BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Te lo tenía que contar

Decía el Eclesiastés que hay un tiempo para la vida y otro para la muerte, un tiempo para la alegría y otro para la tristeza…pero hay veces, de esto no nos advertía el libro sagrado, en las que se mezcla todo.

El jueves de la semana pasada te llamé por la mañana para ver cómo estabas. Después de pasar un invierno sin problemas, justo te habías constipado, pero estabas bien, ibas a llegar a la boda de Usúe como fuera; creo que nos lo habías dicho a todos. Era tu próxima meta y ya estaba muy próxima. Siempre has estado bien, animosa y con energía y las celebraciones, vernos a todos juntos, disfrutando, eran lo que más te gustaba.

Esa noche me llamó Blanca desde urgencias; te habías caído, pero estabas bien. Me llamabais para que no me preocupara si te llamaba y no encontraba a nadie (hablábamos todas las noches) te pusiste al teléfono y estuvimos hablando un rato sin problemas. Fue nuestra última conversación. Al cabo de un par de horas la hemorragia cerebral te dejó inconsciente y ya no volviste. Por la tarde te fuiste; tranquila, espero que sin sufrir, sin dar guerra, como te hubiera gustado…en otro momento.

Ahora a cada rato pienso: se lo tengo que contar, pero llamo y nadie coge el teléfono.

Este sábado fue la boda. Todos te teníamos en la cabeza, pero nadie lloró. Habíamos consumido todas las lágrimas el sábado y el domingo en el tanatorio y el lunes en el cementerio y en el funeral. Por cierto, estuvo todo Vitoria, como a tí te habría gustado. No podían dejarte sola los que habías acompañado en trances similares.

Usúe, nuesta Su, estaba guapísima. Nunca se pinta, como tú, así que los ligeros retoques que le habían hecho resaltaban mejor aún sus rasgos. El traje, de Basaldúa (Su le ha dado todos los caprichos a Maxi, ya sabes cómo es) sencillo y elegante, con una cola larguísima; le preocupaba si le iba a impedir bailar pero, luego te lo cuento, eso también lo hizo de maravilla.

Después de la sesión de fotos en casa bajamos y en la calle nos esperaba un Rolls Royce azul de época (otro capricho de Maxi); muy chulo, ya verás las fotos. Yo iba con chaqué, a pesar de que ya sabes que nunca me ha gustado disfrazarme (¡lo que se hace por una hija como Usúe!). Como era muy pronto (la puntualidad de los Madinaveitia, que no se lleva mucho en Madrid) nos fuimos Castellana arriba para hacer tiempo. Amelia y yo hicimos fotos con el móvil dentro del coche.

A las cinco y media en punto llegamos a Santa Bárbara, la iglesia que ya habíamos visitado contigo, con su larga escalinata. Carlos e Inés, su madre (seguro que te hacía ilusión que entrara una Inés más, como tu madre, en la familia) ya estaban esperándonos en el altar. También estaban por allí arriba Maxi, Amelia, Margarita, Herminio (más nombres familiares en la nueva familia)…

Las lecturas las hicieron las amigas (Bea Osa, la de La Sexta, y Luz, del cole) y Pilar. Cuando le tocó leer a Miriam no apareció el texto y se fue muy triste. Al final de la ceremonia el cura bajó del altar para invitarle a leer la bendición del Papa. Un detalle; te habría gustado.

La ceremonia fue rápida, al menos a mí se me pasó volando. Ya estaban casados. A la salida, los novios delante y yo detrás con Inés, nos sorprendió que la gente no saliera primero, así que llegamos a la calle y no había nadie, o casi. Aunque pronto empezaron a llover pétalos blancos.

Hacía un poco de viento, pero el día estaba soleado. Cuando los días anteriores nos decían: por fin llegan las esperadas lluvias después de un invierno tan seco, cuando por la mañana se nubló, no nos lo podíamos creer. Pero el día aguantó firme, sin llorar, igual que nosotros.

Los novios, ya casados, se fueron a hacerse fotos por Madrid y en la terraza del Casino.

Te quedaste sin ver el Casino, con las escaleras tan espectaculares, que sólo viste en las fotos de la invitación. Pero a todo el mundo le gustó. Luce mucho en las fotos. El salón Real, el de la cena, también es magnífico. Todo muy al estilo Maxi.

Seguro que te habrías emocionado, todos lo hicimos, cuando Elsa, tu nieta pequeña (no veas cómo lloró el viernes y el sábado) cantó y yo no lo sabía, la canción de Los Elefantes que Su quería dedicarle a Carlos. Antes de empezar estaba nerviosa y le daba vergüenza, pero lo hizo perfecto. Todo el mundo nos lo dijo. Estarás orgullosa, seguro.

Estaban todos. Sólo faltó alguien de la familia que estaba fuera desde hace tiempo. Una mesa entera la ocupaban mis amigos del Aquinas; te habría gustado. La boda era muy internacional. En tus tiempos venía alguien del pueblo de al lado, en la mía de casi todas las provincias de España; ahora tuvimos de Brasil, de Estados Unidos, de Perú, varios de Bélgica, claro, de Francia, de Portugal, de Mexico, de Alemania…

¡Cómo habrías disfrutado con tus biznietos! Ohian con chaleco y corbata, comiendo en la mesa de los primos mayores, Ekain con chaleco y pajarita. Se portaron muy bien (o al menos eso pienso yo; seguro que sus padres también, aunque hablé poco con ellos, como con casi todo el mundo).

Cenamos muy bien; ellos se levantaban, nosotros nos levantábamos a saludar a unos y a otros. En muchos momentos la mesa presidencial, en la que deberías haber estado tú, se quedaba vacía del todo. Habías mucho vacío sin tí, pero creo que no se nos notaba.

Nos costó bajar a la discoteca, pero por fin llegaron los novios…y empezaron su vals (sí, el Danubio azul, Maxi se impuso, pero seguro que era también el que tú querías) que luego fue el nuestro. Se notaron las clases; hicimos los cambios de pareja casi bien y la gente aplaudía. Más aún cuando los novios hicieron una coreografía espectacular con un bolero.

Y ya siguió el baile. Ya sabes que tus hijos lo damos todo en las bodas; esta vez tus nietos también. Aguantamos hasta el final, mucho más tarde de la hora prevista, sin dejar de bailar. Maxi, mientras tanto se dedicaba a las relaciones públicas ¡alguien tenía que hacerlo! Seguro que tú estabas por allí viéndonos, igual en la mesa de la tía Ángeles, que también estuvo hasta el final. Aunque os habéis visto poco, seguro que hacías buenas migas con ella, como con todas sus hermanas que ya no están. Me acordaba de la boda de Pilar Corral en la que vimos amanecer contigo cuando salíamos.

Ayer ya se fueron de viaje. Hoy nos han mandado un montón de mensajes desde Hong Kong. Otras veces los apuntábamos en un cuadernito ¿te acuerdas?

Te lo tenía que contar, pero ya no me coges el teléfono, así que te lo escribo aquí. Espero que no te importe que lo lea más gente.

20 comentarios

  1. Dice ser Blanca

    salio todo genial, a la abuela le hubiera encantao

    19 Marzo 2012 | 20:49

  2. Dice ser Marta

    Una carta preciosa. Un abrazo muy fuerte, Marta de Barcelona

    19 Marzo 2012 | 21:46

  3. Dice ser Teresa

    Precioso. A pesar del nudo en la garganta…
    Desde el cielo la vista tuvo que ser espectacular

    19 Marzo 2012 | 21:52

  4. Dice ser Carla

    Cuantas cartas nos han quedado pendientes, y aun mas cuantas podemos aun enviar a esas personas que las pueden disfrutar mañana mismo.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    19 Marzo 2012 | 22:26

  5. Dice ser antonio larrosa

    Cosas de la vida, la función ha de seguir, debemos tener comprensión, resignación y paciencia.

    Perdonad que no comente nada más del post. Solo quiero que nadie clique sobre mi nombre pues nuevamente mi Web esta intervenida y esta vez, en lugar de cerrarla como han hecho las otras otras ocasiones unos dias , la han dejado hecha unos zorros imposible de leer nada.

    NO CLIQUES SOBRE MI NOMBRE

    20 Marzo 2012 | 00:17

  6. Dice ser CoolBoy

    Si, todo salió muy bien. Estamos en Hong Kong y todos los días pensamos en el seguimiento de ruta que hacíais cada vez que comenzábamos un viaje nuevo y como lo disfrutabais con nosotros.
    Estabas en la mesa presidencial on nosotros y con todos, haciéndonos un conglomerado cada vez mas fuerte.
    Y yo aprovecho si lees esto para darte las gracias Abuela, un beso.

    20 Marzo 2012 | 01:08

  7. Dice ser Usue

    Ahora ya se puede llorar, no? Q emocionante, papi! Me ha encantado revivir día! La abuela estuvo allí porque todos nos acordamos mucho de ella. La boda fue muy Máxi pero sarna con gusto no pica. Hasta a la novia mas macarra le habría gustado sentirse princesa por un día si se lo ponen todo en bandeja. Muchas gracias a todos por hacerlo posible. Un abrazo desde hong kong.

    20 Marzo 2012 | 01:12

  8. Dice ser Pasaba por aquí

    No os conozco, pero esta historia la he vivido. Mis más sinceras condolencias y mucho ánimo. Seguro que a ella no le gustaría veros tristes, aunque a veces sea inevitable.

    Un abrazo.

    20 Marzo 2012 | 08:59

  9. Dice ser Lola

    D. Eduardo mientras los recordemos siempre seguirán vivos. Y seguro que ella lo vio todo en primera línea.
    Un abrazo.

    20 Marzo 2012 | 11:50

  10. Dice ser Nines

    Eduardo, lo siento mucho por lo de tu madre, y me alegro por lo de tu hija.
    Felicidades Usue y que seas muy feliz. Tu abuela siempres seguirá viva mientras siga en vuestro corazón y a ella seguro que lo que más le gustaría es que estéis alegres y disfrutéis mucho de vuestro viaje.
    Disfruta mucho y… ya nos enseñarás las fotos

    20 Marzo 2012 | 12:06

  11. masquemedios

    Copio aquí la crónica de la boda que escribió en caliente Isabel Cavanillas, que fue la jefa de Usúe en Radio Exterior. Es otra visión, complementaria, pero creo que muy interesante:

    Puntualidad casi británica. Usúe asoma a lo lejos, sonriendo, como siempre. Carlos acaba de entrar con su madre. Ha estado esperando fuera, saludando muy cariñoso y muy en su papel a todos los que llegábamos a su boda. Usúe pisa por fin la escalinata de la iglesia del brazo de su padre e inicia un particular baile camino del altar: dos hacia la derecha, dos hacia la izquierda, sonrisa y sonrisa. A todos nos mira y a todos quiere complacernos. Es la Usúe de siempre, sólo que una pizca nerviosa. Está muy guapa con su traje de novia, su peinado nuevo y ese velo que la traerá a maltraer durante gran parte de la ceremonia. Se la ve muy contenta, Usúe tal cual.
    Cuando Usúe llega al altar le da dos besos a Carlos, uno en cada mejilla, como si fuera una visita. ¡Qué graciosa! Mientras, un cura o quizá sacristán, le coloca muy airosamente la cola del vestido y el velo.
    Las lecturas de los salmos, son muy bonitas y están muy bien hechas. Me gustan mucho más que “el viaje con tres maletas” que vino a continuación seguido de la peligrosa frase: “Yo pongo mi vida y mi felicidad en tus manos”. De todos modos fue un cura amable y sonriente.
    Y a continuación empezaron las preguntitas: “Sí,venimos libremente”, dijo Usúe con voz alta y clara, la misma con la que siguió respondiendo a todo y haciendo sus declaraciones de intenciones. voz de radio, voz de profesional. Si alguna palabra se le trabucó es porque intentó decir todo, todo, mirando a Carlos y, por tanto, sin guión.
    En un momento de relax Usúe le da un achuchón cariñoso al brazo de su padre y ya más distendida habla con Carlos. Fue durante la Paz, una Paz por cierto muy concurrida y el único momento en el que los invitados salieron ese silencio que mantuvieron escrupulosamente durante toda la ceremonia. La Comunión fue menos concurrida que la Paz y luego ya,en seguida, la carta del Papa y la bendición final.
    Antes de iniciar la salida les hicieron muchas fotos y les pidieron que se dieran un beso. Ahora ya sí, Usúe se explayó y le dió a Carlos besos, besos. El camino de salida de la iglesia lo hizo igual de sonriente pero visiblemente menos nerviosa.
    Lo de después no lo ví, pero espero que Usúe se lo pasara de maravilla y además estoy segura de que así fue. ¡Conociéndola…!

    20 Marzo 2012 | 15:09

  12. Eduardo me has emocionado y mucho. Felicidades para Usue, que ademas se han casado en la misma Iglesia que nosotros. Ya le daré un beso a la vuelta. Un abrazo. De verdad lo siento mucho.

    20 Marzo 2012 | 17:07

  13. Dice ser fuensanta

    tambien me has hecho llorar, has hecho yuna descripcion perfecta, a tu madre le habra encantado, alli donde este

    20 Marzo 2012 | 21:41

  14. Dice ser ana

    Precioso. No tengo palabras, sólo lágrimas.

    21 Marzo 2012 | 21:25

  15. Dice ser Maximina

    Cada día te leo y no me canso.Es entrañable esta carta.Cada vez que la leo acabo con lluvia en mis ojos, aunque haga un sol radiante. Tu madre estaba alli viéndonos y a veces pienso que ella nos conservó el sol e incluso cuando amenazaba lluvia; ahora y siempre estará con nosotros. Siempre he pensado que Dios se lleva a las buenas personas y no vienen a contar como están porque será tal Paraiso que todos querrian ir con ellos; no obstante ¡ Como me gustaría que me contara que le pareció todo, porque era la persona mas sincera. Y hablando de otra cosa, pero relacionada .Qué traje tenía preparado ¡TAN BONITO PARA LA BODA DE SU NIETA!.A todos les decía que tenian que ir guapísimos y le hicieron caso, porque todos se pusieron sus mejores galas compradas con gran cariño. Ahora solo nos queda resignación, recordarla con cariño y hacer todo lo que a ella le gustaba. Voy a terminar porque parezco un libro con muchas páginas en blanco para seguir y seguir escribiendo. Besos Pilar.En la playa te seguiré haciendo la foto de cada dia.Me dejas un gran vacio, pero con la ayuda de tu hijo, Su, Carlos y toda la familia que tanto te quiere, podré seguir la vida como Dios nos dice.

    22 Marzo 2012 | 10:08

  16. Dice ser ROCIO

    la historia esta tambien contada que casi me he creido que verdaderamente estaba en la boda,y ya aprovecho para mandarle un beso de despedida. Bss Pilar¡

    22 Marzo 2012 | 10:35

  17. Dice ser juan luis

    Claro que estuvo¡ dio un beso a Su y a Carlos y penso ¡que majos estan!.
    Se quedo hasta el vals y exclamo: lo bailan como los angeles…… y se fue con ellos

    22 Marzo 2012 | 10:57

  18. Dice ser Marga prima

    Fue una boda preciosa, llena de mucha emoción por los esposos. Tuve la suerte de estar cerca de ellos en el altar y lo vivi con mucha emoción. Mi prima iba preciosa, como una princesa, y el novio tambien! pero la novia… que guapisima ibas prima. Tenia a mi lado a mi madrina, Maxi que estaba hecha un flan, normal, era la madre de la novia. Desde alli pude ver todos los detalles, miradas entre los novios ahora esposos y la emocion del padrino de la novia en sus ojos. Yo tuve que contenerme al igual que ahora que he leido esta carta tan bonita en la que describes la boda. Seguro tu madre estara muy feliz en el cielo por lo bien que salio todo y por la suerte que tiene de tener una familia que la quiere tanto. Un abrazo!

    22 Marzo 2012 | 15:08

  19. Dice ser Blanca

    Una carta preciosa. Ama estará encantada. Gracias por todos los comentarios.

    22 Marzo 2012 | 22:51

  20. Dice ser Marisol

    ¡Que bonita carta, Eduardo¡, seguro que tu Madre esperaba impaciente la llegada del cartero para leerla cuanto antes. Mis lagrimas me impiden seguir a la velocidad que quisiera. Estoy convencida de que ELLA estaba alli, viendo a SU y CARLOS tan felices.Y como tú bien dices, ese hueco presidencial tan vacio, ya esta ocupado en otro palacio, pues su Reina le abrio las puertas, y alli estuvo esperandola. Un abrazo muy fuerte..

    24 Marzo 2012 | 17:50

Los comentarios están cerrados.