BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

El tamaño de los libros

Hace algo más de un par de semanas empecé a leer Vida y destino de Vasili Grossman. Un libro de 1111

páginas (supongo que no es casualidad el numerito y que la gente de la editorial –Galaxia Gutemberg– calcularon muy bien para que saliera un número tan ¿redondo?).

Fue un error.

LLegaba la jornada continua y pensé que iba a tener más tiempo. Pero este julio ha sido pródigo en concursos y aunque ya no cuenten con uno tanto como hace unos años, eso siempre acaba siendo duro.

Ahora llevo unas quinientas páginas y ya veo que me lo voy a llevar de vacaciones.

Y no es un libro para dejarlo tanto tiempo. Tiene la complejidad de las grandes novelas rusas, con multitud de personajes a los que, además, se nombra de diferentes maneras a lo largo del texto.

Pero es una gran novela. Una epopeya de lo que fue el siglo XX de las grandes dictaduras, el de Hitler y Stalin, el de los campos de concentración de uno u otro signo. Un libro duro también, como el siglo que retrata.

Mi madre tiene 87 años. Y sigue siendo una gran lectora. En verano compartimos muchas lecturas. Y las comentamos.

Pero esta seguro que no será una de ellas.

Ya no puede con los grandes tochos. No por la longitud (lee mucho más, y más rápido, que yo). No, por eso no. Por el peso. Se le cansan los brazos; sobre todo si lee en la cama.

Todavía hay gente que dice que en España no se lee, o que se lee poco. Pero está claro que no es verdad.

En el caso de la prensa, los diarios gratuitos han hecho que el número de lectores de diarios sea ahora mayor que nunca.

Pero es que también muchos libros tienen ahora tiradas millonarias. Tan altas como nunca se habían vivido en España.

Y encima muchos de los libros más vendidos son tomos inmensos.

Toda la saga de Harry Potter la componen libros de gran volumen. Los éxitos de Ruiz Zafón no son precisamente libros delgados. Los pilares de la Tierra o

Un mundo sin fin, los grandes éxitos de Ken Follet

rondan también las mil páginas. Algunos de los mayores éxitos de ventas de Arturo Pérez Reverte tampoco puede decirse que sean breves.

¿Quié dijo que en España se lee poco?

Hoy, escribo esto el 22 de julio aunque lo voy a publicar después, veo en el 20 Minutos de papel una página de recomendaciones literarias: Veinte tochos, ningún tostón. Casi todos responden a la idea de libro de muchas páginas. En algunos casos se han publicado en España en ediciones de varios tomos.

He leído ocho de los llamados tochos. Y algunos figuran entre mis libros favoritos.

Es el caso, por ejemplo, de La cartuja de Parma, un

fantástico libro de aventuras que comienza en la batalla de Waterloo, con un Fabrizio del

Dongo, el protagonista, despistado sin saber el momento histórico que está viviendo..

O el de Moby Dick, otro libro inconmensurable, con la persecución de una ballena blanca como retrato de una obsesión y con el

mundo de la caza de ballenas en el siglo XIX como telón de fondo.

También me encantó en su momento El cuarteto de Alejandría, con el ambiente griego de la Alejandría de comienzos

del siglo XX y sus cuatro visiones diferentes de un mismo suceso.

No recuerdo demasiado de Lord Jim, que leí hace muchos

años, pero sí sé que me gustó.

Viaje al fin de la noche, sin embargo, no me gustó

demasiado. Tampoco enganché en su momento con Paradiso,

que me resultó algo enrevesada.

El hombre sin atributos me gustó al principio, pero se me hizo larga y pesada con el paso de los volúmenes. Además, si no recuerdo mal, es una obra inacabada.

También podría decirse que es inacabada 2666, la obra

póstuma de Roberto Bolaño, la más reciente de todas las citadas. Se publicó como un solo tomo muy extenso, pero podría haberse hecho como cinco tomos relacionados. Es una gran obra, muy interesante.

Me temo que me he enrollado demasiado y ni siquiera les voy a dar mi impresión de las novelas que he leído últimamente. Lo prometo para otro post.

Ahora que llegan las vacaciones tendré tiempo para leer más.

9 comentarios

  1. Dice ser Caterina

    Me encantó el post de hoy y comparto la idea que muchos de esos “tochos” no son para nada pesados.Llevo tres días enganchada a mi libro y deseando que llegue el momento de sumergirme en él. Una sensación maravillosa.No he leído Harry Potter, Ken Follet y los best seller del momento porque por alguna razón siento que podrían ser más “pesados” que Proust, Celine (a mi me encantó el viaje y muerte a crédito) y Dostoievsky.A lo mejor me equivoco y debería probar, pero ¡no me atrevo!

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Pedro Muñoz

    Aprovecho tu breve reseña a los gratuitos para preguntarte por un dato que he leído hoy y que me ha llamado la atención. Según OJD los gratuitos han bajado de difusión (y continueba el PRnoticicas que éstos tampoco se han librado de la crísis).Entiendo que caigan sus ingresos por la caida en inversión en diarios, pero que caiga la difusión de un gratuito, la verdad, no lo entiendo.

    24 Julio 2008 | 01:10

  3. Dice ser Hoteles Ibiza

    El grosor de los libros no importa, importa la historia que nos cuenta dentro, es lo mismo que el precio .. he visto libros de 50 paginas muchisimo mas interesantes que libros de 200 hojas ..

    24 Julio 2008 | 01:21

  4. Dice ser masquemedios

    Pedro, gracias por volver a comentar.Cuando las cosas van mal, van mal para todo. Si cae la inversión publicitaria, que es prácticamente el único ingreso de los gratuitos, reducirán gastos por donde pueden: menos colaboradores, menos periodistas, menos paginación y, al final, también menos tirada. En los dos primeros casos se ahorra en sueldos, en los dos últimos en papel.Y, para Hoteles…Claro que el tamaño de los libros no importa en ese sentido (sí en el del peso y el tiempo que se necesita para leerlos. Sin pensar demasiado se me ocurren varios libros cortos fabulosos: “Paradero desconocido”, “84, Charing Cross Road”, “Seda”, “Alicia en el País de las maravillas”…

    24 Julio 2008 | 08:18

  5. Dice ser Pedro Muñoz

    Yo interpretaba el dato de OJD como una bajada en difusión con una tirada igual, si han recoratado entirada, entonces si es lógico. Aún así 20 minutos ya había entrado en la senda de los benecficios, no?Por cierto, releyendo tu post, me he acordado de lo de “mes prodigo en concursos” y sí, la verdad es que sí, seguramente hayamos estado trabajando o lo estemos haciendo en las mismas cosas (yo poco porque soy un recien llegado, y no es del todo mi área de trabajo, pero siempre se aprende algo)

    24 Julio 2008 | 09:27

  6. Dice ser usue

    Yo no leí Moby Dick. Me lo leyó mi padre cuando era una cría. Es un bonito recuerdo que guardo de mi infancia.

    24 Julio 2008 | 09:42

  7. Dice ser FN

    Eduardo:A propósito de tu post de hoy, se me ocurre hablar sobre un par de libros, ambientados en la misma época, lejanísimos en contenido el uno del otro.Rondando las 1.000 páginas, “Las Benévolas”.Con menos de 200, “El niño del pijama de rayas”.Excelentes ambos.El primero, exige una lectura lenta, reposada, tratando de entender lo ininteligible.El segundo, brillante, consigue que te quedes más tiempo pensando en él, que el tiempo que has destinado a leerlo.Saludos y buen puente a los que sufrimos el rigor del calor madrileño.

    24 Julio 2008 | 15:03

  8. Dice ser masquemedios

    Voy a intentar contestar otra vez.Para Caterina: gracias por tus comentarios y elogios; creo que yo leí a celine en un momento inadecuado.Los libros gordos interesantes enganchan y al final da pena que se acaben. A mí me costó un poco entrar en “En busca del tiempo perdido” pero cuando me anganché no podía soltarlo. Tampoco podía soltar los grandes libros de Tolstoi por ejemplo.Para FN: el tema de “Vida y destino” no es muy diferente de los que tú propones. A mí lo que más me impresiona es lo claro que tenía Grossman, en plena Unión Soviética, lo parecidas que podían llegar a ser las dictaduras de los dos lados (y los campos de concentración de los dos lados.

    24 Julio 2008 | 15:45

  9. Dice ser FN

    Lamentablemente, los extremos se tocan!

    24 Julio 2008 | 17:42

Los comentarios están cerrados.