BLOGS

No compres productos milagrosos, como Energy Saver Pro, o tirarás el dinero

a00504168 020Desde que se jubilaron Amparo y Pascual, se apuntan a todo tipo de saraos comerciales: demostraciones de ollas, de colchones, de productos que te hacen la vida más fácil…

El caso es que el otro día, acudieron a una de estas ‘presentaciones’, de colchones concretamente, y les acabaron endosando un aparatito como alternativa a los colchones, que ahorra energía con sólo conectarlo a la red de tu casa. Les soplaron 45 euros.

Se llama Energy Saver Pro  y su fabricante asegura que permite ahorrar un 75% en el consumo con sólo enchufarlo. Después de tres horas de charla sobre colchones maravillosos a 1.200 euros, este invento de 45 euros les pareció una buena compra a estos ancianos.

Bien pagados estarían esos 45 euros si realmente ahorrasen un 75% en el consumo de electricidad. Pero es que por no ahorrar, no ahorra nada. Es un trasto inútil. Y, por desgracia, abundan.

Y no lo digo yo, lo dice la OCU, que analizó este cacharro y comprobó que el consumo de electricidad era exactamente el mismo con y sin el Saver Pro enchufado.

Muchas personas mayores, y no tan mayores, se lo creen todo.  Sobre todo porque las personas de cierta edad suelen tener arraigado aquello de que si algo se vende será porque es eficaz. Y no. En estos tiempos podemos encontrar montones de artilugios que no valen para nada y que ahí siguen: el Saver Pro, el crecepelos Fulfix,el Alkolator…  Los productos milagrosos no existen en ningún ámbito del consumo.

Y claro, Amparo y Pascual se preguntaban: ¿cómo es posible que algo que no sirve para nada esté en el mercado, y encima a esos precios?

Pues en principio, no se puede. Este producto lo incumple todo: no sólo no es eficaz, sino que además su publicidad es engañosa.

Lo que está claro es que el pasotismo de las autoridades de consumo es cuanto menos preocupante con este tipo de artículos, que únicamente acaban retirando  muchas veces sólo después de que sea clamor popular que no sirven para nada.

El caso es que el Energy Saver Pro, para continuar con su leyenda de inutilidad, tampoco es fácil devolverlo. Amparo y Pascual ni siquiera tenían dónde hacerlo, pues ellos compraron el producto en un hotel y durante una presentación de colchones.

Traté de ayudarles. Encontramos la web y lo intentamos, pero nos dieron largas, en inglés, hasta que dejaron de comunicarse con nosotros y, como esa empresa no tiene delegación en España, ahí nos quedamos, con un chisme inútil de 45 euros en las manos, que ni siquiera luce como objeto decorativo.

La solución en estos casos no pasa por reclamar o por denunciar, sino por no comprar. Cualquier iniciativa legal posterior será tediosa y poco fructífera.

No adquieras productos que se anuncian como milagrosos, porque esos artículos no existen, y compra sólo en páginas que te ofrezcan plenas garantías, no en cualquiera.

* Foto: GTRES

3 comentarios

  1. Dice ser Lola

    Me llegan a cada momento invitaciones para asistir a eventos de ese tipo, todas terminan en la papelera. Después están las llamadas vendiendo colchones o aparatos para purificar el agua, o diciendo que te has ganado un premio, de momento como tengo la mente suficientemente clara digo que no a todo, pero pienso que llegará el día en que me embauquen y claro con tantas lagunas legales que hay para que se permitan estos engaños vamos claro.

    23 marzo 2015 | 17:56

  2. Hay un monton de productos basura como estos, lo mejor os recomiendo hacer un curso de kitesurf en nuestra escuela de kitesurf en Tarifa.

    24 marzo 2015 | 00:53

  3. Dice ser El colchonero

    Lo de reunir ancianos en el salón de un hotel para colocarles productos a precios desorbitados tenía que estar prohibido. Es como llevar las ovejas al matadero.
    Son vendedores muy agresivos y sin escrúpulos que no buscan solucionar una carencia al comprador, si no que quieren sacar los euros a los ancianos con técnicas de ventas agresivas y sin ninguna ética.
    Colchones a más de 1.000€ que en tiendas de su barrio los tiene por 200€ como mucho, y toda clase de productos-milagro, que más bien son productos-estafa, son colocados a los que ven más débiles dentro del grupo, ayudados con otros que hacen de gancho.
    A mi tienda también llegan ancianos preguntando si han hecho bien comprando tal o cual producto y a veces me da pena decirles que les han timado.
    En fin, gentuza hay en todas las profesiones pero estos son de juzgado de guardia.

    24 marzo 2015 | 10:18

Los comentarios están cerrados.