BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Archivo de la categoría ‘Radio’

La Radio que queremos

Hoy es el Día Mundial de la Radio.

Justo hoy he escuchado, por la Radio, que ha muerto Juan Soto Viñolo, todo un clásico de la radio más clásica. ¿Quién, entre los que ya tenemos una cierta edad, no ha oído hablar del Consultorio de Doña Elena Francis? Ahora que tanto se habla de contenidos generados por las marcas (branded content) ahí teníamos un magnífico ejemplo español hace ya muchos años. Todo un adelantado a su tiempo. ¿Hay algo que pueda generar más engagement que atender las consultas sentimentales de los oyentes?

Descanse en paz un grande de la Radio.

Con motivo de este día mi amigo GorkaZumeta.com , otro clásico de la radio española, junto con Radios de América, la Escuela de Radio TEA FM, y Laboratorio de Radio han puesto en marcha la iniciativa La Radio que queremos, en la que 200 profesionales del medio de ambos lados del Atlántico han grabado pequeñas píldoras (podcasts) explicando cómo creen que debe ser la Radio en el futuro. Por supuesto, lo mejor es oirlas pero para ir abriendo boca reproduzco algunas frases destacadas.

Luis del Olmo, una de las grandes estrellas de la Radio de siempre (GTres)

La Radio convierte un teléfono en un micrófono. Estimula la inteligencia. Combate el aislamiento (Luis del Olmo).

La Radio es una sombra, un eco de la sociedad en que vive. (Iñaki Gabilondo).

La Radio es una persona que habla y otra que escucha y se lo cree…o no. (Carlos Herrera).

Quiero la Radio que quieran los oyentes. Nunca ha habido oyentes más libres para oir en cada momento lo que quieren y lo que les interesa. (Gorka Zumeta).

La Radio del futuro será lo que quiera la sociedad. Es un bálsamo, un refugio. (Gemma Nierga).

El futuro de la Radio es el hoy del pasado. La esencia seguirá siendo alguien que habla y alguien que escucha. (Ciudadano García).

Escucharemos píldoras persoanlizadas para que cada oyente escuche sólo lo que le interesa. La publicidad será personal. (Elisa Escobedo).

El futuro del radioteatro depende de los que lo hacemos. Es muy bien recibido por los oyentes pero las empresas no lo apoyan. (Federico Volpini).

La Radio del futuro va a ser más interactiva y participativa. (Fernando Berlín).

La Radio del futuro debe ser el medio de referencia para todas las generaciones. Para eso tiene que rescatar a los más jóvenes, que las aplicaciones de radio formen parte del uso habitual en el dispositivo que lleven consigo. (Jesús Gallego).

2017 va a ser un año de descubrimiento de nuevas historias, de regresar a la esencia de la Radio. (Fernandisco).

Podemos conseguir que los contenidos radifónicos se multipliquen; los podcasts pueden ofrecer una segunda vida al producto radiofónico y también ser un producto en sí mismos. (David Sierra).

El mundo está cambiando de forma vertiginosa; los medios de comunicación también. Tenemos que espabilar y lo tenemos que hacer cuanto antes. (Carlos Santos).

La Radio tiene que ser original y cercana. Ha de ser útil y entretener. Ahora se puede escuchar con nitidez la radio que se hace encualquier lugar del planeta. (Antonio San José).

Estamos viviendo el inicio del futuro de la Radio. (Carles Mesa).

Quiero una Radio con humor, con optimismo y con propuestas; que apueste por lo importante y huya de la agenda. (Carlos Expósito).

Cambiar un medio de comunicación no es cosa de un año ni de dos; cambiará por la influencia de las tecnologías. (Andrés Aberasturi).

La Radio se ha sabido adaptar a los nuevos tiempos y es capaz de aportar nuevos contenidos específicos. (Javier Gallego).

La Radio une las almas de millones de personas. Yo apoyo la radio de la fantasía. (Iker Jiménez).

Quiero una Radio bien pagada, que esté donde pasan las cosas. (Esther Bazán).

Radio Nacional cumple 80 años

Hoy hace 80 años se fundó en Salamanca Radio Nacional de España.

La Guerra Civil se desarrollaba desde hacía seis meses y el bando que luego sería ganador tenía muy clara la importancia de contar con un instrumento de propaganda tan potente: un medio relativamente nuevo (como invento, la radio tenía algo más de treinta años pero en España las primeras emisoras tenían solo siete años. Los ritmos eran muy diferentes entonces) y capaz de traspasar frentes y fronteras y llegar a todo tipo de personas, incluidas las que no sabían leer, en aquellos tiempos muy numerosas.

RNE, una viejecita con buena salud. Foto: RTVE

Desde entonces ha sido durante muchos años instrumento de propaganda. Los que tenemos una edad recordamos aquellas conexiones obligatorias que todas las emisoras tenían que hacer dos veces al día ( a las 14:30 y a las 22:00) para los Diarios Hablados. Hasta 1978, bastante después de la muerte de Franco, esos eran los únicos contactos con la información que podían tener los radioyentes. Sólo al final del franquismo, en 1972, el gran Manuel Martín Ferrand se atrevió (o le permitieron) a iniciar una tímida competencia con el programa Hora 25 en la Cadena SER. La Wikipedia recoge que empezaba el programa diciendo Con las noticias que nos brinda Radio Nacional de España, una coartada que deja muy claro que los tiempos no habían cambiado demasiado.

Desde la liberalización de la información en Radio, allá por 1978, RNE ha cambiado mucho y además lo ha hecho muchas veces…quizá demasiadas. Al principio la competencia le vino muy bien e incluso mejoró su audiencia. Luego, lo que debería ser un instrumento al servicio de los ciudadanos (como esa BBC que siempre se pone como ejemplo) ha sido casi siempre el órgano de propaganda del Gobierno de turno. Daba igual el partido que estuviera en el Gobierno; los cambios de directivos y de línea editorial han sido excesivamente frecuentes. y casi siempre se orientaban a favorecer al partido que en ese momento ocupaba el Gobierno. Habitualmente los efectos de esos cambios en la audiencia se traducían en importantes caídas.

También ha habido algunos momentos de libertad informativa e información y programas de calidad. Y no sólo en aquellos momentos de la transición.

Pero RNE ha sido también la cuna de muchos de los grandes comunicadores españoles, o en otros casos el lugar donde han crecido. Eso en un país en el que los mayores comunicadores han sido locutores de Radio es un dato importante. Por allí han pasado Luis del Olmo, Joaquín Soler Serrano, Constantino Romero, Eduardo Sotillos, Concha García Campoy, Julio César Iglesias, Andrés Aberasturi, Juan Ramón Lucas, los hermanos Gozalo (Miguel Ángel y Juan Manuel), Ángel Álvarez, Fernando Argenta, Cirilo Rodríguez, Federico Volpini, Pepa Bueno, Pepa Fernández, Juan de Pablos, Fernando Delgado,…y tantos y tanto otros. Intentar una lista sobre algo tan grande es tener la garantía de caer en olvidos sonados. Seguro que me dejo muchas grandes figuras que admiro.

Cuando yo trabajaba en RNE siempre hice los informes de audiencia de Radio. Incluso en algunos momentos tuve la sensación de que hacían caso a mis recomendaciones.

Felicidades RNE. ¡Que cumplas muchos más! Y que sea en un ambiente de libertad y respeto a las opiniones de todos.

El EGM medirá los podcast (¿o son audios?)

Los amantes de la Radio hemos recibido esta semana una buena noticia: el EGM medirá la audiencia de los podcast a partir de 2017. La noticia es tanto mejor para quienes amamos a la Radio también en buena medida desde el análisis de sus datos. Yo crecí profesionalmente analizando los datos de Radio.

Gorka Zumeta en una conferencia

Gorka Zumeta en una conferencia

Pero ¿qué son los podcast y por qué los nombramos en inglés? He acudido al blog de Gorka Zumeta, la biblia de la Radio y, nada más entrar me he encontrado con la reproducción de un artículo de Álex Grijelmo en el que defiende con pasión el término audio para esas piezas de sonido grabado que podemos escuchar en cualquier momento porque, como tantas otras cosas, están almacenadas en Internet.

Justo estos días se están celebrando en Valencia unas jornadas sobre podcasting, la Radio que viene.

Internet lo ha cambiado todo. Antes, para ver o escuchar algo que se había emitido anteriormente, teníamos que habernos tomado previamente la molestia de grabarlo (algo que pocas veces era posible: si no lo podíamos disfrutar en directo era porque estábamos haciendo otra cosa, lo que, muy probablemente, nos impedía también iniciar la grabación).

Ahora no. Ahora todo está en Internet. También piezas grabadas específicamente para que se escuchen en cualquier momento y que, en muchos casos, no se han emitido nunca, al menos por una emisora convencional.

En la nota de prensa en la que AIMC comunica esta novedad se especifica que actualmente hay 31 empresas de Radio (que representan a 61 emisoras) asociadas a AIMC.

En seguida han surgido algunas voces que se preguntan qué pasará con todos esos podcast de éxito que no pertenecen a ninguna de esas 61 cadenas. Supongo que, siguiendo las normas de la asociación, esas audiencias se investigarán pero no se harán públicas. Quizá eso sirva de estímulo para que otras empresas, otros comunicadores por la vía del podcast, se asocien a AIMC. Eso sí, desde la asociación debería hacerse un esfuerzo de generosidad, mediante el establecimiento de tarifas asequibles, para que esos otros comunicadores, que en la mayor parte de los casos tendrán unas posiblidades económicas limitadas, puedan asociarse.

Y otro mensaje para la AIMC: aprovechando que la nueva medición va a poner de actualidad esta realidad ¿por qué no se intenta castellanizar el término, en la línea de la propuesta de Álex Grijelmo?

La noticia sería entonces: el EGM va a comenzar a medir los audios.

No suena mal.

La Radio on Line certificará su audiencia

Hace unos días saltaba una noticia sorprendente (para algunos): Facebook infló durante dos años el tiempo de visionado de sus vídeos. El fraude ¿o lo llamamos simplemente error? podría llegar en algunos casos hasta el 80%. Quienes detectaron el error dicen que no ha tenido influencia en la facturación publicitaria. ¿Nos lo creemos?

Estas cosas pasan cuando la propia empresa analizada es la que analiza y proporciona los datos al mercado. Desgraciadamente en el mundo digital ha sido una práctica mucho más habitual de lo que nos gustaría.

Hace ya más de cien años, a principios del siglo pasado, ya se detectó ese problema y esa fue la razón por la que surgieron las ABC (Audit Bureau of Circulation) en los países anglosajones, que en algunos europeos, entre ellos España, surgieron casi medio siglo después (pero hace ya más de cincuenta años) como OJD (Oficina de Justificación de la Difusión). Si un tercero externo, utilizando técnicas admitidas por el mercado, comprueba que las cifras ofrecidas son las reales la credibilidad aumenta.

image122

Cada vez se escucha más la Radio desde el Móvil

Un paréntesis (es curioso que una de las voces más críticas, con la situación de Facebook, desde el lado publicitario sea Martin Sorrell, CEO de WPP el mayor grupo mundial comprador de publicidad, que ofrece para solucionar el problema los oficios de ComScore, una empresa en la que tiene participación mayoritaria. En mi opinión si el vendedor no debe ser juez y parte, el comprador tampoco debería serlo).

Pues bien, en España hemos recibido casi en los mismos días una buena noticia: AERO, la Asociación Española de la Radio on Line, va a certificar las audiencias de Radio on Line. Las radios y los podcasters españoles pueden solicitar esa certificación antes del día 30 de octubre. En el mes de diciembre la asociación publicará su primer Directorio de la Radio Online AERO Certificada en España.

No diría que la Radio on Line es la gran desconocida de nuestro mercado pero sí que no es suficientemente conocida. Ya en el año 2012 la AIMC publicó un estudio en el que se constataba que nada menos que 11 millones de españoles escuchaban la Radio por Internet. Esa cifra no ha dejado de crecer desde entonces. Pero eso no hizo que la Radio ocupara un lugar mejor en la mente de la gente, y en especial de los planificadores de medios. El estudio de inversión en medios digitales de la IAB nos decía que en 2015 la inversión en Audio on Line era de tan sólo 4,6 millones de euros, un 0,4% de la inversión digital total. Podría discutirse esa cifra (en los estudios Vigía y Zenthinela ese porcentaje se sitúa en el entorno del 5, pero esta cifra también se discute) pero la discusión no nos llevaría a cifras significativamente mayores.

Las propias empresas de Radio, me refiero aquí a las de toda la vida, no parecen haber valorado hasta ahora las posibilidades que tiene la emisión on line, que en general comercializan conjuntamente con la audiencia de la radio tradicional, sin darle un valor especial ni recalcar su importancia de cara al futuro. Como he dicho muchas veces lo que se regala al comprar otra cosa no tiene valor cuando, luego, se quiere vender por separado.

Espero que este nuevo paso de la certificación de las audiencias sea importante para el crecimiento de las empresas de Radio, incluídas las que no son sólo on line.

La Radio es cada vez más digital

Allá por el año 2000 se decidió que la Radio debería ser digital y se adjudicaron las frecuencias para que las emisoras adoptaran el sistema DAB (Digital Audio Broadcasting). El sistema tenía ventajas de calidad sobre las preexistentes AM y FM analógicas; especialmente en movilidad ya que no era necesario resintonizar el dial para seguir escuchando la misma emisora en cualquier lugar del territorio nacional.

Pero las empresas que habían optado a aquel concurso de asignación de frecuencias no apostaron en realidad por la nueva tecnología, no se aprovecharon de sus ventajas, no la apoyaron para conseguir que se convirtiera en la opción mayoritaria y más de quince años después la tecnología DAB no se ha generalizado.

Se entró en uno de esos círculos viciosos de los que resulta muy difícil salir: los receptores para el nuevo sistema eran caros; no había una programación suficientemente diferencial y atractiva que justificara la compra; como no se compraban muchos receptores, no bajaban de precio; como no hbía un parque suficientemente grande de receptores las emisoras encontraban la disculpa perfecta para no apostar por el nuevo sistema. El DAB fracasó en España.

No ha sido así en todos los países; hace sólo unos meses se anunció que Noruega suprimirá las emisiones en cualquier otro sistema a partir de enero de 2017. Todas las emisoras noruegas utilizan ya el DAB.

Una mujer escucha la Radio en una imagen de archivo (GTRES)

Pero que el DAB no triunfara en España, que las grandes cadenas que se habían hecho con las concesiones de frecuencias no apostaran por él no quiere decir que la Radio Digital no funcione en España.

Hace más de tres años que escribí aquí que era la gran desconocida. Ya entonces conseguía once millones de oyentes al mes, pero era muy poco tenida en cuenta en los planes publicitarios. Hace dos hablaba aquí de la buena salud de la radio y del fuerte crecimiento (más del 50% en cuatro años) de su versión digital. Todos llevamos un receptor en el bolsillo, aunque algunos aún no se hayan dado cuenta.

La semana pasada la IAB publicó el estudio que mis amigos de nPeople han elaborado sobre el audio on line. Los resultados muestran una excelente situación del medio: un 43% de los internautas escucha audio on line (y un 55% de ellos lo hace diariamente); algunos (un 11,7% de ellos) incluso pagan por ese servicio; la mayoría (un 60%) cree que no tiene un exceso de publicidad, lo que la convierte en una excepción atractiva (esto lo digo yo; no el estudio). El tiempo que cada internauta dedica al día al audio on line asciende a 1 hora y 20 minutos.

El estudio comprueba algo que ya se intuía: el smartphone es el dispositivo mayoritariamente empleado para escuchar audio: cerca de un 90% de los oyentes lo utiliza y dos de cada tres de ellos lo hace desde aplicaciones para móvil.

Se oye a cualquier hora del día, aunque la tarde es el momento de mayor audiencia en diferido.

Este estudio viene a aportar nueva luz para el mejor conocimiento del audio on line.

En otra línea de trabajo, los estudios Vigía y Zenthinela que yo coordino ponen de manifiesto, desde hace algo más de un año, que aproximadamente un 5% de la inversión on line se dirige al audio.

La próxima semana se presenta el estudio de inversión de la IAB; espero que confirme la importancia creciente del audio on line.

Ahora gano: El árbitro ya no es malo

Cualquier emisora, de Radio o de Televisión, necesita datos de audiencia. Los datos son imprescindibles para establecer las tarifas en las emisoras comerciales, pero lo son aún mucho más para analizar la marcha de la programación, ver qué funciona mejor y qué peor y conocer qué tipo de personas escucha cada programa y esto sirve tanto para emisoras comerciales como para las que no lo son.

En España las audiencias de Radio las mide el EGM (Estudio General de Medios) que ofrece sus resultados (basados en una gran encuesta sobre recuerdo de lo que se escuchó) tres veces al año. El estudio es mejorable, como todos; pero para conseguir esas mejoras posibles hace falta una decisión del mercado (las propias cadenas y las agencias de medios fundamentalmente) y, casi con seguridad, poner más dinero encima de la mesa. Lo más probable es que un estudio mejor sea más caro.

Los años de la crisis no han sido los mejores para tomar una decisión en ese sentido.

Así que, como el estudio es mejorable, como todos, se presta a críticas. Son un clásico. Las hemos visto de todos los colores; quizá las más conocidas sean las que le han dedicado Federico Jiménez Losantos, José Antonio Abellán o Carlos Herrera.

Pero también otro clásico son las que tienen su origen en Radio Nacional. Todavía recuerdo la bronca que yo recibí hace casi treinta años de un enfurecido Enric Sopena, a la sazón Director de RNE, por hablar bien del EGM (en un artículo sobre Cine) en un momento en el que los últimos resultados del estudio no le habían gustado.

Así que cuando en diciembre vi que el actual Presidente de la Corporación RTVE, José Antonio Sánchez, amenazaba con abandonar el EGM (como ya había hecho en una anterior etapa de gestión, en el año 2003) no me extrañó demasiado. Sólo pensé ¡otra vez!

La sorpresa, si se puede llamar así, llegó cuando, una vez conocidos los resultados de la segunda ola de este año, que registraban una notable subida de audiencia de la emisora pública, los directivos cambiaban de opinión: ahora RNE ya no quiere abandonar el EGM.

Todos los que trabajamos en este mercado de medios y publicidad estamos de enhorabuena. Lo estaríamos más aún si no se utilizaran los resultados del estudio para atacarlo…y mucho más aún si nos tomáramos en serio que el estudio es mejorable y nos pusiéramos manos a la obra.

Pero ya sabemos: si el resultado es bueno el árbitro (el estudio) es bueno; si mi audiencia baja nunca será porque lo estemos haciendo mal o los cambios no gusten a nuestro público: la culpa es siempre del árbitro.

Ahora el árbitro es bueno.

Herrera en la COPE ¿y no habrá datos hasta diciembre?

Hacía varios años que una de las estrellas de la radio no cambiaba de cadena, así que la marcha de Carlos Herrera de Onda Cero a la COPE ha servido para centrar la atención en un medio que, lejos de morir (ni el Vídeo ni Internet le mataron) es uno de los que soportan las crisis con menos daños estructurales.

Por supuesto, el cambio de Herrera no es el único; su marcha ya provocó antes del verano una profunda renovación en la programación matinal de Onda Cero, donde Juan Ramón Lucas y Carlos Alsina tratan de salvar los muebles abandonados por la estrella. Hay muchos más. El gran Gorka Zumeta (seguramente el hombre que más sabe de Radio en España) los refleja todos en este artículo de despedida en su blog.

El primer día de Herrera en su nueva casa, arropado por los saludos de grandes personalidades entre las que se contaba el emérito Rey Juan Carlos, tuvo mucha repercusión en los medios; también en los sociales, donde muy pronto llegó a ser (como se puede ver aquí) trending topic, esa nueva medida, casi instantánea, del éxito (efímero).

Carlos Herrera. Foto: 20 Minutos

Pero, con todo lo bueno que tiene Twitter, la audiencia, tan necesaria para los publicitarios y los programadores, no se mide así y, de momento, habrá que esperar hasta los primeros días de diciembre, cuando se publique la tercera ola del EGM, para conocer los resultados. El mercado no ha sido capaz de darse un sistema de medición más ágil que el tan denostado por muchos (entre los que el propio Carlos Herrera no es el menor de sus críticos) Estudio General de Medios.

Recuerdo aquí una de mis últimas aportaciones a AIMC (la asociación que elabora el EGM) allá por el año 2005, cuando el grupo de trabajo que seleccioné y coordiné (por encargo de la Junta Directiva) planteó un estudio continuo a lo largo de todo el año (con suerte la propuesta estará en algún cajón, si no fue directamente a la papelera). Si siempre habría sido interesante tener un estudio continuo ¡imagínense en momentos de cambio!

El mercado tampoco apoyó los audímetros de reloj pese a los resultados muy positivos que se obtuvieron en la prueba realizada en Madrid en el año 2003.

Por supuesto que las cadenas no conducirán a ciegas; cada una encargará su propia encuesta para conocer cómo van evolucionando las audiencias en un comienzo de temporada tan interesante como éste, con cambio de comunicadores y dos decisivas campañas,y jornadas, electorales. Pero esos estudios sólo servirán para uso interno (desde el otro lado sabemos que, como es lógico, si nos filtran algún dato serán sólo los favorables).

Varios estudios paralelos y que nadie podrá usar ¿un despilfarro? ¡Que va! si somos ricos.

Mientras tanto, la primera semana de diciembre sabremos cómo le ha ido a Carlos Herrera (y a sus competidores) en los primeros meses en su nueva emisora.

¿Por qué es malo tener a mano la versión original?

No entiendo nada. Igual es porque llegué a la noticia después de enterarme de la polémica, pero ahora que he leído opiniones de las dos partes y he visitado la web Versión Original, cada vez entiendo menos.

¿Qué tiene de malo que exista un sitio en el que se recogen íntegras y literalmente las notas de prensa o las declaraciones de los responsables políticos?¿Por qué eso es censura?¿Qué tiene que ver con una Ley mordaza?

Mi primer contacto con la noticia lo tuve a través de un medio profesional (de la publicidad, el ámbito en el que me muevo). El titular no dejaba lugar a dudas: Todos contra la web de Manuela Carmena: FAPE, APM, AEDE, PP y PSOE apuestan por la libertad de prensa.

Pensé: ¡Vaya con estos novatos! ya la han liado otra vez…y esta tiene que ser gorda para haber puesto de acuerdo a gente tan dispar. Efectivamente, el artículo tampoco dejaba lugar a dudas: Aló Presidente, 1984 y el Ministerio de la Verdad de Orwell, ataque a la libertad de expresión,…

Tenía que ser tremendo, así que fui a ver la web. Mi primera impresión fue: me he equivocado; una cosa tan pequeña, poco ambiciosa, pobre, casi cutre, no puede haber provocado tamaña reacción.

Pero parece que sí.

A los medios, supongo que no a todos pero sí a muchos y a las asociaciones que les representan, parece haberles molestado mucho que se pueda poner en duda su versión o su manera de contar las cosas.

Está claro que cada uno (no sólo cada medio, cada persona) puede tener su opinión y manifestarla. Eso será la libertad de expresión (y la de prensa). Eso explica que muchas veces tengamos que consultar más de un medio para hacernos idea de la realidad. Y si, como ocurre tantas veces, vemos dos versiones opuestas de lo mismo ¿no será bueno poder contrastarlo con la versión original?

Yo creo que sí. Y no le veo relación con censuras ni mordazas.

Desde mi escasa experiencia en enviar notas de prensa (cada mes desde hace más de quince años envío el resumen de mis estudios Vigía y Zenthinela) puedo dar mi opinión sobre este tema.

Yo no pretendo que se transcriba literalmente el resumen que envío; todo lo contrario, prefiero que el periodista lo elabore y lo interprete a su estilo. Me gusta que lo hagan así. Pero más de una vez me he encontrado con que (seguramente debido a que yo no me explicaba bien) la interpretación de algún periodista era errónea o que dos medios recogían impresiones contradictorias entre sí. No todos los lectores pueden acudir a la fuente, en este caso a mí, para contrastar, así que me gustaría que existiera ese lugar en el que, quien estuviera interesado, pudiera consultar lo que yo dije o escribí (que no tiene por qué ser la verdad absoluta).

La iniciativa del Ayuntamiento de Madrid me ha parecido una solución sencilla, barata (quizá excesivamente barata) y habría dicho eficaz si no fuera por el aluvión de críticas, a ese problema. Siempre que no degenere en otra cosa, por supuesto. Pero si degenera en otra cosa, ya habrá tiempo de criticarla.

Ante la aparente unanimidad que reflejaban las primeras reacciones, pensaba que yo era el único que había entendido las cosas al revés. No es así: sin buscar demasiado he encontrado la respuesta de Virginia Pérez Alonso, como Presidenta de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información; la de Rafael Díaz Arias en su blog Periodismo Global o lo que escribe en Facebook mi amigo el periodista David Torrejón.

¡Menos mal! Veo que no soy tan raro como en un primer momento me han hecho pensar.

La Radio On Line es el futuro ¿También el presente?

No sé si la Radio On Line camina imparable, como dice el gran experto Gorka Zumeta (al que ya seguía y conocí personalmente en el evento de AERO), ni si está de moda, como también dice él mismo en un tuit.

Lo que sí parece claro es que está de rigurosa actualidad. La semana pasada participé en una mesa redonda que siguió a la Asamblea de AERO (Asociación Española de Radio On Line), la organización que preside la dinámica Elisa Escobedo, a quien agradezco su invitación.


(El autor del blog durante su intervención. Fotografía: Gorka Zumeta)

La semana que viene, el día 22, la IAB organiza una Jornada de Radio On Line.
Todavía más: una semana después, el 29, el Colegio de Ingenieros organiza la jornada La encrucijada tecnológica de la Radio.

Tres eventos sobre el tema en menos de tres semanas seguro que quieren decir algo.

Siempre fui un apasionado de la Radio. En mi casa tardó en entrar la televisión y las veladas tenían por centro el aparato de radio (Cabalgata fin de semana, Matilde, Perico y Periquín, El Gran Musical o Ustedes son formidables forman parte de mis recuerdos de infancia y adolescencia). Siempre estudié con la radio como fondo.

Disfruté mucho cuando, años después, acabé convirtiéndome en el especialista en audiencia de Radio de RTVE y representé a la Radio en la Comisión Técnica de AIMC o dirigí dos estudios de audiencia de Radio en la Comunidad de Madrid en los que conseguimos que participaran todas las emisoras existentes entonces, desde las grandes cadenas a las pequeñas nuevas emisoras de pueblo o de barrio. Años después, ya en Zenith, hicimosun estudio Menfis, de eficacia publicitaria, para la SER y GDM.

Mi intervención en la mesa redonda del día 9 se refería a las previsiones de inversión en Radio On Line. Hace unos meses me pidieron que incluyera en mis estudios Vigía y Zenthinela preguntas referidas a ese tema. Estos estudios se basan en opiniones, pero en opiniones cualificadas, de expertos en el mercado publicitario. Y suelen llenar huecos: cuando no hay ninguna información sobre un tema es bueno tener un dato, aunque esté basado en opiniones. Eso han pensado en su momento (2002) los Diarios Gratuitos; o en 2008 los Móviles, los Blogs o las Redes Sociales; o en 2009 los Medios para Inmigrantes; o en 2010 el Vídeo On Line; o en 2011 la Publicidad Exterior Dinámica (Digital signage); o en 2012 las Apps o ahora la compra programática o la propia Radio On Line. Para algunas de esas especialidades sigue sin existir un dato de otra fuente.

Los anunciantes del panel Zenthinela estimaban en febrero que la inversión en Audio On Line representa el 6,5% de toda la inversión en publicidad on line; los directivos de medios del panel Vigía situaban en marzo esa estimación en el 5,3%.

A mediados de los años ochenta participé en una Rencontre Internacional de Radio; expertos europeos de un buen número de países hablaban de la Radio como el medio del 10% porque ese era el porcentaje aproximado que se llevaban del total de las inversiones publicitarias en medios (en España nunca se ha separado mucho de esa cifra; en 2014 se situó en el 9,3%). Yo creo que a medio plazo ese 10% de la inversión digital puede ser un buen objetivo para la radio on line. Ví que desde la Asociación eran más optimistas; no me parece mal el optimismo como objetivo.

Recuerdo que hace ya casi veinte años, en el curso Nuevos medios, nueva publicidad, ¿nueva financiación? que organizó Zenith en la UIMP en Santander, Jaime Agulló, que entonces estaba en mi equipo, me dijo: la Radio Digital no funcionará mientras no nos demos cuenta de que todos llevamos un receptor (el móvil) en el bolsillo. Ahora ya es así.

También hay otras opiniones: el representante de una de las mayores cadenas de radio, uno de los líderes también en digital, me decía que esas cifras son muy exageradas. También me decía que los anunciantes pagan por la audiencia de la cadena y no están dispuestos a pagar más por lo digital (ni el medio a distinguir la audiencia digital, interpreto). Ese error, regalar la audiencia digital cuando la parte importante estaba en la oferta analógica, ya lo cometieron en su momento los diarios de papel. Luego es muy difícil, casi imposible, cobrar por lo que se ha regalado, incluso cuando lo digital es ya la parte del león.

No sé si la cifra real estará más cerca del 6% o del 4%; estoy seguro de que la inversión en Audio Digital va a crecer con fuerza en los próximos tiempos. También estoy seguro de que si los grandes regalan la audiencia digital se lo estarán poniendo muy difícil a las numerosas pequeñas emisoras digitales que están surgiendo. Unas emisoras con una multitud de especialidades diferentes, como puso de relieve Elisa Escobedo al final de la mesa redonda.

Y ya saben, si quieren saber mucho más sobre la radio digital (y sobre la radio en general) visiten el blog Gorka Zumeta-Comunicación.

Historias de la Radio

¡No me la pierdo!

Esta noche el programa Versión española de La 2 recupera una de esas películas que han hecho la historia del cine español: Historias de la Radio, de José Luis Sáenz de Heredia.

Alguno de mis lectores pensará: española y de los años cincuenta; ¡seguro que es casposa y se ha quedado anticuada! No lo creo; no lo crean. Es una película muy divertida, en la que se pueden ver las actuaciones de algunos de los más grandes actores españoles de todos los tiempos. Con Pepe Isbert al frente, también desfilan por la película Paco Rabal, Tony Leblanc o Ángel de Andrés entre otros.

Con tres surrealistas episodios se construye una película sobre los concursos de aquella radio entrañable con la que crecimos los españoles de mi generación; una Radio que, como no podía dar información (salvo la conexión obligatoria con los partes de Radio Nacional) hacía un gran despliegue de imaginación y creatividad en todo lo demás.

Además de los actores podemos ver también nada menos que a Bobby Deglané, la persona que revolucionó la Radio española de la época.

Como complemento veremos un coloquio espectacular en el que Cayetana Guillén Cuervo, la presentadora, moderará a Luis del Olmo, Iñaki Gabilondo (las dos figuras clave de la Radio de los primeros treinta años de la democracia) y Pepa Fernández, la protagonista de las mañanas de los fines de semana en RNE. Creo que no se puede pedir más.

Escuchar a Gabilondo y Del Olmo, dos verdaderos pozos de sabiduría radifónica (y de sabiduría y buen hacer, en general), ahora que han reducido su actividad, debería ser una asignatura obligada para todos los que trabajamos alrededor de los medios.

Todo un lujo.