BLOGS

Archivo de la categoría ‘Comercio Electrónico’

¿Black qué? ¿Otra fiesta del consumo para vendernos la moto?

a00451731 939En la entrada anterior os hablaba de mi amigo Marcos, que arregla motos pero no sabe poner la lavadora. Hoy os voy a hablar de otros que no arreglan motos, nos las venden. Y para hacerlo, que mejor que adoptar de Estados Unidos algo llamado Black Friday, igual que ya hicimos nuestras otras jornadas aparentemente festivas, que realmente son poco más que reclamos para que consumas, como Halloween o San Valentín.

El Black Friday lleva ya un par de años con nosotros, los mismos que ya no hay periodos de rebajas regulados por ley, y en esta ocasión lo viviremos este viernes, día 27 de noviembre. Se trata de una jornada de rebajas que en EE UU marca el comienzo del periodo navideño, y que en España sirve para que los comercios se lancen a vender a cualquier precio. Y nunca mejor dicho, porque son multitud quienes el día anterior suben los precios, para rebajarlos la jornada del Black Friday y dejarlos como estaba. Descaradamente. Y si les piden cuentas, justifican esta mísera práctica diciendo que los precios fluctúan.

Lo triste es que la ley les ampara, porque los precios en España son libres. Pero son multitud los consumidores que tachan esta práctica de engaño, y no les falta razón.

Si decides lanzarte a la aventura de encontrar chollos durante esta jornada, mucho ojo, porque no te será fácil. No te dejes llevar por los reclamos y compara productos antes de comprar.

Comprueba también que figure en el artículo el precio original y el porcentaje de rebaja, y no olvides que las garantías son siempre las mismas, sea en artículos rebajados o no: dos años para la gran mayoría de los productos.

Cuidado también con las denominadas condiciones especiales, que amparan a las tiendas a la hora de no aceptar el pago con tarjeta, por ejemplo, en jornadas de rebajas. Pero una cosa es eso, y otra que abusen del cliente. Otro ejemplo: exige siempre el tique de compra, y si en alguna tienda te dicen que durante el Black Friday pueden abstenerse de dártelo, no es cierto. Tienen la obligación de entregártelo, igual que están obligados a tener a disposición de los clientes hojas de reclamaciones, con sus tres copias.

Y si vas a vivir el Black Friday desde casa, ante el ordenador, recuerda que en compras online tienes 14 días para hacer devoluciones y tendrán que devolverte todo lo que pagaste.

Visto lo visto, el Black Friday parece una fiesta del consumo para las tiendas, no para los consumidores. Así que tenlo en cuenta. No digo que no puedas encontrar algún producto interesante rebajado. Pero que no te vendan la moto.

* Foto: GTRES

Es fundamental comparar para ahorrar

Woman holding bags. people woman young woman young 20-25 years one interior hold holding stand standing bags bag colourful colour smile smiling enjoy enjoying vertical shopping shop

Vale que una de las base del consumo, y del fomento del consumo, es que los productos entren por los ojos. Vale que cuando uno ve un producto que atractivo, lo quiere sin más. Incluso aunque no le haga falta. Pero así no se ahorra, y no están los tiempos como para tirar el dinero.

Si de verdad se quiere ahorrar al comprar algo, lo mejor es frenar en seco las ansias y actuar con cabeza. Por eso es fundamental comparar.  Es, sin duda, la mejor forma de ahorrar. Si uno quiere darse un capricho y puede permitírselo, adelante. Pero si la idea es ahorrar al máximo, comparar productos es la mejor manera de hacerlo.

A veces no es fácil hacerlo físicamente; es decir, acudiendo a diferentes establecimientos para comparar productos similares y precios. Y por eso surgieron unas herramientas que pueden consultarse desde cualquier lugar cómodamente a través de Internet: los comparadores.

Muchas empresas tienen a disposición del público comparadores online de productos y servicios, y lo primero que debemos comprobar es que la entidad en cuestión no sea parte interesada. Por ejemplo, si buscamos un seguro y acudimos al comparador de una empresa concreta, debemos comprobar en primer lugar que se refleje la realidad del servicio y no la realidad de la empresa, porque si es parte interesada el comparador no será del todo imparcial, ya que a esa firma lo que le interesa es vender su seguro, no el más ventajoso.

Lo mejor es acudir a entidades independientes, como la OCU, que dispone de multitud de comparadores de productos y servicios a disposición de sus socios y los va abriendo semanalmente a los no socios, al público en general.

Este tipo de comparadores son eficaces y nos permiten comparar para ahorrar. Así podemos tener la certeza de que estas calculadoras reflejan únicamente la realidad del producto o del servicio y no quieren vendernos nada. A tu bolsillo le merecerá la pena.

Woman walking in heels with shopping bags, low section  comprador glotoneria shopping gasto bolsa de compras andar pierna andando piernas comprar gastos persona irreconocible mujer una persona mujer joven feminidad distracciones elegancia forma de vida desplazarse tacones exterior dia pasear elegante femenina llevar vista delantera seccion baja vista parcial enfoque en primer plano serie imagen a color peaton despilfarrador consumismo piernas desnudas sexy paso borroso vista acotada cropeo mujeres femenino femenina ocios paseando distinguida femeninas llevando tacos vistas parciales primer plano desplazamiento vistas acotadas cropeos peatones consumistas desenfocados pierna desnuda despilfarro vistas parsiales

  • Fotos: GTRES

Rebajar es reducir el precio, no la calidad y tampoco tus derechos

rebas El otro día me preguntaba mi amiga Ana si podía cambiar un artículo que ha comprado en las rebajas, que acaban de iniciarse. Está claro que sí, porque rebajar es reducir el precio, pero no pueden recortarse tus derechos y tampoco pueden suponer una merma en la calidad de los productos.

Las rebajas son una buena oportunidad para hacer compras más baratas. Eso es todo. Pero puedes sacarle más partido si en lugar de ir a ver con qué te encuentras, planificas lo que quieres y cómo lo quieres.

UNOS CONSEJOS:

Lo primero, no te lances a las rebajas sin más, porque casi siempre acabarás comprando multitud de pequeños artículos que no necesitas y al final harás un gran desembolso en nimiedades. Haz una lista para evitar comprar cosas que no necesitas.

Los productos rebajados deben ser artículos habituales de la tienda, no nuevos productos. Si es así, no son rebajas, es otra cosa. La calidad debe ser la misma que cuando el producto no estaba rebajado.

Todos los artículos deben estar acompañados de su precio original junto al precio ya rebajado el artículo, o bien indicar el porcentaje de la rebaja. No puede haber un único precio.

Puede haber condiciones especiales de venta en algún producto, como no aceptar tarjeta para el pago o establecer un plazo distinto al habitual para hacer devoluciones. Es legal, pero siempre que te lo indiquen claramente al venderte el artículo.

Guarda el tique de compra siempre y comprueba antes que esté correcto. Será tu único argumento ante una posible reclamación.

Las garantías son las mismas en artículos rebajados y no rebajados. Si te surge algún problema, actúa como si no hubiera rebajas, porque nada cambia en ese sentido. Nunca deben recortar tus derechos porque compres en rebajas, sólo los precios.

Si no te ha convencido cómo han actuado contigo al comprar en rebajas, tienes a tu disposición ProtestApp, la aplicación de OCU para que se escuchen tus quejas.

Recuerda que los comercios deben disponeR de hojas de reclamaciones. Haz uso de ellas si no estás conforme con algo y argumenta tu queja. Mejor si compras en establecimientos adheridos al sistema arbitral de consumo, pues ofrecen más garantías al comprador en caso de desacuerdo en la venta y podrás resolver un posible conflicto de manera rápida y gratuita. En la tienda deben decirte si están adheridos a este sistema.

Y, por último, son rebajas y hay muchos periodos al año en que los artículos se rebajan. Compra productos si realmente los necesitas y si no es así, olvídate de comprar. Así también se ahorra.

rebajas

* Fotos: GTRES

Cuidado con comprar Viagra en Internet

U230314La llegada al mercado en 1998 del citrato de sildenafilo, más conocido como Viagra, revolucionó la perspectiva de las relaciones sexuales, pues prometía acabar con la disfunción eréctil, y después se ha probado que, efectivamente, funciona. De hecho, Julio Iglesias la catalogó entonces como “el mejor invento del siglo XX”. Aunque entonces no añadió el clásico “y lo sabes” que ahora inunda la Red.

Entonces Internet estaba en pañales y las opciones de hacerse con la deseada Viagra pasaban únicamente por un seguimiento médico y porque el especialista lo recetara, lo que echaba para atrás a no pocas personas, ansiosas por probar el nuevo fármaco.

Ahora, se debe tener más cuidado. La Viagra campa por Internet a sus anchas, así como multitud de productos a base de derivados del sildenafilo. Hay miles de páginas en la Red, nacionales y extranjeras, donde se vende Viagra.

Algunos las dispensan únicamente con receta médica, pero en otros no. Y de esos que no piden la receta, un gran porcentaje te enviarán a casa las pastillas, y pondrá Viagra, pero no serán viagras. Otro porcentaje no te mandará nada y perderás tu dinero. Y si tienes ‘suerte’, te llegará Viagra efectiva, pero éste es el menor de los casos.

Es posible comprar Viagra de verdad en Internet, aunque no es legal ni venderlo ni comprarlo. Pero, como todos los fármacos, debe tomarse con control, y cada persona es un mundo.
Lee el resto de la entrada »

Claro que tienes derechos al comprar por Internet

gtres_a00671389_061Comprar por Internet resulta muy cómodo. Hay quienes han hecho ya de la compra online una práctica habitual, mientras que otros siguen recelando de adquirir productos en la Red, sobre todo a la hora de aportar datos.

Como consumidor informado y responsable que soy, yo también utilizo habitualmente la Red para hacer compras, y nunca he tenido problemas. Lo que debe tenerse en cuenta siempre es qué producto se compra y dónde, puesto que existen multitud de artículos y webs fraudulentos.

Si te lanzas , por ejemplo, a comprar Viagra sin receta, uno de los productos más demandados en la Red, tendrás muchas posibilidades de salir escaldado, puesto que la gran mayoría de las webs donde en teoría se dispensa sin receta son fraudulentas (de por sí es ilegal venderla sin receta) y o no te mandarán nada o, en la mayoría de los casos, te enviarán unas pastillas que pueden incluir de todo menos la composición original, como se ha demostrado.

Cuidado también con las webs duplicadas. La mayoría de grandes firmas tienen alguna página que las suplanta, y bien en forma de falso sorteo o mediante todo tipo de malas prácticas, lo único que hacen es tratar de engañar a los consumidores para lucrarse a su costa.

Comprueba siempre que las webs en las que compras sean las legítimas. Ejemplo de esto: se pueden comprar gafas con el logo de Rayban en la Red desde diez euros. Pero, obviamente, lo único que tendrán de Rayban será un logotipo cutre mal pegado, que, de no estar, rebajaría el precio de las gafas a un par de euros.

Por otra parte, si compras en webs de la otra punta del mundo, con textos en español perpetrados por un traductor, y sin reseñas sobre los gestores de la página y sobre quién dispensa los artículos, seguramente también perderás tu dinero, y con ello quizá también la fe de seguir comprando en Internet.

Si vas a comprar online, hazlo siempre en webs que te ofrezcan plenas garantías  y no adquieras productos que se venden como milagrosos o como panaceas para todo, porque los productos milagrosos no existen.

Pero lo que me resulta más curioso es cómo algunos se resignan por ignorancia a que les engañen en la Red. Hace unos días me preguntaba mi amigo Nacho si en Internet también había derechos al comprar, y yo no daba crédito: claro que los hay, y están para cumplirse, como sucede con las compras físicas convencionales. Aunque algunas condiciones cambian. Y, por supuesto, tienes derecho a efectuar devoluciones, a reclamar y a que te faciliten una dirección para hacerlo.

gtres_a00671673_116

Si quieres reclamar o poner una queja por una mala compra online, deberás seguir varios pasos. Pero vamos a verlo con un ejemplo práctico:

Mi amigo Nacho, del que os hablaba, compró una aspiradora en la web de una gran superficie. Cuando la recibió comprobó que efectivamente era el modelo que había comprado. Pero la enchufó para probarla y el aparato se paraba cada dos por tres.

Reclamó al vendedor, por escrito en la propia web, y éste le emplazo, como única solución, a desplazarse hasta una tienda física para dejar el producto en reparación.

Para Nacho fue todo un chasco: su compra de un producto nuevo, a estrenar, había tornado a compra de un producto defectuoso que debía reparar. Así que no se conformó.

Además de presentar una queja formal en el servicio postventa, de la que guardó una copia sellada, acudió a una Oficina Municipal de Atención al Consumidor, donde le señalaron que “si compras algo por Internet tienes 14 días para devolverlo sin costes y sin dar explicaciones”, aunque el coste de la devolución corre por cuenta del comprador.

Con este argumento y el escrito que presentó en la OMIC Nacho comprobó que le estaban engañando el vendedor, y así se lo hizo saber a éste. Volvió a contactar con él y las cosas cambiaron radicalmente, porque Nacho ya no tenía que hacer nada. El vendedor se comprometió a facilitarle una nueva aspiradora en su domicilio y a recoger el modelo que no funcionada.

Y así fue. Al día siguiente ya tenía el producto, y un vale de descuento del 15% en la próxima compra online, cortesía del establecimiento que inicialmente le emplazo a reparar lo que acababa de comprar defectuoso.

Nacho no aprovechará ese vale, pues ya no confía en esa tienda que trato de engañarle. Pero solucionó el problema gracias a que se molestó en informarse y actuó.

Esto demuestra que, evidentemente, en las compras online no vale todo y, por supuesto, los consumidores tenemos nuestros derechos. Eso y que el establecimiento donde compró Nacho online no jugaba limpio, pues omitió en todo momento que un producto puede devolverse en plazo sin dar explicaciones.

Nacho comentó después su experiencia en el apartado destinado a opiniones de los clientes de la web donde compró la aspiradora, pues pensó que sería práctico que otros compradores tuvieran en cuenta su experiencia antes de aventurarse a adquirir algo en esa página.

Así que, como veis una vez más, que reclamar sí sirve para algo, y además debe ser la pauta correcta a seguir siempre que se vulneren los derechos de los consumidores. Es más, la única manera de lograr algo ante un problema como el que mencionamos es preocuparse de reclamar. Lo que no aporta nada es esperar a que las cosas se solucionen por sí solas, o seguir las pautas que marca el vendedor, pues no todos cumplen.

* Fotos: GTRES