BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Archivo de la categoría ‘conciliación’

Barbie conduce un Audi

Estamos en época de regalos. ¿Qué le compramos al niño?¿Qué tenemos para la niña?

Audi ha querido romper una lanza en contra de los estereotipos de género: ¿por qué elcoche para el niño?¿las mujeres no conducen?¿por qué la muñeca para la niña?¿los hombres no tienen hijos, no juegan con ellos?

El resultado es una pieza entrañable, que recuerda a cuentos como El soldadito de plomo, que merece la pena ver.

Al final el niño protagonista decide elegir los dos regalos en contra de la presión de sus padres que le fuerzan a quedarse con el coche.

Ojalá sirva para, de verdad, romper con la estúpida idea de que hay juguetes, o profesiones, exclusivos para un determinado género.

Este miércoles #SalPuntual…

…Y también el resto de los días hasta el 16 de noviembre.

Hace ya dos años que Usúe y su movimiento #mamiconcilia importaron del Reino Unido la iniciativa Go home on time day (Día de ir a casa a tiempo) y la españolizaron como #SalPuntual.

Se trata de cumplir el horario laboral pero salir a la hora convenida y dedicar el resto del día a disfrutar de actividades de ocio, a compartir el tiempo con la familia o a cualquier otra actividad no relacionada con el trabajo. Es un paso hacia la conciliación de la vida laboral y la personal.

Logotipo de la iniciativa #SALPUNTUAL

Logotipo de la iniciativa #SALPUNTUAL

El objetivo fundamental es llamar la atención sobre el presentismo: si las tareas están bien organizadas no tienen por qué llevar más tiempo que la jornada laboral. Mantenerse en el puesto de trabajo después de la hora es un error que puede tener muy diversas causas que casi siempre se resumen en no irse antes que el jefe o que los compañeros no piensen que me escaqueo.

La iniciativa ha resultado finalista este año en los Premios Corresponsables que se entregaron recientemente.

Este año el planteamiento es más ambicioso y pretende unir las dos fechas en las que se celebra en dos países anglosajones: el 5 de octubre, día en que este año corresponde en el Reino Unido y el 16 de noviembre día del GHoTD en Australia.

¿Serás capaz de lograrlo durante esas, casi, seis semanas?

Seguro que no es posible conseguirlo todos estos días pero si no te lo planteas no lo lograrás ninguno.

La conciliación dio tres vueltas al mundo

Hace algo más de un mes comenté aquí que la Fundación Más Familia nos había propuesto dar la vuelta al mundo por la conciliación.

Se trataba de andar, correr o ir en bici tantos kilómetros como son necesarios para dar la vuelta al mundo a la altura del ecuador (algo más de cuarenta mil).

Hay muchas empresas, más de quinientas, que disponen de medidas de conciliación suficientes para que la Fundación les haya otorgado el título de Empresa Familiarmente Responsable; muchas de ellas son grandes empresas, con un gran número de empleados. Si todos se ponían a andar por esa causa no parecía una tarea difícil. Pero incluso en las empresas que tienen ese tipo de medidas no todos los empleados las conocen. Esa era una parte importante del reto: la comunicación, tanto interna como externa.

La conciliación es un tema importante; su comunicación también. Hay empresas que la apoyan y lo comunican bien; hay empresas que la apoyan y sólo una parte de sus empleados conoce una parte de las medidas que toman para favorecerla; hay empresas que la apoyan con poca fuerza y ni siquiera sus empleados lo conocen bien. Y, claro, hay empresas que no apoyan de ninguna manera la conciliación.

Yo participé como colaborador que soy, mi compromiso es escribir un post al mes, en el proyecto #mamiconcilia que hace ya más de dos años puso en marcha mi hija Usúe. Puse mi granito de arena, anduve unos cuantos kilómetros cada día (desde hace más de dos años lo hago ya como una rutina) y colaboré en la empresa. De hecho #mamiconcilia fue la pyme que más kilómetros hizo andando; uno de los últimos días antes de mis vacaciones acudí a recoger el premio que habíamos ganado.

Celebración de la entrega de premios "La #Conciliación da la vuelta al mundo". En Madrid el 20 de julio de 2016.

Celebración de la entrega de premios “La #Conciliación da la vuelta al mundo”. En Madrid el 20 de julio de 2016.

Al final la hazaña propuesta se quedó corta: conseguimos dar más de tres vueltas al mundo. El reto para el año que viene es conseguir llegar a la Luna. Seguro que lo conseguimos.

Pero lo importante es que se hable de conciliación; en las empresas participantes se consiguió. Seguro que hacia fuera también un poco.

Tenemos que conseguir que un número cada vez mayor de empresas valoren las ventajas de la conciliación de la vida laboral, personal y familiar. Dando vueltas al mudo o viajando a la Luna lo conseguiremos.

La conciliación da la vuelta al mundo

A finales de mayo nos propusieron dar la vuelta al mundo para apoyar la idea de la conciliación entre la vida laboral y la personal o familiar.

La propuesta venía de la Fundación Más Familia con la que colaboran mi hija Usúe y el movimiento #mamiconcilia que ha puesto en marcha y para el que escribo artículos de vez en cuando.

En diez días ya se ha dado una vuelta

Se trata de una vuelta al mundo virtual. Los participantes vamos sumando los kilómetros que hacemos andando, corriendo o en bici y que medimos con alguna de las aplicaciones autorizadas. Yo utilizo Runtastic; es muy completa y ofrece muchísima información (los récords personales que vas consiguiendo, los kilómetros que haces y el ritmo que llevas en cada uno, las calorías que quemas,…) también tiene una pega importante: consume muchísima batería y el móvil se calienta mucho. Algunos de los kilómetros que hice el domingo pasado paseando por Granada no contaron porque no sólo se fundió la batería del móvil, también una adicional que llevaba como precaución. No serían muchos porque íbamos a paso familiar, con nieto incluido pero sí muestra que el consumo es muy alto.

El objetivo inicial era sumar los 40.075 kilómetros necesarios para dar la vuelta al mundo por el ecuador de la Tierra a lo largo del mes de junio. Pero parece que los participantes nos lo hemos tomado muy en serio y en tan solo diez días ya hemos cubierto la primera vuelta al mundo. Así que es muy probable que acabemos dando tres o, ¿quién sabe? cuatro.

Yo, que últimamente ando mucho, tengo la intención de recorrer al menos 300 kilómetros a lo largo de este mes.

En la categoría de pymes, en la que participo con #mamiconcilia, mi equipo va primero en running y en walking y séptimo en cycling (sólo tenemos un ciclista; otra cosa habría sido si algunos no estuviéramos en Madrid). Por cierto, no sé qué pensaría la RAE de estas categorías.

Pero lo de menos es quién gana; lo importante es que pensemos en la conciliación y consigamos que se hable de ella.

#papiconcilia Directivos #Unoalmes

Hay quien dice que la conciliación está de moda. Desde luego en mi familia sí. Desde que Usúe, mi hija, fue invitada a renunciar a su trabajo tras nacer su hijo y puso en marcha ahora hace dos años el movimiento #mamiconcilia, el tema no ha desaparecido de mi entorno. Siempre está presente.

A #mamiconcilia le siguieron #papiconcilia y #miempresaconcilia  a los que, desde ayer, se ha unido #papiconcilia Directivos. La presencia de Usúe en los medios de comunicación es constante (en los últimos diez días le han dedicado artículos El País y, dos veces, ABC).

#papiconcilia Directivos parte de una premisa: sólo si los directivos son los primeros en implicarse en las políticas de conciliación y en huir del presentismo, las empresas y el conjunto de sus empleados vivirán esas medidas.

Se trata de un libro (un e-book de descarga gratuita) basado en testimonios reales de directivos reales de siete importantes empresas que promueven entre sus empleados medidas de conciliación: Wolters Kluver, Adams Formación, Mondelez, Mantequerías Arias, Schibsted, Xerox y Mahou-San Miguel.

Además de esos testimonios (el padre que nunca se pierde el cuento a sus hijas cada noche, el que cocina con sus hijos la cena sorpresa que darán a su madre al llegar de una guardia, el que para pasar más tiempo con sus hijos organiza sus tareas para poder hacer algunas a distancia y otras por la noche cuando ya están acostados, el que antes de tomar decisiones sobre su futuro profesional piensa en qué será lo mejor para sus hijas, el que sabe que hay momentos que no se puede perder y por ello comparte con su pareja todo tipo de tareas, el que considera las comidas con su familia como el más importante comité de dirección en el que aprende y toma decisiones, conjuntas, el que aprovecha el horario flexible para llevar a sus hijos al colegio o cenar con ellos, el que adaptó su calendario semanal de trabajo para, viviendo en otra ciudad, poder pasar tres días a la semana con su familia, el que, pese a tener un horario flexible, encuentra dificultades para compatibilizarlo con su vida familiar, el que confiesa que le resultó difícil conciliar pero lo logra a base de planificación, el que se considera un mago/malabarista pero hace posible lo imposible, el que busca tiempo de calidad cenando en la cocina todos juntos y sin tele, o el que sabe que los cambios reales sólo los harán los directivos y para ello utiliza las nuevas tecnologías para tener sus reuniones a distancia ) incluye entrevistas a cada uno de los doce directivos participantes y las medidas concretas que cada una de las empresas tiene implantadas para facilitar la vida de sus empleados.

A lo largo de todo el libro se respira una idea: en las empresas que facilitan la conciliación se trabaja mejor; sus empleados no sólo son más felices; también son más productivos. Un mejor clima laboral ayuda a crear empresas mejores y a atraer a mejores profesionales.

Si quieres conseguir que tu empresa sea mejor, o si quieres conocer cuántas medidas diferentes se pueden aplicar para conseguirlo, no te puedes perder este libro.