BLOGS

‘¡A todos!’, de Vladimir Maiakovski (1893 – 1930)

¡A todos!

No se culpe a nadie de mi muerte y, por favor,

nada de chismes. Lili ámame.

Camarada gobierno, mi familia es: Lili Brik, mi madre, mis hermanas y Verónica Vitaldovna Polonskaya.

Si se ocupan de asegurarles una existencia decente, gracias.

Por favor den los poemas inconclusos a los Brik,

ellos los entenderán.

Como quien dice

la historia ha terminado.

El barco del amor

se ha estrellado

contra la vida cotidiana

Y estamos a mano

tú y yo

Entonces ¿para qué

reprocharnos mutuamente

por dolores y daños y golpes recibidos?

Desde Réquiem de Ana Ajmatova nos se había vuelto a publicar otro poema de ningún autor ruso. Los versos de hoy fueron escritos por el poeta por excelencia de la Revolución soviética, Vladimir Maiakovski, antes de suicidarse en Moscú en 1930, tras -‘después de’ no implica necesariamente ‘a causa de’- un artículo de Pravda que le acusaba infundadamente de falso compromiso izquierdista.

Su amante y musa Lili Brik -expresamente mencionada en el poema- recordaba muchos años después al poeta: “No se abría fácilmente, pero se mostraba calmoso y tierno. No era feliz. Sólo en los primeros años de la Revolución vivió con furor y alegría, pero, incapaz de aceptar la decadencia, no sabía resignarse a la idea de que la juventud dura un instante, y que el futuro resulta a menudo mediocre“.

Maiakovski, como otros escritores de mucho menor talento que el suyo, puso su arte al servicio de los bolcheviques, pero manteniendo una voz propia (hasta cuando firmaba anónimamente) que le llevó a decir a Trotsky: “Maiakovski habla a cada paso de sí mismo, unas veces en primera y otras en tercera persona”. Su obra teatral La Chinche, una sátira de la burocracia de cuño burgués surgida de Octubre fue, al decir de Martin Amis, “discretamente marginada” por sediciosa.

Seis años después de su fallecimiento, la acusación de que su poesía era una afrenta al proletariado por su tono elevado y su dificultad había remitido lo suficiente para que Stalin lo premiara con la distinción de mejor poeta de la era soviética. Rehabilitación oficial y propagandísitca que llevó al gran Boris Pasternak a decir que, tras su suicidio “su obra empezó a introducirse a la fuerza”, lo que consitituyó su “segunda muerte”.

NOTA: Traducción del ruso a cargo de José Fernández Sánchez para Visor.

Seleccionado y comentado por Nacho Segurado.



6 comentarios

  1. Dice ser CCCP

    Un gran poeta, como siempre odiado por unos y amado por otros.

    23 Julio 2009 | 13:50

  2. Dice ser grauxy

    la poesia tiene un ” algo ” Universal , de ahi su resonancia , pero las anomalias de los majaras ¿ poesia ? seguramente tendra resonancia entre los majaras , y encima manipulaciones politicas ¡¡vaya mierda ¡¡

    23 Julio 2009 | 14:44

  3. Dice ser JJ

    MaiAkovski no Maikovski.Pensé que era otro al leer el titular….

    23 Julio 2009 | 15:27

  4. Dice ser Marina Ponkratenko

    Hola,buenos dias,estoy contenta de ver cosas sobre mi pais-Rusia(en este caso la traduccion de un poema)Pero eso si.El nombre de este famoso poeta ruso es Vladimir MAYAKOVSKII. I porfavor,antes de escribir o traducir algo hay que comprobar las cosas.

    23 Julio 2009 | 16:11

  5. Dice ser antonio larrosa

    Es una lástima que garndes escritores sean solo reconocidos despues de muertos. Yo creí que eso solo pasaba eneste pais, pero despues me he enterado que en todas partes pasan cosas parecidas.Clica sobre mi nombre

    23 Julio 2009 | 16:13

  6. Dice ser Beto Mirabal

    Con el permiso de ustedes me quedo con la siguiente traducción, que lamentablemente no guardé el nombre del traductor, pero leí este poema hace ya muchos años, y dice así:A todos:No se culpe a nadie de mi muerte y por favor, no formen por esto ningun revuelo. Al finado no le gustaría.A mi padre, a mis hermanas y a mis camaradas,que me perdonen; estos no son modales ( no se los aconsejo a otros), pero no me queda otra salida.Lilia, ámame.Gobierno de camaradas, si pueden asegurarle una vida llevadera a mi familia, o sea : a Lilia Brik, a mi madre, a mis hermanas y a Verónika Vitoldovna Pronskaya, muchas gracias.Entregad los versos empezados a Lilia, ella los entenderá.omo se dice:El caso está cerrado,la barca del amorse ha hecho trizas contra la vida,a la vida no le quedo debiendo nada.Es inútilenumerarlos sufrimientoslos dolores ylas amarguras de la existencia.Adios.

    27 Julio 2009 | 05:06

Los comentarios están cerrados.