BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Santuarios del deporte. Olympiskiy Kiev

Este es año de Eurocopa y no podemos negar que todos confiamos en que España vuelva a darnos una alegría. Si en efecto nos la da, el escenario será el estadio que os traigo hoy: El estadio Olímpico de Kiev.

Nombre oficial: Національний спортивний комплекс Олімпійський, es decir, Complejo Nacional de Deportes Olímpico.

Ubicación: Kiev, Ucrania.

Capacidad: 70.050 espectadores para partidos de fútbol.

Año de inauguración: 1923.

Deportes: Fútbol, atletismo…

Propietario/equipos: Federación Ucraniana de Fútbol y Dynamo de Kiev.

Más cosas: Pues estamos ante el segundo gran estadio de la Europa del Este, tras el Luzhniki de Moscú. Es un recinto que ha sido protagonista de la historia convulsa de la zona en la que se ubica y que por ello ha sufrido numerosos cambios. Por ejemplo, os diré que ha tenido ocho nombres diferentes: Estadio Rojo de Trotsky, Estadio Rojo, Estadio Republicano de Kosior, Estadio Republicano, Estadio Republicano de Khruschev, Estadio de Todos los Ucranianos, Estadio Central, Estadio Republicano de nuevo y Estadio Olímpico, el actual. De todas formas, los kieveños lo siguen llamando estadio Central o Republicano. Cosas de la costumbre.

Os contaré también que la idea de construirlo data de la Rusia de los zares, si bien la Revolución retrasó el proyecto. Sea como fuere, los bolcheviques retomaron la idea y el 12 de octubre de 1923 lo inauguraron, como Estadio Rojo de Trotsky, si bien el nombre de este revolucionario desapareció sólo un año después.

Lo que pasa es que el estadio se construyó bastante mal, con muchos fallos arquitectónicos, así que en 1936 comenzaron unas obras de reconstrucción. Estas culminaron en 1941 y se decidió que el complejo llevara el nombre del secretario general del Partido Comunista en Ucrania, Nikita Khruschev, que como sabéis, años después se convertiría en el mandamás de la Unión Soviética.

El día de inauguración iba a ser el 22 de junio de 1941, pero da la casualidad de que comenzó la invasión nazi de la Unión Soviética y Kiev fue bombardeada. La inauguración, que estaba prevista que consistiera en un partido entre el Dynamo y el CSKA de Moscú, quedó pospuesta por las autoridades para “después de la victoria”. Lo que no sabían es que tardarían tres años.

Los alemanes lo reabrieron en 1942 y lo llamaron Estadio de Todos los Ucranianos, pero esta situación no duró mucho, ya que la Gran Guerra Patriótica (así se conoce en la antigua URSS a la II Guerra Mundial) estaba en plena ebullición. En 1943, Kiev fue liberada y el estadio estaba hecho trizas tras los bombardeos de uno y otro bando.

En sólo medio año y gracias a la colaboración ciudadana, el estadio fue reconstruido. El 25 de junio de 1944 se celebró el partido pospuesto entre el Dynamo de Kiev y el CSKA de Moscú. Todos lo que hubieran conservado la entrada de 1941, pudieron acceder al estadio ese día. Ganaron los moscovitas 0-4.

De ahí en adelante, el estadio sufrió numerosas mejoras, como la instalación de luz eléctrica, de un marcador eléctrico y una ampliación que pudiera hacer frente al boom demográfico de la Unión Soviética de la postguerra. Así, en 1967 la capacidad se amplió hasta los 100.000 espectadores y el estadio se convirtió en un complejo multi-deportivo, con la instalación incluso de pistas de tenis.

En 1978, comenzó un nuevo lavado de cara, esta vez con motivo de los Juegos Olímpicos de Moscú 80, ya que Kiev iba a acoger algunos partidos de la competición de fútbol. De hecho, acogió siete encuentros (casi todos, de Alemania del Este, que se tenía que sentir como en casa). El primero de ellos fue entre la RDA y España, el 20 de julio de 1980, que acabó con 1-1. El gol español lo metió Marquitos Alonso.

El día de mi cumpleaños de 1991, Ucrania ganó su independencia y se renovó su nombre hasta el actual. Entonces comenzó el proceso de adaptación a las reglas FIFA, que afectaron a asuntos como la capacidad. Y evidentemente, cuando se supo que la Eurocopa de este año se iba a celebrar en Ucrania y Polonia, se puso en marcha otro proyecto reconstructivo, que ya ha culminado.

Así ahora conocéis un poquito más el estadio en el que, esperemos que el próximo 1 de julio, dentro de 74 días, España revalide su título de Campeona de Europa de selecciones.

Los comentarios están cerrados.