BLOGS

Sí, la cafeína también es beneficiosa, pero sólo en su justa medida

cafeLa cafeína tiene mala fama. Hay quienes la disfrutan en un buen café, pero para muchos es simplemente un remedio para no quedarse fritos, ya sea ataviada de café, de refresco de cola o en forma de bebida energética. O de té, que también tiene. Una taza de té contiene unos 30 mg de cafeína.

Es el abuso lo que la convierte en peligrosa. Pero la cafeína es beneficiosa en su justa medida. Estimula el sistema nervioso central para reducir el cansancio y la fatiga con sólo tomar unos 3 mg de cafeína por kilo de peso corporal.

También ayuda a mantener la concentración, pero deberemos ampliar la dosis a 75 mg, aunque no todo el mundo puede ir tan lejos, pues a las personas con problemas de corazón, por ejemplo, no les iría bien.

Ingerir más cantidad de ésta ya no es recomendable y, ojo, porque hay latas de bebidas energéticas muy conocidos que incluso la triplican.

Excederse en el consumo de cafeína puede provocar ansiedad, nerviosismo, insomnio, angustia, trastornos gastrointestinales, temblores y taquicardia. Además, la cafeína crea adicción y está contraindicada para muchos.

Pero un uso moderado no ha de ser un problema. La mayoría de las personas puede disfrutar de un café sin que se resienta su organismo. Todo en su justa medida. Y si no sabes cuánta cafeína tomas cada día, puedes descubrirlo con la Calculadora de Cafeína de la OCU.

melisa

* Foto: GTRES

5 comentarios

  1. Dice ser David

    Si una taza de té, tiene 30mg. Y según la ilustración, tres tazas de té equivalen a una taza de café. Entonces un café tiene 90mg de cafeina.

    Y pego un texto tal cual está escrito: También ayuda a mantener la concentración, pero deberemos ampliar la dosis a 75 mg, aunque no todo el mundo puede ir tan lejos

    Apenas nadie debería tomarse un café al día. Y nadie puede tomarse un café todos los días.

    23 septiembre 2015 | 16:51

  2. Dice ser Para el que dice ser David

    Apaga el ordenador y vete a la calle a darte un paseo majo!

    23 septiembre 2015 | 17:08

  3. Dice ser Respeto

    David lleva razón, veo que tu no has reparado en ello.

    23 septiembre 2015 | 17:17

  4. Dice ser rg

    hay un “pequeño” problema; de donde salen las referencias y mediciones de cafeína tomando el café como principal referente; una taza sí, pero de qué café, de cómo está elaborado, expreso, procedencia, filtrado, de máquina…etc…?
    Todas esas variables hacen que la cantidad sea el doble o la mitad, casi nada.

    Lo digo porque Juan Revenga dedicó el blog de este mismo sitio un artículo sobre esto. Te puedes pasar horas y horas buscando la cantidad de cafeína considerada como X y ésta varía entre 50-70% según quien o qué.

    Es una de esas cosas que a dia de hoy no existe una referencia clara porque hay más variables por lo visto.

    Buscad info y vereis por vosotros mismos que cada uno da una cifra, y hablo de estudios, empresas, laboratorios, gente independiente, etc…y no hay ni el más mínimo consenso, pero vamos, ni por aproximación.

    De todas formas nada nuevo aunque esté bien recordarlo: el abuso no mola..XD

    23 septiembre 2015 | 22:26

  5. Dice ser Uno mas

    Es que en esto no se ponen de acuerdo ni los médicos…

    Yo tengo la tension alta y un médico me dijo que hasta 3 cafés al día no hay problema, otro que 2 y otro que mejor ninguno… ¿Al final cuantos cafés vienen bien y cuantos mal?

    Yo el de la mañana no le perdono y mi tope son dos, no sé si ya me estoy pasando…

    Aquí se os ha olvidado incluir otros efectos del café que he leido alguna vez…
    – Para los asmaticos como yo dicen que es bueno, no recuerdo ya muy bien porque pero me quedo con que es bueno jeje…
    – He leido en varias revistas que es cancerígeno, pero curiosamente en algunas de esas mismas revistas he leido que previene y disminuye mucho el riesgo de ciertos tipos de cancer… ¿en qué quedamos? ¿O puede ser las dos cosas? cancerígeno para unas cosas y prevención para otros cánceres…

    24 septiembre 2015 | 11:08

Los comentarios están cerrados.