BLOGS

Archivo de la categoría ‘Hogar’

Lo confieso: nunca he puesto una lavadora

lavadoraSi el título de esta entrada estuviera en WhatsApp, llevaría al lado un emoticono de esos entre alarmado y sorprendido. Pero doy fe de que hay gente que a sus treinta y muchos jamás ha puesto una lavadora. Es el caso de mi amigo Marcos, que se separó hace mes y medio.

Marcos vive ahora de alquiler en una minúscula casa de 30 metros cuadrados. Es mecánico de motos y cuando fue a poner su primera lavadora  nos llamó a todos los amigos. No tiene ni idea. “Lo confieso: nunca he puesto una lavadora”. Y eso no es lo malo, lo peor es que al intentarlo tampoco lo logró. Es capaz de desmontar y volver a montar cualquier moto, pero no sabe darle a tres botones sin liarla parda.

Así que como yo ahí llego, le expliqué, y lo resumí todo en siete prácticos consejos. Allá van:

1 – Lee el manual de instrucciones, que para eso está, no para calzar la mesa del salón. Ahí te vienen los tipos de programa y cómo usar la lavadora en cada caso.

2 – Lava por separado la ropa. La de color, la blanca, la delicada… Cada prenda tiene su pequeño manual de instrucciones dentro del manual general.

3 – Lee las etiquetas de la ropa. No es lo mismo lavar algodón, que encoge, que lavar prendas sintéticas. Ojo a las temperaturas.

4 – Usa suavizante. Pero no sólo suavizante. No seas gañán, que el suavizante, suaviza, pero no limpia. Debes utilizar detergente para lavadora, no para otra cosa, y añadir el suavizante al lavado.

5 – Selecciona el programa correcto. Los diferentes tipos de lavado están en el manual de instrucciones, y si no lo tienes, puedes mirar en Internet. La mayoría de manuales de casi todas las marcas están en la Red.

6 – No te hernies. Agáchate para meter la ropa en la lavadora, a no ser que sea de carga superior, claro. Igual te tiras ahí un rato con la espalda retorcida y ya tienes excusa para no volver a poner la lavadora en tu vida.

7 – Tiende la ropa lo antes que puedas. No la dejes ahí todo un día, porque la ropa se estropea y acaba oliendo. Y busca un lugar adecuado para tender. Si vives en una localidad con mucha humedad, lo mejor es comprar un tendedero portátil y tender dentro de casa, teniendo cuidado de que la ropa no chorree.

Ánimo, Marcos, que llevan poniéndose lavadoras décadas. Tú puedes.

lavadora

  • Foto: GTRES