BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Camisetas para la historia. Inglaterra, 1970

Hablando de camisetas, en la actualidad, uno de los argumentos de venta más habituales son los tejidos con los que se fabrican. Climacool, DriFit, TechFit y otros ‘palabros’ son habituales a la hora de promocionar las camisetas de los equipos de fútbol.

Hace años esto no ocurría. Las camisetas eran de algodón y el futbolista se las apañaba con el sudor, la lluvia, el barro o lo que fuera. Por eso la camiseta de hoy es singular. Llegaba el Mundial de 1970, en México, e Inglaterra se presentaba como campeona del mundo.

Umbro era, como ahora, la suministradora del uniforme. Ya en 1966 estaba en la cúspide del negocio de las equipaciones de fútbol, puesto que de las 16 selecciones que participaron en aquel Mundial, 15 llevaron ropa Umbro. Además, la marca de Manchester trabajaba activamente con la Federación inglesa. De hecho, el seleccionador Sir Alf Ramsey participó en el diseño de algunas camisetas, sobre todo para explicar qué costuras eran incómodas para los jugadores y cuáles no.

Sea como fuere, se llegaba al Mundial 70 y el principal temor de los campeones del Mundo eran las altas temperaturas y la humedad que se iban a encontrar en México. Por eso, Umbro intentó crear una camiseta con un tejido especial que facilitara la transpiración de los futbolistas. Así, creó una camiseta de algodón tejido en forma de rejilla, como (supongo que las recordaréis) aquellas camisetas de tirantes que se usaban antaño, las llamadas de Imperio. La camiseta ganaba en ligereza y evacuaba mejor el sudor. He elegido la imagen superior, de Bobby Moore luciendo la camiseta, porque se aprecia bien el tejido.

Umbro fabricó tres modalidades, algo también novedoso. Así, Inglaterra estrenó en aquella Copa del Mundo su tercera equipación, azul celeste, que usó en un partido ante Checoslovaquia en la primera fase. Pero si por algo ha pasado a la historia esta camiseta, además de por su tejido, es por la que es una de las más famosas fotos de la historia de los Mundiales de fútbol:

Moore and Pele

Como veis, en ella intercambian las camisetas Bobby Moore y Pelé, en aquel momento dos de los mejores jugadores del planeta. Ocurrió tras un partido de la primera fase en el que Brasil derrotó por 1-0 a los todavía entonces campeones del Mundo. No se sabe qué hizo Pelé con la camiseta de Moore (yo la hubiera conservado, desde luego), pero sí se sabe que la de Pelé que recogió Moore está expuesta en un museo dedicado al ex capitán del West Ham. Once años después, por cierto, protagonizarían juntos la película Evasión o Victoria.

Por lo demás, os diré que en 2010, con motivo del XL aniversario del lanzamiento de la camiseta, Umbro la volvió a poner a la venta, en los tres colores (blanco, rojo y celeste), con el 6 de Bobby Moore en la espalda. Un servidor estuvo a puntito de comprársela, pero que quede entre nosotros… mucho tejido y lo que tú quieras, pero picaba que no veas…

Los comentarios están cerrados.