BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Qué fue de… Helmuth Duckadam: el héroe de Sevilla y la leyenda de su tortura

Duckadam alza la Copa de Europa (WIKIPEDIA).

Duckadam alza la Copa de Europa (WIKIPEDIA).

Iniciamos la última semana de 2014 (y primera de 2015) con un artículo dedicado a un futbolista de aquella época en la que a la final de la Copa de Europa podían llegar equipos que hoy sería impensable ver ni siquiera en octavos de final (haré un inciso: admito que la Liga de Campeones es una competición muy bien organizada y que es el summum del fútbol europeo, pero cuando era un torneo de eliminatorias puras tenía un valor que el adinerado negocio de hoy en día no le llega ni a la suela de los zapatos). Os voy a hablar de Helmuth Duckadam.

¿Quién era?: Un portero rumano de finales de los 70 a principios de los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Pues por ser el legendario portero del Steaua de Bucarest que ganó la Copa de Europa en 1986 tras derrotar por penaltis al FC Barcelona en Sevilla en una tanda en la que nuestro héroe detuvo cuatro lanzamientos.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 1991 en las filas del Vagonul Arad de su país. Después, tuvo una escuela de fútbol en su ciudad natal, donde también ejerció como guardia fronterizo (su pueblo, Semlac), está en la frontera con Hungría. Tras problemas financieros que le obligaron a emigrar a Estados Unidos, regresó y, en la actualidad, Duckadam es uno de los presidentes del Steaua (es un cargo más bien de representación, ya que el presidente ‘real’ es Valeriu Argaseala y el dueño y el que en realidad manda es el polémico Gigi Becali.

¿Sabías qué…?: Es de origen alemán. En concreto, pertenece a una minoría rumana llamada suavos o sajones de Banat (la región que, junto a Transilvania, más personas de esta etnia acoge).

– Otro famosísimo rumano de origen alemán fue el nadador y legendario intérprete de Tarzán Johnny Weissmuller.

– Como os he dicho antes, Duckadam se hizo mundialmente famoso al detener cuatro penaltis seguidos en la tanda de la final de la Copa de Europa del 86. Alexanco, Pedraza, Pichi Alonso y Marcos Alonso fueron sus ‘víctimas’.

– Curiosamente, el Steaua sólo ganó la tanda por 2-0. Los tantos fueron obra de dos delanteros nacidos en Transilvania que años después, jugarían en nuestra Liga: Marius Lacatus y Gavril Balint.

Cromo de Duckadam (Panini).

Cromo de Duckadam (Panini).

– La leyenda urbana que rodea a Duckadam fue la siguiente. Se dice que tras su exhibición, que privó al Barça de ganar su primera Copa de Europa, el presidente del Real Madrid, Ramón Mendoza, le regaló a Duckadam un Mercedes como agradecimiento. Al parecer, el hijo del dictador Nicolae Ceaucescu, Nicu, le exigió que se lo entregara, algo a lo que Duckadam se negó. Por eso, fue detenido por la Securitate, la temible policía política del régimen, y torturado de tal manera que le rompieron las dos manos, hecho que explicaría que desde ese verano de 1986 hasta 1989, Duckadam estuviera de baja.

– Duckadam siempre ha negado esta leyenda. Su baja se debió a una grave trombosis que a punto estuvo de costarle la amputación del brazo derecho.

– Sí que admitió que Nicu Ceaucescu no era santo de su devoción (y viceversa), pero también niega el regalo de Mendoza. En cambio, el régimen de su país le regaló 200 dólares y un coche de la marca nacional Dacia.

– En Rumanía todavía se le conoce como ‘Eroul de la Sevilia’ (‘Héroe de Sevilla’).

– Tras su retirada del fútbol, tuvo problemas financieros y llegó a vender los guantes que usó en la final de Sevilla.

– En 1986 fue elegido Jugador Rumano del Año.

Biografía, palmarés, estadísticas: Helmuth Duckadam nació en Semlac, Rumanía, el 1 de abril de 1959. Debutó como profesional en 1977 en las filas del Constructorul Arad y, tras una temporada, pasó al UTA Arad, donde estuvo cuatro años. Llegó al Steaua en 1982 y permaneció allí hasta 1986. Tras sus tres años en blanco, jugó entre 1989 y 1991 en el Vagonul Arad, donde se retiró. En su palmarés tiene dos Ligas y una Copa rumanas y una Copa de Europa. Fue dos veces internacional con Rumanía.

Como no podía ser de otra forma, os dejo con la tanda de penaltis de la final de la Copa de Europa de 1986:

Hasta mañana.

10 comentarios

  1. Dice ser igesar75

    Antes de nada, feliz navidad a todos los parroquianos del blog tanto lectores, como comentaristas y “presidente”. Que la disfrutéis todos con la gente que os quiere y a la que queréis, y a los que no sois “muy fan” de estas fechas (no es mi caso ni mucho menos) que pasen lo más rápidamente posible y mis buenos deseos igualmente, que mal nunca vienen….

    Pues sobre el prota de hoy, pensaba que ya había salido. Es un personaje que alcanzó cierta notoriedad por aquella época después de esa rocambolesca tanda de penaltys, en la que Urruticoechea QEPD también paró unos cuantos. Se las prometía muy felices el Barça al ver que en la final le tocaba una “perita en dulce” como el Steaua, pero en el fútbol ya se sabe que no hay enemigo pequeño, son 11 contra 11, el fútbol es así, etc, etc.

    Repasando los cruces de ese año la verdad es que el Steaua tuvo un camino bastante fácil para llegar a la final, no fue un matagigantes precisamente como se podía prever: eliminó sucesivamente al Vejle danés, al Honved, al Kuyisii finlandés en cuartos y al Anderlecht en semifinales, si bien en aquella época no era el Anderlecht de ahora y era un equipo ciertamente potente. El Barça lo tuvo algo más difícil, aunque en semis le tocó un equipo aparentemente más flojo como el IFK Goteborg (y con enormes dificultades para eliminarles, recordemos….), en cuartos se cargó a la Juve, antes al Oporto, y en primera ronda al Sparta de Praga.

    Todo esto tiene que ver con la reflexión que plantea “el presi” al principio del post y con la que estoy de acuerdo: puede que la Champions actual haya ganado en espectacularidad y en nivel deportivo, no lo niego, pero en la antigua Copa de Europa había un romanticismo y una emoción que no se ve ahora. Aunque a veces puede haber excepciones a la norma, lo del Atleti del año pasado podría ser un buen ejemplo sin ir más lejos: no estaba entre los 8 equipos más ricos de Europa, yo diría que ni entre los 16, y sinembargo se plantó en la final. Señal de que en el fútbol la pasta es importante, estamos de acuerdo, pero no determinante.

    También influía antiguamente la norma de los 2 (luego 3) extranjeros, antes de que se implantara la ley Bosman: había muchos menos traspasos que ahora y era más fácil que los equipos menos potentes pudieran retener a sus mejores jugadores.

    Curioso el origen étnico de Duckadam. Llamándose Helmut se podía prever, pero la verdad es que nunca había caido en este detalle.

    Y perdón por el ladrillazo navideño jejejeje.

    29 Diciembre 2014 | 10:24

  2. Dice ser Manuel

    Hay una web que lleva años destapando la verdadera historia del Madrid: http://goo.gl/LdDrAr Lo digo por lo de los regalos. El Madrid que se hizo rico gracias al Pelotazo de Chamartín y a los créditos especiales que tenía era muy dado a regalar incluso rólex de oro a los árbitros, pero sólo si ganaban el partido. El empate no servía.

    29 Diciembre 2014 | 11:14

  3. Dice ser Ivi

    igesar75, el IFK Goteborg de aquella época era un rival de cuidado. Se llevó la Copa de la UEFA (cuando esa competición era casi tan dura como la Copa de Europa) en el 82 y el 87.

    29 Diciembre 2014 | 11:19

  4. Dice ser igesar75

    Ivi, totalmente de acuerdo, por eso dije “aparentemente” más flojo (lo mejor hubiera sido decir “más flojo visto desde la perspectiva actual)…… volvemos a lo mismo, un diferente sistema de competición y una mayor igualdad entre los equipos hacía que equipos eran antes importantes en Europa ahora ya no lo sean.

    Que eso es otra, a la UEFA de aquella época iban los 2os, 3os y 4os clasificados de cada país, o solo 2os y 3os si era una liga más floja, lo que da una idea del nivel que se podíauno encontrar. Pasa justo lo contrario que la actual Champions League jejejeje, la antigua Copa de la UEFA tenía muchísima más calidad que la actual Europa League (en mi opinión, claro). Actualmente solo se ven buenas eliminatorias en cuartos de final o si me apuran en semis, y antes en 16avos de final ya se podían ver eliminatorias increíbles, lo de la fase de grupos actual me parece un pufo infumable (y no soy sospechoso porque, como fan del Atleti, tengo recuerdos imborrables de esta competición……. pero las cosas como son).

    29 Diciembre 2014 | 14:12

  5. Dice ser brodie

    Discrepo contigo, Igesar, en que la pasta es determinante. Lo del Atleti es una excepción (bendita excepción), no creo que demuestre que la pasta no es determinante. Es tan determinante que casos como el del Atleti ocurren con cuentagotas. Pero yo opino también que si la Copa de Europa tuviese actualmente el formato antiguo habría muy pocas sorpresas, muy pocos Goteborg, Steaua, Estrella Roja… llegarían lejos porque la Ley Bosman ha agrandado las diferencias. No estoy de acuerdo con loss que dicen que la Copa de Europa debería ser como antes, porqué habría pocas sorpresas. El mejor jugador sueco ya no juega en el Goteborg y el mejor rumano no lo hace en el Steaua, sino en en un grande de Europa.
    Yo no tengo ideas sobre como debería ser. Solo digo que antes era emocionante desde el principio y ahora solo es emocionante la segunda mitad de la competició.

    Ah, y feliz año a todos

    29 Diciembre 2014 | 14:43

  6. Dice ser brodie

    Error: mi primera frase es:”Discrepo contigo, Igesar, en que la pasta NO es determinante” (me comí el NO)

    29 Diciembre 2014 | 14:43

  7. Dice ser igesar75

    Bueno, en realidad estamos diciendo lo mismo: no sé si la pasta importa 85 o importa 100, son matices, pero el caso es que lo del Atleti del año pasado es una excepción, eso sin duda. Lo del Borussia de hace 2 años también podría encuadrarse dentro de lo mismo, o la final Oporto vs Mónaco de no hace tanto….. pero lo normal es que a semi-finales y a la final pues lleguen siempre “los mismos”, sí (hasta cuartos todavía puede colarse alguno……..).

    Y totalmente de acuerdo en el segundo punto, con la ley Bosman estos equipos suecos, rumanos, húngaros, etc, hace que tengan que nutrirse de jugadores brasileños, africanos, etc, “baratos” y sus mejores jugadores van a España o a la Premier, lo que hace que hayan perdido muchísimo nivel.

    29 Diciembre 2014 | 15:06

  8. Dice ser ruomalg

    Difícil de olvidar este nombre para los barcelonistas que vivieron la fatídica final de Sevilla. Mala suerte, falta de motivación, exceso de confianza, mucho acierto por parte del protagonista de hoy o todo junto da como resultado ese partido (aunque peor fue lo de Atenas). Había leído aquella leyenda urbana después de saber de su trombosis; después de oír cómo se las gastaban las policías secretas del otro lado del Telón de Acero no me habría extrañado que fuese cierta. Una cosa digo, la primera foto tiene toda la pinta de que le pegaron la cara con Pritt.

    La temporada 1985-86 no fue precisamente feliz para el Barcelona. A punto estuvo de emular las “cinco finales perdidas” del Madrid en la temporada 1982-83. Segundos en casi todo, ganaron la última edición de la Copa de la Liga cuando la afición no estaba ya de ánimos para celebrar algo. Lo cual no quita lo vibrante de la eliminatoria de semis contra el Göteborg, con el hat-trick de Pichi Alonso y la tanda de penaltis de infarto en la que el malogrado Urruti fue uno de los protagonistas destacados. Un partido para recordar dentro de ese borrón que fue aquel año.

    Pues sí, entre las fases de grupos y la ley Bosman el fútbol europeo ha perdido ese encanto que tenía cuando frecuentaban las sorpresas más que actualmente. Muchos dirán que si el fútbol moderno esto y lo otro.

    29 Diciembre 2014 | 23:22

  9. Dice ser CowboyZZ

    La final de Sevilla fue un partido muy curioso. Recuerdo haberlo visto por la tele. Parecia que iba a ser un partido facil, pero segun pasaban los minutos, se veia que los rumanos eran mas duros de lo que parecia. Al final la suerte de los penalties le dio el triunfo al Steaua.

    Lo del futbol rumano durante la dictadura fue un cuadro. Se dice que incluso las cifras de goles de alguno de los primeros rumanos que llego a nuestra liga habían sido falsificadas por el gobierno.

    05 Enero 2015 | 00:15

Los comentarios están cerrados.