BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Archivo de la categoría ‘Eventos’

Noche de emociones en la Academia

El pasado jueves fue un día de grandes emociones. Tras las de la mañana, que espero poder contar otro día más ampliamente, por la tarde se celebró la gala de la Academia de la Publicidad.

La Academia tiene como misión principal reconocer los méritos de personas que han sido claves en la profesión publicitaria; en la gala se entregan los premios a sus Miembros de Honor.

Esta era la octava gala. Por primera vez se cambiaba de escenario: de la solemnidad y tradición de la biblioteca de ABC en los locales de Vocento, se pasaba al más moderno y funcional Espacio Bertelsmann, en las proximidades del Retiro.

No conocía a Jesús Olmedo; creo que muy poca gente conoce a Jesús Olmedo. Pero todos conocemos su voz; en cuanto comenzó a hablar ya vi que íbamos a estar entre amigos. Su voz profunda y majestuosa, su saber hacer, fueron claves en la conducción de una gala que todos los que la presenciamos vamos a recordar siempre. Muchas gracias, Jesús.

El otro gran protagonista no estaba en la sala; pero estuvo todo el tiempo.

Juan Mariano Mancebo ha sido el alma del Premio Joven, que también llamamos Tú y el gurú. En los últimos años la gala comienza con la entrega de este premio. El equipo ganador destacó que los tres grupos finalistas estudian en la Universidad Complutense; una alegría para la veterana universidad. No se podía ver a Juan Mariano, pero seguro que estaba por allí, apoyando a los ganadores.

Este año los nuevos miembros de honor eran sólo cuatro pero tocaban cuatro aspectos muy diferentes, todos importantes para la profesión: el sonido, el cine, la prensa profesional y la creatividad.

El primero en recoger su nombramiento fue Bartolomé Espadalé, la persona que desde los estudios Sintonía ha hecho más por el sonido de la publicidad española. El mundo del sonido me queda un poco lejos pero incluso en mi caso el nombre de Espadalé me resulta una referencia.

Conozco mucho más a Jesús Martín. Jesús ha sido el alma de Movierecord durante cerca de cuarenta años; desde la época en que la publicidad audiovisual sólo se veía en las más de seis mil salas de cine que había en España. Movierecord acompañó a la publicidad en su paso hacia la televisión a finales de los cincuenta y luego fue languideciendo (ya sin Jesús) mientras el Cine vivía su particular vía crucis. Ahora resurge de la mano de Alfonso Oriol, que el jueves acompañaba a Jesús Martín en la sala. Todos tenemos en la cabeza la sintonía de Movierecord.

A mediados de los noventa, cuando Jesús presidía la Asociación Ibérica de Cine Publicitario, pusimos en marcha el estudio Lumière, con el que demostramos que el Cine es el medio más eficaz en la generación de recuerdo. Siempre me he sentido muy orgulloso de aquel estudio, que luego AIMC ha reproducido en varias ocasiones, y de que Jesús Martín depositara su confianza en mí y en el equipo de Investigación de Zenith, que creo que aún se llamaba Central Media.

Enric Nebot escribía en el salón de su casa, con su rotulador de Puntafina, casi todos los contenidos de la revista Control, una de las más veteranas de las especializadas en el mundo de la publicidad. Esa y muchas intimidades más nos contaron sus hijos en el emotivo vídeo de presentación. Yo conocí a Enric al poco tiempo de pasarme al lado publicitario de mi profesión. Creo que congeniamos pronto; en muchas ocasiones me llevó a aquellas comidas en el restaurante Los Porches de las que él sacaba contenido para casi la mitad de la revista. También en varias ocasiones me pidió artículos; uno nunca podía negarse a colaborar con una persona como Nebot. Un grande.

Los nuevos Miembros de Honor de la Academia con Fernando Herrero, Presidente, y Ana Mancebo (FOTO: E.Madinaveitia)

El cuarto premiado era Juan Mariano Mancebo y aunque todos notábamos que estaba por allí, no salió a recoger el premio. En su lugar lo hizo Ana, su hija. Y ese fue el momento en que las emociones de la noche se desbordaron. Ana Mancebo empezó leyendo la letra en español de la canción en inglés que ha escrito para dedicarla a su padre. A todos se nos llenaron los ojos de lágrimas mientras a ella se le quebraba la voz.

Así que, cuando le acercaron una guitarra para que la cantase, todos pensábamos que no podría pasar ese trance. Pero lo hizo ¡vaya si lo hizo! Como la auténtica profesional de la música que quiere llegar a ser, no falló ni una sola nota, nos puso a todos los pelos de punta y consiguió la ovación de la noche. Los aplausos ¿para Ana?¿para Juan Mariano?¿para los dos? no cesaban.

Seguro que Juan Mariano, que estaba por allí, no lo duden, salió muy orgulloso de su hija, de la canción que le dedicó y del cariño que ha dejado por aquí entre tantas y tantas personas que le queremos.

Ahora el problema queda para lor organizadores de la novena gla, la del año que viene. ¿Cómo podrán alcanzar ese nivel?

 

El AEDEMO social

Hace ahora una semana se estaba celebrando en León el Seminario de AEDEMO de Televisión. Cerca de 350 personas se reunieron como cada año en torno a la Televisión y a su investigación. El anfitrión, AEDEMO, es la Asociación que reúne a los investigadores de mercados y de opinión.

La catedral de León de noche. Foto del autor

Es un clásico que ha llegado ya a su 33ª edición. Las dos primeras se celebraron a mediados de los años ochenta, cuando a TVE se habían unido las primeras autonómicas, en Gandía, al amparo de ODEC, el centro de cálculo que ha tabulado mayor número de encuestas en España. Luego creo que fue Santiago, Sitges (mi primera asistencia) o San Sebastián (mi primera ponencia), en cada caso arropados por una de aquellas televisiones autonómicas iniciales.

Al principio era una reunión de investigadores para hablar de investigación; con el paso de los años cada vez fue reuniendo a más gente y añadió a su aspecto más serio una función social, lo que ahora llaman networking y que yo resumiría en verse, reunir a personas con los mismos intereses para que intercambien opiniones.

Hay quien piensa, mucha gente ya, que desde hace tiempo lo más importante del Seminario no son las ponencias sino las conversaciones que las rodean. No está mal que sea así siempre que no se pierda la esencia.

No todos los años hay una noticia como el acuerdo entre Kantar y AEDEMO que se conoció justo hace dos en Sevilla.

Este año, por distintas razones, no he podido asistir a la mesa coloquio inicial ni a la mesa redonda final así que sólo tengo opinión sobre las ponencias y la parte social.

Cuando uno ya es muy mayor y lleva más de veinticinco seminarios a sus espaldas la parte social es muy gratificante: saludas a mucha gente, a algunos que sólo ves de año en año (los de Barcelona por ejemplo), mucha gente te conoce y es agradable verse en ese ambiente relajado. Las cenas y las copas siempre están muy bien. Bueno, yo me quedé casi sin voz el primer día, así que no pude preguntar en las ponencias, algo que he hecho casi siempre y que echo de menos: ya casi nadie hace preguntas. Menos mal que está Jesús Díaz.

Los asistentes se dividían en tres partes casi iguales: 93 de agencias de medios, 92 de televisiones y 102 de otro tipo de empresas (los que figuran en la relación proporcionada por la organización; hubo más pero no los puedo clasificar). Como casi siempre ocurre hubo pocos anunciantes (diez en la lista oficial; claro que uno de ellos estuvo en la mesa final y otras dos participaron en una ponencia).

El seminario siempre ha sido mayoritariamente para cadenas de televisión y agencias de medios, con una participación importante, lógicamente, de institutos de investigación (45 personas en este caso, que ascenderían a 54 si se suman las correspondientes a asociaciones relacionadas). También llevan el mayor peso en las ponencias: cinco de institutos y asociaciones, cuatro de agencias de medios, cuatro de cadenas de televisión.

Me gustó la ponencia ganadora; en el seguimiento de series y en el especial enfoque hacia El Ministerio del tiempo había un gran trabajo de investigación de Concha Gabriel y Rober Sánchez. Además consiguieron una excelente puesta de escena con la participación de los actores de la serie.

Me sorprendió que el premio a la ponencia más innovadora lo ganara la de Eduard Nafría y Javier Baena. Fue una buena ponencia, contando un buen estudio sobre la audiencia fuera del hogar de los partidos de la Liga…pero el estudio era muy similar al que hacía Imop hace diez o doce años para Canal+. Quizá lo innovador fue sacar al escenario un balón y la copa de la Liga.

Me decepcionó un poco la ponencia inicial de Laurent Battais, de Médiamétrie: muy parecida a una que habíamos visto hace dos años; sin actualizar y con pocas referencias a España.

Me resultaron interesantes las reflexiones de Ricardo Vaca (que fue trending topic esa tarde) sobre lo que sabemos y lo que no sabemos acerca de la televisión. Las previsiones de Raúl Gordo sobre Inteligencia Artificial fueron sorprendentes y estimulantes.

Para mí la mejor ponencia fue la de Fernando Santiago contando el estado actual de la medición, la velocidad, escasa, a la que se van afrontando los retos y señalando a los diversos actores del mercado como responsables de esas deficiencias. Pero en esto no soy objetivo (y además me citó varias veces).

Me resulta cansino (y en esto tampoco soy objetivo porque llevamos contando este tipo de cosas cerca de quince años) el discurso sobre los touch points y los medios ganados; incluso cuando se cuenta con gracia y con la solvencia de Jesús Olivar, un clásico y un grande de la investigación. Diría que sorprende que dos empresas del mismo grupo presenten ponencias similares si no supiera que eso mismo habría podido pasarme a mí cualquier año en el pasado.

Y con algo de big data, algo de vídeo on line, un poco de youtubers y llamadas de atención soble la falsa muerte de la televisión se completó un seminario que seguramente no ha sido el mejor, pero tampoco el peor de los últimos años.

Ahora hay que esperar para saber dónde nos reuniremos el año que viene.

La Radio que queremos

Hoy es el Día Mundial de la Radio.

Justo hoy he escuchado, por la Radio, que ha muerto Juan Soto Viñolo, todo un clásico de la radio más clásica. ¿Quién, entre los que ya tenemos una cierta edad, no ha oído hablar del Consultorio de Doña Elena Francis? Ahora que tanto se habla de contenidos generados por las marcas (branded content) ahí teníamos un magnífico ejemplo español hace ya muchos años. Todo un adelantado a su tiempo. ¿Hay algo que pueda generar más engagement que atender las consultas sentimentales de los oyentes?

Descanse en paz un grande de la Radio.

Con motivo de este día mi amigo GorkaZumeta.com , otro clásico de la radio española, junto con Radios de América, la Escuela de Radio TEA FM, y Laboratorio de Radio han puesto en marcha la iniciativa La Radio que queremos, en la que 200 profesionales del medio de ambos lados del Atlántico han grabado pequeñas píldoras (podcasts) explicando cómo creen que debe ser la Radio en el futuro. Por supuesto, lo mejor es oirlas pero para ir abriendo boca reproduzco algunas frases destacadas.

Luis del Olmo, una de las grandes estrellas de la Radio de siempre (GTres)

La Radio convierte un teléfono en un micrófono. Estimula la inteligencia. Combate el aislamiento (Luis del Olmo).

La Radio es una sombra, un eco de la sociedad en que vive. (Iñaki Gabilondo).

La Radio es una persona que habla y otra que escucha y se lo cree…o no. (Carlos Herrera).

Quiero la Radio que quieran los oyentes. Nunca ha habido oyentes más libres para oir en cada momento lo que quieren y lo que les interesa. (Gorka Zumeta).

La Radio del futuro será lo que quiera la sociedad. Es un bálsamo, un refugio. (Gemma Nierga).

El futuro de la Radio es el hoy del pasado. La esencia seguirá siendo alguien que habla y alguien que escucha. (Ciudadano García).

Escucharemos píldoras persoanlizadas para que cada oyente escuche sólo lo que le interesa. La publicidad será personal. (Elisa Escobedo).

El futuro del radioteatro depende de los que lo hacemos. Es muy bien recibido por los oyentes pero las empresas no lo apoyan. (Federico Volpini).

La Radio del futuro va a ser más interactiva y participativa. (Fernando Berlín).

La Radio del futuro debe ser el medio de referencia para todas las generaciones. Para eso tiene que rescatar a los más jóvenes, que las aplicaciones de radio formen parte del uso habitual en el dispositivo que lleven consigo. (Jesús Gallego).

2017 va a ser un año de descubrimiento de nuevas historias, de regresar a la esencia de la Radio. (Fernandisco).

Podemos conseguir que los contenidos radifónicos se multipliquen; los podcasts pueden ofrecer una segunda vida al producto radiofónico y también ser un producto en sí mismos. (David Sierra).

El mundo está cambiando de forma vertiginosa; los medios de comunicación también. Tenemos que espabilar y lo tenemos que hacer cuanto antes. (Carlos Santos).

La Radio tiene que ser original y cercana. Ha de ser útil y entretener. Ahora se puede escuchar con nitidez la radio que se hace encualquier lugar del planeta. (Antonio San José).

Estamos viviendo el inicio del futuro de la Radio. (Carles Mesa).

Quiero una Radio con humor, con optimismo y con propuestas; que apueste por lo importante y huya de la agenda. (Carlos Expósito).

Cambiar un medio de comunicación no es cosa de un año ni de dos; cambiará por la influencia de las tecnologías. (Andrés Aberasturi).

La Radio se ha sabido adaptar a los nuevos tiempos y es capaz de aportar nuevos contenidos específicos. (Javier Gallego).

La Radio une las almas de millones de personas. Yo apoyo la radio de la fantasía. (Iker Jiménez).

Quiero una Radio bien pagada, que esté donde pasan las cosas. (Esther Bazán).

Álava e Internet

Ayer pasé el día en Vitoria, mi pueblo.

Fue un día muy agradable.

Pensábamos pasar allí todo el fin de semana largo (de viernes a martes) pero una gripe inoportuna acabó reduciendo la excursión a poco más de 24 horas.

Ya conté aquí hace casi año y medio mi encuentro con Josemari Vélez de Mendizábal que fue compañero mío hace cincuenta años cuando estudiábamos el curso de Preuniversitario.

Josemari es el Presidente de la institución Celedones de Oro que cada año, desde hace siete, organiza ciclos de conferencias sobre temas diversos. Supongo que el hecho de que nuestro encuentro se produjera a través de una red social le llevó a proponerme Internet como tema de mi charla.

Cuando me hizo la propuesta en aquella primera entrevista personal tras tantos años dije que sí sin dudar: tenía quince meses para prepararla o arrepentirme. Pero claro, los quince meses pasan…y el día llega. Seguro que en medio me arrepentí algún día, sobre todo cuando trataba de encontrar el tono para dirigirme a un público que no sabía iba a ser.

La verdad es que me hacía mucha ilusión dar una charla en Vitoria por el mero hecho de ser de allí. Las otras dos veces que había hablado en público en mi pueblo se debieron a casualidades.

Y la experiencia no me ha decepcionado.

La organización me preparó unas cuantas entrevistas en medios: Radio Gorbea, Onda Cero Vitoria, Radio Vitoria y El Correo, edición Álava. Muy interesante para alguien que se ha dedicado toda su vida a analizar los medios poder comparar los diferentes enfoques y grados de preparación de cada una de las entrevistas.

En general quedé contento; de unas más que de otras.

Creo que conseguí pronunciar una charla interesante y amena a la vez aunque seguro que habrá diferentes opiniones entre los asistentes. No sé si alguno se animará a comentar aquí. Me encantaría.

 

Mis emociones estuvieron todo el día a flor de piel. Conocí a personas muy interesantes, como Javier Sedano que, por la mañana, me llevó una foto en la que aparece mi hermano José Ramón de adolescente.

Cenamos en el Restaurante Marañón con una buena parte de los miembros de la institución Celedones de Oro; de nuevo personas muy interesantes y una cena muy animada y amena. Nos dijeron que era sólo un picoteo: resulta que ahora en Vitoria llaman picoteo a lo que en cualquier sitio de llamaría cena pantagruélica.

En la sala de conferencias recuperé a compañeros aún más antiguos, como Iñaki Garaluce con el que coincidí en ingreso de bachiller, hace casi sesenta años. Volví a ver también a Gorka Corres, con el que había estado hace algunos años compartiendo una charla profesional en el IFEMA de Madrid. Y, también me hizo muchísima ilusión (y me confirmó la magia de Internet) que Álvaro Arbina, el escritor de la novela histórica más sobresaliente del año 2016, acudiera a mi convocatoria a través de Twitter. Me encantó conocerle personalmente y poder charlar con él aunque sólo fuera unos brevísimos minutos. Siempre se hacen cortos pero en este caso, además, lo fueron.

Y ¡claro! estuvo mi familia. A ellos les pareció que lo había hecho muy bien. No esperaba menos ¡qué me iban a decir!

Y sí: en la charla hablé de Internet, de mi infancia y adolescencia en Álava y de Álava en general.

Espero que, a quienes pudieron asistir, les gustara.

La segunda @

Aún recuerdo la Asamblea del año pasado en Barcelona. Cuando pregunté por qué no conseguíamos atraer hacia la asociación a todos esos investigadores que ha traído la digitalización y que en muchos casos ni siquiera quieren reconocer que lo son. Creo que mi mensaje cayó en terreno abonado. Ese, quizá, puede ser el origen de La @ de AEDEMO un seminario que en mi imaginación se vuelve en pocos años más importante que el de Televisión, siguiendo la tendencia del mercado.

El pasado octubre se ha celebrado la segunda edición, con asistencia de cerca de cien personas (nada que ver, de momento, con el de tele; tengo que preguntarle a Pistoni cuantos asistentes hubo en el segundo seminario en Gandía).

¿Conseguiremos que los digitales se asocien a AEDEMO? No lo sé. Pero los caminos más largos empiezan con un primer paso.

Jaime Agulló ha conseguido reunir un Comité  (Fernando, Virginia y yo mismo) con el que es muy fácil trabajar; nos llevamos bien, hemos compartido trabajos anteriores (al menos dos a dos) y estamos muy abiertos a aceptar las buenas ideas del otro.

La combinación entre ponencias y proyectos va funcionando cada vez mejor. Este año hemos contado como moderador de la sesión de proyectos con Juanjo Azcárate, empresario de éxito y digital como el que más. Estoy seguro de que se llevó las tarjetas de todos los participantes y hará propuestas de colaboración a más de uno.

Esa tarde vivimos una arriesgada videoconferencia con Macao para conocer en vivo a dos influencers, pero también conocimos la manera de hacer brainstorming automático, potenciar el vídeo on line desde el e.mail, utilizar la realidad virtual en investigación y unas cuantas ideas más.

La @ empezó, como el año pasado, con la reflexión de Felipe Romero, se va a convertir en un clásico; esta vez con un optimista canto a la diversidad: busquemos fuera lo que no tenemos dentro. También lleva camino de clásico David Atanet en esta ocasión contando las posibilidades del análisis big data desde una aplicación financiera como Fintonic.

Pablo Romero puso el dedo en la llaga de los Datos Zero, todo aquello que no se mide, o cuyas mediciones no están a disposición del mercado o que se escapa por los agujeros de la red con que los pescamos.

Mapi Merchante contó las conclusiones del ambicioso estudio Net Radar, sobre la publicidad que se ve (y la que no) el recuerdo que genera y los factores que lo potencian.

El big data (Atanet, Belén Albarracín), las emociones (Lola Chicón, Luisfer Ruiz y Alfonso Calatrava) y el móvil (Ruth Bareño, Mapi) fueron los grandes protagonistas de esta edición de La @ en la que Sara Picazo analizó cómo conseguir el tuit perfecto.

Todos nos quedamos impresionados con las posibilidades del Internet de las Cosas (IoT) que nos explicó Carlos Carazo.

 

(*) Este artículo, resumen de mis impresiones sobre el Seminario digital de AEDEMO La @ se publicó en el número de diciembre de la revista I&M.

25 años en Zenith

El miércoles pasado tuvimos la cena de Navidad de Publicis Media. Este año nos hemos convertido en Publicis Media; eso quiere decir fiesta multitudinaria de más de trescientas personas, con un concierto de rock del nuevo conjunto que se ha formado con empleados de empresas del grupo. Ser tantos tiene algunas ventajas, ¡seguro!, pero enfría un poco el ambiente, con una mayoría de desconocidos próximos.

Hasta llegar a la fiesta no era consciente de que iba a tener mi pequeño minuto de protagonismo y gloria: a comienzos de este año se cumplieron 25 años de mi llegada a Central Media, que luego fue Zenith Media, luego sólo Zenith y ahora es una de las empresas del grupo Publicis.

Desde hace unos pocos años la empresa regala un reloj a quienes llegan a los 25 años de trabajo en el grupo y yo era uno de los cinco que cumplían esa condición. Si ya es raro cumplir 25 años en cualquier empresa, en una del sector publicitario es casi imposible. Y ya, llegar con una edad en la que se supone que uno debe jubilarse y en cambio seguir trabajando, seguro que me convierte en un bicho muy raro.

Antes nos daban el reloj al cumplir cinco años, algo mucho más habitual. Cuando me lo dieron a mí la fiesta de Navidad se celebró en una discoteca de un pueblo de la carretera de Burgos; todavía éramos pocos. Recuerdo que el alcohol que nos dieron no era de muy buena calidad y al día siguiente varios compañeros estaban enfermos. Justo cuando teníamos una presentación de nuevo negocio a la que alguno de los que debían presentar no pudo acudir. No ganamos aquel concurso aunque no lo debimos hacer del todo mal: unos años después sí tuvimos como cliente a Juan Manuel Granados que fue quien recibió esa presentación y con el que siempre tuvimos buena relación.

Las fiestas de Navidad han cambiado mucho. Por la evolución de la empresa y por la de la economía y el negocio publicitario. Primero éramos pocos y se celebraban en sitios pequeños. Cuando fuimos más y el negocio era boyante se celebraron durante varios años, a todo lujo, en el Casino de Madrid. Eran los tiempos de grandes viajes por la fiesta de la publicidad (Egipto, Roma, Berlín, Praga, Budapest, o…Nueva York). Luego seguimos siendo muchos pero llegó la época del catering, la fiesta de pie y los canapés escasos. Cada día tiene su afán.

Fernando Rodríguez, actual CEO de Publicis Media pero compañero ya en los tiempos de Central Media tuvo unas palabras entrañables al entregarme el reloj. Vino a decir que mi llegada a Central Media supuso un hito no sólo para la empresa sino también para el sector, que se transformaba entonces de centrales de compras a agencias de medios.

También para mí Zenith ha supuesto casi todo en mi vida profesional. Me permitió desarrollar todo lo que había aprendido en RTVE y añadir muchas cosas nuevas; durante muchos años he podido definir las investigaciones que me parecían más interesantes para la empresa y para la profesión. Creo que hemos sido innovadores y, en muchos sentidos, determinantes. Zenith ha sido referencia en investigación publicitaria. Me gustaría que lo siga siendo a partir de ahora.

He tenido grandes jefes. Mi recuerdo, y mi cariño, siempre para José María Casero y José Carlos Gutiérrez que confiaron en mí desde el principio…y para Agustín Casado y Candi Rodríguez, que siguieron dejándome hacer a mi estilo.

He tenido también grandes equipos. El año pasado reuní a todos quienes pasaron por el departamento a través de esos años en una fiesta entrañable: desde María, Jaime y Álvaro al principio hasta Irene, María, Yolanda o Mónica al final, pasando, por supuesto por unas fantásticas Alicia, Marga y Mapi, todos han hecho un trabajo magnífico y han puesto a Zenith y a su investigación a una gran altura.

En estos tiempos de redes sociales es emocionante ver el cariño que me tienen muchas personas. Ayer publiqué dos tuits que, como siempre, acabaron teniendo más repercusión en Facebook. En este momento entre los dos tienen 93 reacciones (me gusta, en general) y 20 comentarios. Algunos me han emocionado:

Te mereces eso y más (Paco)

Te mereces lo mejor!! (Arantxa)

Además sé que has disfrutado mucho en tu trabajo y nos has enseñado a muchos (Marta)

Te has ganado el respeto y cariño de muchos profesionales que han trabajado contigo y a tu lado, y lo que aún nos queda!! (Cristina)

No sólo por la cantidad sino tb por la calidad profesional y personal. (Ana)

No se entiende Zenithmedia sin ti, (José Luis)

Te mereces todo lo bueno, (Juanjo)

Gracias a todos por esos comentarios. Me llegó el día de las alabanzas sin necesidad de morirme. Y gracias a Zenith, sobre todo a la gente que siempre ha hecho Zenith (Maite, Merche, Valentín, Matías, Pepe, JonPaul, Philipp, Paola…y tantos otros), por todos estos años. Con sus alegrías y, también, sus penas.

Y gracias también a los clientes que nos ayudaron a crecer: Renault, P&G, Mercedes, Telepizza, Michelin, Iberdrola, Cepsa,… y tantos y tantos.

¡Ah! y gracias a Mapi por la foto que ilustra este post…y por esos casi 17 años de trabajo y crecimiento juntos.

La Televisión en el centro de las miradas

La primera vez que fui a un AEDEMO de Televisión fue en Cataluña, en Sitges. Era a finales de los ochenta, creo que en 1988. Ya había algunas cadenas autonómicas (ETB, TV3, TVGa) y se empezaba a hablar de la llegada de la televisión privada, aunque aún faltaban casi dos años para sus primeras emisiones. Teníamos una incipiente audimetría, la de Ecotel había nacido poco más de un año antes, pero el EGM seguía siendo la gran referencia, que nos daba audiencias de más de veinte millones de personas para programas como el Un, dos, tres. Creo que muy pocos habían oído hablar de Internet y, seguro, nadie se imaginaba lo que nos iba a traer la revolución digital.

Casi treinta años ha tardado este evento en volver a Cataluña, esta vez a la bellísima Gerona (Girona si estuviera escribiendo en catalán) para analizar un medio que es ahora absolutamente diferente. Para empezar el seminario se llama de Televisión multipantalla y si bien las grandes audiencias se siguen produciendo en el televisor tradicional y en los hogares no es eso lo que preocupa a los profesionales sino el creciente visionado en otros dispositivos y en otros lugares.

El seminario constó de dos mesas redondas, una de apertura y otra de cierre, y trece ponencias de calidad pero creo que la mayor parte de los asistentes lo vamos a recordar sobre todo por otras cosas: la magnífica cena que los hermanos Roca (los del Celler de Can Roca, declarado varios años el mejor restaurante del mundo) ofrecieron el jueves; la fantástica charla de Josep Roca que le precedió y el mágico wellcome show que Kantar Media brindó la mañana de ese mismo día. Muchos todavía nos seguimos preguntando de dónde salía tanta paloma y tanto pez.

Hace ya seis años que el seminario se abre con una mesa coloquio en un ambiente informal. La fórmula es buena para romper el hielo y tener una primera toma de contacto con los amigos; no tanto si lo que se quiere es enterarse del diálogo que mantienen los componentes de la mesa, moderados/provocados, como el año pasado por Toni Garrido. Yo al menos, y creo que otros muchos asistentes, no oí casi nada.

La gran triunfadora del seminario fue TV3: por el hecho de jugar en casa, por haber patrocinado la excelente cena de la que ya he hablado y porque ganó el premio a la ponencia más innovadora: Em dic Manel, la evolución de las especies. Se trata de un experimento transmedia, que empezó en la radio, sigue en las redes sociales y en la web y es un programa de televisión de gran éxito en Cataluña. La ponencia la presentaron Jordi Pi y Alex Marquina, pero acabó con el propio Manel, el protagonista, en el escenario. Antes había estado sentado entre el público, concretamente en el asiento contiguo el mío.

El premio a la mejor ponencia se lo llevó una vez más Antena 3, en este caso Javier Andrés con 16 años tarde, en la que haciendo referencia al tío Genaro presentó los cambios en la política comercial y de marketing de su grupo, que a partir de abril ofrecerá A3Data a los anunciantes.

Javier Andrés recogió el premio a la mejor ponencia

En un seminario multipantalla no podía faltar la aportación de los nuevos actores: Twitter demostrando la influencia de su red y una adecuada combinación con televisión (6 de cada 10 usuarios españoles utiliza Twitter para interactuar sobre televisión en tiempo real) en las ventas: en el caso del cine puede atribuirse hasta un 13%.  Google explicando cómo se puede complementar con investigación tradicional la información que nos proporcionan las cookies. O YouTube, indirectamente, en la ponencia de Millward Brown sobre campañas multipantalla.

Tampoco faltaron las técnicas más novedosas: el neuromarketing para el análisis de actitudes de los diversos targets y modalidades de visionado (sólo o en grupo) en la ponencia de Luisfer Ruiz de OMD; el big data para el análisis de series, en la que presentó Rafa Rodríguez, de CIMOP.

Eduard Nafría, de Kantar Media y Pamela Vásquez, de Comscore presentaron la nueva medición Cross Media, el primer fruto del acuerdo entre las dos empresas, que va a hacer posible la planificación y el cálculo de coberturas en campañas multipantalla.

Javier Acebo, de Havas Media analizó las diferencias de perfil entre el visionado de la programación en directo y en diferido.

No faltó la aportación internacional: pudimos ver lo compleja que es la investigación de audiencia de televisión en un país/continente como la India. Nos lo contó Francisco Giménez de Markdata con el apoyo de Romil Ramgarhia, Director de Negocios del JIC de la India.

En un momento en el que cambia el panorama televisivo en nuestro país también tuvimos un par de autopromociones, la de Movistar + y la de Ten, el nuevo canal que lanzará la productora Secuoya, tras la concesión que obtuvo recientemente.

La última ponencia la ofreció Begoña Gómez, de la AEA, que hizo un interesante y atractivo recorrido por la publicidad española de los últimos cincuenta años y destacó su papel en la economía y en el desarrollo de nuestra sociedad.

El seminario se cerró con la mesa redonda Nuevos tiempos, nuevas formas. Mismo contenido algo más plana de lo deseable. Parece que la saturación, un tema recurrente, no tiene solución. Parece que las cadenas piensan que el máximo tiempo de publicidad permitido por ley es el tiempo que hay que cumplir por obligación.

En resumen, dos días sumamente interesantes en los que nos reunimos casi 400 profesionales de empresas que, en mayor o menor medida, dependemos de la televisión.

Gerona es, desde hoy, la capital de la Televisión

Esta tarde comienza el Seminario de AEDEMO de Televisión, la cita anual de los investigadores y de todo el mercado del que sigue siendo el medio rey.

La Televisión ya no es lo que era; es mucho más. Por eso el seminario se llama desde hace varios años multipantalla.

La TV se cita en Gerona

La audiencia de televisión en el televisor del hogar cae desde el año 2012; es un dato que no se puede olvidar, pero que no debe preocupar demasiado si pensamos que en 2015 todavía fue de 234 minutos diarios para el español medio. ¡Casi cuatro horas! Y eso para el día medio; algunos meses del año se superan ampliamente las cuatro horas.

Pero la televisión, o el vídeo, o el contenido audiovisual, ya es difícil establecer fronteras, no se ve sólo en el hogar, ni sólo en el televisor: el móvil, el PC, la tablet o la consola son también aparatos en los que se consumen contenidos. En muchas ocasiones incluso se utilizan varios dispositivos a la vez, porque la televisión, o sus comentarios, se comparten en las redes sociales.

Además mucho de ese contenido ya no se ve en el momento de su emisión; lo que ahora se llama televisión lineal está dejando paso al consumo lo que quiero, cuando quiero y dónde quiero. Algo que es mucho más fácil de describir que de analizar.

Esa realidad, cada vez más compleja, va a ser objeto de análisis durante dos días, con una agenda muy intensa, en Gerona.

Seguro que hay contenidos interesantes a los que dedicaré más posts en los próximos días.

De momento, si quieres ampliar información, aquí te adjunto una entrevista a Luis Pistoni, responsable de la organización del Seminario y otra a José María Moix, presidente de AEDEMO, la asociaición que nos agrupa a los investigadores de mercado y de opinión.

68 kilómetros andando a 41 grados

¿O eran 67 como nos dijeron hace tres años?¿O 65 como se cantaba este año? Supongo que a nadie se le ha ocurrido llevarse un GPS para medir la distancia real de la Vuelta al Mar Menor. O, peor, a quien se le ha ocurrido le ha pasado como a mí, que mi Tom Tom se quedó sin batería a la hora de comer, cuando teóricamente se había recorrido la mitad del camino.

¡Ya está! Si a mitad de camino llevábamos 33,7 kilómetros, el total será algo más de 67. Sí; pero ¿quién me dice que de verdad era la mitad del camino?

Este año la Vuelta al Mar Menor se adelantó. Por razones que desconozco se celebró el 1 de agosto, más de una semana antes que otros años. Ningún problema salvo que yo llegué a la zona sólo tres días antes, casi sin tiempo para acostumbrarme a andar con ese nivel de humedad. Además el mes de julio había sido tremendamente caluroso, también en Madrid, y yo había descuidado algo mi entrenamiento.

Pero no había problemas. Después del año pasado yo sabía que era posible hacerlo, sin problemas y sin secuelas.

A las seis de la mañana estábamos, como otras veces, Joaquín y yo, en la salida, junto al Centro de Alto Rendimiento de Los Narejos. El día estaba nublado y soplaba algo de viento, unas condiciones ideales para andar; mucho mejores que en las otras dos ocasiones en que lo había intentado. Las nubes se mantuvieron hasta pasado Mar de Cristal, ya en la tercera etapa; el viento, con más o menos intensidad, se mantuvo todo el día y, salvo la incomodidad de los pinchazos que nos daban los granos de arena en algunas zonas de La Manga, fue una bendición que hizo mucho más fácil el viaje.

IMG_2053Esta vez tenía la promesa de que mi nieto se acercaría a verme en algún momento del recorrido; eso suponía una inyección de ánimo adicional. Al final no pudo ser en La Manga (el tramo de después de la comida, entre La Martinica y la “parada del granizado” es siempre el más duro) pero sí en el molino de Lo Pagán, donde bailamos juntos la machacona música que nos acompañó durante casi todo el día.

Nunca me he atrevido a pasar andando el tramo de la Encañizada donde, dicen, puedes hundirte hasta 40 centímetros en el lodo, así que siempre hago ese tramo en barco. Esta vez la organización nos sorprendió: el paso fue más cómodo y más rápido que nunca. No hubo que descalzarse ni andar hasta las zodiac que nos acercan a los barcos. Todo un salto adelante en calidad.

Las dieciséis horas de la Vuelta se quedaron este año en algo menos, así que, llegando a Los Narejos tuvimos que parar un buen rato para no llegar antes de lo previsto. Casi fue lo peor del día.

Mi nieto volvía a esperarme muy cerca de la meta, a la que casi llegamos juntos.

Este año, con una temperatura mucho más sobrellevable que los 41 grados de hace tres años, no he tenido ninguna secuela, ni unas mínimas agujetas al día siguiente.

Eso sí, a lo largo del recorrido se come y se bebe tanto (agua y zumos) que al día siguiente, en lugar de pesar menos, como parecería lógico, pesaba casi dos kilos más que al empezar a andar.

Gracias a los organizadores, el Club Senderista Nazíos p’andar y a los patrocinadores que, un año más, han hecho posible que algo más de trescientos locos cumplamos un reto personal.

IMG_2072

Eurovisión: el rey de las audiencias europeas

Hoy se celebra el Festival de Eurovisión.

España no lo gana desde hace 46 años; seguramente hoy Edurne tampoco ganará.

El festival tiene muchos detractores, hay quien piensa que es hortera, kitsch o incluso freeke. Ha habido participantes, incluso ganadores, para todos los gustos.

Pero también hay grandes fans del festival.

En Eurovisión han participado algunas de las más gandes figuras de la música pop. Sin hacer un gran esfuerzo de memoria me viene a la cabeza Abba, Cliff Richard o Gigliola Cinquetti; desde España han participado grandes estrellas como Julio Iglesias o Raphael y muchas otras más.

Pero no voy a hablar hoy de eso. Este en un blog, básicamente, de medios.

Cada año el Festival de Eurovisión sorprende a algunos por las grandes audiencias que consigue. Para los que seguimos las audiencias no es una sorpresa: Eurovisión es siempre uno de los acontecimientos de mayor audiencia del año.

Es más, creo que Eurovisión tiene potencial para ser ese gran acontecimiento televisivo que necesita Europa; comparable a la Superbowl americana, o a la ceremonia de entrega de los Óscars y que aquí no se termina de conseguir.

Es una competición entre países, tiene unas fases preparatorias en las que cada país selecciona a su representante, tiene una parte en la que se puede vivir la emoción de la evolución de los resultados (las votaciones) y al final tiene un ganador único, que puede ser el rey durante todo el año.

Creo que sólo le faltaría mejorar el sistema de votaciones (quitarle algo de las concentraciones regionales y aumentar una parte de la emoción final) y podría llegar a ser ese gran acontecimiento que nos falta.

Si además se añadieran tres bloques publicitarios de unos ocho minutos (difícil en algunos países, como el nuestro, con limitaciones en las televisiones públicas) uno entre el final de las actuaciones y el comienzo de las votaciones tiene ya adjudicado su sitio natural, pero podría haber intermedios en las actuaciones y en las votaciones, tendríamos también el gran acontecimiento publicitario, con una de las mayores concentraciones de audiencia de cada año; algo que la final de la Champions, el otro gran acontecimiento, no siempre consigue: depende de la nacionalidad de los dos equipos finalistas.

Está claro que tiene un gran potencial. ¿Habrá alguien que lo intente?