BLOGS

¿Tribunales sin hombres?

Por Marisa Kohan Marisa Kohan

Imaginemos por un momento que no hubiera ningún hombre representado en los órganos de decisión judiciales. Me refiero a que ninguno o casi ninguno de los jueces que los forman sean del sexo masculino. Que todos los miembros de la Corte Interamericana de Derechos Humanos fueran mujeres. Imaginemos que la Corte Internacional de Justicia estuviera formada por juezas y que se hubiera vetado el acceso a sus colegas del sexo opuesto.

Composición actual de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Imagen oficial de la CIDH.

Composición actual de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Imagen oficial de la CIDH.

¿Por qué? Creo escuchar decirle mientras lee estas líneas. ¿Por qué? es lo que me pregunto yo mientras las escribo. ¿Es que las mujeres quieren dejar afuera a los hombres? ¿Cómo hemos llegado a esta situación? ¿Qué medidas deberíamos adoptar para subsanar esta injusticia?.

Los seres humanos tenemos una gran capacidad de imaginación, pero muchas veces la realidad equipara o supera nuestras ficciones. La realidad es que hoy y siempre los máximos órganos de decisión (judiciales o no) han estado sobre-representados por hombres. O lo que es lo mismo: sub-representado de mujeres. Sin embargo, raramente surge la pregunta de ¿por qué? O ¿qué tenemos que hacer para remediarlo?

Esto es precisamente lo que hace la campaña Gqual (igualdad de género), que se lanzó el jueves pasado en Nueva York y que busca promover una mayor paridad en los tribunales de justicia y en los órganos de decisión internacionales. Los datos recopilados por estas organizaciones (unas 12 que promueven la campaña, entre las que está Women´s Link Worldwide), son demoledores.

Sólo cuatro de los 106 jueces que ha tenido la Corte Internacional de Justica desde que se fundó en 1945 han sido mujeres. De los 15 jueces que la forman hoy en día, sólo 3 son juezas. Más sangrante es la situación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en la  que todos sus miembros (7) son hombres, situación que cambiará ligeramente en 2016 cuando se una a ella una única mujer. Desde que comenzó a andar en 1979 sólo cuatro de sus 35 miembros han sido mujeres.

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia tiene 17 jueces permanentes y sólo dos son mujeres; en el Tribunal Penal de Ruanda, responsable de juzgar el genocidio en aquel país del que muchas mujeres fueron víctimas por las violaciones masivas, sólo dos de sus 10 miembros son juezas.

La campaña #Gqual desvela que hasta septiembre de 2015, sólo 17% de todas las posiciones dentro de los principales tribunales internacionales estaban ocupadas por mujeres y en los tribunales regionales de derechos humanos sólo 25%. Naciones Unidas no se escapa de esta cuenta negativa. De las 52 Relatorías Especiales de la ONU, 19 nunca han sido ocupadas por una mujer.

Decenas de representantes de Estado, miembros de la sociedad civil, activistas, periodistas y juristas internacionales estuvieron presentes en su lanzamiento y se han sumado a esta campaña que pide a los Estados que cuando nominen y voten a sus miembros lo hagan con el objetivo de promover la igualdad de género y que trabajará con todos los actores necesarios para desarrollar mecanismos, directrices y normas para promover una representación más paritaria.

Cientos de personas se han unido a este llamado firmando la declaración de la campaña. Porque no sería justo que existan tribunales sin hombres y por lo tanto, tampoco lo es que sigan como hasta ahora.

Marisa Kohan es Directora de Comunicación de Women´s Link Worldwide.

7 comentarios

  1. Dice ser Isma

    La igualdad de genero no se promueve con iniciativas como esta, esta iniciativa al igual que muchas otras es lo más alejado de la igualdad de género que se puede hacer y se aproxima peligrosamente a la discriminación, positiva pero discriminación.

    Los cargos de cualquier institución los deben tomar las personas mejor preparadas para dicho cargo sin tener en cuenta ni su sexo, su raza, su religión, etc. Así que sí, que un tribunal esté constituido únicamente por mujeres puede darse si son esas mujeres las más aptas para dicho cargo y no hay ningún problema, como podría pasar que fueran constituidos por personas que no se definen a sí mismas con ninguno de los géneros establecidos, ni hombres ni mujeres.

    Hablamos de competencia, no de géneros.

    Un saludo.

    22 septiembre 2015 | 08:33

  2. Dice ser Lico

    Mientras sean justos y cumplan con su trabajo eficientemente daría igual. Y en eso se basa la igualdad ,en que da igual quien te represente mientras lo haga correctamente da igual. Empezar con tantos por ciento me parece ridículo y el principio de envenenar organismos con gente incapaz que solo por el hecho de ser hombre o mujer han de tener un puesto para llegar a cupos.
    Aquí sólo se habla de que son hombres pero no se dice que trayectoria profesional o si son competentes o no para estar en el cargo.
    Lo que deberían pedir y exigir es que cuando se presenten o voten lo primero es que sean los más preparados y los mas competentes e idóneos para esos puestos y no mirar una estúpida ley de igualdad de género.
    A mi me daría igual que fueran todo mujeres mientras fuesen las mejores para ese puesto y no me iría quejando de es que no hay ningún hombre.

    Pedid y exigid las cosas con otros argumentos que no sean el fanatismo de los tantos por cientos y decid que hay personas mejor preparadas para esos puestos o que los que están son unos incompetentes. Eso para mi es la igualdad mirar a la persona por encima de su género.

    22 septiembre 2015 | 08:45

  3. Dice ser susi

    Suena muy bien todo eso de que el puesto que lo ocupe el más capacitado. En realidad sería lo normal y lo justo. Sin embargo, cualquiera sabe que a la hora de elegir a un candidato no se valora igual el currículum de una mujer que el de un hombre. Para eso, os voy a poner dos de mis enlaces favoritos:
    http://blogs.elpais.com/mujeres/2012/10/machismo-desde-las-aulas-universitarias-hasta-los-laboratorios-cient%C3%ADficos-con-las-mismas-competencias-y-habilidades-sobre.html
    En este enlace trata la desigualdad de las mujeres en el acceso a la carrera científica. el experiemento consistía en enviar un currículum idéntico a varias ofertas de empleo. Lo UNICO que cambiaba era el nombre de los candidatos, en uno era una mujer y en otro un hombre. Pues bien, el que tenía nombre masculino era seleccionado más veces, le ofrecían mejores sueldos y era valorado más positivamente que el que tenía nombre de mujer, auqnue, insisto, ambos eran IDENTICOS. Esto mismo pasará en el acceso a otroas ofertas de empleo. Para que luego digan que no hay discriminación.
    Aquí va otro:
    http://www.rtve.es/alacarta/videos/programa/td2-concienciados-la1master/1041132/
    En las audiciones a ciegas para entrar a formar parte de las orquestas, entran el doble de mujeres que cuando la audición deja ver al candidato. Pero no, no hay discriminación. Es todo cosa de feministas histéricas.
    Pese a todo, no estoy de acuerdo con las cuotas, ya que pueden provocar un efecto perverso. Pero debería haber algún mecanismo que impidiera saber el sexo del candidato (por ejemplo, asignarles un código numérico a cada uno de ellos).

    22 septiembre 2015 | 09:19

  4. Dice ser Lolailós

    En esa foto no veo ningún hombre de color (entiéndase negro).

    ¡Racistas!

    22 septiembre 2015 | 09:58

  5. Dice ser Isma

    Claro que hay discriminación hacia las mujeres, en ningún caso lo niego y está más que claro que en esos puestos sucede como en muchos otros, en lo que estoy en desacuerdo es en la solución que plantean porque el sistema actual es malo y la solución propuesta lo sigue siendo. ¿Tiene que haber mujeres en esos puestos? ¿Por qué? ¿Tiene que haber hombres? Mismo da.

    El problema es que para la mayor parte de los puestos se tienen en cuenta factores que poco o nada tienen que ver con las cualidades necesarias para el cargo, hablamos de amiguismos y de mil cosas más. La solución no pasa por introducir mujeres en los organismos si los criterios van a seguir siendo los mismo y puede ser incluso peor. -¿Añadimos al hecho de que le doy el puesto porque tiene mi misma ideología y milita en el partido político que es mujer?- Pues bien vamos…

    Como ya he dicho la solución es la elección por la competencia. Si se tiene exclusivamente ese criterio en principio el hecho de ser mujer, hombre, amigo o enemigo son cosas irrelevantes. A menos que alguna mente perversa decida que es más competente una mujer solo por el hecho de ser mujer o viceversa.

    Que los candidatos vayan con códigos, podría ser de no ser que hoy en día raro es el currículo sin foto que consiga un empleo, la imagen parece ser a día de hoy uno de los grandes criterios de la selección de personal.

    22 septiembre 2015 | 12:12

  6. Dice ser Lola

    Supongo que es una utopía, pero se debe de escoger a las personas por su valía, no por hacer cumplir una cuota, porque entonces habría que contentar a: hombres, mujeres, rubios, morenos, pelirrojos, calvos, teñidos, canosos, gordos, flacos de ambos sexos, y también a los que profesan diferentes religiones, y no digamos ya los distintos colores de piel. Y no digamos ya a los de diferentes opciones sexuales.
    Claro que para conseguir eso, hay que educar desde la niñez, la verdadera igualdad es dar las mismas oportunidades a todas las personas de este mundo.

    22 septiembre 2015 | 15:05

  7. Dice ser Lola

    ¿Hay moderación de comentarios?

    22 septiembre 2015 | 16:56

Los comentarios están cerrados.