BLOGS

Archivo de la categoría ‘Píndaro’

‘A Aristómenes de Egina, vencedor en la palestra’, de Píndaro (522-448 a.C)

(…) Pero los éxitos no dependen de los hombres; la divinidad los da,
lanzando unas veces a uno a lo alto, y aplastando a otro.
Avanza con mesura. Tienes el premio ganado en Mégara,
y el del valle de Maratón, y en el certamen local de Hera
tres victorias, Aristómenes, conquistaste tu empeño.
Sobre cuatro adversarios arremetiste
desde lo alto, planeando su daño.
Para ellos no se decidió de igual modo que para ti
en Delfos un regreso jubiloso,
ni al llegar de vuelta junto a su madre una suave sonrisa
suscitó el regocijo. Por las callejuelas,
a escondidas de sus enemigos
se deslizan temerosos, desgarrados por su fracaso.
pero quien ha obtenido algún reciente triunfo
muy airoso se eleva
impulsado por su gran esperanza
sobre los alados poderes de su hombría,
y tiene una meta superior a la riqueza.
En breve espacio crece la dicha de los mortales. E igual
de pronto cae por tierra, zarandeada por un designio ineluctable.
¡Seres de un día! ¿Qué es uno? ¿Qué no es? (…)

Aquel oficial preso de los alemanes en La gran ilusión, cuya finalidad en la vida no era escapar a toda costa sino traducir a Píndaro pese a la mofa de sus compañeros de cautiverio, tenía más fe en la victoria que ninguno. Píndaro cantó a los triunfadores de las pruebas atléticas en la Grecia arcaica con suntuosidad y respeto aristocráticos (también con la sumisión debida a los dioses, que en su tiempo eran muchos y variados).

No sé si aquella lírica coral, de la que Píndaro fue excelso representante, tiene hoy sucesores dignos en himnos y cánticos deportivos. En cualquier caso, lo de menos en las odas pindáricas es el triunfo deportivo. Lo realmente importante es la lección moral, el encaje de la victoria en un orden natural. Nada muy distinto a nuestro deporte. En el fútbol como en la guerra, escribió la Sontag.

NOTA: Por su extensión, publico sólo un fragmento de la Pítica VIII, dedicada a Aristómenes de Egina, una de sus últimas composiciones y de las más sencillas.

TRADUCCIÓN: Carlos García Gual.

Nacho S. (@nemosegu)