BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Pataleta de la SER

Leo en El País que la SER demandará a la COPE por competencia desleal.

En los medios ha sido una de las noticias del verano. Lo comenté aquí hace algunas semanas: la mayor parte del equipo de Carrusel Deportivo se ha ido a la COPE. Fue un post que interesó: provocó 40 comentarios y aumentó el número de visitas al blog.

Pero volviendo a la demanda: tal como se expone la noticia, suena a pataleta. Varios profesionales de deportes de la SER han sido fichados por la COPE. Seguro que hay más dinero por medio (lógico, casi nadie cambia de trabajo por menos dinero) pero casi seguro que no es sólo eso (casi nadie se va de una empresa en la que está muy a gusto sólo por dinero).

Según El País (que no hace falta recordar que pertenece al mismo grupo que la SER) la demanda es por competencia desleal, comportamientos carentes de escrúpulos y falta de ética empresarial.

Si leemos unos párrafos más abajo se nos informa de que según la SER los contratados por la COPE dejan la cadena no por voluntad propia sino por no renovárseles el contrato…otros tenían abiertos expedientes disciplinarios e iban a ser despedidos por la gravedad de los comportamientos objeto de sanción.

¿En qué quedamos?¿Es competencia desleal o les están haciendo un favor al contratar a quienes iban a ser despedidos?

En otro de los párrafos se nos hace saber que la intención de la radio de los obispos era desmantelar la redacción de deportes compuesta por más de 600 profesionales, pero escasamente ha logrado fichar a un reducido grupo de 20 personas entre técnicos, productores, becarios y colaboradores. Entonces ¿una demanda por fichar a algunos becarios? ¿Tiene sentido?

Y continúa: para ello la COPE ha prometido contratos que multiplican por cuatro los salarios más elevados del mercado, en un momento en el que la emisora obispal se encuentra en pérdidas y sometida a un ERE para despedir a 200 trabajadores.

De todos es conocido que la crisis económica tampoco ha tratado muy bien al Grupo PRISA; la mayor parte de sus empresas también están sometidas a EREs.

Seguro que hay muchas más razones, pero la verdad es que, al menos tal como lo cuenta El País, el asunto me resulta incongruente.

¿No será una pataleta?

4 comentarios

  1. Dice ser Jesus Muñoz

    Algo raro pasa ahí. Suena a operación de imagen de la SER, por vía mediático-judicial, (ya veremos cuanto tardan en retirar la demanda).
    A mí no me resulta demasiado lógico que un equipo tan identificado con la cadena SER, como el de Carrusel Deportivo se haya marchado por dinero. Especialmente algunos profesionales que recuerdo que ya estaban en esa emisora cuando tú y yo éramos teenagers, Eduardo.
    ¿Cual es la razón para irse a la emisora competidora, ¿que digo competidora?, antagónica, en cuanto al contenido, a la ideología, a la propiedad, etc etc.?
    No me puedo creer que sea el dinero -especialmente en unos momentos en que a ningún medio de comunicación le sobra-, la causa de la desafección de la “empresa de toda la vida profesional”.
    Algo pasa más allá de la especulación informativa y seguro que más pronto o más tarde nos vamos a enterar, porque cuando se empieza con una demanda mediático-judicial, aparecen las prendas del amor (y del desamor) sobre la mesa, como diría Joan Manuel.

    19 Agosto 2010 | 00:36

  2. Dice ser GratisMadrid

    Con el cambio de milenio, allá por el 2000 El País fichó a todo el equipo de elmundo.es a todo el que quisiera, desde los jefes hasta el último en llegar. Y todos los que quisieron se fueron a elpaís digital. elmundo.es se quedó en mantillas, y hubo de rehacer toda la sección. Los que se fueron no lograron superar los datos de El Mundo, pero vieron sus nóminas engordadas. Sucedió ayer, sucede hoy, y sucederá mañana.

    Los de Madrid, visiten el madridgratis, por ocio gratis:
    http://www.madridgratis.net

    19 Agosto 2010 | 01:30

  3. Dice ser Opino igual

    A mí también fue la primera palabra que me vino a la mente ayer cuando escuché en el noticiario de mediodía de la SER la lectura del comunicado acerca de la demanda judicial: pataleta

    19 Agosto 2010 | 09:24

  4. Dice ser Qué a gusto me he quedado...

    Pues claro que es una pataleta. Lo que yo no sé es cómo no se estudia la gestión de Daniel Anido en las facultades, más que nada como ejemplo de cómo cargarse una emisora de radio líder de audiencia en tiempo récord. Está convirtiendo la SER en lo que ellos critican: una máquina para manipular información, ocultar lo que resulta incómodo y lanzar campañas de autobombo, como aquella de su “injusta condena por informar”.

    Conste que estoy de acuerdo en que tenemos derecho a ser informados, pero era un martilleo continuo: en cada informativo, en cada resumen de titulares, mención a la compaña de acoso contra él. Es una lástima, con tan buenos profesionales como hay en sus informativos. Me pregunto qué les pasará por la cabeza cuando les dan un comunicado como éste a leer. Igual piensan: “si saco los pies del tiesto, el siguiente soy yo”.

    Lo que me da también asco es la campaña contra el PP (partido que no es precisamente de mi agrado por su ideología), porque es exactamente lo mismo que hace el señor feo que se fue de la COPE, o le echaron, no sé, y al que no pienso nombrar. Independientemente del pensamiento político de cada uno, me parece una vergüenza que en vez de informarnos se nos trate como a borregos a los que se puede adoctrinar tras un micrófono. No sé si voy a votar en las siguientes elecciones o a quién, porque todos me parecen igual de corruptos e incompetentes para gobernar, y en cuanto a la radio creo que mejor voy a escuchar música y ya está.

    Volviendo al tema del blog, pensaba dar una oportunidad al nuevo equipo de deportes, pero no sólo no pienso hacerlo, es que directamente, no pienso volver a escuchar la SER ni para los partes del tráfico.

    19 Agosto 2010 | 12:33

Los comentarios están cerrados.