BLOGS

Las mujeres contra el cambio climático

Por Laura Martínez Valero Laura Martínez Valero

Estos días se celebra la Conferencia del Clima (COP21) en París. Los principales líderes mundiales se sientan a discutir los próximos pasos en la lucha contra el cambio climático. Tendrán que llegar a un pacto y lograr que durante el próximo siglo la temperatura global del planeta no suba más de 2ºC o los expertos nos auguran un futuro muy poco alentador con un efectos extremos como sequías e inundaciones; millones desplazados climáticos, enfermedades y aumento de los conflictos armados, entre otros impactos. Y ante este panorama, quienes se van a llevar la peor parte son las personas más pobres del planeta (unos 3.500 millones de personas), aunque, irónicamente, son las que menos contribuyen a la emisión de los gases de efecto invernadero (son causantes sólo del 10% de emisiones mundiales según un reciente informe de Oxfam).

Otro de los colectivos más afectados por el cambio climático serán las mujeres. Tal y como se ha visibilizado en numerosas ocasiones en este blog, en muchos países son ellas quienes soportan el peso de proveer de alimentos y agua a sus familias y comunidades. Y precisamente estos medios de vida son los que están principalmente amenazados por el cambio climático. Además, cuentan con menos recursos a los que recurrir en las épocas difíciles que se avecinan (como acceso a la tierra, a la formación o al capital).

Pero como siempre ya hay mujeres que se han movilizado ante esta amenaza. Es el caso de Ipaishe en Zimbabue. Es agricultora y en la región en la que vive la lluvia se ha vuelto cada vez más escasa y lo que es peor, impredecible. “La falta o el exceso de lluvia tiene un efecto drástico en nuestro medio de vida. Una vez llovió mucho y la lluvia destruyó nuestros cultivos. En otra ocasión, las lluvias llegaron con normalidad pero pararon muy pronto, y los cultivos se marchitaron y se echaron a perder debido al calor”, explica. Por suerte, Ipaishe ha podido acceder a un pequeño proyecto de irrigación que le permite contar con una fuente de agua constante. Ahora su parcela luce siempre verde y ella se encarga de hablar con otros agricultores y agricultoras que todavía no se benefician del proyecto para que se sumen a él. Además, ha acudido a la cita en París para defender personalmente este tipo de proyectos.

Iphaise en su parcela en la región de Gutu, en Zimbabue. (c) Oxfam

Precisamente, los fondos destinados a proyectos de adaptación al cambio climático como el que ha beneficiado a Ipaishe son uno de los puntos más conflictivos en el acuerdo que se está gestando en París. Esta falta de acuerdo, que está poniendo en juego millones de vidas, es un sinsentido. Se alcance o no la meta de los 2ºC, los efectos ya se están haciendo notar y es necesario proveer ya de medios a las personas más afectadas.

Como Ipaishe muchas otras mujeres están trabajando para poner solución los problemas derivados del cambio climático. Os invito a conocer a cuatro de ellas en esta preciosa página y a firmar la petición para exigir a Gobiernos y a las grandes empresas que emprendan acciones urgentes para combatir el cambio climático.

Para cerrar este artículo me quedo, sin duda, con esta frase de Ipaishe: “Hay gente que no sabe cómo es el cambio climático. Me gustaría poder enseñarles cómo vivimos, cómo de duro trabajamos, y mostrarles qué fácil es perderlo todo. Quizá entonces puedan entenderlo”. Sí, quizá entonces podríamos entenderlo… o quizá seguiríamos buscando excusas, ¿qué opináis?

Laura Martínez Valero trabaja en el equipo de comunicación de Oxfam Intermón y participa en el proyecto Avanzadoras. Cree firmemente en el Periodismo Comprometido.

4 comentarios

  1. Dice ser Fernando: Un español

    Otra propganada hembrista que choca de lleno contra la realidad

    http://www.unicef.org/ecuador/LIBRO_DE_EL_ORO_Parte2.pdf

    El 95% de la produccion global de alimento tiene como productor al varon.

    Asi que eso de que la mujer sera la mas afectada por el cambio climatico, aparte de falso es burdo, zafio, ruin y sencillamente mentira.

    Veran aquellos que defendeis el hembrismo: SIn comida se veran afectados niños, niñas, mujeres, hombres, ancianos y en general todo ser vivo.

    Pero claro, de lo que aqui se trata es de dinero, dinero para politicas terroristas de genero, que no es mas que usar la desigualdad positiva y la discriminacion para enfrentar hombres y mujeres y mientras tanto, el 80% de los miles de millones que mueve el hembrismo acaba en el bolsillo de un@s poc@s.

    Vergüenza da leer tanta bazofia.

    09 diciembre 2015 | 11:14

  2. Dice ser Fernando: Un español

    Manda narices que hablen de cambio climatico en Zimbabwe…..

    Si a esta gente le importara algo las mujeres, los hombres o los niños de zimbabwe hablarian de la hiperinflacion que hay cercana al 70% y que imposibilita que una persona pueda siquiera comer. Por no hablar de la tipica falta de alimento en toda esta zona africana.

    Pero da igual…. Nosotras a lo nuestro, sembrar odio para recolectar subvenciones.

    09 diciembre 2015 | 11:21

  3. Dice ser Fernando: Un español

    la censura del hembrismo es preocupante.

    2 comentarios censurados….

    09 diciembre 2015 | 12:56

  4. Dice ser Laura Martínez Valero

    Hola Fernando. ¿Puedes indicar de dónde has sacado el dato de que “95% de la produccion global de alimento tiene como productor al varón”? El informe que citas hace referencia únicamente a Ecuador.

    Por otro lado, en el tema de estadísticas, dado caso que sea cierta, estás obviando una parte fundamental: la mayoría de mujeres productoras no tienen acceso a la propiedad de la tierra y por tanto veo muy difícil que puedan aparecer como productoras en las estadísticas oficiales.

    Cito a continuación el extracto del informe en el que me he basado para que puedas consultarlo. En el mismo además aparecen referencias a los informes en los que se han basado para hacer tales afirmaciones: https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/file_attachments/mb-extreme-carbon-inequality-021215-es.pdf

    Las mujeres son las principales afectadas por el calentamiento global, ya
    que suelen depender en mayor medida de medios de vida sensibles a los
    efectos del cambio climático y cuentan con menos medios a los que
    recurrir en las épocas difíciles.(…)

    Las mujeres se enfrentan a mayores riesgos que los hombres, las
    comunidades rurales suelen ser más vulnerables que las urbanas y los
    colectivos excluidos por razones raciales, étnicas y por otros factores
    tienen más probabilidades de ser los principales afectados.(…)

    Las mujeres suelen ser las más afectadas por el calentamiento global, ya
    que normalmente dependen en mayor medida de medios de vida sensibles
    a los efectos del cambio climático (como la agricultura de secano y la
    obtención de agua para uso doméstico) y cuentan con menos medios
    (como acceso a la tierra, a formación o al capital) a los que recurrir en las
    épocas difíciles o que les ayuden a salir de un ciclo de baja productividad.

    09 diciembre 2015 | 14:28

Los comentarios están cerrados.