BLOGS

Archivo de la categoría ‘Oscar Wilde’

‘Balada de la cárcel de Reading’, de Oscar Wilde (1854 – 1900)

Él no vestía su capote escarlata

porque la sangre y el vino son rojos,

y la sangre y el vino estaban en sus manos

cuando le descubrieron con la muerta,

la pobre mujer muera a quién amó,

y asesinó en su lecho

Él caminaba entre los Convictos

con un traje gris raído;

sobre su cabeza llevaba una gorrilla,

y su caminar parecía ligero y animado;

pero jamás vi a un hombre que mirara

al día con tanto anhelo.

Jamás vi a un hombre que mirara

con ojos tan llenos de anhelo

esa pequeña carpa azul

que los prisioneros llaman el cielo,

y cada nube que pasaba a la deriva

con velas de plata.

Yo caminaba, junto a otras almas en pena,

por el interior de otro patio,

y me preguntaba si el hombre había hecho

algo grande o pequeño,

cuando, a mis espaldas, una voz murmuró:

“A ese tipo lo ahorcan”.

¡Dios mío! Los mismos muros de la prisión

parecieron tambalearse repentinamente

y, sobre mi cabeza, el cielo mudó

en un casco de acero candente;

y, aunque yo era un alma en pena,

mi pena no podía sentir.

Sólo sabía qué pensamiento acosado

aceleraba su paso, y por qué

miraba al deslumbrante día

con ojos tan llenos de anhelo:

el hombre había matado aquello que amaba,

y por eso tenía que morir.

Que todos lo oigan:

Si bien cada hombre mata aquello que ama

algunos lo hacen con mirada amarga

algunos con palabra lisonjera.

¡El cobarde lo hace con un beso,

el valiente con una espada!

(SEGUIR LEYENDO EL RESTO DEL POEMA).

Ya nos han reprochado, cariñosamente y con razón, que a estas alturas y después de más de 100 poetas, aún no hayamos publicado nada de quien tuvo que sufrir en su propia piel “la severidad barata de la moral abstracta”.

Ayer hablábamos de dandismo y ligeramente, muy ligeramente, de Oscar Wilde. Hoy, traemos las primeras estrofas de la bellísima Balada de la cárcel de Reading -compuesta en la prisión del mismo nombre donde cumplió una pena de dos años por sodomía- con la esperanza de que quien no la haya leído nunca, descubra en ella que el genio literario y humano de Wilde va mucho más allá del esteticismo decadente y la fina ironía; que, al contrario de lo que aseguraba un personaje de su Dorian Gray, él nunca olvidó el deber más alto, el deber para consigo mismo:

Y todo el dolor que le incitó

a pronunciar esa queja amarga,

y las penas salvajes, y los sudores sangrientos,

nadie los conocía tan bien como yo:

porque quien vive más de una vida

debe morir más de una muerte

NOTA: Como la canción es muy extensa, hemos publicado sólo las siete primeras estrofas, en las que Wilde introduce el drama del preso condenado a la horca -por matar a su mujer: all men kill the thing they love– y que le sirve de hilo argumentar para tejer el resto del poema.

NOTA 2: Aquí, The Balad of Reading Gaol sobriamente recitada por el actor irlandés T.P.Mckenna.

Seleccionado y comentado por Nacho Segurado.