BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Mis lecturas de verano: Lo que no te mata te hace más fuerte

Hace ya siete años leí con agrado la trilogía Millenium, de Stieg Larsson. Entonces todavía vivía mi madre, que leía más que yo (y más rápido) y con la que solía comentar las lecturas que compartíamos.

Cuando, tras la muerte del autor se desvelaron las intrigas familiares y las luchas entre su compañera y Larsson padre, tuve extrañas sensaciones. Y cuando, hace más o menos un año se anunció la publicación de una continuación de la saga (Lo que no te maya te hace más fuerte, escrita por David Lagercrantz) pensé que no lo leería y que, seguro, se trataba sólo de una operación comercial para prolongar un éxito que la muerte truncó tan inoportunamente.

Pero, no soy muy consecuente con mis propósitos. Creo que fue el Día del Libro, o cualquier otro momento en que me apeteció comprarme un libro y…ya lo tenía.

image1(14)

Portada del libro

Vi que finalmente el padre y el hermano se habían hecho con el legado de Stieg y eran quienes habían encargado a Lagercrantz la continuación de la saga.

A finales de agosto lo empecé como una de mis últimas lecturas de verano.

Y, para mi sorpresa, volví a leerlo con agrado, en unas pocas sentadas (creo que tardé cuatro días en sus 650 páginas) y siempre interesado en las andanzas de Lisbeth Salander, las pesquisas de Mikael Blomkvist y los problemas financieros de la revista Millenium.

El nuevo autor ha conseguido reproducir con bastante precisión el estilo y el ritmo que convirtieron a Millenium en uno de los grandes sucesos editoriales de la anterior década.

El mundo hacker, en el que Salander es una figura destacada, sigue teniendo un papel clave, al que ahora se unen el espionaje industrial, el mundo de la inteligencia artificial y el de los infiltrados en grandes organizaciones estadounidenses. Tampoco faltan las intrigas familiares con otros miembros del clan de Lisbeth. Y, ¡cómo no! las mafias rusas.

Un libro que seguramente no pasará a la historia de la Literatura pero que sí se ha ganado un hueco en el mundo del entretenimiento.

Los comentarios están cerrados.