BLOGS

Cobrar como un hombre

Por Dori Fernández Dori Fernández

Hace unas semanas, representando a la PPiiNA, mantuve una conversación con dos de nuestras eurodiputadas, Iratxe García (PSOE) e Izaskun Bilbao (EAJ- PNV) que –todo hay que decirlo- fueron extremadamente amables al hacer un hueco en sus apretadas agendas. Hacía pocos días que se había votado en el Parlamento Europeo si rescatar o no la Directiva de Maternidad que, entre otras cosas, persigue ampliar el tiempo de permiso de las madres sin ampliar a la par el de los padres (u otro progenitor/a). Para que nos entendamos: esa Directiva ensancharía aún más la diferencia entre los días que mujeres y hombres se ausentan del empleo para el cuidado de su prole, lo que en la práctica supondría un ensanchamiento también mayor de la discriminación que sufren las mujeres en el acceso, permanencia y promoción en el empleo por verse y percibirse “menos disponibles” para el mismo por las empresas. Así de claro.

'Mind the gap', cuidado con la brecha, logotipo de la campaña estudiantil feminista británica del mismo nombre, que se inspira en un cartel del metro londinense. Imagen: Mind The Gap

‘Mind the gap’, cuidado con la brecha, logotipo de la campaña estudiantil feminista británica del mismo nombre, que se inspira en un cartel del metro londinense. Imagen: Mind The Gap

Si desean saber más sobre los distintos tipos de discriminación por maternidad y cuidados, pueden escuchar la entrevista que me hicieron en Radio Conectadas sobre el tema meses atrás.

La cuestión es que la actual legislación laboral en materia de permisos por nacimiento, (arts. 48 y 48 bis del E.T.) legitima ese reparto desigual del cuidado, puesto que incentiva a los papás a volver al trabajo en apenas dos semanas tras el nacimiento de la criatura, mientras aleja a las madres del empleo, asignándolas el cuidado y la crianza. Es lo que conocemos como división sexual del trabajo (DST): hombre productor – mujer reproductora y cuidadora.

Cuando nace una criatura, el papá generalmente se toma de permiso las dos primeras semanas, mientras que la mamá toma las 16 completas (las 6 primeras obligatorias, más las 10 que pueden repartirse entre ambos), a las que suele añadir: las horas de lactancia en días, las excedencias (sin salario), las reducciones de jornada (y de salario) e incluso el abandono del empleo como muestra el último informe de la OIT sobre maternidad y paternidad, 2014. Esta es la “norma social” en el trabajo de cuidados; basta con echar un ojo a los datos que nos ofrecen los organismos nacionales e internacionales para atisbar las consecuencias.

Pero no crean que la diferencia en los permisos por nacimiento y adopción es la única que consolida la distribución sexual del trabajo, si bien es cierto que es la primera y más importante. También hay otras normas legales que incentivan a los hombres a participar en el empleo formal (el remunerado), mientras que lo desincentivan para las mujeres, como por ejemplo la desgravación por ‘esposa dependiente’ que sigue vigente en el IRPF. Les invito a leer Desiguales por Ley. Las políticas públicas contra la igualdad de género, de María Pazos Morán, que explica con detalle todas estas disfunciones legales.

El meollo del asunto es que los derechos económicos (prestaciones por desempleo, incapacidad transitoria, permanente, jubilación, etc.) tienen una base contributiva, es decir, su cuantía se calcula en función del tiempo cotizado: menos tiempo cotizado conlleva menor capacidad económica mientras se está trabajando y menores prestaciones cuando no se trabaja. Con lo que la diferencia en la capacidad adquisitiva de mujeres y hombres queda sentenciada y bendecida por las leyes. En este artículo anterior lo explico más extensamente.

Así pues, vemos cómo este reparto desigual del cuidado se convierte en la cimentación perfecta de la distribución sexual del trabajo, el mejor caldo de cultivo para el crecimiento vigoroso de la desigualdad social entre mujeres y hombres. Un hecho que, unido a que en nuestras sociedades sólo tiene valor lo que está monetarizado, lo que ‘aporta dinero’, coloca el trabajo que realizan mujeres y hombres en niveles muy distintos de consideración e importancia. Dicho de otra forma: el reconocimiento y la valoración que aporta a las personas el tipo de trabajo que realizan, deja a las mujeres en clara desventaja y poder de negociación frente a sus parejas varones y frente al resto de los hombres.

Una de las consecuencias nefastas de la DST es la brecha de género salarial, que es de lo que venía a hablarles hoy, de ‘la diferencia de ingresos entre hombres y mujeres que realizan el mismo trabajo’ y que, además de vergonzosa, es uno de los termómetros de salud de nuestras democracias. En España llega hasta el 25,9 por cinto en edades superiores a 55 años, pero da igual analizar cualquier país del entorno europeo, que es con los que debemos compararnos. En todos vemos la misma tendencia: los hombres perciben unos ingresos bastante superiores a las mujeres. El siguiente gráfico confeccionado con datos de Eurostat, muestra todos los países de la UE, entre los que destaco al nuestro con un óvalo naranja. Las barras verdes representan la brecha de género salarial en 2006, las azules en 2013. Da miedo ¿a que si?

Datos de brecha salarial de género en la Unión Europea. Fuente: elaboración propia de la autora. Eurostat.

Datos de brecha salarial de género en la Unión Europea. Fuente: elaboración propia de la autora. Eurostat.

Pero no voy a extenderme sobre los elementos que causan esa brecha salarial, baste recordar que el tipo de trabajo que se desempeña, la categoría profesional asignada, el tipo de contrato (temporal, a tiempo parcial, a jornada completa, por horas), la diferencia en capital humano, etc. unido a la discriminación machista pura y dura de quienes valoran menos el trabajo de una mujer y por consiguiente lo remuneran peor, configuran esa diferencia de salario. Hay un artículo muy interesante de Sara de la Rica al respecto en el blog Nada es gratis que les enlazo por si desean ampliar.

Me quiero centrar en el tipo de empleo que ‘eligen’ las mujeres generalmente. Y lo pongo entre comillas porque estarán de acuerdo conmigo en que es lo que toca si han leído el artículo desde el inicio. La libertad de elección es una falacia que queda muy progre cuando se intenta convencer de que son las mujeres quienes eligen ser discriminadas en el empleo por no haber estudiado -por ejemplo- ingeniería aeronáutica, o cuando son compradas sexualmente…

Lo que está claro es que los estereotipos de género tradicionales,  forjados desde el nacimiento con el taladro en las orejas de las niñas, los juguetes diferenciados por sexo más tarde y la experiencia de verse cuidados y cuidadas por sus madres, influyen definitivamente en los itinerarios académicos y profesionales que las chicas y chicos eligen posteriormente.

En general, el oficio que eligen las mujeres viene a representar prácticamente una extensión más de su rol cuidador. Así, vemos que una gran mayoría de las féminas desarrolla su carrera profesional fundamentalmente en tres sectores:

  • Salud (enfermeras, médicas, auxiliares…).
  • Educación (maestras de primaria, profes de secundaria, de bachillerato, de universidad…).
  • Servicios (camareras, cocineras, planchadoras…).

En el cuadro de debajo, con datos recién cogidos del INE, podemos verlo con claridad.

Tasas de ocupación 2015

Igualmente resulta curioso comprobar cómo en ninguno de esos sectores la presencia femenina destaca por estar mayoritariamente en puestos de dirección o en ámbitos de toma de decisiones. Que va, la mayoría aplastante de profesionales directivos en esos sectores –y en todos- son varones. ¿Casualidad? Lo dejo para la reflexión junto al enlace Mujeres y Hombres en España, 2014 que publica el INE cada año para que quien lo desee pueda investigar por su cuenta.

La pregunta del millón ahora mismo es otra. ¿Cómo conseguir que las mujeres tengan un sueldo digno por trabajos que en sus casas hacen gratis? Yo lo tengo claro. Espero que si usted ha llegado leyendo hasta aquí, también lo tenga.

Dori Fernández Hernando es Graduada en Igualdad de Género por la URJC. Formadora y consultora freelance en igualdad de género, nuevas tecnologías y Prevención de Riesgos Laborales, colabora entre otras conSinGENEROdeDUDAS, CB., Comunidad de Conocimiento Profesional con Enfoque de Género. Actualmente participa en un proyecto formativo que lidera el Instituto Madrileño de Formación. Pertenece a la PPIINA y a la Asamblea de Mujeres de Córdoba Yerbabuena.

27 comentarios

  1. Dice ser dfads

    como cobrar como un hombre trabajando sin quejarse y punto pelota, cobro mas que muchos, muchos hombre,s trabajo mucho mucho mas nada de irme a mi casita a las 15 horas, cuando el otro dia una me dice quellega cansada a las 17h, y que luego tiene que esperar al marido a las 20 h y que no hace nada, me quede con ganas de tirarle un tiesto a la cabeza a mi a las 17h me quedan 4 horas de trabajo y me llevo trabajo a casa, eso si tengo un puesto para el que la mayoría de mujeres dicen que no se los da porque están discriminadas, ja, unas narices lo que pasa es que no puedes llegar tarde y faltar tanto… so vaga

    23 julio 2015 | 09:01

  2. Dice ser Juan

    ” lo que en la práctica supondría un ensanchamiento también mayor de la discriminación que sufren las mujeres en el acceso, permanencia y promoción en el empleo por verse y percibirse “menos disponibles” para el mismo por las empresas. Así de claro.”

    Estamos perdiendo el norte ya.
    O sea… dar más permiso de maternidad a la mujer que al hombre… ¿es discriminar a la mujer?

    Pues lo tenéis bien fácil. El permiso de maternidad no es obligatorio (sólo 6 semanas, por motivos biológicos obvios). Con no cogerlo, santas pascuas.

    Claro que si queréis que la legislación no os discrimine, lo lógico entonces sería eliminar totalmente el permiso de maternidad a la mujer y concederlo todo a la paternidad al hombre. Con eso la discriminación sería 0, ¿no?

    De verdad, lo que hay que oír.

    La ampliación del permiso de maternidad de la madre, que ya octuplica al del padre, sin ampliar el permiso de éste, es una discriminación AL HOMBRE.

    El hombre tiene la misma responsabilidad ante el hjijo. Tiene las mismas obligaciones… pero curiosamente no los mismos derechos. Y ampliar esa diferencia lo que hace es aumentar la discriminación… AL HOMBRE.

    23 julio 2015 | 09:08

  3. Dice ser Fernando: Un español

    Vaya por dios. Pues de todo eso la culpa la teneis vosotras:

    1- Oponiendoos a la custodia compartida.
    2- Haciendo leyes para secuestrar varones por discriminacion positiva “porque sois mas debiles”.
    3- Menospreciando las cualidades en el cuidado de los niños de los varones: “Quita que tu no sabes” “Quita que lo hago yo mejor” etc.
    4- Incentivando la discriminacion positiva en vez de la igualdad, de esta manera, cada dia habra y hay mas machismo.

    En fin, en resumen, custodia compartida, ley de violencia intrafamiliar, leyes justas de divorcio, mismos derechos en maternidad que en paternidad y vereis como las cosas nos van mejor.

    Por cierto, muy igualitaria usted, solo le parece mal ampliar la maternidad y no la paternidad, porque dificulta el acceso al trabajo de la mujer.

    Sobre lo demas….. ¿Machismo? ¿Existe? Bueno, los niños aprenden lo que se les enseña, teniendo en cuenta que los niños han venido siendo educados por mujeres, en vez de hablar tanto de hombres que antes fueron niños, HABLA DE LA EDUCACION QUE RECIBIERON DE SUS MADRES.

    23 julio 2015 | 09:43

  4. Dice ser Radagast el Pardo

    Vamos, que se quiere trabajar menos y cobrar más por el mero hecho de ser mujeres.

    23 julio 2015 | 09:46

  5. Dice ser Benji

    Creo que en materia de igualdad laboral y real aun queda mucho camino por recorrer. Sin embargo, la naturaleza es la que es: Los cambios hormonales, el parto y la lactancia natural (Beneficiosa para el bebé según miles de estudios) son cosas que solo la mujer puede asumir hoy en día. Es natural que una mujer con 2 hijos se ausente 1 mes de su embarazo, todas las semanas de lactancia obligatorias (6) y gran parte de las opcionales con su pareja (10), con lo que el equipo de trabajo en el que esté tenga que rotar para cubrir su ausencia de mínimo 3 meses por niño.

    En esos 3 meses su evaluación laboral descenderá (es lógico, no estaba en su puesto cualesquiera los motivos) y el jefe promocionará a cualquier otra persona que estuvo los 12 meses dando el callo, cosa que me parece justa por otra parte. Y esto no es de machismo, es de sentido práctico y común de cualquier empresa que quiera aumentar sus beneficios.

    El modelo no nos sirve porque al gobierno (gracias a sus ingentes cantidades de petróleo) tiene dinero de sobra, mientras que aquí falta bastante. Lo suyo sería un posible modelo mixto, pero ni idea de cómo se puede implementar.

    Tu solución (según tú misma planteas) es sacar a las mujeres de los trabajos que “escogen” dado que vienen taladrados desde la infancia. Tengo que decir que tal vez también haya una inclinación genética (cerebros funcionan diferente de hombre/mujer) de las mujeres a tender a trabajos más empáticos y relacionales vs. trabajos abstractos (ingenierías, arquitectura, etc…) o físicos (mineros, pescadores, agricultores, obreros…).

    Es una teoría, pero si pudiera comprobarse tal vez vemos que la igualdad como tal no hace falta, sino poder especializar a la gente adecuada en su rol, sean hombres o mujeres, y potenciar al 100% su especialización en su campo, sea la pesca o la enfermería.

    23 julio 2015 | 09:56

  6. Dice ser Yoyo

    En general estoy de acuerdo con parte del artículo, pero hay una cosa que no me trago: la tan cacareada brecha salarial entre hombres y mujeres. Centrando el problema, como parecéis sugerir, en el HECHO de que una mujer cobra menos sólo por serlo.

    En realidad, ese punto del artículo me resulta contradictorio. Primero hablas de “la diferencia de ingresos entre hombres y mujeres que realizan el mismo trabajo”, recalcando después que “los hombres perciben unos ingresos bastante superiores a las mujeres”. Pero luego reconocéis una serie de posibles causas, y cito textualmente: el tipo de trabajo que se desempeña, la categoría profesional asignada, el tipo de contrato (temporal, a tiempo parcial, a jornada completa, por horas), la diferencia en capital humano, etc. Y te respondo: ¡Obviamente! Estamos hablando de desarrollar el MISMO trabajo en las MISMAS condiciones. ¿Cómo quieres cobrar lo mismo que otra persona realizando su mismo trabajo, cuando tu trabajo es a tiempo parcial y el del otro es a jornada completa?

    Observarás que he dejado fuera la “discriminación machista pura y dura de quienes valoran menos el trabajo de una mujer y por consiguiente lo remuneran peor”. Por una causa muy sencilla: en este país eso es ilegal, y si se demuestra que una persona cobra menos sólo por el simple hecho de ser mujer, al empresario se le cae el pelo.

    Las tablas salariales de los convenios vigentes en las empresas en las que he trabajado establecen un salario determinado para cada categoría profesional, la cual se determina por las funciones del trabajador. Luego estos salarios pueden ser incrementados con diferentes complementos, como antigüedad o pluses relativos a la tarea desempeñada, pero nunca por el sexo del trabajador.

    23 julio 2015 | 10:01

  7. Dice ser swerd

    Las mismas pamplinas de siempre.

    Ella se queda en casa porque para trabajar y destinar el 30-40% del sueldo a pagar a una cuidadora/guardería, para eso lo cuida su progenitora/progenitor.

    El marido, por lo general, cobra más, pero el “no suele tener derecho a cogerse excedencias ni reducciones de jornada”.
    Y cobra más porque “se queda a hacer horas extra”, hace noches, 5º turno, etc…

    Y os empeñáis en seguir diciendo que las marginadas son las mujeres, cuando no es así.

    El permiso de PATERNIDAD de un mes sigue congelado desde hace más de 4 años y no parece que lo quieran “descongelar”.

    Si queremos igualdad la queremos para TODO, no sólo para lo que os interese.

    Dori Fernández, se la ha visto el “plumero” ya en el título tendencioso que ha escrito.

    23 julio 2015 | 10:27

  8. Dice ser swerd

    No sabía que la censora de 20minutos era mujer, por no publicar mi comentario, que parece no le ha gustado PORQUE DICE LA VERDAD que nole gusta oir.

    23 julio 2015 | 10:31

  9. Dice ser Que dices tío

    No te lo crees ni tu. A igual trabajo y categoría profesional tengo compañeros y compañeras que cobran mas que yo y también menos porque obvias algo como los quinquenios y trienios que es los años que llevas de antigüedad en la empresa y están perfectamente reflejadas esas tablas salariales en los susecivos convenios laborales en los que o casualidad ningún solo convenio diferencia el salario según el sexo de cada empleado pero si diferencia la antigüedad ejerciendo el trabajo. Las mujeres acumulan menos años en activo en la vida laboral porque abandonan menos los estudios y porque disponen de mejores derechos para ausentarse del trabajo por razones de maternidad o directamente porque prefieren estar al cuidado de los hijos antes que dedicarse a hacer rico al empresario de turno.
    Para una madre responsable siempre preferirá estar dedicada a sus hijos y para un padre también. La diferencia es que para el padre no existe una ley que le permita esa posibilidad y tiene que irse a trabajar cuando preferiría estar al lado de su hijo nacido. Aunque eso después implique cobrar un poco menos al mes o al jubilarse.
    Lo que hay que hacer con los datos estadísticos es leer la realidad de la sociedad y no leerlos y después interpretarlos según una determinada ideología política porque si no siempre os pasa lo mismo, que nos asquean tanto los políticos como los periodistas tratando de explicarnos unas chorradas que no van con el pueblo y sus necesidades. Las tonterías “que lo son” de falta de derechos de la mujer en pos países europeos asquean. Los hombres y mujeres de Europa nos movemos como el resto del mundo. Según las necesidades que tenemos que cubrir y si no tuviéramos que asegurar el aporte de dinero a casa ya te digo que ni las madres ni los padres nos despegaríamos un segundo de nuestros hijos para ir a hacer esa cosa que llaman trabajo.

    23 julio 2015 | 10:36

  10. Dice ser Juan

    Hum, curioso.
    Censurando cualquier comentario que no coincida con la opinión de la bloguera.
    Viva la libertad de expresión, sí señor(a).

    23 julio 2015 | 10:43

  11. Dice ser Juan

    Me ha pasado como a swerd.
    Parece que hay problemas con el refresco de los comentarios. Recargas y desaparecen.

    Mis disculpas a la bloguera, no ha habido censura ni borrado de comentarios.

    23 julio 2015 | 10:58

  12. Dice ser Qriosidades

    Muy buen artículo. Pero resulta muy curioso, o preocupante, que ante un artículo estupendo, fundamentado, con datos y análisis que explican por qué se está llegando a esta situación… Los comentarios sean que la culpa es de las mujeres. ¡¡¡Un poco de inteligencia, por favor!!! No volveré a leer los comentarios, no aportan nada válido.

    23 julio 2015 | 11:01

  13. Dice ser Radagast el Pardo

    Ya vemos que aquí se censura según la opinión que se exprese. No sé si la autora sabe que la Constitución Española de 1978 admite la libertad de expresión.

    Pero en fin, ya que no nos podemos salir de las directrices oficiales, expresemos nuestra opinión como quiere la autora: “Que le den a la mujer el mismo sueldo que a un hombre aunque la mujer tenga una cualificación inferior a sus compañeros. Y que le paguen también la baja por maternidad. Que paguen los hombres, y que se callen que no tienen razón contra una mujer”

    23 julio 2015 | 11:27

  14. Dice ser nekane

    Ignorar datos es lo que hace el sistema machista que mueve el mundo, con el apoyo feroz de cuatro machistas más que conviven con nootros en la escalera, en el trabajo y les carcome que una mujer esté por encima de ellos, simplemente por estar mejor preparada: o sea haberselo currado mejor, en años de universidad, másters, idiomas etc. …apoyar éste sistema que, por los siglos de los siglos, seguirá coartando a la mujer ignorando los datos que hay en la mesa, no solo de nuestrro país, el mundo entero funciona así… cierto también que algunas, muchas no avanzamos por la crianza de los hijos, por la culpabilidad de primar por encima de ellos y fallar como madre, pero lo innegable es lo que aquí se trata: a igual categoría laboral, sueldo menor para nosotras, por guapas y por tener un gasto adicional fijo al mes en productos de higiene… y el machismo tan fresquito!

    23 julio 2015 | 11:29

  15. Dice ser MAR

    Pues si que es injusto.
    Pero lo que es injusto es que lo de la igualdad siempre la toméis las mujeres del modo que mejor os interesa.

    23 julio 2015 | 13:02

  16. Dice ser MAR

    Como gusta mezclar churras con merinas o intentar cobrar mas por distintas cosas.
    Podiamos comparar el sueldo de una ejecutiva alemana y un cajero español pero es obvio que no es lo mismo.
    Muchos datos pero nada que diga que a mismo puesto/horas de trabajo distinto sueldo.

    23 julio 2015 | 13:04

  17. Dice ser Lolailos

    He tenido que releer el artículo varias veces, porque no hay por dónde cogerlo.

    Empieza:
    “en la práctica supondría un ensanchamiento también mayor de la discriminación que sufren las mujeres en el acceso, permanencia y promoción en el empleo por verse y percibirse “menos disponibles” para el mismo por las empresas. ”

    1.-Nadie te obliga a tener hijos, es una decisión totalmente personal y libre.
    2.-Que te dejen de permiso 4 meses o 5 años no significa que te lo tengas que coger todos.
    3.-Si has estado 4 meses o 5 años; a la vuelta no pretendas que te promocionen o te tengan en cuenta igual que el que ha estado ahí o hasta ha tenido que sustituirte.
    4.-¿Cómo diántre puede eso suponer una discriminación? ¿Acaso no buscáis eso, el poder pasar más tiempo con los hijos?

    Sigue: ” En todos vemos la misma tendencia: los hombres perciben unos ingresos bastante superiores a las mujeres. […]los elementos que causan esa brecha salarial, baste recordar que el tipo de trabajo que se desempeña, la categoría profesional asignada, el tipo de contrato (temporal, a tiempo parcial, a jornada completa, por horas), la diferencia en capital humano, etc. unido a la discriminación machista pura y dura de quienes valoran menos el trabajo de una mujer y por consiguiente lo remuneran peor, configuran esa diferencia de salario”

    Aquí no diré nada, tú misma te lo contestas. Sólo un apunte: dime un caso, uno sólo, en el que a misma formación, experiencia, puesto de trabajo, responsabilidad y horarios, un hombre cobre más que una mujer solo por ese hecho diferencial.

    Continúa: “La libertad de elección es una falacia que queda muy progre cuando se intenta convencer de que son las mujeres quienes eligen ser discriminadas en el empleo por no haber estudiado -por ejemplo- ingeniería aeronáutica, o cuando son compradas sexualmente… […] En general, el oficio que eligen las mujeres viene a representar prácticamente una extensión más de su rol cuidador.”

    Es cierto que hay profesiones con más presencia de un sexo que de otro. ¿Por qué no hablamos de que casi no hay mujeres mecánico, electricista, fontanero, albañil… ? ¿Por qué ellas no quieren estudiar ingeniería aeronátuica y prefieren hacer un módulo de peluquería? ¿El hecho de haber jugado con barbies y cocinitas hace que quieras ser enfermera? Yo jugué con todo eso y soy Analista Programadora (estudié Ing. Informática), 5 chicas en un grupo de 30 personas, cobrando más que mis compañeros de categorías inferiores… es una profesión con mayoría de presencia de hombres, y en mis 7 años de experiencia JAMÁS me han discriminado por ser mujer, ni positiva ni negativamente.

    Acabamos: “¿Cómo conseguir que las mujeres tengan un sueldo digno por trabajos que en sus casas hacen gratis?”

    ¿Y los hombres amos de casa, no lo merecen también?

    23 julio 2015 | 13:45

  18. Dice ser Lico

    Totalmente de acuerdo con tigo #2. Que el hombre no pueda conciliar la vida laboral con la personal en los mejores momentos con los hijos no es discriminación que no puedas casi ni verlos no pasa nada. Pero a la mujer que le alarguen esos días la discrimina por que no esta disponible cuando en su mayoría como tu dices es voluntario.
    Son de una hipocresía enfermiza.

    23 julio 2015 | 13:46

  19. Dice ser Naniana

    Francamente, los comentarios machistas de este blog están muy fuera de la realidad, es como si tuvieran miedo de ser superados por una mujer en cualquier ámbito de la vida. Hay un resentimiento y una falta de respeto hacia las personas que me parece brutal.

    El problema de la formación ya no es que las mujeres estén por debajo, es que están por encima. Y se les discrimina por la maternidad, o por la sospecha de que pudieran caer en ella en algún momento, y se les acepta sólo para trabajos que confirman la distribución sexual del trabajo (ellos a mandar, ellas a limpiar). Una parte inmensa del problema son las personas que en sus casas y en sus trabajos refuerzan estos terribles estereotipos. Yo sí conozco casos de mujeres que, a igual o superior formación y con igual o superior experiencia, no tienen el mismo sueldo. No seáis hipócritas.

    23 julio 2015 | 13:56

  20. Dice ser nogalicio

    Mirad la ley de seguridad social al respecto. Y luego me contais esa discriminacion donde aparece en la ley, en que articulo de la misma aparece esa discriminacion. Solo eso. Ademas si no recuerdo mal, esa reforma la saco el psoe en los 4 uiltimos años en el poder.

    23 julio 2015 | 14:04

  21. Dice ser Astritis aguditis

    Gran entrada. Yo también recomiendo el libro de María Pazos, Desiguales por ley, porque hay muchos detalles en los que no somos conscientes de hasta qué punto se reproduce una forma de pensar en las que las mujeres tienen que estar… por debajo de quien sea, vaya.

    23 julio 2015 | 14:07

  22. Dice ser Yoyo

    #19 @Naniana,

    lo siento, no me creo nada de lo que dices.

    Puedo creer que una mujer con la misma formación y experiencia cobre menos que un hombre debido a otro tipo de factores: antigüedad, distinto convenio laboral (caso habitual en las adquisiciones de empresas por parte de otras), distinta categoría laboral (por tipo de trabajo realizado), horario de trabajo y número de horas, etc. Pero NO me creo (ni me creeré en la vida) que la diferencia de sueldo obedezca al hecho de ser mujer. Al menos en España no.

    Habría que ver las nóminas de esas mujeres que dices conocer y de los hombres con los que las comparas para ver a qué se debe esa diferencia de sueldo.

    23 julio 2015 | 15:01

  23. Dice ser Yomismo

    Bueno, si hablamos de igualdad que sea para todo:

    -Mismo tiempo de paternidad y maternidad

    -Mismo derecho a la custodia de los hijos tanto el padre como la madre

    -Desempeño de cualquier trabajo sea hombre o mujer, p. ej: hombres que cuiden niños y mujeres en la obra

    -Mismo salario

    -Mismo precio de entrada a garitos de fiesta, nada de: “las chicas entran gratis”…. ¿y los chicos que?

    -Joder, ya puestos que las tías les entren a los tíos, ¡que siempre tenemos que entrarles nosotros! XDDD

    23 julio 2015 | 15:32

  24. Dice ser Maite

    No entiendo mujeres criticando a otras mujeres en los comentarios… a ver si tenemos un poquito de sororidad…

    Permiso de paternidad obligatorio para hombres y mujeres.

    23 julio 2015 | 15:36

  25. Dice ser Igualdad Personificada

    ¿Y de qué se quejan? En esos trabajos si no trabajan es porque no quieren. ¿Mujeres en la agricultura estando sol a sol cavando y cultivando? Ellas mismas desechan esos trabajos. ¿Mujeres en la obra cargando kilos y kilos de cemento? Ellas misma desechan esos trabajos. Entonces, ¿de qué lloran? Ellas buscan el típico trabajo de “me siento en una mesa 8 horas y me voy a casa”. Cuando trabajen como un hombre cobrarán como un hombre, es de lógica. Y sobre lo de la maternidad, otra cosa lógica, estar 1 año de baja por maternidad y cobrando me parece un abuso por parte de ellas. O se suma días a ambos padres o se rebajan días a las madres, simple y lógico.

    24 julio 2015 | 01:04

  26. Dice ser BB Cream

    Muy buen post. Me parece que aún hay mucho que andar….
    Tomemos como referencia paises del norte de europa señores, que se puede hacer. (claro si los gobiernos quieren)
    Saludos

    26 julio 2015 | 01:47

  27. Dice ser Carobar

    “No entiendo mujeres criticando a otras mujeres en los comentarios… a ver si tenemos un poquito de sororidad…” Aquí un vívido retrato feminista … no importan las razones ni los argumentos. ¡Cómo se le ocurre a una mujer criticar la defensa feminista de otra tenga o no razón!

    Es un paso más en los extremismos. Para una feminista extrema si hay algo peor que un hombre es una mujer que no comulgue con ella.

    12 agosto 2015 | 10:47

Los comentarios están cerrados.