BLOGS

Lou-Andreas Salomé, mucho más que la musa de casi todos

Aunque estés lejos, te contemplo.
Aunque estés lejos, te entregas a mí
En un presente que nada puede destruir.
Rodeas mi vida, eres mi paisaje.
Me envuelves una y otra vez con tu risueña grandeza.
El sol despunta sobre tus altas iglesias,
Asciende sobre tus orillas amplias, infinitas,
Ilumina tus bosques cada mañana.
Cuando vuelva a oscurecer,
El cielo de junio iluminará la noche;
Cuando llegue la madrugada, el agudo graznido
De las gaviotas atravesará la niebla que cubre tus olas…
¡Aunque no hubiera reposado en tus orillas,
No habría dejado de conocer tu grandeza,
Porque la marea de mis sueños
Me lleva hasta tus enormes soledades!

Cuántas carreras académicas se habrán construido en torno a aquella frase enigmática: “Ya no recuerdo si besé a Nietzsche en Monte Sacro”. Si el solitario de Sils-María pidió o no matrimonio a Lou-Andreas Salomé importa solo a un puñado de puntillosos biógrafos, más pendientes de la anécdota que de la categoría, pero no quita para que su figura siga siendo indefectiblemente carne de mitomanías.

Una mujer inteligente y culta en medio de hombres cultos, inteligentes… y a menudo soberbios. Una intelectual desafiante en una época trascendental para la historia de las ideas políticas, y por ende del progreso, cuestión esta a la que la escritora dedica párrafos religiosos y premonitorios:

El progreso comporta una reformulación de la vida que implica muchas luchas y, en ocasiones, hasta la muerte de una belleza única en su género, irrepetible.

Lou-Andreas viajó y escribió mucho. Italia, Francia, Alemania. Novela, ensayo, poesía. Quizá su viaje más recordado fue aquel que hiciera junto a Rilke, ¿su verdadero amor?, por la Rusia que despertaba al nuevo siglo. Un viaje al fondo del alma rusa (ese escurridizo y etnográfico sujeto de estudio).

De aquel viaje, recientemente editado en castellano por la editorial Gallo Nero, una Lou-Andreas ya madura e interesada en cuestiones vagamente psicológicas, liba las contradicciones de un campesinado entrañable y seco al tiempo que escruta a escritores y pintores que personifican el raro equilibrio entre la tradición y la modernidad, lo vulgar y lo sublime.

En estos diarios, sin “sombra de melancolía”, Lou-Andreas intercala este poema (Volga) que hoy publico. Un poema nostálgico hasta la médula, como todos los que tienen por objeto cualquier río.

TRADUCCIÓN
: Roberto Bravo de la Varga para Gallo Nero

IMAGEN: Lou junto a Nietzsche, en un viaje por Italia en 1882.

Puedes seguirme en Twitter: @nemosegu

3 comentarios

  1. Dice ser Carla

    Cuantas mujeres brillantes solo son conocidas por haber estado “al lado de”.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    31 Mayo 2011 | 12:42

  2. Dice ser Clica aquí

    Hoy no se que comentar
    Hoy no me siento poeta
    hoy me han cerrado la web
    y ya es la tecera vez

    31 Mayo 2011 | 18:40

  3. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Aún en la lejanía contemplaba
    Aún en la lejanía podía percibirle
    Haciendo un presente indestructible
    Se rodeó de su recuerdo y en la ausencia
    Hizo de su paisaje su arcoíris
    Quedándose toda ella envuelta
    De su grandeza y del sol que al alba
    Alumbraba las agujas de las iglesias
    Y sus bosques y sus orillas cada mañana.
    Que en llagando la noche veraniega,
    Cuando la luz nunca acaba de ocultarse
    Y se difuminan bajo la niebla las imágenes
    Pero no ocultan los graznidos de las aves
    Esas bulliciosa y alborotadoras gaviotas.

    Ya que…

    “¡Aunque no hubiera reposado en tus orillas,
    No habría dejado de conocer tu grandeza,
    Porque la marea de sus sueños
    La llevaban hasta tus enormes soledades!”

    01 Junio 2011 | 20:58

Los comentarios están cerrados.