BLOGS

Archivo de la categoría ‘Catulo’

‘Preparaos para algo fuerte’, de Catulo (84 a.C. – 54 a.C.)

Joven escanciador del añejo Falerno

llena mi copa del vino más fuerte,

como mandan las reglas de la anfitriona

Postumia, más borracha que una uva borracha.

y vosotras, aguas, perdición del vino,

iros de aquí, a donde os plazca, y emigrad

junto a los puritanos: aquí sólo hay Baco puro.

Quienes hayáis leído a Catulo seguro que os viene una sonrisa al recordar este epigrama suyo: “Que el poeta piadoso debe ser decente, / pero de ninguna manera sus versos“. Entre bromas y vino vivió Catulo. Alejado de la gran política en un momento en que la República romana se deshacía en conspiraciones y traiciones. Enamorado de Lesbia, harto de Lesbia. Cómico o profundo, puritano o lascivo, según soplara el viento y sus humores.

Hay un Catulo para cada estado de ánimo: el bufonesco narrador de historias de burdel (Cogido en un desliz), el sátiro despechado (Renuncia de amor), el indolente (Preparaos para algo fuerte), el obsceno (Una pareja depravada) y el elevado (Carta a Manlio). He decido cerrar el post con un poema amoroso, Besos de Lesbia; la misma idealizada Lesbia de la que luego renegaría –Odi et amo– con estas palabras: “Y que no busque, como antes, mi amor, / que por su culpa ha muerto como una flor / al borde de un prado, cuando el arado / la troncha al pasar”.

Me preguntas, Lesbia, cuántos besos

tuyos me bastarían y sobrarían.

Cuantos infinitos granos de arena Libia

hay en Cirene, rica en lasepercio,

entre el abrasador templo de Júpiter

y la sagrada tumba del legendario Bato,

o cuantas estrella en la noche callada

contemplan los furtivos amores de los hombres,

tantos besos tuyos bastarían

y sobrarían al loco de Catulo:

así los curiosos no podrán contarlos

ni una malévola lengua hechizarlos.

NOTA: Traducido del latín por Antonio Ramírez de Verger.

NOTA 2: Catulo y Lesbia, en una pintura de Lawrence Alma-Tadema.

Seleccionados y comentado por Nacho Segurado.