BLOGS

Creencias populares, mentiras para tu piel y tu pelo

peloDejarse llevar por los ‘sabios’ consejos populares conduce demasiadas veces a no conseguir nada e incluso a perjudicarnos. Pasa con los presuntos remedios a distintas dolencias, con cuestiones alimenticias, con hábitos supuestamente saludables o, como no, con qué debes hacer para tener una piel bien cuidada o un pelo bonito.

Por ejemplo, creemos mayoritariamente que cortarse el pelo hace que éste crezca luego más rápido. Y es falso: cortarse el pelo no influye en su crecimiento y tampoco en la cantidad de cabellos; puede haber un efecto óptico sobre la densidad, pero nada más. Para cuidar el pelo, lo mejor es lavarlo con agua templada y un champú neutro y evitar peinarlo en exceso para no dañarlo.

Otro ejemplo de falsa creencia con el pelo como protagonista es pensar que si te lo lavas a diario favoreces que tenga más grasa. Quizá con los champús de hace décadas, podía pasar, pero con los actuales, complicado. El pelo debe lavarse cuando está sucio, eso sí. No se debe abusar de los lavados y ha de utilizarse el champú adecuado para cada tipo de pelo. Los componentes agresivos que contenían antes los champús han ido erradicándose paulatinemente desde hace décadas.

En cuanto a la piel, hay quien afirma que los cacaos labiales son adictivos. Totalmente falso. Su uso puede convertirse en un hábito, en una costumbre, pero no por sus ingredientes, puesto que éstos no son adictivos. En cualquier caso, si tienes tendencia a tener los labios secos, úsalos o utiliza vaselina. Quizá te acostumbres en exceso a aplicártelos, pero no te preocupes por sus presuntos ingredientes adictivos, porque no los llevan.

Otra de las creencias populares más extendidas es que las pomadas para las hemorroides mitigan las ojeras. Y, ojo, porque esta práctica, además de ser falsa, puede ser incluso peligrosa. Estas cremas contienen fármacos vasoconstrictores y anestésicos locales, y no se ha demostrado su eficacia y seguridad para uso cerca de los ojos, a los que puede dañar.

Pasa lo mismo con la pasta de dientes como solución universal a espinillas y granos. Nada de nada. Utilizarlas para tal fin puede incluso empeorar la inflamación de la espinilla, obstruyendo el comezón e irritando la piel. Si tienes ese problema, sin duda tu dermatólogo tiene la solución.

Son sólo algunas de las falsas creencias más habituales sobre la piel y el pelo. La OCU ha hecho una recopilación más extensa, muy interesante y reveladora, que podéis ver en su página web.

* Foto: GTRES

Los comentarios están cerrados.