BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quién fue… Red Auerbach

Amantes del basket NBA: calmad vuestra furia. Seguro que estaréis protestando como energúmenos porque he incluido en esta vuestra sección favorita a un gran personaje, famoso donde los haya, del baloncesto internacional. “¿Qué quién fue?” os imagino decir… pues bien, tened en cuenta que en esta bitácora también hay lectores que no son tan doctos en el juego inventado por James Naismith y que creo que merecen saber la historia de esta leyenda: Mister Red Auerbach.

Brooklyn, Nueva York, 20 de septiembre de 1917. La pareja formada por Hyman Auerbach, un emigrante judío nacido en Minsk (hoy Bielorrusia) y Marie Thompson tienen a su cuarto hijo, al cual llaman Arnold Jacob. El chico, desde muy tierna infancia, se dedica a jugar al baloncesto y por el color pelirrojo de su cabello se gana el calificativo de Red, que le acompañaría toda la vida.

Tras discretos pasos por el baloncesto amateur, consigue, en 1935, entrar en el programa de baloncesto de la Universidad de Washington, donde se destapa como un gran jugador. Es ahí donde empieza a comprender lo importante que es el contraataque en el deporte de la canasta.

Seis años después, se convierte en entrenador de dos equipos de instituto. Pasa por el Ejército y entrena al equipo de la US Navy. Su buen hacer le hace ganar un puesto de entrenador en los Washington Capitols, de la BAA (el germen de la NBA). Allí contrata a algunos de sus discípulos en la Armada. Tras años de buenos resultados pero sin títulos, tiene otra experiencia en los Tri-Cities Blackhawks (años después, los Atlanta Hawks), pero se pelea con el dueño.

Así, en 1950 desembarca en los Boston Celtics, que en aquella época estaban en crisis económica y deportiva. Su llegada no estuvo exenta de polémica. Una de sus primeras decisiones fue cargarse a Bob Cousy, uno de los ídolos locales (aunque luego lo repescaría) y otra de ellas fue elegir en el draft del 50 a Chuck Cooper, el primer jugador negro drafteado por un equipo profesional de baloncesto. Red Auerbach rompía así la barrera racial de uno de los deportes más seguidos en Estados Unidos.

Durante seis años, los Celtics se clasificaron siempre para los play-offs pero no lograron ningún título… hasta 1956. Auerbach había ido consiguiendo grandes jugadores merced a su buen ojo en los drafts. Y con hombres como Bill Russel, Bill Sharman o John Havlicek, consiguió ganar nueve títulos en diez años, ocho de ellos consecutivos (aún un récord en el deporte profesional americano) y seis de ellos ante los Lakers (ahí nació la mítica rivalidad). Fue también cuando nació la costumbre de Auerbach de encenderse un puro en los minutos finales del partido, siempre que el partido estuviera ya claramente decantado para los Celtics.

Auerbach siguió derribando barreras, cuando en 1964 dispuso un quinteto enteramente formado por negros. Y por si fuera poco, en 1967 decidió retirarse como entrenador y nombró a Bill Russell como su sucesor. Russell se convirtió así en el primer afroamericano en ocupar un banquillo NBA.

Tras ser entrenador, ocupó el cargo de general manager de los celtas de Boston. Al principio, fueron años duros para el equipo, que decayó (aunque ganó otro par de anillos, pero claro, con el listón tan alto…). Pero en 1978, Auerbach descubrió a un chaval de Indiana llamado Larry Bird y ahí la cosa empezó a cambiar. Por si fuera poco, en el 80 se hizo con Robert Parish y Kevin McHale, lo que terminó de configurar a otros temibles Celtics, que ganaron el anillo de 1981.

Tras ganar otro título en 1984, Auerbach se convirtió en presidente de los Celtics y los de Massachussets volvieron a ganar otro anillo en 1986. El año anterior, por cierto, se había retirado el dorsal 2 en honor de Red. Pero la muerte de Len Bias y de Reggie Lewis sumieron al club en una depresión que lo condenaron a no volver a ganar nada con Auerbach en vida. Auerbach, por cierto, a partir de los 90 empezó a desinteresarse por la primera fila y empezó a dedicar más tiempo a sus puros y a su adorada comida china. A pesar de todo, se mantuvo como presidente hasta que en 2006, un ataque al corazón se lo llevaba de este mundo con 89 años.

Como homenaje, los Red Sox de Boston (béisbol) vistieron de verde en un partido ante los Yankees) y durante la temporada siguiente, los Celtics llevaron en su uniforme un trébol negro con el nombre Red inscrito en su interior. Además, ese año se instauró el premio Red Auerbach, que se concede al jugador de los Celtics que mejor represente lo que significa llevar la camiseta verde de los bostonianos. Este año se lo ha llevado Rajon Rondo, por cierto. Dos años después de su muerte, los Celtics volvían a ganar un anillo. Y ahora se están peleando con sus rivales de siempre, del otro lado del país, Los Angeles Lakers, por el más valioso título del baloncesto mundial.

Los comentarios están cerrados.