BLOGS

Quiero enseñar las tetas, en nombre de Rosa Elvira

Por Lula Gómez

“(Rosa Elvira) puso en riesgo su integridad y vida, hasta el punto de que JAVIER VELASCO le cercenó su existencia; si ROSA ELVIRA CELY no hubiera salido con los dos compañeros de estudio después de terminar sus clases en las horas de la noche, hoy no estuviéramos lamentando su muerte”, señala el documento jurídico de la Alcaldía de Bogotá emitido hace unos días. Con él se defiende de las acusaciones de la familia de la mujer asesinada (Rosa Elvira Cely) contra varias entidades del Distrito, acusadas de no haber prestado atención oportuna para evitar su trágica muerte.

Está claro, lo dice la ley, si eres mujer no puedes salir con tus colegas de clase por la noche: tienen derecho a matarte. Si has nacido fémina, no puedes aparcar tu coche en un descampado: puede haber alguna fiera que te ataque y tú tendrás la culpa por haber osado a dejar el coche donde podías. Si tienes tetas, cúbretelas: no vayas a provocar la sexualidad del contrario y claro, ¡se las enseñaste! Volvamos a la burka. Si te violan, pregúntate si cerraste bien las piernas, porque de lo contrario, eres una facilona (así lo preguntó la magistrada del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Victoria a una pregunta víctima hace apenas unos meses.

Protestas en el lugar donde apareció el cuerpo de Rosa Elvira. Imagen de Julián Ortega Martínez. Licencia CC.

Protestas en el lugar donde apareció el cuerpo de Rosa Elvira. Imagen de Julián Ortega Martínez. Licencia CC.

Todo esto viene a colación porque Colombia estos días vive indignada bajo la campaña #RosaElviranoesculpable. En el año 2012 un asesinato conmovió al país, el de Rosa Elvira Cely, a quien mató en un parque un compañero de estudio. Aquella aberración terminó con su vida (la de ella) y una ley, una norma que lleva su nombre, Rosa Elvira Cely. Gracias a esa norma, en Colombia el crimen contra una mujer por su condición femenina en un delito autónomo (feminicidio) y conlleva una de las mayores penas entre los homicidios. Cuesta por eso entender el documento remitido estos días, por muchas excusas que se hayan presentado después. ¡Los políticos salpicados dicen además que no se utilice la violencia de género contra ellos!

Pero, por qué en vez de capar nuestras libertades no enseñamos quienes asumen esa máxima que lo abominable no es la hora a la que lleguemos borrachas y a rastras?. En la escuela debemos repetir a los violentos que el crimen está en acosar, matar, abusar, molestar… y eso es lo que debe repararse. En nombre de Rosa Elvira hoy quiero enseñar las tetas y pedir dimisiones, la de quienes siguen pensando que Rosa Elvira no tenía que haber salido de su casa. ‪#‎RosaElviraNoEsCulpable #‎RenuncieMiguelUribe.

Lula Gómez, escritora y periodista todoterreno. Actualmente dirige su propia agencia desde la que propone contenidos, edita, crea y ejecuta ideas de comunicación. Ha dirigido el documental Mujeres al frente, la ley de las más nobles, sobre siete protagonistas de la historia reciente de Colombia.

6 comentarios

  1. Dice ser Lico

    Es un asesinato y no veo por que ha de tener mas pena que el resto. Es un acto de violencia abominable como si hubiesen asesinado a un hombre. Esa ley me parece ridícula y que hace que nos distanciemos cada día más y más de una igualdad que ya debería estar implantada o por lo menos intentandose implantar. No se consigue igualdad ni respeto haciendo que la balanza de la justicie pese más de un lado que de otro.

    17 mayo 2016 | 08:55

  2. Dice ser Hombre

    Solo los hombres somos asesinos, una mujer nunca haria daño a nadie, nunca! Por cierto como se le llamo al casu de una mujer y sus hijos de hace poco. .. Aah si, suicidio ampliado

    17 mayo 2016 | 09:15

  3. Dice ser PH

    Lamento mucho lo que le ha pasado a la protagonista de este artículo, pero, ¿quieres enseñar las tetas por ella? Pues hazlo en tu casa, en la calle no necesitamos ver a nadie mostrando sus tetas. Manifiéstate como se ha hecho toda la vida, con ropa.

    17 mayo 2016 | 09:31

  4. Dice ser Juan

    “Gracias a esa norma, en Colombia el crimen contra una mujer por su condición femenina en un delito autónomo (feminicidio) y conlleva una de las mayores penas entre los homicidios.”

    Claro ejemplo de igualdad, ¿verdad? Que matar a un hombre tenga menor pena que matar a una mujer.

    Me pregunto cómo alguien puede llegar al punto de defender esto como “igualdad”.

    17 mayo 2016 | 09:48

  5. Dice ser da pena ver cómo la censura trata el bello y sano cuerpo

    Vuestras tetas, o senos, da igual, son maravilla de la naturaleza, fuente de vida, luz primavera en aureola y pezón su más bella flor.
    Es inconcebible ver cómo a estas alturas de la supuesta evolución de seres inteligentes y libres, la mujer sigue tachada de criatura inferior, indigna, cuyo cuerpo es tomado como cosa peor incluso que la violencia en algunas redes y centros de videos qu ese autoproclaman libres.
    La censura contra el cuerpo femenino es brutal; condiciona a las gentes que lo ven a pensar que es necesario cubrirlo para que no se enfermen la sneuronas tan puras y elevadas de lso gobernantes de su spatéticos reinos…
    El topless debería ser cosa general en toda playa, bajo todo cielo. Una compañera de existencia, criatura igual, respetable con o sin tela cubierta, merece una mejor identidad vital.

    17 mayo 2016 | 10:37

  6. Dice ser amigo de Phamton

    Siento mucho el asesinato de esta mujer y veo una opción muy valida eso de enseñar las tetas.

    por favor decirme el sitio y hora que tendrá lugar para no perdérmelo y poder mi mas sincero apoyo a esta causa

    aunque yo no las tenga.

    saludos

    17 mayo 2016 | 12:00

Los comentarios están cerrados.