BLOGS

Por qué los niños tienen pito y otras preguntas estratégicas

Myriam Dufourcq

Por Myriam Dufourcq

Mamá, ¿Por qué los niños nacen con un pito y las niñas con una vulva…?  ¿Y por qué no nacemos todos con un pito o todos con una vulva?

Con 6 años, mi hijo mayor empieza a interesarse de forma un poco más filosófica sobre las diferencias biológicas entre hombres y mujeres. Con esa edad ya se está forjando su identidad de género.

Profesores colaborando en un encuentro de educación transformadora en Andalucía. Imagen: Oxfam Intermón.

Profesores colaborando en un encuentro de educación transformadora en Andalucía. Imagen: Oxfam Intermón.

La construcción de la identidad de género empieza en los primeros años de vida de las personas y viene marcada por su realidad social, cultural e histórica.  Los niños y las niñas nacen en un grupo social que determina qué conductas, habilidades y valores deben tener y ejercer dependiendo de su sexo.  Su entorno determina también las oportunidades y limitaciones que tendrán en función de su género para desarrollarse plenamente,  su acceso y control de los recursos y su capacidad para tomar decisiones,  tanto individuales como colectivas. Cuando la construcción de la identidad se enfoca desde el poder y la subordinación de un género frente a otro, se están fomentando las desigualdades.

Para avanzar hacia una sociedad más igualitaria, es importante incidir sobre estas preguntas estratégicas que las niñas y niños se hacen a medida que descubren sus identidades.  La socialización de género de los niños y las niñas, en casa y también en el ámbito escolar, es fundamental. Me parece  muy interesante una nueva propuesta didáctica llamada Caminos de Igualdad, cuyo objetivo es conseguir que el alumnado construya su propia identidad, rompiendo con los estereotipos de género, pueda reconocer las desigualdades de género y adopte actitudes y prácticas que fomenten la igualdad de derechos.

Conectando Mundos en una propuesta telemática multilingüe en 8 idiomas que combina el trabajo en el aula con el trabajo en red entre alumnos y alumnas de 6 a 17 años y en el cual participan centros de todo el mundo.

Esta propuesta ya la he compartido con la profesora de mi hijo y os animo a que lo hagáis también. La propuesta está dirigida tanto a primaria como a secundaria y puede trabajarse desde cualquier asignatura. Las inscripciones están abiertas hasta el 16 de enero de 2016.

Es cierto que las cosas han cambiando de un tiempo para acá y que los estereotipos de género se han suavizado. Cuando era niña, la directora de mi colegio nos llegó a prohibir a mis compañeras y a mí que siguiéramos jugando a fútbol por considerarse un deporte de chicos. Una pena, porque no se nos daba nada mal y disfrutábamos como enanas. Hoy, mi hijo juega a fútbol, en su equipo hay una niña y les entrena una monitora.

Si algún día mis hijos tienen hijas y éstas deciden jugar a fútbol, o practican algún deporte considerado tradicionalmente masculino, o ejercen un oficio reservado mayoritariamente a los hombres, me gustaría que llegara a considerarse como algo dentro de la norma y no dentro de la excepción.

Hasta entonces, las personas que creemos en la igualdad tendremos que hacer un esfuerzo para buscar las mejores formas de responder a las preguntas de las futuras generaciones, y colaborar en su proceso de socialización en casa, en las aulas y en los patios de colegio.

Myriam Dufourcq trabaja en el departamento de cooperación internacional de Oxfam Intermón. Nunca sale sin sus gafas de género.

6 comentarios

  1. Dice ser susi

    Pues si, aún hay muchas barreras que romper. Es cierto que puede haber cierta predisposición biológica hacia ciertas actividades según el sexo, pero lo que está clarísimo es que hay una predisposición cultural. Pensemos en profesiones donde tradiccionalmente había una mayoría de varones y ahora hay más mujeres o más o menos la mitad: abogacía, medicina, economía….
    En China e India (países con tradicción bastante machistas por cierto) la mitad de los trabajadores de nuevas tecnologías son mujeres. En Europa y EEUU hay muchas menos. ¿Es que biológicamente las chinas o indias son “menos mujeres” q las europeas o americanas?.
    Por supuesto que las expectativas que existen sobre un género u otro influyen en las elecciones que hacen las personas. ¿Acaso las mujeres de hoy tienen los mismo intereses y se comportan igual que las mujeres de hace cien años?
    Sería interesante ver hasta donde estas diferencias son naturales y hasta donde vienen marcadas por el entorno.

    14 enero 2016 | 08:40

  2. Dice ser El_Soberano

    Sinceramente, el artículo es una chorrada.

    Respuesta fácil:

    “Porque en la naturaleza, es más eficiente estar divididos por sexos. Tenemos un cromosoma igual y uno diferente”.

    Además, mi respuesta explica todo lo relacionado con el género: “Somos iguales”, “somos complementarios”, y “somos diferentes”. Todo en uno.

    Somos iguales en derechos y deberes, no podemos existir los unos sin los otros (independientemente de la identidad sexual), y por último, cada sexo tiene sus peculiaridades que hay que querer y respetar.

    Lo de que os discriminen por no jugar al fútbol está metido con calzador y además, es una chorrada. El fútbol es un deporte violento lleno de fanáticos y chiflados, basta darse una vuelta por cualquier partido de liga infantil para darse cuenta. El problema no es que no os dejaran jugar, es que no se debería jugar vista la brutalidad que desencadena.

    Para mí, los problemas de género empiezan con chorradas como la boba clasista de podemos, que reclama que todas podáis llevar a los hijos al trabajo cuando tiene guardería (claro, todos sabemos que no es sexista que VOSOTRAS tengáis que llevar a los hijos al trabajo) pagada por todos.

    En serio, no sé como no estáis haciéndola picadillo después de asegurar a voz en grito delante de todo el mundo que es la mujer quien, sin importar lo importante que sea, debe llevar a su hijo al trabajo.

    14 enero 2016 | 08:59

  3. Dice ser Fran

    ¿En qué clase de colegio estudiaste para tal burrada? Yo tengo 45 años, cursé la EGB obviamente entre 1975 y 1983, y en el colegio público mixto al que acudía, en ningún momento a nadie se le pasó por la cabeza que las chicas no jugasen al fútbol. Es más, conforme las hormonas nos iban revolucionando a todos, bien que agradecíamos los chicos que las féminas estuviesen en pantalón corto.

    14 enero 2016 | 11:58

  4. Dice ser yo

    Yo creo que el mayor agravante que hay es la importancia que se le dan a ls ”diferencias” entre generos
    yo creo (que no se) que lo mejor seria enseñar a tus niños a tratar a otros como seres hukmanos, indistintamente de su genero, su color de piel o lo que sea
    se le debe enseñar que cada humano es unico, cada uno con unos gusts, unas manias, unas cosas que odia que le hagan y, cosas que le encanta hacer, de la misma forma que el los tiene, unas necesidad… se le debe inculcar como algo normal, a respetar las decisiones o gustes de los demas….

    que si, que las mujeres y los hombres, por mucho que se diga, no son iguales, esta claro, pero seamos sinceros, el machismo, el racismo…. no es algo con lo que se nac e, es algo con lo que se inculcan. Se hace conciente al niño de que hay diferencias entre ellos, y bueno, cada niño es un ser humano, aunque este en desarrollo, el sacara sus conclusiones tambien, y lo vera de una forma u otra, pudiendo a ver un ateo en una familia catolica a un podemita en una familia de Vox (XDD) como ejemplo (a ver, sin alargarme mas, lo que quiero decir es que no importa como expliques las diferencias o le hables de lo que sea realmente, al final el individuo llegara a sus propias conclusiones si le das la suficiente importancia)

    14 enero 2016 | 12:08

  5. Dice ser Mairh

    ¿De verdad no os cansa ya tanta insistencia en el tema “género”?

    14 enero 2016 | 23:01

  6. Dice ser essostre

    Todos vivimos en una realidad construida y tenemos y somos una identidad construida que debemos afinar y evolucionar. Hombres y mujeres, blancos y negros, ateos y creyentes, tenemos que superar nuestras construcciones mentales para poder ser personas y no simplemente personajes.

    31 enero 2016 | 19:04

Los comentarios están cerrados.