BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Mis lecturas de verano: El silencio de la ciudad blanca

No leí 1984 de Orwell el año 1984; lo había leído mucho antes.

También había leído mucho antes del año 2001 la Odisea del espacio, de Arthur C. Clarke.

Así que creo que esta es la primera vez que he experimentado la sensación de estar leyendo una novela en tiempo real.

El silencio de la ciudad blanca, la novela de Eva García Sáenz de Urturi transcurre en Vitoria en los últimos días de julio y los primeros de agosto de 2016, justo en el periodo festivo de mi ciudad de nacimiento.

Por pura casualidad (me lo había regalado mi hermana Ana durante una visita a Madrid en los primeros días de julio) lo comencé a leer justo en los días en que transcurre la acción de la novela y la fui leyendo casi en tiempo real.

image1(8)

Se trata de una novela policiaca: se suceden los asesinatos de parejas de personas de la misma edad y distinto sexo (cada vez cinco años mayor que la anterior) que siempre aparecen juntos y en la misma postura, que incluye un eguzkilore, la flor de forma solar que tiene un cierto valor mitológico. Unos crímenes que prolongan una serie que se inició veinte años antes. Tasio, el arqueólogo presunto asesino de aquella primera época está a punto de salir de la cárcel cuando la serie se reanuda y se acelera.

El inspector, apodado Kraken, empieza a recibir misteriosos mensajes que le dan pistas que no siempre comparte con su jefa, la sucomisaria Alba.

La novela mantiene su interés en todo momento, hasta la sorprendente traca final.

A través de su recorrido podemos conocer además todos los recovecos de la ciudad de Vitoria Gasteiz y las diversas celebraciones festivas, desde el Día del Blusa, el prólogo de las fiestas, cuando se produce el primer crimen de esta segunda época hasta la bajada de Celedón (el inicio de las fiestas) o su subida (el final) pasando por las fiestas de San Prudencio en las que ocurrió uno de los crímenes de la primera época.

Creo que la novela, imprescindible para los vitorianos, tiene mucho interés también para quienes, simplemente, estén interesados en la novela negra de calidad.

Los comentarios están cerrados.