas alrededor de sus cuellos, y assegais -lanzas africanas- y escudos en sus manos”.

Lamentablemente, no ha llegado hasta nuestros días ninguna foto de los Zulus, pero David Moor, el creador de la fantástica página Historical Football Kits (en serio, imprescindible), ha recreado su aspecto de su uniforme (por cierto, quiero agradecerle públicamente a David la cortés cesión de la imagen, que podéis ver en la foto principal, inserta).

Debido al éxito del primer partido, los Zulus comenzaron a jugar más partidos por las localidades de alrededor. No en vano, en el equipo jugaban futbolistas internacionales como Thomas Buttery, James Lang o Jack Hunter. Al parecer, no perdieron ninguno de los partidos benéficos que jugaron.

El fútbol en esa época no era profesional. De hecho, estaba prohibido que los jugadores cobraran. Había casos curiosos, como por ejemplo el del anteriomente citado James Lang, que estaba contratado por el Sheffield Wednesday, pero de manera encubierta: su contrato ‘oficial’ era de oficinista en el club. En realidad, iba a las oficinas a leer el periódico. Pues bien, la Federación local de Sheffield tuvo conocimiento de que los jugadores de los Zulus recibían una contraprestación económica y prohibió los partidos. Los jugadores sortearon el veto jugando encuentros en Escocia, hasta que el organismo se puso serio y sancionó a los futbolistas. Era 1882 y fue el final de la aventura de los Zulus. Cuando se disolvieron, tenían incluso una oferta para jugar en Sudáfrica, pero nunca pudieron aceptarla.

Dicen los estudiosos del fútbol victoriano que más allá de su objetivo original, la importancia de los Zulus fue fundamental para la llegada del profesionalismo el balompié. El ejemplo de este equipo fue esgrimido por muchos futbolistas, no sólo en Sheffield, y en 1885 se acabó el amateurismo obligatorio.

Espero que os haya gustado. La semana que viene (por cierto, no habrá actualizaciones ni Jueves ni Viernes Santo), más.

4 comentarios

  1. Dice ser Loshovic

    Curiosa y pintoresquísima historia. Por cierto, que lo de jugar con un penacho de plumas y con colgantes de cuentas ya es bastante raro, pero ¡¿con una lanza en una mano y un escudo en la otra?! A ver quien era el guapo que se atrevía a disputarles un balón. No me extraña que no perdieran ningún partido.

    18 Marzo 2016 | 13:20

  2. Dice ser brodie

    Genial artículo.

    Supongo que toda esa parafernalia la llevaban al salir de los vestuarios, pero no jugaban con ella… aunque la lanza le hubiese resultado muy práctica a Pablo Alfaro jeje

    Buen finde a todos!

    18 Marzo 2016 | 13:25

  3. Dice ser Luis Alzado

    Muy interesante este artículo, un asunto no muy conocido y que resulta formativo para los aficionados a la información deportiva.

    Merece la pena conocerlo, porque todas las actividades de la vida tienen un motivo, un pequeño suceso, o pensamiento, una cosa o acto casual, que dan luego a actividades populares, interesantes, curiosas, etc, etc, que se convierten con el tiempo y la actividad, en necesarias, convenientes y productivas.

    Gracias Edu, sigue ideando artículos y ¡ Feliz Semana Santa!

    18 Marzo 2016 | 21:21

  4. Dice ser ruomalg

    A medida que iba leyendo este artículo me imaginaba encontrarme con comentarios incendiarios sobre la idea de que un equipo se vistiera para jugar como la tribu a la que el ejército de su país masacró para expandir sus dominios (por no comentar el tema de pintarse el rostro de negro X( ). Independientemente de esto, sigue siendo una historia que debía ser contada.

    23 Marzo 2016 | 02:08

Los comentarios están cerrados.