BLOGS

Drogas de gimnasio

Desde hace unos años, algunos grandes traficantes de droga han cambiado de producto. Las penas por traficar con cocaína, heroína o hachís son mucho mayores que las que se imponen por hacer lo mismo con ‘productos para deportistas’ ilegales, aunque también estén repletos de drogas y basuras varias. Pero los beneficios son iguales e incluso mayores traficando con preparados de estos que con las clásicas drogas. De ahí viene todo.

Así que a más vendedores, mayor oferta. Internet está lleno de ‘productos para deportistas’. Pero, cuidado, porque algunos pueden resultar muy peligrosos.

No es nada fácil controlar este ‘mercado’, sobre todo en Internet, donde la compra de productos ilegales -y dopantes- está muy extendida.

Existen complementos a la dieta que son legales, obviamente, pero distinguirlos de los que no lo son es cada vez más difícil. En cualquier caso, para un deportista profesional, estos productos ilegales no pueden ser nunca válidos, pues son dopantes, y no están permitidos en el deporte.

El uso recreativo en gimnasios de productos de estos es lo que está colaborando estrepitosamente a su comercialización y compra masiva, casi siempre sin ningún control. Pese a que los reclamos coloridos y las promesas infundadas son sólo los argumentos de esos artículos.
gtres_a0021
Cada vez que los detecta, la Aemps  retira los productos irregulares de este tipo tras confirmar que no son más que drogas, pero su ámbito es únicamente España y, aunque retire un producto, desde aquí se puede comprar a través de Internet en cualquier lugar del mundo. La agencia estadounidense del medicamento  hace lo mismo, con la misma suerte que la Aemps. La mayoría de estos productos ilegales provienen de Asia y Sudámerica.

La Aemps ha retirado, por ejemplo, multitud de productos para fisioculturistas que se vendían como alternativas naturales y, sin embargo, contenían esteróides anabólicos, para aumentar la masa y la potencia muscular, casi nunca mencionados en el etiquetado, como Epistabol, Epistane, Episdrol o Dymethaberry Steel Crushers. Este último, presentado como alternativa natural, contenía metasterona o superdrol, principio activo relacionado con la testosterona y asociado a las enfermedades hepáticas que pueden llegar a ser graves, como la colestasis hepática o la hepatotoxidad.

Ojo también con algunas barritas energéticas con altas cantidades de sustancias ilegales, sobre todo esteroides, no declarados en el etiquetado. Y, por supuesto, con algunas bebidas energéticas, algunas equivalentes a la ingesta de 14 cafés en lo que a cafeína se refiere, a lo que hay que añadir otras sustancias como la taurina.

Algunos esteroides o derivados están indicados para uso médico, pero ninguno está autorizado para mejorar el rendimiento deportivo.

Algunos de esos esteroides, en determinados complementos ilegales, han sido sintetizados para que sean más difíciles de detectar en los controles, tanto de drogas como de dopaje. Pero, cuidado, porque el uso de productos con esteroides en su composición conlleva muchos riesgos y, en ocasiones, graves efectos colaterales, como: crecimiento de mamas en el varón, calvicie, infertilidad, impotencia, acné severo, aumento del riesgo de tendinitis y roitura de tendones, tumores y alteraciones hepáticas, aumento del colesterol, hipertensión, problemas de corazón y circulatorios, desórdenes psiquiátricos y, en la mujer, voz profunda, aumento del vello corporal, calvicie o ausencia de menstruación. Un precio demasiado alto a pagar únicamente por ganar masa y músculo, que además se perderá en el momento en que se abandone el consumo de estas drogas.

Resulta bastante desconcertante también que algunos gimnasios, instalaciones donde se presupone que se va a hacer deporte y a cuidar la salud, hayan sido cerrados por ser foco de distribución y consumo de sustancias ‘deportivas’ ilegales.

Ante todas estas circunstancias, lo de siempre: sentido común. En cualquier ámbito, prescinde de los productos que no necesites. Si de verdad quieres hacer deporte y mantenerte en forma, no te compliques la vida. Maltratar tu organismo e hipotecar tu salud únicamente por estética es absurdo.

gtres_a0021061

* Fotos: GTRES

6 comentarios

  1. Dice ser prueba toro

    que tela, lo peor es que la gente le d igual

    http://goo.gl/0pq6Re

    26 marzo 2015 | 08:56

  2. Dice ser sinvivirenmi

    y lo peor es que no lo hacen por razones deportivas sino estéticas (si se puede llamar estético a tener unos brazos como jamones extremeños)

    26 marzo 2015 | 09:04

  3. Dice ser asd

    luego hablan de los cánones de belleza en la mujer y lo que les influyen desde jovenes por culpa de modelos tísicas y demás…pero los hombres no se salvan de este mundo, cada vez mas necesitan para verse guapos estar hinchados como orcos y echarse mil cremas. ¡que pena de metrosexuales y vigorexicos!

    26 marzo 2015 | 09:19

  4. Dice ser Albertroll

    sinvivirenmi,

    Pues el de los brazos como jamones extremeños liga el triple que el que tiene los brazos alambre. Que a ti no te gusten no quiere decir que a otro no le gusten. A mi tampoco me parece nada estetico la barriga cervecera y no por eso los menosprecio.

    El problema de todo esto es no poder comprar los productos libremente en la farmacia. Son medicamentos y si se toman de forma correcta y controlada, obtienes beneficios con el minimo de efectos secundarios (recordad q cualquier medicamento que tomes los tiene).

    Aqui el doble rasero, puedo comprar una caja de aspirinas pero no una de testosterona. Si te toman una caja entera de aspirinas la palmas, así que aqui ya entra la cabeza que tenga cada uno.

    26 marzo 2015 | 15:25

  5. Dice ser pedro

    Chulo-playas baratos que no tienen lo que hay que tener para entrenar y usan la via fácil.

    26 marzo 2015 | 16:52

  6. Dice ser Deportista

    Albertroll, amigo.. si la única forma de “ligar” es tener unos brazos como jamones, eso dice mucho de la personalidad y materia gris de la interesada.
    Otra cosa. El que se cuide y se ponga en forma con la intención de atraer a las petardas de turno, mal va encaminado…

    27 marzo 2015 | 00:08

Los comentarios están cerrados.