BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Internet es una conversación

Casi no nos hemos dado cuenta pero han pasado ya dieciséis años desde que se publicó el Manifiesto Cluetrain. De aquellas 95 conclusiones la que se hizo más famosa, la que todos los que nos dedicamos a esto hemos repetido más de una vez era: los mercados son conversaciones.

Unas conversaciones que no se producen sólo acerca de las empresas sino también dentro de las propias empresas y que tienden a converger entre sí.

Los cuatro autores del manifiesto (Fredrick Levine, Christopher Locke, Doc Searls y David Weinberger) fueron capaces de anticipar muchos de los desarrollos que acabarían apareciendo en Internet y sus consecuencias.

El mercado en red sabe más que las empresas de sus propios productos.

Ahora, cuando el paso de los años ha ido confirmando las tesis de los autores del manifiesto, dos de sus autores (Weinberger y Seals) vuelven a presentarnos sus reflexiones: más allá del indiscutible conflicto que representan los hackers, el mayor peligro somos nosotros mismos. Somos los dueños de la red, por encima de los grandes grupos de medios, las redes sociales, los buscadores u otros gigantes tecnológicos.

Ya no los mercados, Internet es ahora la conversación y no un contenido ni un medio.

A Internet ha llegado todo y también el odio que está presente en el mundo.

El marketing no se libra de las críticas: una conversación no es un negocio y la saturación de anuncios ensucia a la verdadera Internet. Cuando se habla de publicidad nativa se está intentando engañar; no es muy diferente de los tradicionales publirreportajes.

También las aplicaciones están pervitiendo el sentido inicial de Internet; frente a la libertad de la Internet abierta, las aplicaciones representan el control por parte de unos pocos.

La privacidad y el manejo que los gobiernos y las corporaciones hacen de los datos que ingenuamente depositamos en la red, es otro de los problemas que exponen como peligros de y para Internet.

Como hace 16 años los autores del Manifiesto Cluetrain, nos dan nuevos y lúcidos motivos para la reflexión.

Los comentarios están cerrados.