BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Archivo de la categoría ‘Libros’

#Unoalmes: Manual para mujeres de la limpieza

No conocía a Lucia Berlin.

Ni siquiera recuerdo quien me puso en contacto con ella.

Lo más probable es que el título llamara mi atención en alguna de mis visitas a la librería y leyera la contraportada o quizá leí una buena crítica (creo que no). El caso es que se lo pedí a los Reyes y me lo trajeron.

Portada del Libro

Manual para mujeres de la limpieza no es una novela sino una colección de relatos que, leídos en conjunto, pueden ser el retrato de una vida, la vida de Lucia Berlin y de parte de su familia. Una vida compleja pero, seguro, apasionante.

Los relatos lo son.

El libro es todo un descubrimiento, el de una autora que falleció hace trece años y había pasado inadvertida durante su vida y hasta hace muy poco tiempo.

Lucia Berlin vivió a lo largo de casi toda la costa del Océano Pacífico, desde Alaka hasta Chile, pasando por Perú o México y por varios estados de Estados Unidos (Idaho, Kentucky, Montana o California), de pequeña siguiendo a su padre, que trabajó en diversas minas y luego viviendo su vida ajetreada.

Se casó tres veces, tuvo cuatro hijos y problemas con el alcohol que le llevaron a cambiar mucho de trabajo: limpiadora, telefonista, profesora de escritura en una cárcel, enfermera…

Sobre alguna de estas cosas escribe en sus relatos, también sobre su familia: su hermana menor, divorciada de un ministro mexicano, sufre un cáncer…

No estoy destripando el libro porque, aunque habla de todas esas cosas y de muchas otras más lo importante es cómo está escrito, con un sentido del humor, con unas expresiones, con unos saltos en el discurso que son únicos.

La mujer protagonista, las mujeres del libro, son muy reales, con sus problemas, sus alegrías y sus sufrimientos.

Me ha encantado.

Lo recomiendo sin dudar en este #Unoalmes que, aunque corresponda al mes de febrero, publico en marzo.

Los mayores de 65 somos los nuevos milenials (SIE 16)

Hoy se ha presentado en el Espacio Fundación Telefónica el informe La Sociedad de la Información en España 2016. El informe siempre es interesante; cada año hace un retrato de la situación en un sector que evoluciona a velocidad de vértigo y permite establecer comparaciones con lo visto en años anteriores.

Este año nos ha ofrecido dos titulares llamativos, once realidades y tres tendencias.

Los titulares:

En España hay más clientes de fibra óptica que en Italia, Reino Unido, Francia y Alemania sumados.

Y el que he elegido como título para este artículo: Los mayores de 65 son los nuevos milenials.

Me ha hecho gracia porque mis compañeros digitales (y ya no sólo los digitales) llevan tiempo diciendo que yo (a mis 67) soy el más milenial de la compañía…porque hace muchos años que mantengo este blog, porque tuiteo más que nadie, porque mantengo mi curiosidad. Hay otras cosas, como el interés por las series, en las que fallo estrepitosamente, pero ese es un ámbito más privado y seguro que cuenta menos.

Las once realidades son muy interesantes:

1.- Las redes de nueva generación son ya mayoritarias en el acceso a Internet: La banda ancha de nueva generación (FTTH+HFC) con 6,74 millones de líneas superó al DSL (6,67 millones de línes) en agosto de 2016.

2.- La televisión de pago rompe su techo histórico  (supera los 5,85 millones de abonados) y revoluciona la forma en que se ve la televisión.

3.- Los usuarios exigen confianza digital en su relación con las empresas y administraciones: el 83,1% de los usuarios dejaría de utilizar un servicio si descubre que no sigue las normas de control de privacidad.

4.- La mensajería instantánea y los asistentes virtuales se incorporan a la empresa como canal de comunicación: el 52,3% de los internautas entre 20 y 24 años ya se comunica con empresas y negocios usando la mensajería instantánea.

5.- Las empresas y administraciones apuestan por el Big Data como herramienta clave en la toma de decisiones: Big Data ya es el primer destino de inversión TIC en empresas de más de 500 empleados con un 35% de ellas invirtiendo en 2016.

6.- Los mayores de 65 años abrazan el mundo digital: Aumenta un 219% el uso de la Tablet entre los mayores de 65 años.

7.- El formato vídeo gana peso en los servicios y es ya universal en las actividades formativas entre jóvenes: el 95,1% de los jóvenes entre 14 y 19 años utiliza Internet para acceder a vídeos con carácter formativo.

8.- La tecnologías fintech transforman la gestión financiera de los usuarios: España contaba en septiembre de 2016 con 194 empresas fintech.

9.- La realidad se vuelve mixta: el mundo virtual sale del ordenador y se fusiona con el mundo real. Pokémon Go superó en diez días a Twitter en número de usuarios en Estados Unidos.

10.- El mercado digital único continúa avanzando. En 2017 finalizarán los recargos en concepto de roaming en la Unión Europea.

11.- La Administración avanza hacia una digitalización de extremo a extremo. Se potencia el desarrollo de grandes proyectos de colaboración público-privado (CPP): escuelas conectadas, redes 5G para la futura Internet, ciudades inteligentes…

Y las tendencias:

1.- Se definen normas de convivencia entre sistemas inteligentes y personas. Habrá que redefinir las famosas leyes de la robótica de Isaac Asimov sobre las relaciones entre personas y máquinas.

2.- La fusión entre tecnologías y personas da lugar al hombre aumentado. 10.000 personas (en todo el mundo) han optado por insertar debajo de la piel de la mano un pequeño chip con tecnología NFC o RFID.

3.- Los dispositivos cobran vida; los vehiculos (coches, camiones, autobuses, vehículos de reparto, drones,…) se hacen autónomos.

Muchas ideas muy interesantes como aperitivo para un informe que ahora toca leer en profundidad.

Enhorabuena y gracias a la Fundación Telefónica por este gran trabajo.

#Unoalmes: Tan poca vida

Debió de ser al final del verano, cuando yo iba comentando aquí, uno tras otro, los libros que había leído en ese periodo en el que nos queda más tiempo libre.

Mo Yé Sú, mi ex-colega (es mucho decir porque él ha dirigido grandes multinacionales de la publicidad y yo, ya lo saben, no he llegado a nada) y amigo Jesús Muñoz, que ahora vive en China, me hacía llegar un mensaje: Tan poca vida, muy dura pero de lo mejor que he leído últimamente.

Nunca había oído hablar de la autora, una norteamericana de nombre impronunciabla: Hanya Yanagihara.

Otras veces hemos compartido opiniones sobre libros; creo que tenemos gustos similares, las recomendaciones de Jesús nunca me han defraudado.

Había que leerlo.

A la vuelta de vacaciones lo compré en Antonio Machado, la librería de mi barrio en la que suelo rebuscar.

Es un tocho de mil páginas. Una novela que ya te advierten que es dura ¡y de mil páginas! Había que encontrar el momento adecuado. Lo empecé a leer en el puente de la Constitución, unos cuantos días festivos en los que parece que se tiene más tiempo.

Me enganchó pero no conseguí terminarlo en esos días y luego se me fue alargando hasta navidades donde, viajes, fiestas familiares y de empresa, comidas,…tampoco sobra el tiempo.

Y sí: Tan poca vida es un gran libro. Y sí: también es muy duro.

Es la historia de cuatro amigos en el Nueva York de estos últimos años pero es, sobre todo, la historia de Jude, un genio (abogado triunfador, matemático de primera fila, excelente cocinero,…) víctima de abusos sexuales en su infancia que, a lo largo de toda su vida, se autolesiona para castigarse por aquello que él entiende como sus pecados de infancia.

Pero eso no es lo más importante. Lo importante es el juego entre diálogos y silencios; el valor supremo de la amistad que son capaces de mantener cuatro amigos de la universidad que triunfan en sus vidas profesionales: Willem es un actor de éxito, Malcom destaca como arquitecto y JB como pintor, precisamente con cuadros sobre sus amigos.

Los cerca de cuarenta años de esa profunda amistad dan para mucho.

No se asusten por el tema ni por el número de páginas. Leánla; no se van a arrepentir.

#Unoalmes Patria, de Fernando Aramburu

A principios de septiembre me llegó una invitación de la Fundación Telefónica para asistir a la presentación de Patria, la última novela de Fernando Aramburu, una presentación que tenía como maestro de ceremonias a otro vasco ilustre: Iñaki Gabilondo. Dos figuras a las que admiro: era un buen plan para una tarde de septiembre, pocos días después de volver de vacaciones.

Allí nos fuimos Maxi y Yo. Estaba hasta los topes y nos tocó verlo en una pantalla lateral. Aun así, mereció la pena.

Fernando Aramburu dedicándonos su libro

Fernando Aramburu dedicándonos su libro

Yo ya había leído en su momento dos libros de relatos de Aramburu: Los peces de la amargura y Los vigilantes del fiordo e incluso una novela: Años lentos. En todos ellos el llamado conflicto vasco tiene un papel clave pero creo que en Patria, la historia de dos familias vecinas, de un pueblo que, aunque nunca se nombra podría ser Rentería, Hernani u otro de esa zona, alcanza la categoría de obra maestra.

Las dos familias eran amigas: los padres compañeros de partidas de mus y de excursiones cicloturistas los domingos; las madres incluso estuvieron a punto, de jóvenes, de entrar juntas en un convento; los hijos compañeros de juego y, ya de adultos, de algunas cosas más.

Les separa su situación económica: el Txato ha conseguido progresar y es dueño de una empresa de transportes, con varios camiones, Joxian no ha pasado de ser un simple obrero. Con el tiempo les separa mucho más: Joxe Mari, el hijo de Joxian, entra en ETA y el Txato es asesinado. Bittori sospecha que Joxe Mari puede ser el asesino pero nunca se confirma.

La familia del Txato pasa a ser sospechosa y tiene que abandonar el pueblo e irse a vivir a San Sebastián.

image128

En la novela se van alternando las vivencias de las dos familias, la de Bittori, la viuda del Txato y sus hijos y la de Joxian y Miren, su mujer, que se vuelve más abertzale que nadie y sólo vive para visitar a Joxe Mari en la cárcel.

Arantxa, la hermana de Joxe Mari, condenada a vivir en silla de ruedas y expresarse por escrito, tras sufrir un ictus, es también una pieza clave en la novela.

Patria refleja los problemas que ha vivido la sociedad vasca durante cerca de cincuenta años, golpeada por la violencia y, sobre todo, por el silencio que impedía hablar de ella, especialmente en los pueblos pequeños en los que todos se conocen y donde era posible pasar a ser sospechoso simplemente porque alguien decidía que lo fueras.

Es el reflejo de una época, espero, ya superada pero que para muchos de nosotros representa prácticamente toda la duración de nuestras vidas.

Una novela impresionante que merece la pena leer.

#Unoalmes: Pureza, de Jonathan Franzen

Hace unos años había leído Libertad, una novela de Jonathan Franzen en la que el protagonismo correspondía a una familia de clase acomodada del Medio Oeste americano. Me gustó.

Así que cuando vi que Franzen había publicado una nueva obra la compré. La he leído en las últimas semanas. Ya con el curso iniciado leo a un ritmo menor que en verano.

image123

Pureza es el nombre de la protagonista, Pip Tyler, una joven que busca a su padre a quien no conoce porque su madre, heredera de una gran fortuna que rechaza, se oculta en otra zona de los Estados Unidos con un nuevo nombre y un trabajo como empleada de un supermercado.

La primera parte de la vida de Andreas Wolf, otro de los personajes, se desarrolla en la RDA durante los últimos años previos y los primeros posteriores a la caída del Muro. Primero como el hijo rebelde de un preboste del régimen y luego como un héroe de la transformación hacia la democracia. La segunda parte tiene lugar en la Bolivia de Evo Morales desde donde dirige un proyecto antibelicista basado en la filtración de documentos comprometedores que consigue piratear. Sería una especie de Assange novelado.

El círculo se cierra con Tom, un periodista que dirige una revista alternativa y que, como vamos descubriendo a lo largo de la novela está muy relacionado con los otros dos personajes a pesar de vivir en ciudades muy distantes.

Internet tiene un papel central en una novela muy actual que explora los límites entre el bien y el mal en una sociedad sin claras convicciones, así como los problemas de las herencias ¿tiene una madre derecho a renunciar a una gran herencia si con ello condena a su hija a una vida complicada para pagar su deuda universitaria?

Pero también nos pone de manifiesto los problemas de la sociedad hiperconectada (y por tanto con posibilidades de ser hiperespiada) ¿hasta qué punto puede un periodista publicar el caso, espiado, de una posible cabeza nuclear robada? Aunque aquí quizá la pregunta sería ¿por qué tiene que seguir habiendo miles de cabezas nucleares, que pueden caer en manos irresponsables, en un mundo que superó la guerra fría?

Una novela muy interesante, que se lee con facilidad pese a que el argumento es, en algunos momentos, bastante complejo.

Es mi recomendación #Unoalmes de este octubre.

 

 

#Unoalmes La mujer del reloj

Se acaba septiembre y no había publicado aún mi #Unoalmes.

La verdad es que entre agosto y la primera mitad de septiembre creo que, saliéndome de la línea habitual del blog, he hablado de algo así como trece libros, así que era difícil decidirse por uno de ellos.

Haciendo cuentas veo que dos de los que he citado en verano ya fueron mi #Unoalmes: Sumisión de Houllebecq en julio y Desorden de Solana en agosto.

Eso me hacía un poco más fácil la decisión.

Así que finalmente he elegido La mujer del reloj. Un libro del que he hablado hace tan solo quince días, una novela histórica que, además, es un thriller, una novela de intriga que nos reserva una enorme sorpresa para el final, como debe ser. Una novela que nos hace vivir en la Llanada Alavesa de comienzos del siglo XIX y luego en los valles del norte de la provincia para trasladarse al Madrid de José Bonaparte, al Cádiz de la Pepa, a la isla prisión de Cabrera o a la guerrilla contra las tropas napoleónicas y la batalla de Vitoria.

image117

El autor en la contraportada del libro

No conozco al autor, Álvaro Arbina, aunque seamos de la misma ciudad él es unos cuarenta años más joven, pero por esas maravillas de la técnica hemos tenido en estos últimos días cierto contacto por las redes sociales. Además de un buen escritor, que ya sé que lo es porque he leído su obra, y un arquitecto de formación, como puede verse en la solapa del libro, me lo imagino como una buena persona. Eso para mí es muy importante.

Como ya he dicho varias veces, La mujer del reloj es un libro muy recomendable.

A mí me encantó.

Mis lecturas de verano: La mujer del reloj

No sé si en los últimos años hay un boom de escritores alaveses o si esto ocurre en todos los sitios, por las posibilidades de autoedición o por lo que sea, y yo sólo veo el de mi tierra gracias a mis hermanas.

El caso es que cuando este verano mis hermanas vinieron a La Ribera me trajeron como regalo La mujer del reloj, de Álvaro Arbina.

image1(17)

El autor en la contraportada del libro

Álvaro Arbina es muy joven; nació en 1990. Cuando publicó esta novela de casi 700 páginas tenía 24 años…y ya era arquitecto. El ejemplar que he leído yo correspondía a la quinta edición y está publicado por la editorial B, del Grupo Zeta. O sea que no se trata de autoedición, ni de un fenómeno meramente local.

Y no lo es.

La mujer del reloj es una novela de ambiente histórico, con una trama casi policiaca, con un malvado de libro, el general francés Louis Le Duc que nos llevará a un sorprendente final y un protagonista, Julián de Aldecoa Giesler (no sé si hay algo de homenaje a nuestro paisano Ignacio Aldecoa, con ese apellido) nacido en una pequeña aldea de la Llanada Alavesa que, tras el asesinato de su padre se ve arrastrado a una larga travesía a lo largo de toda España.

image1(16)

Las cuatro torres de Vitoria entre la niebla

La historia transcurre durante la invasión francesa y la Guerra de la Independencia, entre los años 1808 y 1813. Le Duc, un joven que se ha enriquecido rápidamente y ha alcanzado el grado de General por sus actuaciones como proveedor de los ejércitos de Napoleón, tiene ahora la misión de desmontar una conspiración, la de la Orden de los Dos Caminos, que tiene ramificaciones por toda Europa pero reúne en España a sus principales dirigentes.

El transcurso de la acción nos lleva, desde la Llanada y las montañas alavesas a otros variados escenarios en los que se desarrolla la historia de la España del momento: la Vitoria tomada por las tropas francesas, el Madrid de José Bonaparte, Cádiz y los debates de la Constitución de 1812, la isla prisión de Cabrera (un episodio que yo desconocía), la guerra de guerrillas, de la que en algún momento Julián es protagonista, y la batalla de Vitoria, una de las últimas que decidieron la guerra.

La novela mantiene en todo momento el interés y la intriga, se lee con gusto, describe una época decisiva de nuestra historia de una manera muy creíble y, por supuesto, no falta la sorpresa final que da un giro inesperado a las historias personales de los protagonistas.

Merece la pena leerla.

Mis lecturas de verano: La espantosa intimidad de Maxwell Sim

Hace ya unos cuantos años, allá por 2003, había leído una novela de Jonathan Coe, El club de los canallas: recuerdo que me gustó, pero tampoco dejó eso que se llama  un recuerdo imborrable.

Al principio de este verano recibí un mensaje en Facebook:

Me está encantando Eduardo Madinaveitia … Me permito recomendártelo.

Lo enviaba Raúl Devia y se refería a otro libro de Jonathan Coe. Raúl es un colega; es matemático como yo y se dedica a la investigación de medios como yo. No sé si hemos hablado muchas veces en persona; recuerdo el AEDEMO de Sevilla del año pasado en el que hicimos un grupo divertido y lo pasamos muy bien, y pocas ocasiones más pero me da la impresión (y creo que a él también) de que tenemos el mismo tipo de gustos literarios. Que te pase esto con una persona admirable como Raúl, que además tiene 26 años menos que tú (sí; como Facebook es muy indiscreto también he visto este verano que acaba de cumplir ¡40 años!) es toda una alegría.

El caso es que cuando leí ese mensaje yo ya estaba en la playa; en el pueblo sólo hay una librería, una fabulosa librería que haría las delicias de Dani Solana, el autor de Desorden. Así que pensé: cuando vayamos a ver a Melita lo compro en la FNAC de la Nueva Condomina. Pero el día que fuimos, la librera (debería decir la dependienta; no era nadie sin su ordenador) puso cara de póker y me confesó que no tenía ese libro. Me lo podía pedir…pero yo no volvería por allí hasta ¡Dios sabe cuándo!

Así que, unos días después me fui a Tahiche, la librería del pueblo, a ver si lo encontraba. Tampoco estaba pero el librero me dijo que lo pedía al distribuidor y en un par de días lo tenía. Y así fue.

Ha sido una de mis últimas lecturas del verano, ya en los comienzos de septiembre.

image1(15)

Y sí. Está claro que los gustos de Raúl no son muy diferentes de los míos: La espantosa (The terrible en inglés) intimidad de Maxwell Sim me ha gustado mucho. Es una buena foto de esta época de desconcierto en la que no es raro quedarse en paro porque hemos desviado la produción a China o Bangla Desh, en la que las identidades sexuales no están tan claras como parecían estarlo hace unas décadas, los matrimonios no siempre duran como los de antes y uno puede acabar no teniendo a nadie mejor con quien hablar que la voz del GPS del coche.

A Maxwell Sim, Max para los amigos (un nombre que me resulta muy familiar) le abandonó su mujer hace unos meses; a consecuencia, o a continuación, de eso ha tenido una depresión y se ha quedado sin trabajo. Tras un viaje a Australia para ver a su padre, con quien nunca ha congeniado, emprende una expedición comercial por Gran Bretaña para situar los cepillos de dientes ecológicos de su nuevo empleo en el punto más septentrional de las Islas Británicas.

Ahí, en su viaje al Norte, es cuando va perdiendo el norte, se enamora de la voz del GPS, se compara con su héroe juvenil, un navegante solitario que finge dar una vuelta al mundo, algo que, en estos tiempos en que todos estamos controlados, ya no sería posible.

En su viaje realiza varias visitas y encuentra un escrito con las razones de su padre; en Internet ve relatos en los que descubre las razones de su mujer.

Una novela cargada de humor y escepticismo, la novela de un perdedor muy actual, que vale la pena leer. Una novela a la que ni siquiera le falta el inesperado giro final que parece cambiarlo todo.

¡Gracias, Raúl!

Mis lecturas de verano: Lo que no te mata te hace más fuerte

Hace ya siete años leí con agrado la trilogía Millenium, de Stieg Larsson. Entonces todavía vivía mi madre, que leía más que yo (y más rápido) y con la que solía comentar las lecturas que compartíamos.

Cuando, tras la muerte del autor se desvelaron las intrigas familiares y las luchas entre su compañera y Larsson padre, tuve extrañas sensaciones. Y cuando, hace más o menos un año se anunció la publicación de una continuación de la saga (Lo que no te maya te hace más fuerte, escrita por David Lagercrantz) pensé que no lo leería y que, seguro, se trataba sólo de una operación comercial para prolongar un éxito que la muerte truncó tan inoportunamente.

Pero, no soy muy consecuente con mis propósitos. Creo que fue el Día del Libro, o cualquier otro momento en que me apeteció comprarme un libro y…ya lo tenía.

image1(14)

Portada del libro

Vi que finalmente el padre y el hermano se habían hecho con el legado de Stieg y eran quienes habían encargado a Lagercrantz la continuación de la saga.

A finales de agosto lo empecé como una de mis últimas lecturas de verano.

Y, para mi sorpresa, volví a leerlo con agrado, en unas pocas sentadas (creo que tardé cuatro días en sus 650 páginas) y siempre interesado en las andanzas de Lisbeth Salander, las pesquisas de Mikael Blomkvist y los problemas financieros de la revista Millenium.

El nuevo autor ha conseguido reproducir con bastante precisión el estilo y el ritmo que convirtieron a Millenium en uno de los grandes sucesos editoriales de la anterior década.

El mundo hacker, en el que Salander es una figura destacada, sigue teniendo un papel clave, al que ahora se unen el espionaje industrial, el mundo de la inteligencia artificial y el de los infiltrados en grandes organizaciones estadounidenses. Tampoco faltan las intrigas familiares con otros miembros del clan de Lisbeth. Y, ¡cómo no! las mafias rusas.

Un libro que seguramente no pasará a la historia de la Literatura pero que sí se ha ganado un hueco en el mundo del entretenimiento.

Mis lecturas de verano: Eso no estaba en mi libro de Historia de España

Mi cuñado Joaquín, el que me acompaña en las Vueltas al Mar Menor, es un apasionado de la historia. De vez en cuando compartimos libros. Este verano me ha pasado Eso no estaba en mi libro de Historia de España, de Francisco García del Junco, profesor de la Universidad de Córdoba.

image1(13)

Es uno de esos libros, ahora hay unos cuantos, que, desde el nacionalismo español, nos ayudan a descubrir algunas de esas páginas, siempre positivas, que no son suficientemente conocidas, especialmente por las generaciones algo más jóvenes que nosotros, que han estudiado con los planes de enseñanza más recientes.

El libro consta de trece capítulos y combina temas ya bastante conocidos con otros que no lo son tanto. El inicial, sobre Blas de Lezo y su defensa de Cartagena de Indias es el protagonista del primer capítulo. Creo que es uno de los más conocidos, sobre todo recientemente. El gran militar guipuzcoano ha sido objeto de varios libros en los últimos años y hasta tiene un monumento en plena Plaza de Colón de Madrid.

Creo que también es bastante conocida la expedición de Malaspina. RTVE le dedicó un magnífico documental que dio lugar a un también espléndido libro de su servicio de publicaciones. En cualquier caso nunca está de más recordar aquellas épocas en las que éramos líderes incluso en expediciones científicas.

En cambio yo no conocía la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, un episodio del final del siglo XVIII del que deberíamos sentirnos especialmente orgullosos. Un éxito científico y médico de increíble dificultad, con el grupo de niños portadores, en su sangre, de la vacuna recién inventada en Inglaterra. Veo que justo estos días se anuncia el estreno de 22 ángeles, una película para televisión sobre este tema que pronto se verá en RTVE.

Tampoco creo que sean muy conocidas las expediciones de Manuel Iradier por las selvas del golfo de Guinea. Salvo que, como en mi caso, uno sea de Vitoria, haya vivido a veinte metros de la calle Manuel Iradier y haya estudiado en el Instituto Ramiro de Maeztu (actual Parlamento Vasco) a pocos metros de la estatua del explorador. Además una tía mía, Herminia, era familia de Manuel Iradier.

Yo no conocía la expedición del jesuíta Pedro Páez que descubrió a principios del siglo XVII las fuentes del Nilo.

image1(12)

Índice del libro

El libro incluye episodios menores, como la curiosa Paz de las Tres Vacas, las invasiones vikingas en la edad media o las pequeñas islas del Pacífico que seguirían siendo españolas al haber sido olvidadas en los tratados de cesión de 1898.

Hay algunos capítulos discutibles, como los dedicados a la defensa de las crueldades de la Inquisición, porque en otros países hubo tribunales similares e igual de crueles, o los dedicados a desmontar la Leyenda Negra (que creo ya sobradamente desmontada) con argumentos como que ningún país quiere conquistar territorios despoblados, que luego utiliza en sentido contrario para contar la exterminación de los indios del Norte por parte de los ingleses y los colonos estadounidenses.

Un libro interesante pero irregular. Más interesante cuando se dedica a destacar los hechos notables y poco conocidos de nuestra historia que cuando entra en áridas tesis para defender algunos aspectos poco defendibles. Ni aquí ni en ningún sitio se ha hecho todo bien a lo largo de toda la historia. Todas las historias tienen luces, y está bien destacarlas, y sombras. Y no pasa nada por reconocerlas.