BLOGS

Archivo de la categoría ‘compras’

Es fundamental comparar para ahorrar

Woman holding bags. people woman young woman young 20-25 years one interior hold holding stand standing bags bag colourful colour smile smiling enjoy enjoying vertical shopping shop

Vale que una de las base del consumo, y del fomento del consumo, es que los productos entren por los ojos. Vale que cuando uno ve un producto que atractivo, lo quiere sin más. Incluso aunque no le haga falta. Pero así no se ahorra, y no están los tiempos como para tirar el dinero.

Si de verdad se quiere ahorrar al comprar algo, lo mejor es frenar en seco las ansias y actuar con cabeza. Por eso es fundamental comparar.  Es, sin duda, la mejor forma de ahorrar. Si uno quiere darse un capricho y puede permitírselo, adelante. Pero si la idea es ahorrar al máximo, comparar productos es la mejor manera de hacerlo.

A veces no es fácil hacerlo físicamente; es decir, acudiendo a diferentes establecimientos para comparar productos similares y precios. Y por eso surgieron unas herramientas que pueden consultarse desde cualquier lugar cómodamente a través de Internet: los comparadores.

Muchas empresas tienen a disposición del público comparadores online de productos y servicios, y lo primero que debemos comprobar es que la entidad en cuestión no sea parte interesada. Por ejemplo, si buscamos un seguro y acudimos al comparador de una empresa concreta, debemos comprobar en primer lugar que se refleje la realidad del servicio y no la realidad de la empresa, porque si es parte interesada el comparador no será del todo imparcial, ya que a esa firma lo que le interesa es vender su seguro, no el más ventajoso.

Lo mejor es acudir a entidades independientes, como la OCU, que dispone de multitud de comparadores de productos y servicios a disposición de sus socios y los va abriendo semanalmente a los no socios, al público en general.

Este tipo de comparadores son eficaces y nos permiten comparar para ahorrar. Así podemos tener la certeza de que estas calculadoras reflejan únicamente la realidad del producto o del servicio y no quieren vendernos nada. A tu bolsillo le merecerá la pena.

Woman walking in heels with shopping bags, low section  comprador glotoneria shopping gasto bolsa de compras andar pierna andando piernas comprar gastos persona irreconocible mujer una persona mujer joven feminidad distracciones elegancia forma de vida desplazarse tacones exterior dia pasear elegante femenina llevar vista delantera seccion baja vista parcial enfoque en primer plano serie imagen a color peaton despilfarrador consumismo piernas desnudas sexy paso borroso vista acotada cropeo mujeres femenino femenina ocios paseando distinguida femeninas llevando tacos vistas parciales primer plano desplazamiento vistas acotadas cropeos peatones consumistas desenfocados pierna desnuda despilfarro vistas parsiales

  • Fotos: GTRES

Conocía a B.B. King, pero no las BB creams

a00479334 7280Mi amiga Charo mencionó el otro día las BB creams y pensé que hablaba de B.B. King, el rey del blues, que falleció el pasado 14 de mayo a los 89 años.

Tras el lógico ataque de risa de ambos, me contó que estas cremas son maravillosas, que causaron furor en Corea y se propagaron por toda Asia antes de llegar a Europa, que hay de distintos tipos y que las dos bes responden a Blemish Balm, Beauty Balm o Beblesh Balm.

Decía Charo que la característica principal de estas cremas es su polivalencia, porque reúnen en un único producto varios tipos de cremas que actúan de diferente manera y que están indicadas para proteger los poros de la piel, prevenir manchas, brillos, arrugas; para hidratar, dar luminosidad a la piel e incluso proteger del sol.

Y ojo, que también hay CC creams, que aseguran en su etiquetado que son más parecidas a los maquillajes y que van aún más allá que la BB, pues dicen que ofrecen mayor cobertura y unifican y corrigen tonos.

El caso es que algunas de estas cremas ofertan hasta diez beneficios para la piel en un solo envase. Así que empezó a interesarme el tema y, como siempre, me informé, y lo hice en la web de la OCU, que tiene muy buenos expertos en estas materias.

Pero en la OCU han analizado las principales BB creams del mercado  y han comprobado que en cuanto a hidratación dejan bastante que desear y las califica sólo como aceptables. El efecto hidratante va mermando poco a poco y las 24 horas de hidratación que prometen algunas son una utopía. De hecho, tienen pocos ingredientes hidratantes.

Tampoco van bien para pieles secas, porque la mayoría contiene polvos a base de óxido de zinc, talco, silica, entre otros. Están más indicadas, si acaso, para pieles mixtas o grasas. De hecho, en algunas cremas se menciona que si tienes la piel seca, te apliques antes una mascarilla. Lo cual se me antoja que es ya demasiada pringue.

Las BB creams también llevan siliconas y algunas hasta protector solar, con factores de protección del 15 al 30. Suelen incluir filtros para los rayos UV de tipo B casi todas, y muy pocas de tipo A. Pero para protegerte del sol, no hay que recurrir a las cremas BB, sino a las cremas solares específicas.

Y como con todos los productos, hay cremas mejores y peores. En general, estas cremas llevan conservantes, como los parabenos, y algunos están muy desaconsejados, así que recela de las BB que los lleven.

Ojo también a si tienen fragancias, pues muchas causan alergias y los perfumes, además, son innecesarios en este tipo de producto.

En cuanto a los precios, van desde los 4,95 euros de la crema BB Deliplus hasta los 25 de la Olay.

En la OCU creen que estas cremas son bastante prescindibles y tienen demasiados reclamos que no se ajustan a la realidad. Son poco hidratantes y no sirven para proteger del sol. Así que recomiendan las cremas hidratantes y las solares para cada uso, y no apostar por una crema que promete solucionártelo todo y después se queda en muy poco.

Así que, amiga Charo, igual haces una inversión más gratificante si en lugar de comprarte una BB cream, te compras algún disco de B.B. King. No hidratará tu piel pero tal vez te la ponga de gallina.

gtres_a00689955_004

* Fotos: GTRES

Rebajar es reducir el precio, no la calidad y tampoco tus derechos

rebas El otro día me preguntaba mi amiga Ana si podía cambiar un artículo que ha comprado en las rebajas, que acaban de iniciarse. Está claro que sí, porque rebajar es reducir el precio, pero no pueden recortarse tus derechos y tampoco pueden suponer una merma en la calidad de los productos.

Las rebajas son una buena oportunidad para hacer compras más baratas. Eso es todo. Pero puedes sacarle más partido si en lugar de ir a ver con qué te encuentras, planificas lo que quieres y cómo lo quieres.

UNOS CONSEJOS:

Lo primero, no te lances a las rebajas sin más, porque casi siempre acabarás comprando multitud de pequeños artículos que no necesitas y al final harás un gran desembolso en nimiedades. Haz una lista para evitar comprar cosas que no necesitas.

Los productos rebajados deben ser artículos habituales de la tienda, no nuevos productos. Si es así, no son rebajas, es otra cosa. La calidad debe ser la misma que cuando el producto no estaba rebajado.

Todos los artículos deben estar acompañados de su precio original junto al precio ya rebajado el artículo, o bien indicar el porcentaje de la rebaja. No puede haber un único precio.

Puede haber condiciones especiales de venta en algún producto, como no aceptar tarjeta para el pago o establecer un plazo distinto al habitual para hacer devoluciones. Es legal, pero siempre que te lo indiquen claramente al venderte el artículo.

Guarda el tique de compra siempre y comprueba antes que esté correcto. Será tu único argumento ante una posible reclamación.

Las garantías son las mismas en artículos rebajados y no rebajados. Si te surge algún problema, actúa como si no hubiera rebajas, porque nada cambia en ese sentido. Nunca deben recortar tus derechos porque compres en rebajas, sólo los precios.

Si no te ha convencido cómo han actuado contigo al comprar en rebajas, tienes a tu disposición ProtestApp, la aplicación de OCU para que se escuchen tus quejas.

Recuerda que los comercios deben disponeR de hojas de reclamaciones. Haz uso de ellas si no estás conforme con algo y argumenta tu queja. Mejor si compras en establecimientos adheridos al sistema arbitral de consumo, pues ofrecen más garantías al comprador en caso de desacuerdo en la venta y podrás resolver un posible conflicto de manera rápida y gratuita. En la tienda deben decirte si están adheridos a este sistema.

Y, por último, son rebajas y hay muchos periodos al año en que los artículos se rebajan. Compra productos si realmente los necesitas y si no es así, olvídate de comprar. Así también se ahorra.

rebajas

* Fotos: GTRES