BLOGS

Entradas etiquetadas como ‘Wert’

Reforma en la universidad

Parafraseando a Eva Hache, buenos días,  ministro. ¿Qué tal la familia? No es una amenaza. 

Pero no, hoy no vamos a mencionar al iluminado en relación con la gala de los Goya de la pasada noche, hoy volvemos a hablar de Educación. Mientras nos dejen.

Desde que ocupó su ministerio, Wert se ha empeñado en cambiar todo el sistema educativo español, no entraré en la polémica de si eso es necesario o no porque es una costumbre que tiene casi cada nuevo gobierno; pero sí me gustaría decir que esto de cambiar de sistema educativo cada dos por tres es como cambiar de régimen para adelgazar cada día: al final se acaba engordando en vez de adelgazando.  En cualquier caso, es un tema del que no conviene en absoluto pasar por alto: la educación es la mejor inversión que un país puede hacer para su futuro.

Biblioteca de Ingenieria_Estudios.NETEsta vez nos toca hablar de la reforma de la universidad . Al final de la semana pasada algunos de los miembros del comité de expertos nombrados por Wert ha emitido su informe.  A partir de dicho informe el ministerio ha de elaborar su ley y es previsible que en el camino del informe a  la ley se caigan muchas cosas buenas y entren otras muy malas (es el sello de nuestro ministro) porque  la realidad es que en el informe existen cosas buenas, pero algunas otras son, cuanto menos, muy, muy discutibles. Me quiero centrar en dos de los aspectos que más énfasis se le da en el Informe: a la estructura y contratación del PDI (el profesorado, para que nos entendamos) y en los órganos de gobierno de la Universidad.

Respecto al profesorado se incide en la vía no funcionarial para una gran proporción de ellos (hasta el 49%, es el límite actual, pero se está lejos de él ya que en estos momentos solo un 15% del profesorado fijo es no funcionario). El problema de esta vía es que puede convertirse en un método muy arbitrario tanto en los requisitos para acceder, que pueden variar de una universidad a otra, como en las propias pruebas, además de en los derechos de este tipo de profesores que pueden ser inferiores a los funcionarios, empezando por el sueldo que lo fija la universidad que lo contrata.

61711-853-550Para la contratación de los funcionarios (si es que llegan a salir plazas de funcionarios) se vuelven a unas pruebas presenciales de carácter nacional como las propuestas por Pilar del Castillo (ministra con Aznar, otra iluminada) que probaron ser un fracaso y que se tuvieron que eliminar al poco de ponerse en marcha: una especie de exámenes donde decenas de candidatos de toda España expongan curriculums muy diversos ante un tribunal no es precisamente el modelo anglosajón al que tantas loas se le dedica en todo el informe (se le dedica tantas loas que hasta ciertos términos que existen en castellano aparecen en inglés en el informe: tenure track).

Una de las grandes carencias que observamos es que no se marca de forma clara cuál y cómo será la carrera de un joven que está realizando el doctorado y que le gustaría conseguir plaza en la universidad: plazos, métodos, requisitos. Sí sabemos que las posibilidades de convertirse en funcionario de ese joven son muy escasas aunque desaparezca la crisis que nos rodea. Y si no se quiere marcar esa carrera, que se deje a cada universidad que aplique sus métodos y que después se le exija ciertos resultados (y se financie según esos resultados). Algo se hace en este sentido pero de una forma absurda: haciendo que el sueldo de todos los profesores de un departamento (habla también de los centros, pero eso es solo ignorancia: hace treinta años que los profesores no pertenecen administrativamente a los centros) dependa del rendimiento de todos los miembros del departamento. Repito: posiblemente (tal y como está la normativa) el sueldo de un profesor que no ha participado en ninguna contratación dependerá de lo acertado de dichas contrataciones.

Por otra parte, se consagran los llamados sexenios de investigación (complemento salarial que premia a los que cumplen ciertos mínimos en investigación y con una aplicación muy desigual según la disciplina) como la vía para acceder a todo. En principio no me parece mal, pero el problema es que los sexenios no se crearon para eso y que ahora, con carácter retroactivo, serán usados con otros fines distintos para los que fueron creados y enfocados.

wert1Habría mucho más que decir, pero quisiera comentar algo respecto a los órganos de gestión que considero fundamental: se pierde una tradición democrática en nuestra universidad asentada desde los años posteriores a la Transición: la elección de cargos por algún procedimiento democrático y la dependencia de dichos cargos de poderes ajenos a la universidad. Efectivamente, los rectores ya no serían elegidos por la comunidad universitaria sino por un órgano llamado el Consejo de la Universidad, solo el 50% de sus miembros son elegidos por la propia universidad, aunque de forma indirecta, el 25% son elegidos por la comunidad autónoma (¿más autonomía para las universidades con mayor presencia de políticos?) y el otro 25% entre la universidad y la comunidad autónoma (ya veremos quién pone ese 25%, pero adelanto que la administración es la que paga). A su vez los rectores, elegirán el resto de los cargos académicos (en contra de lo que ocurre desde la llegada de la democracia que eran elegidos por el departamento o centro que iban a presidir), aunque en los departamentos se votará y se recomendará un candidato.

Resumiendo: respecto al PDI, muy incierta carrera incentivando la vía no funcionarial, respecto a los órganos de gobierno, mayor presencia directa de políticos y pérdida muy considerable de la democracia.

Evidentemente, no pretendo ser exhaustiva, son solo unas muestras de un cambio que puede ser muy preocupante puesto que afecta a una de las piedras angulares sobre las que descansará nuestro futuro y que depende de alguien que ha mostrado ser tan incompetente o malintencionado como el ministro Wert. Si alguien quiere más información, el informe puede encontrarse en la web del ministerio. También se puede consultar este artículo donde se muestra una realidad distinta de la que parte el informe de los “expertos” o un análisis muy particular llevado a cabo en cinco entradas del blog de Francis Villatoro, empezando por esta.

En cualquier caso, todo esto no es más que un informe, habrá que esperar a que se convierta en ley en manos de estos. Ya veremos.

Suerte, Mr. Wert, no hay paracaídas. 

¿Es la Educación Pública una función decreciente?

Hace unos seis meses, aproximadamente, nos preguntábamos en esta misma ventana ¿cuál sería el límite de las sucesión de Wert? Alguien  podría pensar que mi obsesión por conocer el límite de la citada sucesión procede del hecho de mi formación matemática, pero créanme, mi preocupación por conocer la deriva de las ideas de ese señor procede de mi papel de madre. Sí, hoy no es Mati la que firma, sino Clara Grima.

El iluminado ministro de Educación, Cultura y Deporte ha vuelto a revolucionar las redes sociales al filtrarse el borrador del Real Decreto Ley por el que se adoptan medidas urgentes  en materia de propiedad intelectual, que no tiene desperdicio por cierto. Es ahora cuando me pregunto: en un país en el que hay gente suicidándose por desahucios, ¿¿es urgente adoptar medidas en materia de propiedad intelectual??

Y yo misma me respondo sin más que leer el primer párrafo del Anteproyecto de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) y compararlo con el primer párrafo de la ley vigente, LOE

Mientras que en la ley actual el primer párrafo es éste:

Las sociedades actuales conceden gran importancia a la educación que reciben sus jóvenes, en la convicción de que de ella dependen tanto el bienestar individual como el colectivo. La educación es el medio más adecuado para construir su personalidaddesarrollar al máximo sus capacidades, conformar su propia identidad personal y configurar su comprensión de la realidad, integrando la dimensión cognoscitiva, la afectiva y la axiológica. Para la sociedad, la educación es el medio de transmitir y, al mismo tiempo, de renovar la cultura y el acervo de cono­cimientos y valores que la sustentan, de extraer las máxi­mas posibilidades de sus fuentes de riqueza, de fomentar la convivencia democrática y el respeto a las diferencias individuales, de promover la solidaridad y evitar la discri­minación, con el objetivo fundamental de lograr la nece­saria cohesión social. Además, la educación es el medio más adecuado para garantizar el ejercicio de la ciudada­nía democrática, responsable, libre y crítica, que resulta indispensable para la constitución de sociedades avanza­das, dinámicas y justas. Por ese motivo, una buena edu­cación es la mayor riqueza y el principal recurso de un país y de sus ciudadanos.

En el anteproyecto de la LOMCE, el primer párrafo, sí, el primer párrafo es el siguiente:

La educación es el motor que promueve la competitividad de la economía y las cotas de prosperidad de un país; su nivel educativo determina su capacidad de competir con éxito en la arena internacional y de afrontar los desafíos que se planteen en el futuro. Mejorar el nivel de los ciudadanos en el ámbito educativo supone abrirles las puertas a puestos de trabajo de alta cualificación, lo que representa una apuesta por el crecimiento económico y por conseguir ventajas competitivas en el mercado global.

¿Eso es para nuestros gobernantes la Educación? ¿Conseguir seres competitivos? Nuestros hijos y/o estudiantes, ¿son mercancías? Por cierto, deberían evitar el uso de la expresión competir en la arena, después de algunos acontecimientos que nos han puesto en guardia a muchos padres.

Sí, es sólo el primer párrafo, pero es que si seguimos leyendo, aún es peor, no voy a reproducirla entera, pueden deleitarse con su lectura aquí.

Desde mi punto de vista se trata simplemente de un ataque ideológico al sistema de Educación Pública con el único objetivo de degradarla y con ello, preparar el camino para que solo aquellos que puedan permitirse estudiar en centros privados de enseñanza tengan opción a esos puestos de trabajo de alta cualificación de los que habla.

Más cositas: nuestros hijos tendrán que decidir, ¡en 4º de ESO!

El cuarto curso de la Educación Secundaria Obligatoria tendrá un carácter orientador, y se podrá cursar para la iniciación al Bachillerato en la opción de enseñanzas académicas, o para la iniciación a la Formación profesional en la opción de enseñanzas aplicadas.

¿Saben que quería yo ser a esa edad? Pues no lo recuerdo muy bien, pero mi primer año en la Universidad fue en la Facultad de Periodismo, se ve que no tenía muy claro mi futuro como doctora en Matemáticas y profesora de un departamento de Matemática Aplicada I de la Universidad…

Ah, y por supuesto, dejará de ser obligatorio estudiar Geografía e Historia a partir de 2º de ESO, con lo que si un alumno elige Ciencias (cosa cada vez más probable en una sociedad que plantean mercantilista), se perderá estudiar hechos históricos como, por ejemplo, la Revolución Francesa, las oleadas revolucionarias de 1820 a 1848,  la crisis de 1929, la evolución y triunfo de los totalitarismos… Pero es casualidad, no sean malpensados… ¿Qué necesidad hay de que nuestros jóvenes sepan que hubo un tiempo en el que el pueblo se rebeló contra la minoría gobernante? ¿O de que sepan reconocer un cierto avance del totalitarismo y recordar las consecuencias que tuvieron los anteriores? Eso son cosas de rojos…

Y si le aceptamos a Wert y sus amiguitos que  nuestros hijos no necesitan conocer nada de Historia Contemporánea, por lo menos, que estén preparados para vivir en su era tecnológica, ¿no? Ah, que tampoco, que queréis reducir al mínimo la educación tecnológica en esta etapa educativa

Y la Educación para la Ciudadanía, por supuesto, no sirve para nada… Por Gauss, ¿hay alguna asignatura que sea realmente indispensable para su ministerio? No, no me la diga, la intuyo después de que usted se plantee cambiar la Ley de Educación para que los colegios que segregan a su alumnado por sexos puedan seguir recibiendo conciertos públicos.

¿Sabe usted qué representa el valor de la derivada de una función, señor ministro? Igual puede preguntarle a alguno de sus asesores, pero asegúrese de que no es ninguno de los 68 que no tienen el graduado escolar… Déjeme decirle que la derivada  de la Educación Pública en nuestro país es negativa, muy, muy  negativa, lo que indica que, gracias a usted y a sus colegas, es decreciente.

Algunos ciudadanos han empezado a moverse contra su LOMCE, algo tenemos que hacer, hasta que nos prohíban el pataleo.

P.S.:Mi madre me preguntaba el otro día “¿Cómo sabes tanto, hija?“, y yo le respondía que gracias a ellos, mis padres, y a la Educación Pública. Pero en realidad no, no sé tanto, no sé, por ejemplo, por qué hay que destrozar de un plumazo los avances sociales que tanto han costado en un país como el nuestro.

¿Cuál es el límite de la sucesión de Wert?

Una sucesión de pequeñas voluntades consigue un gran resultado.

Charles Baudelaire

 

Para los matemáticos  una sucesión es una lista ordenada de objetos o eventos. De hecho, se han estudiado y se estudian las sucesiones con el fin de extraer información de los fenómenos que éstas pueden representar. Alguna de ellas han conseguido bastante fama más allá de los libros de Matemáticas como la sucesión de Fibonacci, de la que Mati y sus amigos ya nos contaron algo. Sí, hablo de Mati en tercera persona, porque hoy ella también salió con los niños y he aprovechado yo, Clara Grima, para asomarme por esta ventana. Como profesora universitaria, como madre de dos niños en educación primaria, como persona preocupada y angustiada por el futuro de la Ciencia en este país… En definitiva, como ciudadana.

Sin entrar en muchos detalles técnicos, cuando uno tiene una sucesión en matemáticas, una de  las primeras cosas que se pregunta es si tiene límite, es decir, si se va acercando cada vez más a un número o al infinito. La de Fibonacci por ejemplo se va a infinito porque crece cada vez más y más en cada término. Otras sin embargo, se acercan cada vez más a cero… Son éstas las que me han inducido a escribir sobre la sucesión de Wert. No, no lo tecleen en el buscador, no me consta que se haya definido esta sucesión.

 

Cuando hablo de la sucesión de Wert me refiero, parafraseando a Baudelaire, a la sucesión de voluntades, nada pequeñas en el caso de este señor y el ministerio que representa, que están legislando y modificando el sistema de Educación Pública de este país, a  todos los niveles, o la inversión del mismo en proyectos de investigación científica, por ejemplo.

Nuestro ministro de Educación, Cultura y Deporte ya apuntaba maneras cuando se descolgó diciendo que

Educación para la Ciudadanía se convirtió en una asignatura con una carga de adoctrinamiento.

J. I. Wert Ortega

Para apoyar su tesis el excelente e iluminado señor Wert citó textos de dicha asignatura que nunca se habían llegado a publicar. Da igual, no pasa … Para su información, señor Ministro, el adoctrinamiento al que está siendo sometido mi hijo mayor en EPC abarca asuntos como la tolerancia, respeto a los demás, autoestima, empatía, solidaridad… Supongo que habrá oído hablar de estas cosas. No, claro, usted como yo no tuvo la suerte de que en su colegio dedicaran una asignatura a enseñar valores tan importantes, teníamos que rezar. No pasa

En aquel momento, tras la rabia inicial provocada por esta decisión sobre EPC, desde mi punto de vista estúpida, terminé por aceptar que no se trataba más que de un globo sonda, una cortina de humo para que no nos pusiéramos nerviosos esperando el cumplimiento de aquellas promesas electorales que salvarían  a nuestro amado país de la crisis económica.

Pero era sólo uno de los primeros términos de la sucesión de Wert… Desde entonces cada término, cada evento de ésta, de la sucesión, no es más que una muestra más de la indudable voluntad de este Ministerio por hacer tender el sistema de Educación en España a la ignorancia del pueblo raso, para que sólo las mejores rentas tengan opción a ofrecer a sus hijos una educación de calidad, desde la educación infantil hasta la universidad. Porque, eso sí,  de 0 a 3 años, según este señor, no es educación sino conciliación, lo que demuestra la falta de respeto del mismo hacia la labor desempeñada con entusiasmo y profesionalidad por los educadores encargados de nuestros hijos a estas edades. No pasa 

Supongo que a estas alturas todos los que estáis leyendo este artículo conocéis las lindezas propuestas por Wert. No voy a hacer una lista pormenorizada de ellas, sólo un paseíto por ese camino de baldosas amarillas que este señor nos está preparando para volver al sistema de educación pública de aquellos tiempos que tanto parecen añorar. Eso si no nos come antes la bruja del norte, que en este cuento es bastante malvada.

Es cuanto menos gracioso (bueno, no, no tiene ninguna gracia) leer el comienzo del Real Decreto-ley 14/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo.

Las medidas que se adoptan en este real decreto-ley resultan imprescindibles para cumplir con la senda de consolidación fiscal fijada y con el compromiso de reducción de déficit de la Unión Europea,

Se trata, en definitiva, de introducir importantes elementos de racionalidad y eficiencia en el sistema educativo…

¿Imprescindibles? Perdone mi ignorancia, señor Wert, ¿no hay medidas de recortes imprescindibles para la Iglesia, la Casa Real o el ejército? ¿Le parece más racional recortar en Educación que en las tres partidas anteriormente citadas?  ¿Saben ustedes qué significa racionalidad?  En fin… No pasa 

No te dejes engañar, amigo Sancho.

Si uno sigue leyendo el documento, todavía en enseñanza no universitaria, llega a lo de permitir un grado razonable de flexibilidad en el número de alumnos por aula, que supondrá un aumento de la ratio de alumnos por clase. Alto ahí, nada de enfados, que no lo hemos entendido, que lo que vamos a conseguir con ello es que nuestros niños socialicen y se relacionen en la escuela. Veamos, don José Ignacio, nuestros hijos socializan en el parque. Van a la escuela, principalmente a adquirir conocimientos, a afianzar el pensamiento crítico que traen de serie cuando nacen, a satisfacer su curiosidad científica… Que no vayan a clases de hípica no significa que no tengan espacios públicos donde jugar y relacionarse. Lo digo por si no se le había ocurrido.

No habrá sustituciones para bajas de profesores de menos de 10 días lectivos, o sea, dos semanas de clase. Eso no nos ha explicado el señor Wert para qué le viene bien a nuestros hijos, a ver si lo invitan a alguna tertulia y nos lo cuenta, me tiene en ascuas. Yo, en mi profunda ignorancia como estudiante de la enseñanza pública, lo único que intuyo es que mis hijos pueden pasar hasta 2 semanas de clases sufriendo un desfile de profesores por el aula, profesores de su nivel o no, que apechugarán como mejor puedan durante la hora o las horas que les toque. Es, como ya he dicho, lo que yo puedo intuir de la medida, pero claro, a lo mejor no me entero como soy de la pública… No pasa 

Esas y otras ideas en cuanto a la educación no universitaria. Vamos a leer lo que han legislado estos expertos para la Universidad, que ahí no están mis hijos pero es donde curro.

Me tengo que reír, por no llorar, claro. No tienen ni idea. Pero, vamos a ver, seamos serios: ¿cómo vais a regular la carga docente de un profesor universitario en función de los créditos ECTS? Como usted sabe, ¿o no?, el crédito ECTS  es una medida de esfuerzo del alumno. En base a eso, la carga docente asignada a los profesores puede variar desde 6 horas por crédito en una Universidad hasta 10 horas por crédito en otras. Ay, vaya, se le ha pasado este detalle… No pasa ná. 

Por no hablar de los recortes o incrementos de carga docente al profesor universitario en función de unos criterios específicos de investigación, probablemente confusos para aquellos que no conocen el funcionamiento de la Universidad, que tampoco tienen ni pies ni cabeza. Desde su perspectiva,  los peores profesores serán  castigados con impartir clases ¿Es eso un mejora para el estudiante? Si los profesores con más sexenios son los más mejores, ¿no deberían éstos impartir más clases? ¿No sería esa una medida para fomentar la investigación de los malos profesores? ¿Cómo se detectan a esos malos profesores?

Os enlazo la opinión de cinco profesores universitarios: Alberto Márquez, Pablo Mira, JoseRa Portillo (aka Zifra) y Joaquín Sevilla y este otro  por si queréis profundizar en el asunto.

Ya tenemos a los profesores controladitos, vamos ahora a por los estudiantes de la Universidad

¿Qué piensa, señor Ministro? ¿Qué podemos hacer para que el que “tenga talento y ganas de estudiar” pueda hacerlo “en cualquier nivel”? Pues nada, subamos las tasas, reduzcamos la partida para becas y endurezcamos los requisitos para concederlas (insertar aquí una risa de malvado de opereta) ¿Y si una familia no puede permitirse enviar a su hijo a la Universidad en esas condiciones? Ah, que concederán créditos. Espero que haya hecho usted mejor estas cuentas y que no le pase como cuando contó el número de universidades de California…  Eso si la familia de verdad  tiene dificultades para enviar a sus hijos a la universidad, porque el iluminado también se pregunta si  “no se tienen recursos o no se quieren dedicar en detrimento de dedicarlos a otra cosa”. O sea, que además de pobres somos mentirosos.

Llegados a este punto de desánimo, sólo nos queda por mirar cómo se está tratando a la Ciencia para entender la sucesión completa ¿Para qué queréis ir a la Universidad, niños y niñas? ¿Para tener que salir fuera de este país para poder investigar si os decantáis por esa opción? ¿No veis que ya el Gobierno de Castilla-La Mancha ha suprimido la financiación de “todos los programas de investigación” de la Universidad de esta comunidad? ¿O es que además de pobres sois ingenuos?

Sepa usted, don José Ignacio, que  sin ciencia, no hay futuro.  Pero no  pasa

No, no me diga señor Wert que son medidas coyunturales y temporales porque mi hijo es único, como lo son todos los niños que se verán afectados, y lo que él no aprenda estos años, la calidad de enseñanza que él no tenga estos años, no se la van a devolver nunca ¿O tiene previsto dar clases particulares para recuperar una vez que su gobierno nos traiga esa bonanza económica que nos prometieron?

Si uno analiza con detalle toda esta sucesión de medidas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte sólo le quedan dos posibles explicaciones: o son tan ignorantes que no se dan cuenta del mal que están haciendo o son tan malintencionados que quieren embrutecer al pueblo para manejarlo mejor. En cualquiera de los dos casos, me inquieta que estén gobernando este país con mayoría absoluta.

Y mi inquietud no disminuye cuando descubro que están consiguiendo lanzar un mensaje a la población al más puro estilo Divide y Vencerás. Porque aunque lo lógico en esta situación, creo, sería que hiciésemos piña contra el atropello, tienes que oír en la calle frases del estilo de “los maestros viven demasiado bien”, “40 éramos en mi clase y no pasaba nada”, “los científicos están en la nómina de las farmacéuticas”, “si no se quieren ir a Alemania a investigar, que se vayan a Lepe a coger fresas”, “menos universidad y más pico y pala”... Algunos con hijos en escuelas públicas, otros con familiares en proceso de curación de un cáncer…  Me recuerda inevitablemente a aquella película en la que el pueblo discutía si deberían crear el Frente Popular de Judea o el Frente Judaico Popular mientras seguían gobernando los romanos. No pasa

¿No pasa ?

Termino como empecé, con la misma cita de Baudelaire  ¿Y si somos nosotros los que creamos una sucesión de pequeñas voluntades que contrarreste la sucesión de Wert? Porque intuyo que ésta tiende a cero.

Una sucesión de pequeñas voluntades consigue un gran resultado.

Charles Baudelaire