BLOGS

¿Por qué las mujeres europeas tienen más probabilidades de ser pobres que los hombres?

Por Mariana Vidal Mariana Vidal

Me resulta sorprendente lo que está ocurriendo en Europa en los últimos años. Países que se preciaban de sus políticas de protección social tienen ahora una de cada cuatro personas en riesgo de pobreza o exclusión social. Democracias que se preciaban de la igualdad ven crecer una brecha entre ricos y pobres, en la que hay colectivos con más posibilidades de estar entre los más pobres. De hecho, las personas en riesgo de pobreza en la Unión Europea son mayoritariamente mujeres: seis millones  más de mujeres que de hombres tienen unos ingresos inferiores al 60% de la media.

Una mujer pide ayuda en Bruselas. Imagen de Ximena Echagüe para Oxfam.

Una mujer pide ayuda en Bruselas. Imagen de Ximena Echagüe para Oxfam.

Me han sorprendido, y preocupado los datos de un nuevo informe de Oxfam sobre la pobreza y la desigualdad en Europa. Algunas razones:

– El desempleo afecta más a las mujeres. En Grecia, país con la tasa de paro más alta de Europa, el desempleo femenino es del 31% mientras el de los hombres es de un 25%.

– Las mujeres asumen el trabajo de cuidado de niñas y niños, o personas dependientes, que no suele ser remunerado pero sí es exigente en horario e imposibilita compatibilizar un trabajo remunerado.

– Aún ahora en la civilizada europa las mujeres siguen asumiendo las tareas domésticas, no remuneradas, a las que dedican el doble de horas que los hombres.

– Los hogares monoparentales y con menores dependientes son los que tienen más riesgo de pobreza, y la mayoría de ellos tiene una mujer al frente. Del 10% de estos hogares que hay en Europa, sólo un 1% está encabezado por hombres. Y en estos hogares se duplica el riesgo de pobreza infantil.

– Las mujeres ocupan más puestos de trabajo precarios y a tiempo parcial. Y cuando se jubilan, las pensionistas reciben una media del 39% menos de pensión que los hombres.

– En los países donde la brecha salarial se ha reducido, esto se debe más a la reducción de los salarios de los hombres que al crecimiento de los de las mujeres.

Las estadísticas no son casualidad. Para luchar contra la pobreza hay que luchar contra la desigualdad. ¿No resulta evidente?

Mariana Vidal es comunicadora y especialista en América Latina.

24 comentarios

  1. Dice ser susi

    Pues mira, porque somos tontas. Porque nostras solitas nos metemos en el fregao de tener críos (sobre todo en países del sur de Europa, los menos conciliadores) sabiendo perfectamente lo que nos acarreará casi con total seguridad: acoso laboral hasta q te vayas voluntariamente, precariedad, desempleo, dependencia…y las hay que aún así, no contentas con lo que les pasó al tener el primer crío, van a por el segundo e incluso a por el tercero, erre que erre, como los borregos. Sin ir más lejos: la mujer de un compañero de mi novio le está insistiendo para que vayan “a por el hermanito”. En la empresa están con un ERE a la vuelta de la esquina y tienen hipoteca para rato (y no precisamente baratita). Una tía q es economista, vamos que se la presupone cierto nivel de criterio y cierto sentido crítico….pues no. A las mujeres nos tienen comida la olla con el rollo de que tenemos que tener “la parejita”, preferentemente niño y niña, que se llevan pocos años. Entonces ya entras en la gloria social. No se dan cuenta de que ese modelo de familia ya está obsoleto, que se corresponde a cuando ellas eran pequeñas, a los 70-80, que el futuro ya no es como solía ser.
    Siempre digo lo mismo: no os dejéis liar en trampas sentimentales, que os llevan a donde no queréis estar. En los países occidentales, donde legalmente las mujeres no son propiedad de nadie y pueden hacer lo q quieran, es donde más existen estas trampas sentimentales para que no escapen del redil. Porque claro, el sistema necesita su reposición de mano de obra y nuevos consumidores.
    Yo lo siento mucho, pero los críos que los tengan los políticos, banqueros y millonarios. O las suecas, noruegas o islandesas, que son los pocos países sonde de verdad se apoya y respeta la maternidad.

    09 septiembre 2015 | 09:30

  2. Dice ser Gon

    Susi:

    Sinceramente, creo que no hay por donde pillar tu comentario; solo unas preguntas:

    1) Quien os tiene comida la olla para que las mujeres tengáis hijos?
    2) Somos los hombres los que os liamos en esas trampas sentimentales de las que hablas?
    3) Como es el futuro que planteas?

    Un saludo

    09 septiembre 2015 | 10:16

  3. Dice ser Doraemon

    Curioso que en estas “estadisticas” se obvien datos como el porcentaje de hombres indigentes frente al de mujeres, el de hombres atendidos en comedores sociales frente al de mujeres, el de accidentes laborales en hombres frente al de mujeres (ya que si que se pone el de “trabajos precarios”)… y así un largo etcetera.

    Vamos… que solo se ponen los dato sque interesan para apoyar la noticia y se obvian los otros.

    Subjetivismo o noticia parcial o partidista, se llama eso. Un buen periodosta ha de ser imparcial, mostrar los datos tal y como son, ofrecer todas las visiones existentes y no obviar informaciones en pos de dirigir la noticia.

    Cuando menos eso indica vuestro código deontológico, si tan “eticos” os considerais.

    09 septiembre 2015 | 10:28

  4. Dice ser susi

    Gon:
    -No he culpado en ningún momento sólo a los hombres sino a la sociedad en general, que como sabrás la componen hombres y mujeres.
    -Cuando llegas a cierta edad y tienes pareja (sobre todo si eres mujer, auqnue los hombres tampoco se libran) todo tu entorno empieza con la cantinela de “y los niños para cuando?”. Todavía hay muchas ideas idealizadas sobre al maternidad. La más difundida es q una mujer sin hijos le falta algo, que nunca será feliz del todo ni su vida será completa si no es madre. Cuando están a la mitad de la treintena no para de bombardearlas con el rollo de que “se les va a pasar el arroz” como si fueran idiotas y no lo supieran. Si dicen que han elegido no tener hijos, las intentan manipular con el rollo de que son unas egoístas. Muchas de las que lo hacen son otras mujeres, (porque como he dicho arriba, hay mucha tonta. Mucha tonta útil para el sistema, que va acriar a la siguiente generación de esclavos agradecidos).
    -No he culpado a ningún hombre. A los hombres tb os intentan liar pero menos. Se supone que la maternidad es el cúlmen de las aspiraciones femeninas, mientras que la paternidades algo importante pero no absolutamente imprescindible para los hombres.
    -El futuro?: quien sabe. Pero dada la desigualdad, precariedad y pobreza crecientes, yo voto por una huelga de natalidad hasta que mejoren las condiciones. Que críen los ricos, los banqueros, los políticos y los funcionarios (aunque estos lo tienen cada vez peor). O los suecos, noruegos e islandeses, que son las únicos sitios donde DE VERDAD se apoya y respeta la maternidad

    09 septiembre 2015 | 10:38

  5. Dice ser Gon

    Susi:

    Lo siento pero me parece una visión tremendamente sesgada de la sociedad y del llamado sistema:

    – Es obvio que la sociedad se base en la continuidad de la misma, que implica procreación. Ninguna sociedad corta su evolución.
    – Los cúlmenes de los que hablas son totalmente retrógrados; hoy en día existen parejas heterosexuales que deciden no tener hijos, y parejas homosexuales que si (tanto gays como lesbianas). Existen también hombres que siempre han querido ser padres y madres solteras que simplemente sienten que quieren tener un hijo.
    – Completamente de acuerdo en los bombardeos a partir de la treintena, pero es algo que hay que ver con total normalidad; aquí entra también el hecho de que la sociedad la componen hombres y mujeres de distintas edades; los mayores quieren nietos, sobrinos…y no es algo que imponga la sociedad, sino la propia naturaleza del ser humano.
    – Los suecos, noruegos e islandeses tienen unas políticas de apoyo a la maternidad muy importantes, precisamente porque su población es baja con respecto a otros países europeos (9m, 5m, y 330k respectivamente). En el caso de Islandia, incluso se incentiva la inmigración ya que hay problemas de consanguinidad.

    Un saludo

    09 septiembre 2015 | 11:01

  6. Dice ser Bern

    Las mujeres europeas son privilegiadas, privilegiadísimas, en comparación con el resto de mujeres del planeta.

    Por cierto, a nadie le obligan a casarse o vivir en pareja, embarazarse, parir hijos, criarlos, etc… Todo esto es voluntario, así que la que lo escoja que apechugue, y si no le gusta la carga que supone, que no lo elija y punto.

    09 septiembre 2015 | 11:04

  7. Dice ser Ana

    Susi, tienes TODA LA RAZÓN. Parece que la mujer no es nada si no tiene hijos, es más, que ni siquiera es mujer. Cuando yo era adolescente tuve un problema médico y en vez de centrarse en mi problema el médico me dijo que me dejara de quejar, que qué iba a pasar y cómo lo iba a hacer más adelante, cuando tuviera crios. Me pilló en aquella epoca muy jovencita, pero si le pillo hoy en día le hubiera mandado muy lejos, adonde mando hoy en día a l@s cotillas que se atreven a meterse donde no les llaman….

    09 septiembre 2015 | 11:22

  8. Dice ser Jose

    #3

    +1

    Información muy parcial, no se menciona absolutamente ninguno de los aspectos en los que los hombres estamos peor. Por qué? Esto os hace perder credibilidad. Parece que solamente queréis demonizar al sexo opuesto a toda costa, o situaros como víctimas, mostrando solo una cara de la verdad y ocultando la otra. Como respuesta al titular, ahí va mi pregunta “Por qué los hombres europeos tienen mayor probabilidad que las mujeres de acabar sin hogar?” El 80% de los sin hogar son hombres.

    Según los análisis de Eurostats, los niveles de probabilidad de pobreza según sexos se han igualado desde 2012 aproximadamente (y en el diferencial mujer-hombre, hay menos probabilidades de pobreza para la mujer en el caso de España, junto con Letonia, Hungría, Dinamarca e Islandia).

    “En 2012 el riesgo de pobreza entre los hombres con estudios primarios (26,9%) ya es superior al de las mujeres de este mismo nivel formativo (24,8%), como consecuencia de la precarización social y laboral que han sufrido este perfil masculino en los últimos años en su relación con el mercado de trabajo.”

    Respecto a la “intensidad de pobreza”:
    “El recuento de Personas sin Hogar, que realiza el INE y cuya últimos datos corresponden al año 2012. En ellos se aprecia que el sinhogarismo es una problemática masculinizada: de las 22.938 personas sin hogar identificadas este año, 18.425 eran hombres, esto es ocho de cada diez. En este sentido, (2009) apuntan que las mujeres en situación de pobreza tienden a desplegar una mayor densidad de contactos como medida paliativa de su situación de vulnerabilidad, lo que les permite escapar de las formas más extremas de pobreza”

    09 septiembre 2015 | 11:30

  9. Dice ser Gon

    Ana:

    Que te tocara un médico idiota, que sin duda lo era, no quita que esa afirmación sea falsa. Angela Merkel, Maribel Verdu…alguien dice que no sean nada o no sean mujeres?

    Me parece un estereotipo muy retrogrado.

    09 septiembre 2015 | 11:41

  10. Dice ser susi

    Gon:
    -Es cierto que ahora hay modelos de familia que antes no se daban. Pero eso no quita que siga habiendo presión para que las mujeres procreen. Las lesbianas tampoco se libran de ello. Claro eso implica presionar tb indirectamente a los hombres. Pero es que ahora ya ni las solteras se libran. Como ya no está tan mal visto ser madre soltera, incluso si no tienes pareja te dan el coñazo.
    -Es cierto que la sociedad necesita reproducirse. Pero claro, pretende que nos reproduzcamos y una vez q eso ha sucedido que nos den. Una mujer con hijos se convierte en una apestada en el mundo laboral lo que dificulta mucho el poder ganarte la vida. Vamos, que seamos la fábrica de repuestos del sistema, pero después si te he visto no me acuerdo. Y si, es cierto que está en la naturaleza humana el tener descendencia, pero si no es mucho pedir, que no te lleve a la ruina y a la dependencia económica.
    -Las políticas de apoyo a la maternidad q hay en los países escandinavos no se deben a que sean pequeños. Grecia o Portugal son igual de pequeños y es más o menos la misma mierda que aquí. Sin embargo, Francia es más grande q España y aunque no lleguen al nivel de los escandinavos, ya quisiéramos el apoyo a la famlia que hay allí. Es una cuestión cultural, de mentalidad.
    Bern:
    Por supuesto que en general, los europeos hombres y mujeres somos privilegiados. Precisamente por eso, como legalmente nadie puede obligarnos a procrear, hay que emplear otros métodos. La maternidad vista como obligación ya no cuela, por lo tanto se idealiza y se sobrevalora como un camino ineludible para toda mujer. La que no pase por el aro es vista con recelo. Ciertamente, muchas mujeres quieren tener hijos sin que nadie las convenza. La mayoría. Pero el precio a pagar ¿cual es?: paro, precariedad, dependencia, ¿compensa? El sistema lo que quiere es que lo hagamos pese a todos esos inconvenientes. Pues no, que los solvente y luego ya si eso hablamos de reproducirnos.

    09 septiembre 2015 | 11:51

  11. Dice ser susi

    Gon:
    Precisamente a Maribel Verdú le han dado el coñazo con el tema un montón de veces, y a otras famosas como Cameron Díaz igual. No así a hombres famosos q no son padres. (Y eso q ella tendría menos excusa para no tener hijos, ya que su situación económica es muy distinta de la del ciudadano medio).

    09 septiembre 2015 | 12:04

  12. Dice ser incómoda verdad

    Debo ser el único que sólo ve hombres pidiendo en el Metro y la calle y las poquísimas mujeres que me encuentro tienen toda la pinta de formar parte de grupo organizados del Este europeo.

    Por otro lado, el matrimonio y la natalidad se ha convertido en un salvavidas para las mujeres occidentales, el hombre sabe que tiene todas las papeletas de perder la casa y estar obligado a pasar una manutención durante muchos años.

    09 septiembre 2015 | 12:06

  13. Dice ser Gon

    Susi:

    Completamente de acuerdo, palabra por palabra, con el segundo párrafo. Respecto a los países que mencionas, amplio mi respuesta a renta per capita vs población.

    09 septiembre 2015 | 12:18

  14. Dice ser Abella

    ¡¡Que barbaridad, Ana!!

    ¡¡Y yo con estos pelos!!

    09 septiembre 2015 | 12:19

  15. Dice ser Aldamiz-Echevarría

    Hombre Susi!!

    Una vez más por aqui!! No me lo esperaba…..

    ¿Por que no te haces tu propio blog? Sería una manera muy terapeútica de exteriorizar todas tus inquietudes.

    09 septiembre 2015 | 12:25

  16. Dice ser victor_elche

    os duelen las verdades o me habeis censurado el comentario por capricho¿ censuradme este anda..seguid con vuestro caciquismo.

    09 septiembre 2015 | 14:24

  17. Dice ser zipkampeador

    El gobierno lo tiene muy facil:
    Que tu no quieres tener descendientes para contrubuir a la madre patria y general futuros consumidores; por yo te penalizo todos los aspectos de tu vida con mega_impuestos y tremendas multas.
    Ademas a costa de tus impuestos pago una campaña de concienzacion psicologica para que todo el mundo que conozca tu situacion y sobre todo que estas asi porque lo has decidido y piensas asi, te escupa a la cara y te reproche lo hipocrita, mala persona, egoista, etc que eres ( ¿ o no vez como ahora mismo los hombres somos satanicos y maltratadores del genero opuesto por la simple desgracia de haber venido a este mundo con un rabo entre las piernas ? ).
    Despues si persistes en tu mala conducta, te meteran en la carcel para dar ejemplo a que nadie secunde tus ideas terroristas
    Vamos que te crees tu que vas a cambiar al mundo jejejej

    09 septiembre 2015 | 15:39

  18. Dice ser asmodeo

    1- los INDIGENTES son mayoritariamente hombres

    2- los que se tienen que ir de su casa tras un divorcio son hombres

    3- los que pasan las pensiones son hombres, y las que las reciben son mujeres. Esto no aparece nunca en ninguna estadistica

    4- los que suben la media de riqueza de los hombres son una minoria de la élite. Es lo que tiene hacer una estadistica sin aplicar el llamado coeficiente de correción

    09 septiembre 2015 | 15:52

  19. Dice ser susi

    Gon:
    Lo de la renta per cápita es una explicación pero no suficiente. Ciertamente, un país donde sus habitantes pasan hambre no se podrá plantear medidas de apoyo a la familia. De hecho suelen tener muchos hijos pese a la falta de ayudas porque suelen ser economías basadas en la agricultura donde los hijos son mano de obra (como aquí antiguamente).
    Sin embargo hay países tremendamente ricos donde el apoyo a la maternidad y a al familia es muy baja:
    -En Japón, la mayoría de las mujeres dejan de trabajar al tener hijos. Y es el segundo o tercer país más rico del mundo.
    -En EEUU el tema social no lo tienen nada claro pese a ser la primera potencia mundial. Al menos no les cosen a impuesto como aquí
    -Por no hablar de Arabia Saudí y similares: vamos, seguro que las saudíes disfrutan del mismo appoyo a la maternidad que las noruegas.
    Insisto, es una cuestión cultural y de prioridades.

    09 septiembre 2015 | 16:08

  20. Dice ser yo mismo

    Pertenezco a ese porcentaje de hombres que hace años hubiera dado su vida por defender la igualdad real de todos los seres humanos, pero al que ahora mismo le importan un pimiento todas esas estadísticas sesgadas que tratan a la mujer como a una víctima y al hombre como un continuo agresor.
    Perdéis credibilidad a raudales y os costará mucho recuperarla, y al final perderemos tod@s.

    09 septiembre 2015 | 16:46

  21. Dice ser koplovicha

    ¡¡Y yo que se!!!

    A mi no me importa que mi mujer fuese rica.

    09 septiembre 2015 | 18:48

  22. Dice ser Ana

    Gon, cariño, no digo que todos lo que me lo hayan dicho hayan sido hombres. Me lo han dicho también muuchas mujeres. Lo que me refiero es que es un problema social, no sólo delos hombres. Pur supuesto que muchos hombres también me han dado su apoyo, eso del médico es solo un ejemplo
    Un amigo de mi padres en la Universidad me dijo que no hiciera la especialidad, que cómo me iba a hacer cargo entonces de los hijos.
    Y una amiga mía me ha dado mucho tiempo la lata con el temita. Es algo general.

    Abella, nos vamos mañana a la pelu, tranquila 😉

    09 septiembre 2015 | 20:45

  23. Dice ser Rosa Maria

    Rectificar es de sabios y ademas, en este caso es lo más justo.

    A la tarde, una amiga había puesto un comentario y al llegar yo a casa ya no lo veía.

    Ahora ya se puede ver.

    Así que solicito que quites mi post Nº 23, si lo tienes a bien y te ruego aceptes mis disculpas.

    11 septiembre 2015 | 04:41

  24. Dice ser Alicia

    Eso es universal, la pobreza es mayor en las mujeres porque renuncian a las ambiciones lprofesionales en pro de la familia e, incluso, cuando tienenen jornadas laborales similares, trabajos con riesgo físicos similares y puestos similares, son retribuidas mucho peor, pues son menos ambiciosas y se conforman con menos, los hombres siempre exigen más y porque los empresarios consideran que su sueldo es “subsidiario al del marido”. Lo de opción por la familia es un instinto y, sin ese sacrificio, que los hombres no harían, nos extinguiríamos los humanos, como ya le pasa a la Europa no tercermundista (la tercermundista se reproduce sin parar: eso parará el progreso científico y hará desaparecer la sociedad avanzada, con ello, nos abocará a la probeza a todos y a un descenso en la esperanza de vida de 20 años, al menos, porque, sin ciencia, tampoco hay medicina ni tantas cosas. Los pobres no son los que tienen que procrear, porque sólo procrean más pobres. Y son los que, ahora, lo hacen…). Pero lo curioso es que MIENTRAS LA POBREZA REAL ES SOBRE TODO FEMENINA, LOS QUE ACUDEN A LOS ALBERGUES, SERVICIOS Y COMEDORES SOCIALES, A QUE LES CUIDEN Y DEN DE COMER, SON, SOBRE TODO, HOMBRES. Los hombres no son los más pobres, son las mujeres, pero a ellos es a los que les tenemos más lástima. En las cenas de Navidad, no hay un viejo que convide a sus hermanas a cenar en su casa, sino que son las mujeres, que no tienen apenas pensión, quienes sí lo hacen. De hecho, toda hija considera a su padre mayor un inútil para cuidarse él y su casa y lo acoge, y, si su madre es quien está enferma, o se hace cargo ella o le pone una asistenta a su padre; pero, en cambio su madre, con la misma edad, cuida de su padre hasta la muerte, normalmente sin ayuda alguna, aunque esté ella misma cargada de dolores. Así, el machismo no es que una mujer decida, porque no le queda otra o porque quiere tener familia, quedarse en casa para cuidar a los hijos: eso es cumplir un instinto que vien impuesto por los estrógenos en el cerebro (y renunciar a él, para la mayoría, puede ser tan doloroso como exigirle a los hombres que hagan celibato de por vida), que no tiene nada que ver con la educación ni las exigencias sociales: lo hacían las primeras homínidas y no había muchas reglas sociales todavía. El precio que pagamos por eso es empobrecernos, ganar menos, sí, porque estamos programadas para cuidar crías, no para ser proveedoras, eso lo hemos aprendido por cultura porque hemos descubierto que nos da libertad y poder y mayor seguridad material y poder jerárquico que si dependemos del hombres que, con las leyes de divorcio, además, nos puede abandonar por otra más joven y, con el derecho de alimentos a los hijos naturales, puede mermar nuestros recursos desviándolos hacia los hijos de otra mujer y, con los trabajos modernos, que ya no labran la tierra, crian ganado ni cazan, pueden ser despedidos sin que nos garanticen el sustento, como sí hacían en la antigüedad, donde todo eso no existía y, además la extensa red familiar se hacía cargo de las viudas, cosa que ya no sucede. Por eso ahora las mujeres trabajamos y somos proveedoras y porque hemos descubierto que, además, somos muy inteligentes y sacamos mejores resultados académicos en general, así que le hemos cogido el gusto al estudio y queremos, lógicamente, explotarlo. Por eso trabajamos fuera, pero nuestro instinto, mientras somos fértiles y si tenemos los suficientes estrógenos en el cerebro, es criar, mientras que el de los hombres es cazar y/o proveer. Para ellos, criar hijos es un aprendizaje avanzado “artificial”, pero no institintivo, pero, para nosotras, es algo que nos sale solo. Y, claro, nos empobrece, como al hombre le merma la esperanza de vida el tener grandes dosis de testosterona, lo que le afecta al corazón, disminuye sus resistencia a infecciones, le hace ser más agresivo, morir en guerras, tomar más drogas, correr más al volante, acabar más en la cárcel y correr más riesgos innecesarios que la mujer. Esas son las injusticias de la naturaleza, no hay que culpar siempre a la “educación”. Las hembras de la humanidad entera y el resto de los mamíferos, que hacen lo mismo, no pueden equivocarse en la educación. Nuestros sexos se han especializado a lo largo de la evolución y hay que reconocerlo. Eso no es machismo. El machismo de la pobreza es considerar que los hombres no pueden afrontar solos su pobreza ni ninguna otra desgracia y las mujeres, que son más pobres y tienen a gente a su cargo encima, sí pueden. Porque la mujer coge su pobreza y, con el paquete que le entrega Cáritas, hace una olla de garbanzos para toda la familia. El hombre, coge el euro y medio que cuesta y se compra un bollo, se toma una cerveza en el bar o se lo fuma y luego acude al comedor social para que le sirvan los garbanzos. Por eso las ayudas de las ONG en el Tercer Mundo van dirigidas a mujeres, porque de su ayuda come toda la familia, el hombre se lo gasta primero EN ÉL. Además, una mujer pobre cumple un papel social en la familia: cuida de niños y ancianos y come menos, así que la familia la acoge y protege, por eso, porque trabaja. El hombre en paro, a menudo no hace nada, sólo gruñe y engorda sentado ante la tele, así que se convierte en una carga y, a menudo, la propia familia lo expulsa o la mujer lo echa, por vago, ya que, encima, come por dos mujeres y por tres o cuatro niños. la reducción de machos cuando haya escasez pasa hasta en las colmenas. A las obreras se las mantirne, a los zánganos, cuando escasea el alimento, se los echa o mata, porque consumen recursos pero no aportan. Y en ciertas circunstancias de escasez de recursos y aumento de hombres jóvenes, los humanos hacen la guerra: así se liberan de machos “de sobra” , de la misma manera que en muchos mamíferos los echan de la madriguera, pero a las hembras no, aunque suelan cazar menos y pasen más hambre que los machos. En los humanos también pasa, pero nuestra cultura se apiada más de la pobreza del hombre (y eso sí es machismo, porque en la naturaleza se hace al revés). Machismo es que se consideren más necesitados a los hombres, aunque, por naturaleza, tiene más recursos materiales y físicos que la mujer: cualquiera que vea a las madres de hijos varones de cuatro años, que corren antes que las niñas y son más fuertes, verá cómo sus madres se lo hacen todo y, en cambio, las niñas de tres años se visten solas, se asean solas, se ponen el desayuno, recogen la mesa, ayudan a sus hermanos bebés y recogen su ropa, al menos las mías lo hacen y mis sobrinos varones son bebés grandes, con esa edad. Por eso los indigentes son, sobre todo hombres, cuando la pobreza es, sobre todo, femenina. Una mujer media ha cobrado, en su vida, menos de la mitad que un trabajador medio, pero, cuando queda en paro, resulta que ha ahorrado más.La pobreza es femenina, pero la indigencia (en su significado de “ser solicitante y receptor de socorro”) es masculina.

    17 septiembre 2015 | 12:11

Los comentarios están cerrados.