BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Archivo de la categoría ‘Fútbol’

600 islandeses no vieron el partido

Islandia está siendo la sensación de la Eurocopa de fútbol.

Que un país de 300.000 habitantes haya llegado a los cuartos de final del torneo, que se sitúe como uno de los ocho mejores países de Europa tras eliminar a los ingleses, los inventores de ese deporte, un país mucho más grande y que presume de tener la liga de clubes más importante del mundo, es, cuando menos, sorprendente.

Un jugador islandés celebra el gol del triunfo frente a Inglaterra.

Pero también está siendo la sensación en el mundo de la medición de televisión. Según una noticia que han publicado diversos medios, nada menos que el 99,8% de los islandeses vieron el partido entre Inglaterra e Islandia por televisión.

Estoy seguro de que fueron muchísimos los islandeses que vieron ese partido. En un país pequeño en el que el balonmano es el deporte nacional, tiene que ser toda una sensación que el equipo nacional de fútbol se clasifique por primera vez para la fase final de un torneo europeo, más aún que supere la fase de grupos y ¡claro! más todavía que juegue en octavos de final contra Inglaterra. Pero…

No sé cuántos hogares tendrán audímetros en Islandia. Por el tamaño del país supongo que no llegarán a seiscientos; o sea que en número de personas no estaremos hablando de más de 2.000. Por tanto, hablamos de que cuatro de esas personas que tienen audímetros en casa no vieron el partido…puede ser.

Pero por otro lado veo que había gente viendo el partido en pantallas en las calles; no sé cómo será el parque de bares en Islandia, seguro que muy pequeño comparado con el español. Pero alguno habrá y tendrá tele y quizá sintonizó el fútbol.

Pero…mucho más aún: en las imágenes de los partidos se ve que la selección islandesa tenía su pequeña, o no tan pequeña, hinchada en los campos de fútbol. Parece que el 8% de la población (26.000 personas) acompañó al equipo a Francia. Hoy mismo, esta tarde, en el partido de cuartos de final contra Francia, se espera que haya 15.000 islandeses entre el público.

Unos datos muy impresionantes pero también muy incoherentes, que demuestran que en cuestión de números estamos dispuestos a creernos cualquier cosa, sin pensar demasiado.

Eso sí: ¡qué grandes son, otra vez, esos islandeses que vuelven a darnos lecciones como ya ocurrió en la crisis o con ocasión de los papeles de Panamá!

Y lo serán sea lo que sea que ocurra hoy en el partido ante Francia.

La fe y las audiencias del debate

El lunes se celebró el Debate a cuatro, entre los cuatro principales candidatos en las elecciones del próximo día 26. Se trataba del evento electoral más importante de esta precampaña; además coincidía en el mismo día de emisión que el partido entre España y la República Checa, en el que nuestra selección debutaba en la Eurocopa. Había un cierto morbo por saber si (a pesar de la hora intempestiva, poco futbolera) el fútbol conseguía más audiencia que el debate.

Y aquí es donde entran los temas que suelo tratar en este blog.

El partido tuvo 8.574.000 espectadores mayores de 4 años, según Kantar. Pero ya sabemos que Kantar sólo mide la audiencia dentro del hogar principal y que el fútbol se ve en muchos casos en grupo, en casa de amigos, en bares o (en un partido que se juega a las 3 de la tarde de un día laborable) en la propia empresa. Seguro que todos conocemos a alguien que lo vio en su empresa, que dio algún tipo de facilidad para tener contento a un personal que, en cualquier caso, iba a estar pendiente del desarrollo de ese partido.

Hay dudas sobre la cadena en la que se vio el debate

¿Y el debate?

La audiencia del debate fue de 10.496.000. Casi dos millones más que el fútbol. Así que, si nos olvidamos de quienes vieron el partido fuera de casa, el debate ganó al fútbol.

Y ahora viene otra cuestión interesante: ¿en qué cadena se vio el debate? Porque, por primera vez, el debate se emitió simultáneamente por 17 cadenas, entre ellas cuatro de las principales. (Cuatro fue la única que se desmarcó: emitió la película John Carter y consiguió congregar a 1.451.000 espectadores. No le fue mal: consiguió una cuota del 9,1%, cuando su media durante este mes se queda en el 6,9%).

Bueno, pues el debate se vio mayoritariamente en alguna de esas cuatro grandes cadenas. Entre las cuatro sumaron 9.303.000 espectadores, un 88,6% de la audiencia total del debate. Y entre las cuatro estuvieron muy igualadas: La Sexta consiguió 2.602.000; La 1 2.435.000; Tele 5 2.236.000 y Antena 3 2.030.000.

¿O no?

Paolo Vasile, el máximo ejecutivo de Tele 5, cuestionaba al día siguiente la validez de esos datos durante la presentación de los resultados de Mediaset: Creerse los datos de audiencia del debate es un acto de fe.

No suelo estar de acuerdo con Vasile (ni en general con ningún directivo de ninguna cadena) cuando cuestiona los datos de audiencia. Casi siempre se quejan de los defectos del sistema, que los tiene y son conocidos, cuando los resultados no les favorecen y los utilizan a bombo y platillo cuando les vienen bien.

Pero esta vez tengo que reconocer que Vasile tiene toda la razón: desde hace varios años Kantar Media utiliza el sistema de audio matching (identificar el sonido del televisor con el de algún programa que se esté emitiendo o, rizando el rizo en los últimos tiempos, que se haya emitido durante la última semana) para adjudicar la audiencia a la cadena que emite un programa con ese sonido. El sistema es válido, incluso diría que muy riguroso, en la mayor parte de los casos. Pero justo este debate, como el Discurso del Rey de cada año en Nochebuena y algún otro caso similar, supone la excepción: todas las cadenas emiten el mismo sonido simultaneamente. Aquí la atribución se hace utilizando unos criterios que pueden distorsionar la realidad y favorecer a la cadena que tuviera más audiencia en los momento previos al comienzo del debate.

Así que ¿el debate se vio sobre todo en La Sexta? Puede ser; lo será si hacemos el acto de fe que nos pide el señor Vasile.

Estadios de fútbol: las nuevas catedrales

Ya he contado aquí algunas veces que yo aprendí a leer con El Correo (que entonces se llamaba El Correo Español-El Pueblo Vasco ¡nada menos!). El diario, como ahora, se editaba en Bilbao aunque tenía unas páginas dedicadas a Álava y no como ahora (y desde hace muchos años) una edición dedicada a mi provincia de nacimiento. Los deportes eran en aquella época, aún más que ahora, un tema central en los diarios.

Así que desde pequeño yo ya sabía que un estadio de fútbol, el del Athletic Club de Bilbao, podía ser una catedral e incluso, como aquel, San Mamés, estar dedicado a un santo; un santo, por otra parte, muy poco conocido por sus actividades mientras estuvo en persona en la tierra.

Durante mis paseos terapeúticos por Madrid, de los que también creo haber hablado aquí, me ha sorprendido contemplar las colas de visitantes, en muchos casos turistas que bajan de un autobús, que se forman ante los estadios de fútbol, especialmente ante el Santiago Bernabéu.

También durante mi última visita a Barcelona vi que algunas de las rutas que ofrecían los autobuses turísticos hacían especial hincapié en su paso y parada en el Nou Camp.

Así que no me ha extrañado ver esta mañana un tuit de una alucinada Amalia Blanco ante la noticia: el Tour del Bernabéu recaudó el año pasado 16 millones de euros, más que cualquiera de los grandes museos y monumentos que tenemos en la ciudad.

Además, la mayor parte de los visitantes salen con bolsas de papel con el logo del equipo correspondiente; no se conforman con pagar la entrada sino que compran camisetas u otro tipo de objetos del club.

Por sorprendente que pueda parecer a cualquier persona con sentido común, los estadios de fútbol de los grandes equipos y su colección de copas, botas y balones se han convertido en los nuevos lugares de peregrinación, los trofeos en objeto de culto y las figuras de esos equipos en los nuevos santos venerados por los fieles o forofos.

¡Un magnífico retrato de los valores de esta sociedad en la que vivimos!

No sólo perdió La Roja

Tras ganar un Mundial de fútbol y dos Eurocopas en los últimos seis años las expectativas alrededor de la selección española, La Roja, para el Mundial de Brasil eran muy altas.

Así que no puede extrañar que tanto los medios de comunicación como las marcas comerciales hubieran hecho apuestas importantes a que la trayectoria del equipo iba a ser larga.

La eliminación ya en el segundo partido ha tenido, además de la decepción generalizada, fuertes efectos económicos.

En el mundo de los medios, el tema central de este blog, la empresa más perjudicada es Mediaset, la propietaria de Tele 5 y Cuatro, las cadenas que están emitiendo los partidos. Al día siguiente del partido contra Chile la cotización de la compañía en Bolsa caía más de tres puntos. Nada sorprendente si se miran las audiencias: el partido contra Holanda superó los 10,8 millones de espectadores; el de Chile pasó de los 12,6 millones. Con toda seguridad, si el partido contra Australia hubiera sido decisivo la audiencia se habría situado por encima de los 14 millones; al estar el equipo nacional ya eliminado, la audiencia se quedó por debajo de los 5,2 millones.

En el caso de haberse clasificado España, todos los siguientes partidos habrían sido decisivos y, por tanto, con audiencias crecientes. Pero, como en la fábula de la lechera, el cántaro se rompió.

Se ha publicado que el coste para Mediaset de esa eliminación tan temprana ha sido de 15 millones de euros. A esto habría que añadir las pérdidas (o ganancias no percibidas) de los diarios deportivos (del orden de 4 millones, en cifras también publicadas), las de las cadenas de radio y las de los sitios de Internet, especialmente los especializados en deportes.

Para tratar de paliar en alguna medida las pérdidas, Tele 5 ha echado mano de su reserva de películas de éxito. En la conmemoración de los diez años de la salida a Bolsa de Mediaset sus directivos han declarado que ya contaban con que la del Mundial era una apuesta más arriesgada que la de la Eurocopa. Pero supongo que ni en el peor de sus sueños esperaban una eliminación al segundo partido.

Pero los análisis no se quedan ahí.

La lista de perjudicados se amplía con los patrocinadores de la selección, los vendedores de televisores, las marcas de comida a domicilio o de cervezas, los bares, las marcas de ropa deportiva, las casas de apuestas…Un estudio publicado estos días sitúa en 986 millones de euros el dinero que se ha dejado de mover debido a lo temprano de la eliminación. El portal Kelisto, algo más moderado, sitúa esas pérdidas en 600 millones.

La repercusión en el mundo de los medios de la eliminación de otra serie de países con mercados publicitarios amplios (Inglaterra, Italia,…) será, sin duda, también muy importante. Un estudio de la prestigiosa organización WARC sitúa en 300 millones de libras las pérdidas ocasionadas por la temprana eliminación de Inglaterra.

Visto así, se entienden algo mejor las primas millonarias que iban a cobrar los jugadores de la selección.

Sin complejos

Conocí a Andy Stalmann este verano, en Mallorca, cuando los dos estábamos invitados en Talentya. Mientras estuvo allí, Andy fue el protagonista entre los actores secundarios (los que no teníamos ponencia). Él es un tipo brillante, un argentino que irradia optimismo. Cada día 8 propone a todo el mundo que vayamos repartiendo abrazos (8 a las 8 de la mañana y otros 8 a las 8 de la tarde).

Ayer encontré esta entrevista que le hacían en el Diario de Mallorca. En ella habla de los abrazos, pero también de todas las cosas de las que los españoles podemos sentirnos orgullosos. Me acordé de algunos artículos sobre este tema que he empezado a escribir en varias ocasiones y finalmente he dejado a medias. Esta vez voy a llegar hasta el final.

Quieren hacernos creer que somos un desastre, pero yo no estoy de acuerdo.

Unos tipos que recalificaron terrenos a tutiplén para llenarse los bolsillos y otros que dieron créditos a bajo interés por valor muy superior a los bienes que los avalaban nos quieren hacer creer que somos un país de vagos y maleantes y que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades.

Seguro que en España hay vagos; más seguro aún que hay maleantes; también hay gente que ha vivido por encima de sus posibilidades…pero que no nos quieran hacer creer que todos somos como ellos; que no nos hagan pagar sus errores a los que trabajamos, somos honrados y hemos vivido siempre de acuerdo al dinero de que disponíamos.

Hoy nos auguran cinco años más de crisis y retrocesos. Menos mal que el FMI se ha equivocado muchas veces. Esperemos que ésta sea una de ellas.

Mientras tanto, en la línea del artículo de Andy Stalman, quiero enumerar algunas de las cosas de las que, como españoles, podemos sentirnos orgullosos:

Somos líderes en trasplante de órganos

Tenemos una de las redes de trenes de alta velocidad mejores del mundo

La empresa textil más importante del mundo se ha desarrollado desde un pueblecito de Galicia

Tenemos tres de las diez escuelas de negocios más importantes de Europa

La cocina española es una de las tres mejores del mundo, con la mayor concentración de estrellas Michelin

Somos, o éramos, líderes en energías renovables y en su investigación

Telefónica, nuestra vilipendiada Telefónica, se mueve con soltura entre las más importantes operadoras de telecomunicaciones

Si pensamos en deporte, tenemos las mejores ligas de fútbol (con dos de los mejores equipos del mundo) y de baloncesto (una selección que planta cara a la de la NBA) de Europa , campeones de Europa y del Mundo de fútbol, nuestros motoristas dominan el Mundial en todas sus categorías (un Mundial organizado además por una empresa española); varios de los mejores ciclistas del mundo son españoles, Nadal es ejemplo como tenista y como persona, somos una potencia en golf…

Nuestra industria turística es una de las más potentes del mundo: no sólo somos uno de los países que recibe más turistas, también nuestras compañías hoteleras se extienden por todo el mundo

Nuestras constructoras ganan concursos para participar en la construcción de grandes obras. como el AVE a La Meca o el Canal de Panamá

Nos metemos mucho con nuestro cine, pero ningún otro país ha ganado es los últimos veinte años más Óscars que el nuestro

Podemos presumir de grandes empresas de distribución como Mercadona o El Corte Inglés o fabricantes de zapatos, como Camper

A cambio de todo eso tenemos más de cinco millones de parados y una clase política que, como nos ha dicho el CIS, es una de nuestras mayores preocupaciones. A mí me preocupa mucho más después de ver las reacciones que ha suscitado entre los políticos: cada uno dice yo no he sido, la culpa es del de enfrente.

Pero visto todo lo que he enumerado arriba yo creo que podemos ir por el mundo con la cabeza muy alta.

Sin complejos.

Futbol sin radio

No soy muy de fútbol y el fútbol en la radio me parece bastante difícil de soportar. Pero mi memoria de los domingos por la tarde está llena de Carruseles o Tableros deportivos. El fútbol y la radio llevan muchos años caminando juntos. Aquel famoso gol de Matías Prats en Maracaná, lo marcó Zarra en la radio mucho antes de que en España hubiera televisión.

Ahora por culpa, cómo no, del dinero, el fúbol y la radio andan a la greña.

La decisión de desperdigar en el tiempo los diferentes partidos a lo largo de todo el fin de semana es un golpe muy duro para los carruseles, pero eso no es nada comparado con la decisión de la LFP de cobrar derechos de retransmisión a las emisoras. Las cantidades que pretende ingresar la Liga son importantes; en PRNoticias se recogían los cálculos referidos a la COPE, que tendría que pagar 35 millones de euros por esta temporada. Viendo los ingresos publicitarios de la Radio según Infoadex (algo más de 500 millones para todo el medio en todo el año 2010) no me salen las cuentas, por mucho que pudiera representar el fútbol.

Como las emisoras se negaron a pagar por algo que hasta ahora habían hecho gratis, la primera jornada sólo pudieron entrar en el campo del Sevilla, que no apoya esa decisión. Por supuesto hubo fútbol en la radio; los locutores se valieron de su ingenio para transmitir desde las cercanías de los estadios

Esta semana se han reunido las radios, han pedido el apoyo del Gobierno y han anunciado que denunciarán a la LFP en los tribunales.

Pero como dice Periodistas 21 la Liga y las radios están condenadas a entenderse. La radio necesita fútbol los fines de semana, pero el fútbol necesita a la radio, el medio que le ha ayudado a crecer hasta ser el fenómeno mediático y social que es ahora.

En épocas de crisis todo el mundo necesita sacar dinero de debajo de las piedras, pero el dinero de la publicidad ya no da más de sí. Algunos equipos de primera división no han encontrado este año patrocinador para sus camisetas; la inversión en Radio no está aumentando (en todo caso se reducirá algo este año) y las cuentas no cuadran, tampoco aquí.

Esperemos que se imponga la sensatez y aprovechando esta semana sin Liga, la radio y el fútbol lleguen a un acuerdo.

Aunque eso suponga que no nos libremos del soniquete de los domingos por la tarde.

Los cambios en la radio deportiva

Hace un par de semanas se publicaron los resultados de la tercera ola del EGM (Estudio General de Medios), los primeros después de la migración de locutores deportivos desde la cadena SER a la COPE.

Aunque el EGM tiende a ser muy lento en reaccionar a los cambios (se trata de un estudio basado en el recuerdo y mucha gente cree que sigue oyendo lo mismo en el mismo sitio, aunque en realidad haya cambiado. Aún así es el mejor estudio posible para analizar la audiencia de radio) los resultados no han sido muy diferentes de los esperados: cae la audiencia de los programas deportivos de la cadena SER y aumenta la de los programas deportivos de la COPE. Así lo recogieron muchos medios y lo reconocieron los propios locutores de la SER. Y los tránsfugas se frotaron las manos.

Desde el principio me pareció que este tema podía tener interés, no sólo periodístico sino también publicitario: los cambios en las audiencias deberían interesar a los anunciantes. Así que cuando, en octubre, tuve la oportunidad de poner en marcha un estudio de tendencias para adelantar lo que podía estar pasando, no lo dudé. El instituto IMOP, que tiene mucha experiencia en este terreno, se encargó del trabajo de campo.

Pero cuando publicamos los resultados, casi me cuesta la cabeza. Incluso tuve que llamar a algún amigo periodista para pedirle que no publicara nada de la nota que nosotros mismos habíamos enviado.

De hecho ya no puedo enviar notas de prensa sin que las lean mis jefes. Eso ha supuesto la muerte para la prensa de Vigía y Zenthinela, los dos estudios que manejaba yo personalmente; siguen como un asunto entre los panelistas y yo, pero en los dos últimos meses no ha habido resumen para la prensa. Claro que nadie, dentro de mi casa, se ha dado cuenta (y dudo que lo hagan en mucho tiempo).

Eso sí: aunque hubo que frenar la publicación del estudio en algunos medios, creo que es uno de los estudios que ha tenido más repercusión entre todos los que he hecho en mi vida (y han sido muchos). Creo que no hubo cadena de radio o grupo de medios que no pidiera una ampliación de la nota de prensa frustrada. Por supuesto: quién pedía mi cabeza (o la de quién hubiera cometido aquel atropello: o sea yo) era el más interesado.

Ayer ví que las cosas no se habían quedado ahí: Alejandro Nieto, un colombiano, será el encargado de renovar los formatos de la SER. Será el nuevo Director General.

Al final rodaron cabezas pero, de momento, no ha sido la mía.

La mejor publicidad en Medios Sociales

En el transcurso de pocos días han llegado a mis manos varias recopilaciones de campañas de calidad que han utilizado los medios sociales.

Son una buena muestra de por dónde se está dirigiendo la nueva comunicación publicitaria, que trata de apoyarse en los usuarios para alcanzar una repercusión cada vez mayor.

Merece la pena verlas con detenimiento.

Marketingdirecto.com recogía la selección hecha por la revista Forbes de las mejores campañas de la historia en Social Media. La primera, ya bastante antigua, el vídeo que sirvió para el lanzamiento de la película El proyecto de la bruja de Blair, todo un hito en la nueva comunicación. También figuran la de la batidora de Blendtec, los patinadores de Evian, el pollo de Burger King y otros muchos ejemplos clave de esta nueva forma de comunicar.

Nethunter, uno de los blogs de la revista Anuncios, el que escribe Gema Requena, nos ofrecía la selección hecha por la revista Social Media Examiner de los mejores ejemplos en Facebook. Tenemos casos de Red Bull, Oreo, Coca Cola y muchas marcas más. Gema además trata de extraer las reglas que llevan al éxito comercial en Facebook.

De nuevo Marketingdirecto.com nos ofrecía la lista elaborada por W&V de los mejores virales interactivos. Vemos el del oso y el cazador de TippEx, del que hablé aquí hace algunos días, el de Old Spice, que ha sido protagonista en los festivales este año, el de Nokia y varios más.

Si pueden dedicar un rato a disfrutar de todos estos ejemplos, no se arrepentirán.

La novia de Casillas

Estos días, entre las revistas que iba a tirar he encontrado un XL Semanal, de finales del año pasado. Casi toda su portada estaba dedicada a la novia de Iker Casillas: Ana Isabel Pérez Medinabeitia, una extremeña con la que el portero internacional ya llevaba unos cuantos meses.

En su momento me llamó la atención por la similitud de su apellido y el mío. Luego lo había olvidado, sobre todo con el alboroto que se ha formado este año alrededor de su sustituta, Sara Carbonero.

¿Es lícito mezclar la vida profesional con la sentimental? O dicho de otra manera ¿hay que renunciar a una carrera profesional prometedora si has de informar sobre el trabajo de tu pareja? (a la que, sin duda, has conocido en el desarrollo de esa misma carrera profesional).

Fernando González Urbaneja, Presidente de la Federación de Asociaciones de la Prensa, criticó a Sara Carbonero y por elevación a Tele 5, su cadena, por acudir a Sudáfrica a realizar su trabajo, por mezclar lo profesional con lo sentimental.

Paolo Vasile, Director de Tele 5,  salió en su defensa: las posiciones de los periodistas en el campo las decide la FIFA. Y aconsejó a la periodista: debe elegir entre la profesión y la fama apócrifa de los programas en los que su cadena es especialista. El famoseo y el cotilleo que ahora determinan la imagen de Tele 5 parecen no convencer demasiado a su máximo responsable.

Todo un dilema para la novia de Casillas. Difícil de resolver.

El triunfo de la buena gente

El fútbol no es lo mío, pero aquí estoy dispuesto a escribir el segundo post seguido sobre el tema. El ambiente marca mucho.

Como no entiendo mucho de fútbol no sé si todo el mundo estará de acuerdo conmigo en que el mejor partido fue el de Alemania (si todos fueran así, a lo mejor me gustaba el fútbol) y que la final contra Holanda fue bastante más rollo por el exceso de faltas y la violencia que se percibía en los contrarios.

Pero como no entiendo mucho de fútbol en lo que me he fijado es en el tipo de personas que, al menos aparentemente, compone ese grupo ganador.

En contra de lo que nos han venido imponiendo en los últimos años en las empresas, los ganadores no son unos personajes agresivos, dispuestos a cualquier cosa para superar al adversario: uno mira a Iniesta, a Casillas, a Puyol o a  Xavi y ve buenas personas, dispuestas a colaborar con sus amigos para conseguir un fin común. No se pelean para ver quién se lleva la medalla.

Pero al menos los directivos ¿tendrán ese instinto asesino que se necesita para triunfar en la vida?

Pues no. Cuando se ve a Vicente del Bosque se ve la viva imagen de eso que ya casi no queda: la bonhomía.

Pienso que hace unos años le echaron del Real Madrid tras haber ganado una Copa de Europa y que le echaron porque le faltaba esa mala leche aparentemente tan necesaria.

Bueno, pues a lo mejor no era tan necesaria. Parece que un grupo de buenas personas, dirigido por una buena persona también es capaz de hacer grandes gestas.

Se trata, claro, de grandes profesionales que saben hacer muy bien su trabajo. Se trata de eso; de seleccionar bien al equipo y entonces a lo mejor no hace falta ser una mala persona para dirigirlo.

Seguro que es sólo un espejismo, pero me gustaría pensar que vamos hacia esta nueva visión del mundo.