BLOGS

El miedo a la paciente experta embarazada

Por Lorena Moncholí

Los “Pacientes Expertos” están de moda. Basta con escuchar la Conferencia TED de Dave deBronkart, el famoso “e-paciente” (paciente empoderado) por excelencia. Se trata de pacientes con enfermedades crónicas formados para asumir su autocuidado. Las “Escuelas de Pacientes”(originarias de EEUU)  siguen en aumento en España y ya se han desarrollado en Comunidades como  Cataluña  ,  Andalucía, Asturias, Galicia, País Vasco o Castilla La Mancha.  Ya nadie pone en duda que los “pacientes empoderados” son necesarios para mejorar el sistema sanitario actual, porque reducen costes sanitarios e inciden positivamente en la salud de toda la población.

LECCIÓN CLÍNICA

Lección clínica en la Salpêtrière (1887). Pierre Andre Brouillet. Musée d´Histoire de la Médecine. Universidad Descartes. París (Francia)

Y sin embargo hay una “e-paciente” (mejor dicho, una e-usuaria, porque no está enferma), cuyo saber parece que sí ocupe lugar y moleste. A la que se le intenta vetar el acceso a la información y a la que, ni por asomo, se le permite asumir la responsabilidad de su salud. Se trata de la mujer embarazada informada de sus derechos y de sus opciones en relación a su gestación y parto, que ingresa en un Hospital cualquiera.

En un momento dado, pide que se respeten sus decisiones, que no ponen en peligro al bebé o su propia salud, pero que, de repente, sí ponen en peligro el sistema establecido, los protocolos desfasados seguidos durante décadas a ciegas o la mera comodidad o “modus operandi” de los profesionales que trabajan en aquel lugar. En ese instante, suenan las alarmas de toda la planta, pueden incluso oírse.

Una “mujer subversiva” se ha colado y hay que reducirla como sea, amenazarla con miles de miedos y de muertes de bebés, y, por supuesto, aislarla de su acompañante, que es el que tiene más peligro. Unos profesionales que deberían mantener en calma a la mujer que les ha pedido asistencia médica (nada más que eso), le rodean para presionarle y generarle una ansiedad inaceptable en el momento en que se encuentra.

Le muestran “panfletos” llenos de normas del Hospital que, además, va y resulta que son ilegales (es decir, que contienen normas opuestas a las que dice una ley) y contrarios al Código Deontológico Médico. Incluso en algunos casos hay advertencias de “posibles” llamadas a no sé qué Juez. Y, además, nadie parece percatarse (mejor dicho, a nadie parece importarle) que lo que solicita esta mujer está completamente avalado por la evidencia científica más actual. Ella sabe leer. Pero eso es lo de menos.

Todo esto es lo que genera una “Usuaria Experta” haciendo efectiva la Ley de Autonomía del Paciente, asumiendo la responsabilidad de su proceso biológico y del bienestar del hijo que está gestando. Soy testigo a diario.

Mientras los demás “Pacientes Expertos” son aplaudidos por sus conocimientos e incluso se les paga para transmitirlos al resto de personas que se encuentran en su misma situación, ella y lo que sabe se perciben como una amenaza, como una irresponsabilidad, como el “capricho de la niña histérica”, aunque lo que esté pidiendo no sea más que lo que recomiendan la OMS o el Ministerio de Sanidad.

Y esto es intolerable y discriminatorio. Y debe cambiar ya.

lorenaLorena Moncholí Badillo. Abogada colegiada nº14084 ICAV. Agente de Salud de Base Comunitaria certificada por Salud Pública de la Conselleria de Sanitat de la Comunidad Valenciana y el EVES.

5 comentarios

  1. Dice ser Cándido pereZ

    En resumen, que ibas de listilla como muchas madres que sueñan con partos vistos en Internet.

    Pues lo siento, los hospitales no tienen piscina para parir en el agua, ni tienen música de Mozart para poner en el vientre.

    Si quieres todo eso, puedes irte a una clínica privada.

    12 septiembre 2016 | 08:24

  2. Dice ser Asustada

    Tienes mucha razón en tu comentario. Yo tengo dos hijos y aunque no he sentido en ningún momento que se me tratara mal sí que he vivido como el caso que te hacen durante el parto es menor del que deberían, sobretodo en lo que al control del dolor respecta. No sé que pasa en la seguridad social con la epidural que parece que se resisten a ponerla al máximo. Sin embargo, también veo que el parto natural se respeta más cada año. A mí el dolor del parto me ha llevado a plantearme lo siguiente: las pacientes, como seres pensantes y sufrientes deberíamos tener derecho a elegir cómo dar a luz, y ese derecho debería incluir la cesárea electiva y/o la epidural desde el minuto 1 en el caso de la inducción. Se q los riesgos de cesáreas y epidurales existen pero tb existen en un parto vaginal y si la madre elige asumirlos hay otros riesgos que desechará. En mi caso, con mi segundo hijo, me pasé semanas sin dormir ni apenas comer del pánico que me daba el parto. Si hubiera podido elegir cesárea o una inducción con epidural desde el ingreso mis últimas semanas de embarazo hubieran sido mejores y ni mi bebe ni yo habríamos estado sometidos al estrés que viví.
    Imagino que las partidarias del parto natural se me echarán al cuello pero sinceramente, me da lo mismo. Yo tb sé lo que es mejor para mí, aunq eso no pase por un parto con escasa intervención médica.

    12 septiembre 2016 | 08:57

  3. Dice ser Maria Esther LorenteRedon

    Desearia informacion sobre este complejo. Gracias

    14 septiembre 2016 | 18:26

  4. Dice ser montserrat fenoll llorens

    Cómo hacemos para cambiarlo?

    19 septiembre 2016 | 07:42

  5. Dice ser Lorena Moncholí

    Cándido Pérez, con tu comentario, haces honor al nombre que has elegido para escribir, el protagonista de la comedia mexicana de los años ochenta sobre aquel Doctorcillo tan poco diligente…
    Listilla no sería el término más apropiado para describir a una mujer embarazada que conoce el proceso fisiológico que va a experimentar. Es experta.
    Puede que no hayan piscinas y músicas de Mozart…pero los Hospitales públicos ( y privados) y sus profesionales, lo que sí tienen, son leyes muy específicas que cumplir y que les indican que deben respetar el derecho a prestar el consentimiento informado de todo paciente y usuario, incluida la mujer embarazada en trabajo de parto.
    A ver si los listillos que no cumplen leyes…van a ser otros…..

    27 septiembre 2016 | 13:24

Los comentarios están cerrados.