BLOGS

Seguimos en la brecha

Hace diez meses que empecé a escribir este blog en 20minutos, cuyo objetivo ha sido siempre velar por los intereses de los consumidores. Por algo me hago llamar Justo Leal. Para ello me he apoyado siempre en contenidos elaborados por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), una organización que lleva cuarenta años en la brecha y en la que confían más de 300.000 socios.

Queríamos mostrar también cómo trabaja la OCU a diario, codo con codo con el consumidor, y hemos hablado en numerosas ocasiones de la app ProtestApp como herramienta práctica para afrontar los problemas.

Hemos tratado todo tipo de temas desde que iniciamos una aventura que ahora llega a su fin. Desde qué lleva un kebab a cómo reclamar por múltiples conceptos, pasando por el día a día de cualquier consumidor de nuestro país. Os invito a que los repaséis, porque las entradas de este blog tienen en común su practicidad y su vocación de servicio público, y os invito a que sigáis informados como consumidores y usuarios en la página web de OCU.

Ha sido un placer estar al lado de los consumidores durante tantos meses también en este soporte privilegiado que es 20minutos.es, que es una referencia en nuestro país, entre otras cosas, también por su vocación bloguera. Nos seguimos viendo en ocu.org.

Lo dicho: ha sido un enorme placer. Hasta siempre.

Creencias populares, mentiras para tu piel y tu pelo

peloDejarse llevar por los ‘sabios’ consejos populares conduce demasiadas veces a no conseguir nada e incluso a perjudicarnos. Pasa con los presuntos remedios a distintas dolencias, con cuestiones alimenticias, con hábitos supuestamente saludables o, como no, con qué debes hacer para tener una piel bien cuidada o un pelo bonito.

Por ejemplo, creemos mayoritariamente que cortarse el pelo hace que éste crezca luego más rápido. Y es falso: cortarse el pelo no influye en su crecimiento y tampoco en la cantidad de cabellos; puede haber un efecto óptico sobre la densidad, pero nada más. Para cuidar el pelo, lo mejor es lavarlo con agua templada y un champú neutro y evitar peinarlo en exceso para no dañarlo.

Otro ejemplo de falsa creencia con el pelo como protagonista es pensar que si te lo lavas a diario favoreces que tenga más grasa. Quizá con los champús de hace décadas, podía pasar, pero con los actuales, complicado. El pelo debe lavarse cuando está sucio, eso sí. No se debe abusar de los lavados y ha de utilizarse el champú adecuado para cada tipo de pelo. Los componentes agresivos que contenían antes los champús han ido erradicándose paulatinemente desde hace décadas.

En cuanto a la piel, hay quien afirma que los cacaos labiales son adictivos. Totalmente falso. Su uso puede convertirse en un hábito, en una costumbre, pero no por sus ingredientes, puesto que éstos no son adictivos. En cualquier caso, si tienes tendencia a tener los labios secos, úsalos o utiliza vaselina. Quizá te acostumbres en exceso a aplicártelos, pero no te preocupes por sus presuntos ingredientes adictivos, porque no los llevan.

Otra de las creencias populares más extendidas es que las pomadas para las hemorroides mitigan las ojeras. Y, ojo, porque esta práctica, además de ser falsa, puede ser incluso peligrosa. Estas cremas contienen fármacos vasoconstrictores y anestésicos locales, y no se ha demostrado su eficacia y seguridad para uso cerca de los ojos, a los que puede dañar.

Pasa lo mismo con la pasta de dientes como solución universal a espinillas y granos. Nada de nada. Utilizarlas para tal fin puede incluso empeorar la inflamación de la espinilla, obstruyendo el comezón e irritando la piel. Si tienes ese problema, sin duda tu dermatólogo tiene la solución.

Son sólo algunas de las falsas creencias más habituales sobre la piel y el pelo. La OCU ha hecho una recopilación más extensa, muy interesante y reveladora, que podéis ver en su página web.

* Foto: GTRES

¿Black qué? ¿Otra fiesta del consumo para vendernos la moto?

a00451731 939En la entrada anterior os hablaba de mi amigo Marcos, que arregla motos pero no sabe poner la lavadora. Hoy os voy a hablar de otros que no arreglan motos, nos las venden. Y para hacerlo, que mejor que adoptar de Estados Unidos algo llamado Black Friday, igual que ya hicimos nuestras otras jornadas aparentemente festivas, que realmente son poco más que reclamos para que consumas, como Halloween o San Valentín.

El Black Friday lleva ya un par de años con nosotros, los mismos que ya no hay periodos de rebajas regulados por ley, y en esta ocasión lo viviremos este viernes, día 27 de noviembre. Se trata de una jornada de rebajas que en EE UU marca el comienzo del periodo navideño, y que en España sirve para que los comercios se lancen a vender a cualquier precio. Y nunca mejor dicho, porque son multitud quienes el día anterior suben los precios, para rebajarlos la jornada del Black Friday y dejarlos como estaba. Descaradamente. Y si les piden cuentas, justifican esta mísera práctica diciendo que los precios fluctúan.

Lo triste es que la ley les ampara, porque los precios en España son libres. Pero son multitud los consumidores que tachan esta práctica de engaño, y no les falta razón.

Si decides lanzarte a la aventura de encontrar chollos durante esta jornada, mucho ojo, porque no te será fácil. No te dejes llevar por los reclamos y compara productos antes de comprar.

Comprueba también que figure en el artículo el precio original y el porcentaje de rebaja, y no olvides que las garantías son siempre las mismas, sea en artículos rebajados o no: dos años para la gran mayoría de los productos.

Cuidado también con las denominadas condiciones especiales, que amparan a las tiendas a la hora de no aceptar el pago con tarjeta, por ejemplo, en jornadas de rebajas. Pero una cosa es eso, y otra que abusen del cliente. Otro ejemplo: exige siempre el tique de compra, y si en alguna tienda te dicen que durante el Black Friday pueden abstenerse de dártelo, no es cierto. Tienen la obligación de entregártelo, igual que están obligados a tener a disposición de los clientes hojas de reclamaciones, con sus tres copias.

Y si vas a vivir el Black Friday desde casa, ante el ordenador, recuerda que en compras online tienes 14 días para hacer devoluciones y tendrán que devolverte todo lo que pagaste.

Visto lo visto, el Black Friday parece una fiesta del consumo para las tiendas, no para los consumidores. Así que tenlo en cuenta. No digo que no puedas encontrar algún producto interesante rebajado. Pero que no te vendan la moto.

* Foto: GTRES

Lo confieso: nunca he puesto una lavadora

lavadoraSi el título de esta entrada estuviera en WhatsApp, llevaría al lado un emoticono de esos entre alarmado y sorprendido. Pero doy fe de que hay gente que a sus treinta y muchos jamás ha puesto una lavadora. Es el caso de mi amigo Marcos, que se separó hace mes y medio.

Marcos vive ahora de alquiler en una minúscula casa de 30 metros cuadrados. Es mecánico de motos y cuando fue a poner su primera lavadora  nos llamó a todos los amigos. No tiene ni idea. “Lo confieso: nunca he puesto una lavadora”. Y eso no es lo malo, lo peor es que al intentarlo tampoco lo logró. Es capaz de desmontar y volver a montar cualquier moto, pero no sabe darle a tres botones sin liarla parda.

Así que como yo ahí llego, le expliqué, y lo resumí todo en siete prácticos consejos. Allá van:

1 – Lee el manual de instrucciones, que para eso está, no para calzar la mesa del salón. Ahí te vienen los tipos de programa y cómo usar la lavadora en cada caso.

2 – Lava por separado la ropa. La de color, la blanca, la delicada… Cada prenda tiene su pequeño manual de instrucciones dentro del manual general.

3 – Lee las etiquetas de la ropa. No es lo mismo lavar algodón, que encoge, que lavar prendas sintéticas. Ojo a las temperaturas.

4 – Usa suavizante. Pero no sólo suavizante. No seas gañán, que el suavizante, suaviza, pero no limpia. Debes utilizar detergente para lavadora, no para otra cosa, y añadir el suavizante al lavado.

5 – Selecciona el programa correcto. Los diferentes tipos de lavado están en el manual de instrucciones, y si no lo tienes, puedes mirar en Internet. La mayoría de manuales de casi todas las marcas están en la Red.

6 – No te hernies. Agáchate para meter la ropa en la lavadora, a no ser que sea de carga superior, claro. Igual te tiras ahí un rato con la espalda retorcida y ya tienes excusa para no volver a poner la lavadora en tu vida.

7 – Tiende la ropa lo antes que puedas. No la dejes ahí todo un día, porque la ropa se estropea y acaba oliendo. Y busca un lugar adecuado para tender. Si vives en una localidad con mucha humedad, lo mejor es comprar un tendedero portátil y tender dentro de casa, teniendo cuidado de que la ropa no chorree.

Ánimo, Marcos, que llevan poniéndose lavadoras décadas. Tú puedes.

lavadora

  • Foto: GTRES

 

Es fundamental comparar para ahorrar

Woman holding bags. people woman young woman young 20-25 years one interior hold holding stand standing bags bag colourful colour smile smiling enjoy enjoying vertical shopping shop

Vale que una de las base del consumo, y del fomento del consumo, es que los productos entren por los ojos. Vale que cuando uno ve un producto que atractivo, lo quiere sin más. Incluso aunque no le haga falta. Pero así no se ahorra, y no están los tiempos como para tirar el dinero.

Si de verdad se quiere ahorrar al comprar algo, lo mejor es frenar en seco las ansias y actuar con cabeza. Por eso es fundamental comparar.  Es, sin duda, la mejor forma de ahorrar. Si uno quiere darse un capricho y puede permitírselo, adelante. Pero si la idea es ahorrar al máximo, comparar productos es la mejor manera de hacerlo.

A veces no es fácil hacerlo físicamente; es decir, acudiendo a diferentes establecimientos para comparar productos similares y precios. Y por eso surgieron unas herramientas que pueden consultarse desde cualquier lugar cómodamente a través de Internet: los comparadores.

Muchas empresas tienen a disposición del público comparadores online de productos y servicios, y lo primero que debemos comprobar es que la entidad en cuestión no sea parte interesada. Por ejemplo, si buscamos un seguro y acudimos al comparador de una empresa concreta, debemos comprobar en primer lugar que se refleje la realidad del servicio y no la realidad de la empresa, porque si es parte interesada el comparador no será del todo imparcial, ya que a esa firma lo que le interesa es vender su seguro, no el más ventajoso.

Lo mejor es acudir a entidades independientes, como la OCU, que dispone de multitud de comparadores de productos y servicios a disposición de sus socios y los va abriendo semanalmente a los no socios, al público en general.

Este tipo de comparadores son eficaces y nos permiten comparar para ahorrar. Así podemos tener la certeza de que estas calculadoras reflejan únicamente la realidad del producto o del servicio y no quieren vendernos nada. A tu bolsillo le merecerá la pena.

Woman walking in heels with shopping bags, low section  comprador glotoneria shopping gasto bolsa de compras andar pierna andando piernas comprar gastos persona irreconocible mujer una persona mujer joven feminidad distracciones elegancia forma de vida desplazarse tacones exterior dia pasear elegante femenina llevar vista delantera seccion baja vista parcial enfoque en primer plano serie imagen a color peaton despilfarrador consumismo piernas desnudas sexy paso borroso vista acotada cropeo mujeres femenino femenina ocios paseando distinguida femeninas llevando tacos vistas parciales primer plano desplazamiento vistas acotadas cropeos peatones consumistas desenfocados pierna desnuda despilfarro vistas parsiales

  • Fotos: GTRES

¿El té es bueno?

A00690117_001Hay quienes no toman café e incluso lo desaconsejan y dentro de ellos muchos que son consumidores habituales de té. Y viceversa. También hay detractores del té, a los que les suele gustar más el café.

Pero los consumidores apasionados de té, de todas clases de té, disfrutan esta bebida al máximo.

Lo cierto es que desde hace siglos se toma té en todo el mundo, y su consumo es casi religión en determinados lugares de la India, los países árabes o el Reino Unido, por ejemplo.

Son muchos los mitos sobre el té, que comenzó a tomarse hace miles de años en Asia por sus supuestos efectos beneficiosos y estimulantes. ¿Los tiene?

Los tiene. El té es fuente de antioxidantes, tanto como las frutas y las verduras, y los antioxidantes protegen las células y los tejidos frente a los radicales libres, que están relacionados con algunas enfermedades, como el cáncer, el Alzheimer o las complicaciones cardiovasculares. Pero, aun así, no está muy claro cómo actúan los antioxidantes en el cuerpo humano. Lo que sí sería un error es sustituir en la dieta las frutas y las verduras por el té, ya que las frutas, además de antioxidantes, contienen vitaminas, minerales y fibra, entre otras cosas, y éstos no los contiene el té.

También existe la creencia de que el té previene los problemas cardiovasculares, y es cierto. Los componentes de esta infusión ejercen un efecto protector frente a factores como la oxidación de las LDL y los niveles plasmáticos de colesterol.

A00703952_012
Lo que no está tan claro es que el té ayude a adelgazar, porque perder peso depende de muchos factores, obviamente no sólo de incluir el té en la dieta. La idea de que el té ayuda o no a perder peso genera discrepancias. Algunos estudios indican que, a largo plazo, un consumo elevado de té verde puede tener efectos favorables para la disminución del peso corporal y la distribución de la grasa. Pero otras investigaciones no han podido demostrarlo.

Un mito más del té es que pasa por destacar su presunta eficacia diurética. Pero tampoco se ha probado científicamente. Lo que sí parece que es cierto es que se alteran las propiedades del té al añadirle leche.

Teína es lo mismo que cafeína

En cuanto a la teína, hay quien la diferencia de la cafeína, y es lo mismo. La teína y la cafeína son la misma sustancia. La única variación es la cantidad de cafeína/teína  que hay en cada bebida, y tanto el té, como el café, como el chocolate contienen esa sustancia.

El té tiene menos cafeína/teína que el café, y esta sustancia tiene efectos beneficiosos, pero también perjudiciales, ya que puede provocar un aumento del nerviosismo, subida de tensión y además es adictiva.

Ningún alimento soluciona los problemas por sí mismo, y sus efectos dependerán de la frecuencia y cantidad con que se consuman, además, lógicamente, de las circunstancias fisiológicas de cada persona.

tete

* Fotos: GTRES

OJO con las lentillas de fantasía, que Halloween no sea el terror de tus ojos

aa97e8e115414fc4db7b18aeb78358c6Lo de celebrar Halloween nos lo han impuesto a todas luces. Pero está claro que ha calado. Cada vez más niños y no tan niños se disfrazan en estas fechas y agudizan su ingenio para lucir el atuendo más original.

No deja de ser una práctica más comercial que otra cosa, sobre todo en España, donde hace un par de décadas apenas sabíamos de esto. Pero somos así, asimilamos rápido si se trata de algo festivo. No así los estadounidenses, pues no me veo yo a un grupo de feligreses sacando en procesión a la Virgen de la Consolación por las calles de Wichita, por ejemplo.

El caso es que el año pasado, mi vecina Irene se disfrazó de zombi y se lo curró a fondo. De hecho, hasta se compró en Internet unas lentillas para ponerse los ojos rojos. Genial el disfraz, un exitazo. Pero seis horas después, Irene se quitó las lentes de fantasía que se había comprado en la Red, y tenía los ojos que ya no le hacían falta lentillas para parecer una zombi.

Qué barbaridad. Le quedaron los ojos tan rojos y tan secos que tuvo que acudir directamente a urgencias. Bueno, tuvieron que llevarla, porque apenas podía enfocar.

Son algunos de los síntomas que pueden provocar estas lentes de fantasía que se venden sin control alguno en la Red  y en algunas tiendas, de manera totalmente ilegal. Porque aunque sean de fantasía, no dejan de ser lentes, y sólo pueden venderse legalmente en establecimientos físicos bajo la supervisión de un profesional óptico.

La legislación española prohíbe la venta de este tipo de lentes sin la supervisión de un profesional óptico por tratarse de productos sanitarios.

Hacerte con unas lentillas de fantasía resulta bastante fácil, pero expondrás tus ojos a infecciones, reacciones alérgicas, úlceras, conjuntivitis y todo tipo de daños.

El uso de lentillas, ya sean graduadas o no, debe supervisarlo un profesional, y utilizarlas requiere de tiempo para que tus ojos se adapten a ellas. Así que no te la juegues. Si te quieres disfrazar en Halloween, hazlo y métele mucho miedo a los que te cruces. Pero no necesitas que tus ojos vivan una peli de terror para conseguirlo.

Christine Hettrich of Conta Optic GmbH wears contact lenses, one in soccer ball patern, left, the other in the German national colors, right, at the company's office in Ludwigsburg near Stuttgart, southwestern Germany, Wednesday, May 24, 2006. The special offer for the upcoming 2006 Soccer World Cup contains one soccer lens, one German lens and maintainance accessory. (AP Photo/Thomas Kienzle) © RADIAL PRESS

* Fotos: GTRES

Todo lo que debes saber sobre los huevos

huevos2El huevo es un alimento que se utiliza en multitud de preparaciones. De hecho, no abundan los productos de repostería que no lleven huevo, por ejemplo. Y qué decir de unos buenos huevos fritos con patatas, o con jamón, chorizo, salchichas…

En casi todos los hogares hay siempre huevos y son pocos los que prescinden de ellos en su dieta, salvo que los tengan contraindicados y no puedan tomarlos.

Cualquier diría que tomar huevos no tiene ningún secreto. Pero hay algunos aspectos que seguro que muchos desconocen. Por ejemplo, a qué atiende la numeración que llevan algunos en la cáscara o cómo saber hasta cuándo puedes consumirse, pues algunas personas confunden la fecha de puesta con la de caducidad.

El huevo es un alimento rico en vitaminas y proteínas que pierde frescura con rapidez, sobre todo si no se refrigeran. Pero puede consumirse sin problema aparente hasta 28 días después de su puesta.

Para saber si los huevos son frescos, debemos comprobar que la yema y la clara sean consistentes, y la cáscara debe estar intacta y limpia. Existe un truco para saber si un huevo está fresco: basta con sumergirlo en un recipiente con agua, y si se hunde hasta el fondo, es que el huevo está fresco. Si flota, deséchalo. Pero, ojo, no te vayas a confundir con un huevo cocido, porque ésos sí flotan.

Los huevos viejos tienen la cáscara más lisa y ganan brillo. Lo ideal es que tengan la cáscara áspera y opaca.

Si una vez abierto, el huevo huele, no lo consumas. Los huevos apenas huelen, la clara debe ser traslúcida y gelatinosa y la yema ha de tener relieve.

La OCU alerta de que los huevos deben conservarse siempre en la nevera con la punta fina hacia abajo. También es conveniente evitar exponer los huevos a cambios bruscos de temperatura.

huevo

LA INFORMACIÓN EN LOS HUEVOS

Los huevos que se venden en las tiendas se clasifican por su calidad, peso y tamaño. Aunque sólo encontraremos en los comercios los de categoría A, que es la mejor. La B no se refiere a que tengan defectos, pero únicamente se utiliza en la industria alimentaria y no se venden en las tiendas.

Por peso:

  • Hay huevos de talla XL, que son los de más de 73 gramos
  • L, de entre 63 y 73 gramos.
  • M, de entre 53 y 63 gramos.
  • P, de menos de 53 gramos.

Si lucen la leyenda “extra” o “extrafrescos”, ésta indica que se han puesto a la venta durante los 9 días siguientes a su puesta.

También tienen un código que indica el tipo de cría de las gallinas que los han puesto: 0 si son gallinas ecológicas, 1 para las criadas al aire libre o camperas, 2 para las criadas en el suelo y 3 para las criadas en jaulas.

Las dos letras siguientes muestran el país de procedencia del huevo y los siguientes números hacen referencia a la granja concreta, que tiene un número para la provincia, otro para el municipio y el resto es la explotación dentro de ese municipio.

En cuanto al color, no importa. Hace años abundaban los huevos blancos, que ahora son más difíciles de encontrar. Predominan los marrones en las tiendas españolas. El color tiene que ver con la raza de la gallina y la alimentación que haya recibido: si es blanca, pone huevos blancos, y si es rojiza, pone huevos rojizos. El color no influye en el sabor y tampoco en la calidad o el valor nutritivo.

Por último, hay quienes creen que los huevos son malos. Y, claro, cualquier alimento consumido en exceso sienta mal. Por esta razón, se debe abusar de tomar huevos, pero, por supuesto, tampoco deben dejar de tomarse.

Es más, tomar un huevo al día ni aumenta el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, ni eleva el colesterol en sangre, como afirman algunas creencias populares. El huevo es un alimento nutritivo, con proteínas en la yema y en la clara, minerales como el fósforo y el selenio y vitaminas A, D, E y K.

huevos3

* Fotos: GTRES

Demasiadas pastillas en nuestras vidas

a00504969 653Recuerdo que cuando estuve en Cuba, me pareció tercermundista que en las farmacias dispensaran únicamente algunas pastillas en lugar de la caja entera. Pensé que lo hacían porque no andan muy boyantes de recursos. Pero está claro que, sea por lo que sea, tienen razón al obrar así.

En España abusamos de los medicamentos,  hasta el punto de que el gasto en ellos ha crecido un 58% desde 2010, según refleja una encuesta de la OCU.

La encuesta señala que los españoles gastamos una media de 1.378 euros al año en medicamentos no cubiertos por la Sanidad pública, el 14% del presupuesto familiar medio; de los cuales 614 euros, casi la mitad, irían destinados a cuidados dentales; seguidos por los oftalmológicos, con 197 euros de media.

Estos gastos elevados contrastan, por ejemplo, con lo ‘poco’ que se le destina a la atención psiquiátrica y la psicología, 39 euros anuales de media.

Este incremento tiene bastante que ver el aumento del copago farmacéutico por los recortes de la administración y, como no, por el empeño de la industria farmacéutica en que tomemos más pastillas de la cuenta, como también denuncia la OCU.

ocuLos gastos en rehabilitación y fisioterapia han crecido un 45% en cinco años y los relacionados con los cuidados auditivos lo han hecho un 29%. Únicamente ha descendido el gasto en oftalmología, un 19%, y ortopedia, un 25%.

La consecuencia de este aumento es que hay muchas familias que no pueden hacer frente a sus gastos sanitarios y se ven obligadas a retrasar los tratamientos e incluso a descartarlos. Un 34% de los encuestados por la OCU aplazó un tratamiento por falta de recursos y un 13% lo abandonó definitivamente.

Así, para las familias que ingresan menos de mil euros al mes, nada menos que un 28% de las sondeadas, las dificultades son máximas.

En cualquier caso, parece claro que nos hemos acostumbrado a abusar de los medicamentos a la mínima, y muchas veces lo pagan quienes realmente necesitan un tratamiento. Es mejor que no medicalicen tu vida y que tomes medicamentos cuando realmente sea necesario, no por costumbre.

Empty pill package *** Local Caption *** medicina medicamento tableta embalaje vacÌo medicamentos vacÌos tabletas envoltorio nadie enfermedad droga dopaje posologÌa tratamiento prescripciÛn interior acto mÈdico enfermo primer plano color alivio dependencia salud curaciÛn exceso pÌldora farmacia colores actos mÈdicos enfermedades prescripciones drogas drogado enfermos blisters farmacias adicciÛn pÌldoras photoalto es

* Fotos: GTRES

Cartuchos o medio cartuchos de impresora (el 28% se venden rellenos de tinta sólo hasta la mitad)

a00457688 6896Reponer los cartuchos de tinta de la impresora  resulta a veces más caro que comprar una nueva. Comprobado. He visto impresoras por apenas 30 euros en grandes superficies y resulta que cambiar sus dos cartuchos sale por 42.

Por eso han surgido tiendas low cost que ofrecen cartuchos más baratos e incluso recargar de tinta los que tienes vacíos, aunque no es posible hacerlo en todos los cartuchos.

Lo preocupante es lo que cuenta  la OCU sobre los cartuchos.  Han analizado distintos cartuchos originales de impresora y resulta que el 28% de ellos se vendían rellenos de tinta sólo hasta la mitad del envase, hecho que no se ve en casi ninguno, porque no suelen ser transparentes e impiden ver la carga que llevan.

Esto es engañar al consumidor,  está claro. Pero también asegura la OCU que el número de páginas que pueden imprimirse con los cartuchos casi siempre se anuncia como muy superior al verdaderamente real, pero es que es muy complicado saber cuántas paginas van a poder imprimirse, porque a una impresora se le pueden dar montones de usos y no siempre se necesita la misma cantidad de tinta. Al menos, eso sí, los cartuchos analizados eran seguros tras realizarse un análisis químico.

El caso es que a la hora de comprar cartuchos de tinta se deben tener en cuenta varios aspectos que deben cumplir, como que el contenido del cartucho debe ser de al menos el 75% de la capacidad total del envase, así que si puedes comprarlos transparentes, mejor. Es mejor recelar de la opacidad para no llevarse sorpresas.

Mejor también comprar cartuchos sencillos, sin chip, cabezal de impresión u otros componentes electrónicos. Así es más fácil reciclarlos y son menos dañinos para el medio ambiente, además de más baratos casi siempre.

Y, sobre todo, que el cartucho venga acompañado de información sobre lo que estás comprando. Sólo así podrás reclamar si no cumplen.

Ojo con los cartuchos de impresora, porque, como vemos, podemos encontrarnos de todo. O de nada.

Person fixing printer, cropped view  tecnologia solucion problema papel impresora tocar mano reparar atrapar vista parcial vista acotada cropeo tocando manos papeles impresoras arreglar vistas parciales problemas oficinista una persona trabajo tinta interior dia cambiar parte del cuerpo vista de costado primer plano enfoque en primer plano imagen a color color rutina oficio colores tintero empleado de oficina vistas acotadas cropeos rutinario profesion vistas parsiales

* Fotos (GTRES).