BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Santuarios del deporte. Estadio Luzhniki, Moscú

Los estadios en Europa tienen mucha chicha, y los de los países del Este de Europa no son una excepción. Grandes estadios, aspecto de frialdad y la política detrás son los denominadores comunes de estas instalaciones. Hoy os hablaré de una de ellas, quizá la más emblemática: El Luzhniki de Moscú.

Nombre oficial: Gran Arena Deportiva del Complejo Olímpico Luzhniki (Большая спортивная арена Олимпийского комплекса Лужники).

Ubicación: Moscú, Rusia.

Año de inauguración: 1956.

Deportes: Fútbol, atletismo.

Equipos: CSKA Moscú, Spartak Moscú, selección nacional de Rusia.

Más cosas: Pues como habéis leído, este estadio nació en 1956, en una explanada junto al río Moscova llamada Luzhniki, que se traduce más o menos como ’los Prados’. Formaba y forma parte de un complejo deportivo, que incluye entre otras instalaciones un pabellón cubierto. El primer nombre que recibió el estadio fue el de Estadio Central Lenin, nombre que quizá sea más conocido, puesto que hasta su reforma en 1995 no se cambió por el actual. El partido inaugural fue un Unión Soviética 1, China 0.

El estadio ha sido la casa de equipos como el Torpedo, el Spartak o el CSKA, siendo actualmente el estadio local de estos dos últimos equipos. En 1980, el estadio Lenin/Luzhniki fue la sede de las ceremonias inaugural y de clausura y de las pruebas de fútbol, hípica y atletismo, dentro de los Juegos Olímpicos de ese año.

Dos años después, en un partido de la UEFA entre el Spartak y el Haarlem holandés, se produjo una catástrofe en la que murieron oficialmente 67 personas. En un día de intenso frío en Moscú, el Spartak ganaba 1-0 casi al final del partido y muchos espectadores aprovecharon para salir del campo y evitar atascos. El problema es que en la prolongación, Sergei Shvetsov marcaba el 2-0 y los espectadores que estaban saliendo, dieron media vuelta y se produjo una avalancha con los que se disponían a salir. Lo dicho, que hubo 67 muertos de manera oficial, aunque algunos testigos afirmaron que hubo más de 300. Esta diferencia de versiones se debe al férreo control de la información por parte de las autoridades soviéticas. De hecho, al día siguiente sólo un periódico, el Vechernyanya Moskva, hablaba del accidente, con una sola frase en la que decía que había “algún herido”. El responsable del estadio fue sentenciado a 18 años de trabajos forzados y para no darle mucha publicidad al asunto, los familiares de las víctimas estuvieron hasta 13 días esperando los cuerpos de sus seres queridos para enterrarlos y el estadio fue cerrado durante meses para evitar que nadie llevara flores. De hecho, los jugadores del Haarlem no se enteraron de que ese día murieron tantas personas hasta siete años después.

Pero sigamos. En 1995, ya con el Telón de Acero como historia, se inició la reforma del estadio, que acabó dos años después. El nombre de Lenin se eliminó y el estadio recibió las cinco estrellas de la UEFA. Once años después de su reinauguración, el Luzhniki celebró su puesta de largo con la final de la Champions de 2008, que jugaron Chelsea y Manchester United con victoria de estos últimos en los penalties. Por cierto, hubo cierta controversia con la elección de Moscú como sede de la final, ya que el césped del Luzhniki es artificial (con las temperaturas de Moscú, mantener uno natural es carísimo y dificilísimo).

Así las cosas, al Luzhniki le esperan grandes cosas en unos años, porque acogerá la final del Mundial de 2018, que como sabéis se celebrará en Rusia. Así, se unirá al Olímpico de Roma, al Olympiastadion de Munich y a Wembley como uno de los estadios que habrá acogido una final olímpica, una final de Copa de Europa y una final de un Mundial.

Aparte de esto, deciros que el Luzhniki ha acogido exhibiciones de hockey hielo y de lucha libre, amén de conciertos de artistas del calibre de Michael Jackson, Madonna, U2 o los Rolling Stones. Casi nada.

Los comentarios están cerrados.